EE.UU.: los costos de la imprudencia fiscal

[Visto: 513 veces]

I.- EE.UU.: los costos de la imprudencia fiscal

Se logra acuerdo en EE.UU. para evitar caer en mora. El presidente de Estados Unidos anunció que se alcanzó un acuerdo para reducir el déficit fiscal. (Gestión 01/08/2011)
Fuente: IPEopinión. Mensaje recibido de ipeopinion@ipe.org.pe – Agosto 02, 2011

La prensa peruana, inclusive la especializada, no parece entender la magnitud del problema de solvencia fiscal que enfrentan Estados Unidos y otras economías desarrolladas. Mientras el titular del diario financiero local es “Se logra acuerdo en EE.UU. para evitar caer en mora”, Lex, la columna de opinión del Financial Times, titula su nota sobre el mismo tema “Déficit de EE.UU.: esquivando los fundamentos”, asumiendo una posición muy crítica. También lo es un artículo de Carmen Reinhart y Vincent Reinhart, por ejemplo, publicado en el mismo medio, titulado “Con acuerdo o sin acuerdo, Estados Unidos merece un recorte de su clasificación crediticia”. Precisamente la Dra. Reinhart y el Dr. Kenneth Rogoff -catedrático de Harvard y ex Economista Jefe del Fondo Monetario Internacional- publicaron, hace poco, un trabajo de investigación que resultó de un impresionante repaso histórico sobre las crisis de deuda soberana y bancaria a lo largo de la historia (ver), así como su devastador impacto en la actividad económica y el bienestar. Si se animan a revisarlo, verán que nuestro país pasó, frecuente y recurrentemente, por estas crisis a lo largo de su vida republicana. Paradójicamente, los alumnos superamos a los maestros, que ahora parecen alumnos de inicial: las principales economías industrializadas el mundo deben envidiar una deuda pública del tamaño de la nuestra, cuyo pago representa hoy una porción tan pequeña de la actividad económica.

El Congreso estadounidense acordó imponer un límite de deuda al Ejecutivo tras la Primer Guerra Mundial. Luego de vaivenes fiscales, en la década de los 90 la situación fiscal de los EEUU se tornó tan positiva que en el 2001 el Congreso pronosticó que para el 2011 se habría eliminado toda la deuda y se habría acumulado un superávit de US$2.7 trillones de dólares. La realidad es que en lugar de ello el año 2011 acaba con una deuda de US$10.4 trillones de dólares. Existe una gigantesca diferencia entre la realidad actual y el pronóstico de hace diez años. Si bien hay muchos factores, incluyendo una sobre-optimista reducción de impuestos durante la administración Bush, el factor más importante es el efecto fiscal de un crecimiento económico menor al esperado. Esta lección debemos aprenderla los peruanos, especialmente el nuevo gobierno, para nunca subestimar los costos -fiscales y otros -de un menor crecimiento económico.

El Congreso de Estados Unidos votará esta noche un paquete de recortes del gasto público de US$ 2.4 billones -US$ 2,400 billones a la usanza estadounidense- en la próxima década, nada menos que un sexto del Producto Bruto Interno de la economía más grande del mundo, una proporción semejante a lo que toda la recaudación tributaria representa de la actividad económica en nuestro país. Asimismo, se incrementará el límite de deuda hasta el 2013, poco después del cambio de mando. Así, Estados Unidos, cuya deuda aún es considerada como “libre de riesgo” en la teoría y práctica financieras estándar, evitó el bochorno de no poder pagar su deuda ni a sus afiliados al seguro social, otros programas de salud y empleados públicos, por ejemplo. Como dicen en Estados Unidos, sin embargo, el diablo está en los detalles. Una comisión bipartidaria de los mismos políticos que crearon tremendos riesgos por esperar hasta el último minuto para anunciar un acuerdo parcial, que no soluciona los problemas de fondo, deberá identificar programas públicos que sufrirán recortes presupuestales de US$ 1.5 billones. Peor aún, las recomendaciones que hiciera una comisión similar para la responsabilidad y la reforma fiscal ya fueron ignoradas. Standard & Poors, clasificadora de riesgo que ha indicado podría, recortar la clasificación AAA de Estados Unidos, sugirió que se requerían recortes de US$ 4 billones para evitarlo.

En este contexto, sumado a los decepcionantes datos sobre la economía estadounidense, la tragedia de Grecia (CD 01/07/2011) y los otros PIIGS, nuestro país tiene que ser realmente conservador en materia fiscal. La prioridad debe ser mejorar la calidad del gasto. Carlos Oliva, flamante Viceministro de Hacienda, es uno de los peruanos que más sabe de evaluaciones de la calidad del gasto en el marco de Presupuesto por Resultados. Ojalá el Presidente Humala, el gabinete y el próximo Consejo de Asesores lo apoyen. Una reforma de la regla fiscal, para que apuntemos a un pequeño superávit fiscal incluso con precios sostenibles de metales y la economía marchando a velocidad de crucero -algo que solo conseguimos en dos años de la última década- es imprescindible. Kurt Burneo y Félix Jiménez han discutido este concepto en más de un foro: ahora pueden implementarlo junto a Miguel Castilla.

No cabe duda que Grecia, Portugal y posiblemente Irlanda tendrán que reestructurar su deuda pública. Estados Unidos enfrenta un ajuste fiscal de proporciones en un contexto de una recuperación anémica de la economía global. La evidencia muestra que la prudencia fiscal es una virtud que nunca debe de ser subestimada.

II.- Cámara baja EEUU aprueba acuerdo sobre límite de deuda
El lunes 1 de agosto de 2011, 7:56 PM

Por Richard Cowan y Andy Sullivan

WASHINGTON (Reuters) – La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el lunes un acuerdo de última hora para elevar el límite de endeudamiento legal del país, superando el mayor obstáculo para evitar una potencialmente catastrófica cesación de pagos.

A sólo un día de vencer el plazo para que se aumente el límite de la deuda estadounidense, la aprobación de la iniciativa por 269 votos a favor y 161 en contra en la cámara controlada por los republicanos, allana el camino para la esperada aprobación en el Senado de un plan de recorte de déficit de 2,1 billones de dólares negociado el fin de semana.

Se espera que el Senado, controlado por los demócratas, vote el proyecto el martes al mediodía (1600 GMT), según dijo el líder demócrata del Senado, Harry Reid.

Los mercados financieros a nivel mundial han sido estremecidos por la incertidumbre en torno a si el plan de compromiso sería aprobado por la Cámara de Representantes ante el rechazo de los republicanos conservadores del movimiento Tea Party y de los demócratas más liberales.

Tener un acuerdo para elevar el límite legal de endeudamiento del Gobierno estadounidense de 14,3 billones de dólares para el martes, eliminará el riesgo de que el país no pueda obtener préstamos para pagar sus cuentas.

Una moratoria por parte de la mayor economía del mundo enviaría olas de turbulencia al sistema económico mundial.

En las horas previas a la votación en la cámara, líderes de ambos partidos trabajaron arduamente para convencer a sus filas de apoyar el acuerdo al que se llegó con el presidente Barack Obama el domingo, en un intento por terminar un amargo estancamiento que minó la imagen de Estados Unidos en el exterior.

Per se mantuvieron los temores de que Estados Unidos podría aún ser golpeado por una dañina rebaja en la calificación crediticia, que elevaría los costos del endeudamiento del país, amenazando una frágil recuperación económica y sacudiendo a los inversores globales.

El plan contempla recortes de gastos en 10 años pero no menciona nuevos impuestos, la creación de una poderosa nueva comisión del Congreso para recomendar un paquete de reducción de déficit para fines de noviembre y elevar el límite de endeudamiento estadounidense hasta el 2013.

Fue difícil identificar a los ganadores en una amarga lucha que pareció llegar finalmente a una conclusión luego de un compromiso de acuerdo el domingo.

Obama tuvo que aceptar recortes de gastos más profundos a los que quería y tendrá que defenderlos en su base liberal durante su campaña para la reelección en el 2012, pero podría ganar puntos con los moderados e independientes que necesita para ganar un segundo periodo en la Casa Blanca.

John Boehner, el máximo republicano, obtuvo los recortes que pedía sin incrementos inmediatos de impuestos, pero tuvo que luchar con la imagen de ser inflexible y cautivo del ala de su partido Tea Party.

Los estadounidenses, ansiosos por reducir la tasa de desempleo del 9,2 por ciento, se sintieron altamente frustrados ante el encendido debate político.

(Reporte adicional de Richard Cowan, Dave Clark, Jeff Mason, Thomas Ferraro, Jeff Mason, Caren Bohan y Allister Bull; Escrito por Matt Spetalnick y Pascal Fletcher, Editado en español por Inés Guzmán/Manuel Farías)

III.- Senado votará plan deuda EEUU al mediodía del martes: Reid
WASHINGTON (Reuters)

El Senado de Estados Unidos votará un plan para elevar el tope del endeudamiento del país el martes 02 al mediodía (1600 GMT), dijo el lunes el líder demócrata del Senado, Harry Reid.
La medida necesitará 60 votos de 100 escaños para ser aprobada, aseguró Reid. Si es aprobada por el Senado, será enviada al presidente Barack Obama para ser firmada y convertida en ley.

Congreso de EEUU avanza rápidamente en acuerdo de deuda

El Congreso avanza con rapidez en torno a un acuerdo para evitar una mora de pagos federal potencialmente devastadora, con una legislación que combina un incremento récord en el tope de endeudamiento con una promesa de recortar el gasto público en más de dos billones de dólares.

Tras un fin de semana de tensas negociaciones, el presidente Barack Obama y los líderes del Congreso anunciaron el acuerdo el domingo por la noche, lo cual alentó de inmediato a los mercados financieros en Asia. También fue un alivio para el gobierno y el Congreso, que han estado enfrascados en meses de conflictos partidistas y la amenaza de que una mora pueda provocar una nueva recesión económica.

David Plouffe, un alto asesor de Obama, dijo el lunes que el acuerdo merece ser aprobado por la Cámara de Representantes y el Senado, aún cuando nadie logró todo lo que quería y a pesar de la batalla política prolongada que obligó a una nación nerviosa a soportar el “circo” en Washington.

Fue palpable el sentido de alivio a través del mundo, en una jornada en que las acciones asiáticas vivieron una de sus mejores sesiones en semanas. El avance continuó en Europa, mientras que Wall Street se alistaba para una apertura sólida. Tanto el índice Dow Jones como el índice más amplio S&P subían 1,2%.

IV.- ¿Cómo afectará el acuerdo sobre la deuda al precio del oro?
Madrid, 01 Agosto 2011 (Análisis GoldMoney)

Tal como mencionamos la semana pasada, el posible acuerdo sobre el límite de la deuda de EEUU aliviará de inmediato la presión que sufre el dólar y el mercado de Treasuries. A corto plazo, esto podría provocar una corrección del precio del oro. De hecho, después de que el acuerdo se hiciera público, hoy el oro abrió a la baja con 1.615$ y seguramente siga corrigiéndo después de que el congreso y el senado (previsiblemente) voten a favor. La plata también cayó por debajo de los 40$. Las líneas de soporte importantes para el oro son los 1.600$ y 1.580$. Una corrección fuerte podría hacer que el precio del oro cayera por debajo de los 1.500$. No obstante, hay razones para dudar de que se dé tal corrección. Es más, cualquier movimiento del precio del oro a la baja debería aprovecharse como una buena oportunidad de compra.

Los problemas fundamentales de la deuda no se han abordado; una vez más los políticos han querido ganar tiempo, concentrándose más en las amenazas a corto plazo que en los problemas reales de una deuda que está creciendo exponencialmente. Esto significa que se están colocando los cimientos de una crisis incluso mayor para un futuro no muy lejano. Algunas voces incluso han señalado que los “recortes presupuestarios” no suponen una reducción del gasto, si no más bien una reducción del aumento de gastos propuesto. En otras palabras, tanto los gastos del gobierno federal como el déficit aumentarán. La gravedad del hecho de que se utilice la deuda para sufragar más de un 40% de los gastos aún no ha calado.

No obstante, los inversores están empezando a percatarse de la gravedad de la situación fiscal de EEUU, e incluso las entidades de inversión convencionales ahora se dan cuenta de que el oro es el mejor valor refugio alternativo al dólar y a los títulos de deuda estadounidenses. Recientemente, varios analistas importantes subieron su precio objetivo del oro, con lo que ahora 1.800$ y 2.000$ por onza parecen precios razonables para el 2012 e incluso para finales del 2011.

Si los inversores institucionales entran en el mercado del oro, esto podría cambiar las reglas del juego, ya que los metales preciosos constituyen una parte insignificante de las carteras de los mayores fondos de inversión – menos de un 1% según el Consejo Mundial del Oro (WGC – World Gold Council). El aumento de la demanda por parte de estos fondos tendría un impacto incluso más significativo que el cambio de postura que los bancos centrales tomaron en el 2010 al realizar compras netas de oro por primera vez en dos décadas. Como mencionamos anteriormente, los tenedores de bonos – un mercado de 100$ billones de dólares – tienen pocas alternativas, y el oro es la única que es inmune al riesgo de contrapartida.

Agosto de 2011 puede ser un mes histórico para el oro; un tema que este año se debatirá en la conferencia GATA Gold Rush que tendrá lugar en Londres del 4 al 6 de agosto. En el evento participarán ponentes como Eric Sprott, Jim Sinclair, James Turk y James G. Rickards.

GoldMoney News Desk

Análisis GoldMoney Research: ¿Cómo afectará el acuerdo sobre la deuda al precio del oro?

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *