EL PODER MUDO

[Visto: 94 veces]

 

 

Sinesio López Jiménez

La prohibición de la publicidad estatal en los medios privados es la medida más torpe y autoritaria que ha salido de la sesera de los legisladores fujialanistas. Ella pretende no solo silenciar al Poder Ejecutivo y a las autoridades en general sino también arrebatar la libertad de información a los ciudadanos.

La motivación misma de la ley mordaza es idiota y muy parecida a la que esgrimió Fujimori para cerrar el Congreso el 5 de Abril de 1992: los congresistas ganan mucha plata. Todos saben, sin embargo, que la real motivación es la venganza de KF, quien cree que los medios la hicieron perder la elección del 2016. Con el operativo mafioso de Mamani ya se vengó de PPK y con la Ley Mordaza quiere vengarse de los medios. KF levanta la mezquindad como principio de gobierno y usa el Congreso para ese fin.

Es, además, una medida retrógrada que celebrarían las dictaduras y que aplaudirían las monarquías absolutas y los imperios teocráticos medievales. El pensamiento moderno (el republicanismo, el liberalismo y la democracia) y las luchas que los acompañaron hicieron hablar al  poder mudo y abrieron las puertas del poder cerrado  para que los ciudadanos estén informados, discutan, decidan y elijan a sus propios gobiernos.

En la búsqueda de esos grandes valores radica la grandeza de Maquiavelo que se enfrentó al poder teocrático, la de Locke (liberal), la de Montesquieu (republicano liberal) y la de Rousseau (republicano demócrata) que lucharon contra la monarquía absoluta. Todas las luchas modernas han tenido como objetivo la instauración de las libertades y la participación del pueblo en la elección de sus autoridades. Marx, el pensador más grande e influyente del mundo moderno al que dedicaré, sin embargo, un mini-artículo en la próxima semana, quiso ir más allá del liberalismo y de la democracia liberal, pero algunos de sus seguidores instauraron dictaduras. Tiene que volver para autocriticarse en algunos temas y limpiar su nombre.

Desde una perspectiva política que considere la correlación de fuerzas, la Ley Mordaza también es una medida tonta. KF está pechando al poder fáctico más importante del país y lo hace cuando casi está en la lona. ¿No se da cuenta acaso que el poder del Congreso está en picada, que tiene una sobre-representación parlamentaria que ahora es una minoría social en el país?. ¿Pecha para negociar?. No está en las mejores condiciones para hacerlo. KF tiene que dirigirse a sí misma la frase de su mototaxi: No sabes con quien te estás metiendo. La época de Montesinos ya pasó.

El excesivo poder de algunos medios no proviene de la publicidad estatal en ellos sino del hecho de ser monopolios u oligopolios. No es la prohibición de la publicidad estatal sino la regulación de la excesiva propiedad la mejor medida para combatirlo. La propiedad monopólica u oligopólica y la prohibición de la publicidad estatal atentan, de diverso modo, contra las libertades, la competencia y la democracia. Pero limitar a los monopolios  no es un objetivo que se proponga KF. Ella solo quiere vengarse.

EL GOBIERNO Y EL ESTADO EN LA PICOTA

[Visto: 89 veces]


Sinesio López Jiménez

Las últimas encuestas muestran que los peruanos están hartos del gobierno, de los poderes del estado y del Estado mismo, pero los más repudiados son el congreso y su presidente. Al congreso no sólo lo rechazan los encuestados sino también la calle que pide su clausura. Si la protesta de la calle crece, se masifica y se extiende a todo el país puede acabar en un golpe ciudadano no sólo contra el congreso sino también contra el gobierno en su conjunto. Hay un creciente malestar ciudadano que puede acabar mal.

Este es un gobierno sin brújula y sin agenda. Vizcarra, Villanueva y KF tienen ya el gobierno que buscaron con angurria y con ánimo golpista, pero no saben qué hacer con él. No saben cómo poner en movimiento a la economía prácticamente casi estancada. El MEF, que fue manejado desde hace más de 20 años por una pedante tecnocracia neoliberal, hoy está a la deriva. La política fiscal es un misterio. El ex-ministro Tuesta quiso resolver la crisis fiscal al modo neoliberal: que la pague el pueblo sin tocar los bolsillos de los ricos, de los grandes deudores del fisco, de los evasores y de las exoneraciones tributarias. El paquete tributario produjo la irá y la protesta de la gente y el tímido repliegue del gobierno.

Las políticas sectoriales tampoco están claras porque los ministros no saben qué hacer y porque carecen de los recursos necesarios. Al gobierno le faltan ideas, liderazgo, mística y plata. Han perdido la oportunidad de empatar con la gente gobernando para ella o, al menos, alimentando la esperanza de un futuro mejor con el nuevo gobierno y llamándola a poner el hombro. Sospecho que ahora ya es tarde. En política ya no se puede recuperar el tiempo perdido. La gente piensa y siente que el gobierno es incapaz de enfrentar los principales problemas que la afectan: la corrupción, el desempleo, la inseguridad ciudadana.

Si el Ejecutivo está mal, el Congreso anda peor. Ha potenciado al máximo el cretinismo parlamentario. Se dice con frecuencia que el Congreso ha mejorado su representatividad, pero ha empeorado su calidad. El rechazo masivo de la gente muestra, sin embargo, que es poco representativo y que la mayoría sobre-representada en el Congreso es ahora una minoría en el país. El Congreso ya no sólo es poco representativo sino que está lleno de impresentables, con las excepciones del caso por supuesto. Es hora ya de que FP pise tierra y de obligarla a pisar tierra. Es lamentable   que las minorías fragmentadas estén perdiendo la oportunidad de organizar una lista unitaria para desplazar a FP del control del congreso.

A la crisis del gobierno, hay que añadir el desastre el Estado. Con una presión tributaria de 13% del PBI, un poco más de la mitad de presión tributaria media de AL (21.7%), el Estado muestra que carece de una de las capacidades fundamentales (capacidad impositiva) que le permita desarrollar otras capacidades estatales (capacidad coercitiva, efectividad legal, eficacia burocrática, seguridad ciudadana, provisión de bienes públicos, penetración en la población y en el territorio). Adiós OCDE.

 

LA NUEVA CRONICA DE ANIBAL QUIJANO

[Visto: 71 veces]


Sinesio López Jiménez

La muerte de Aníbal Quijano enluta a las Ciencias Sociales (CCSS) del Perú y América Latina. Su muerte es una gran pérdida sobre todo para los seguidores del pensamiento crítico latinoamericano. Para entender al Perú y a AL, para producir conocimientos relevantes en las CCSS latinoamericanas y para plantear y hacer una política alternativa, Aníbal se ubicó en el lugar de los que perdieron en la historia, de los conquistados, de los discriminados, de los excluidos, de los dominados y de los explotados.

Siguió el camino abierto por Huamán Poma, el indio universal, quien, en su Nueva Crónica y Buen Gobierno, protestó contra la conquista y la opresión de sus connacionales, pero valoró, al mismo tiempo, las contribuciones y avances que trajo el mundo occidental. Es el mismo camino que, en los siglos XX y XXI, han seguido, entre otros, José Carlos Mariátegui, Alberto Flores Galindo y Carlos Iván Degregori. Es la misma ruta que recorre hoy con lucidez admirable Gustavo Gutiérrez quien, en estos días, cumple –y celebramos- 90 fructíferos años de vida.

Aníbal estudió historia en la UNMSM, sociología en la FLACSO de Chile y se doctoró en San Marcos con una tesis que abría una nueva comprensión en el campo de las identidades: La emergencia del grupo cholo en la sociedad peruana. Fue un destacado profesor de sociología en la UNMSM y profesor invitado de las más importantes universidades del mundo. En los 60 trabajó en la CEPAL, ese Think Tank  plural de AL. Para los que estudiamos en la UNMSM en la década del 60, Aníbal fue un referente por su calidad como profesor, por su creatividad como investigador y por su ubicación crítica en el campo de las CCSS y de la política. El estuvo siempre en el lado bueno de la historia.

Fue también un militante de la política y un defensor de las causas justas y sufrió, por eso, los sinsabores de las persecuciones, de las prisiones y de las deportaciones en los gobiernos dictatoriales. En sus reflexiones para entender y cambiar al Perú y AL, Aníbal manejó bien la larga, la mediana y la corta duración. Es más difícil con frecuencia moverse en esta última porque en ella se trata de comprender la historia al mismo que se produce y se actúa.  La coyuntura es el laboratorio de la construcción de la historia.

Sus obras más importantes son: “Polo marginal y mano de obra marginal en América Latina (1970), Nacionalismo, Neoimperialismo y Militarismo en el Perú (1971), Populismo y Marginalidad en América Latina (1973 con Weffort), Cultura y Dependencia (1975), Dependencia, Cambio Social y Urbanización en América Latina (1977), Imperialismo y Marginalidad en América Latina (1977), Imperialismo, Clases Sociales y Estado en el Perú 1895-1930 (1977), Dominación y Cultura (1980), Colonialidad del Poder, Globalización y Democracia.(2001), Antología esencial: De la Dependencia histórico-estructural a la colonialidad/descolonialidad del poder (2014).

En los últimos años, Aníbal creyó encontrar la clave para entender y cambiar al Perú y AL y para resituar su producción anterior: la colonialidad y la descolonialidad del poder. Descansa en paz, querido Aníbal.

MOVIDAS DE OTORONGOS

[Visto: 55 veces]

 

Sinesio López Jiménez

¿Seguirá FP manejando el Congreso como si fuera su chacra?. Ha perdido la mayoría absoluta y es difícil que la recupere como pretende. Los costos de las guerras con PPK para vacarlo y con Kenyi para impedir el indulto de AF han sido la pérdida de la mayoría absoluta, el incremento del desprestigio de FP y del Congreso y el desplazamiento de KF del primer puesto al cuarto lugar en las encuestas.

Para recuperar la mayoría absoluta FP requiere desaforar a Kenyi y sus avengers y reemplazarlos con sus suplentes leales. ¿La caída de los avengers en la trampa tendida por la mototaxi keikista es causal suficiente para desaforarlos?. Aquí no está en juego la sanción a supuestas infracciones constitucionales sino el desafuero para recuperar la mayoría absoluta. Este es el tema político central que ningún congresista puede desconocer y evadir.

FP, como bancada, no tiene el número suficiente de votos para vacar a Kenyi y sus avengers. Necesita, además de leguleyadas de interpretación auténtica del reglamento del Congreso y de la Constitución, el apoyo de otras bancadas parlamentarias. Estas tienen ahora la llave del desafuero o de la permanencia de los avengers en el Congreso. ¿La usarán?. Es difícil saberlo sobre todo si se tiene en cuenta que el alanismo y APP han sido los aliados interesados de FP en el control del Congreso. ¿Seguirán siendo aliados?

FP popular está muy desprestigiada como partido y como bancada parlamentaria y, por esa razón, ha perdido capacidad para armar coaliciones. Las bancadas parlamentarias no fujimoristas, incluidas las actuales aliadas de FP, probablemente van a evaluar con realismo los impactos negativos que puede traer cualquier compromiso con el keikismo en las coyunturas electorales del 2018 y del 2021.

El Congreso no puede seguir funcionando como hasta ahora: exonerando de impuestos a las empresas, bloqueando medidas de alimentación saludable, vulnerando la libertad de información, blindando a los tiburones de la corrupción y a los acusados de sus propias filas de lavar activos, impidiendo que la SBS supervise a cooperativas sospechosas de estar aliadas al narcotráfico, derrochando el dinero de los contribuyentes en comisiones inútiles que sólo generan escándalos,  negándose a legislar sobre reformas políticas necesarias para el buen funcionamiento de la democracia, abusando de su mayoría parlamentaria gracias a la sobrerepresentación  que le da el sistema proporcional con vallas.

Es necesario un golpe de timón en la dirección del Congreso. La elección de la nueva junta directiva en julio es la ocasión del cambio. Se requiere una mayoría nueva que, aunque hecha de fragmentos, se proponga recuperar el prestigio del Congreso con una agenda concertada con el Ejecutivo para impulsar el crecimiento, el empleo y el desarrollo, reducir la pobreza y la extrema pobreza, reformar el Estado y el sistema político para consolidar la democracia, combatir la corrupción. Veremos si las bancadas no fujimoristas son capaces de enfrentar y resolver este gran desafío.

 

LA POLITICA COMO GUERRA

[Visto: 96 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

El fujimorismo y la ultraderecha no hacen política sino guerra de baja intensidad o, para decirlo con más precisión, practican la política como guerra de baja intensidad. Sus herramientas preferidas de acción no son el discurso dialogante, la propuesta programática, el debate ideológico, la argumentación crítica y racional sino la sorpresa y la emboscada. Apelan a las Mamaniadas y a las Donayreadas y a cualquier forma de Montesinismo para enfrentar a sus enemigos y las celebran como si fueran el súmmum de la política. Sus héroes son Montesinos, Mamani y Donayre.

No tienen adversarios con los cuales disputar democráticamente el poder sino enemigos a los que hay que aniquilar. ¿Quiénes son sus enemigos?. En general, los que no piensan como ellos y, en particular, los terroristas o ex-terroristas, los marxistas, los izquierdistas y los caviares, entre los cuales no reconocen diferencia alguna. Todos son lo mismo: Son terroristas o defensores de terroristas. La forma más socorrida a través de la cual establecen los linderos de la enemistad política es el terruqueo.

Sus enemigos son siempre malos y, por esa razón, tienen que ser aniquilados. Mezclan la política como guerra de baja intensidad con la ética (o con la religión) y la convierten en fundamentalismo. Todo enemigo es malo (o es el demonio) y tiene que morir. No hay reglas de la guerra. El enemigo ya se rindió. No importa: tiene que morir porque es malo. Ya cumplió su condena de 25 años. No importa: Tiene que seguir preso y para eso hay que inventarle otros delitos.

La política como guerra de baja intensidad es permanente. Nunca acaba. El terrorismo ya fue derrotado, pero sigue siendo una amenaza. Por eso hay que seguir combatiendo al terrorismo y a sus supuestos aliados. El fujimorismo y la ultraderecha buscan generar miedo (en la gente) que justifique su guerra de baja intensidad y la construcción de un régimen autoritario, si no totalitario. Es el miedo para continuar con la guerra y para matar y morir. No es el miedo para acabar con la guerra de todos contra todos, para sobrevivir y pactar por la vida de todos, para construir un orden de paz con nuevas reglas e instituciones, como el de Hobbes. En realidad, Hobbes combina el miedo y la confianza en la construcción del Estado moderno.

Todas estas características políticas revelan que el fujimorismo y la ultraderecha son tributarios del pensamiento reaccionario (la política como guerra) en el campo de la política tal como ha sido asumido por Montesinos y algunos asesores del militarismo que han llevado hasta la distorsión las ideas reaccionarias de Carl Schmitt. Este pensaba que para entender la política hay que pensarla, no como guerra, sino desde la guerra y que es condenable la concepción de una enemistad absoluta que conduce a una guerra sin reglas.

El fujimorismo y la ultraderecha combinan el pensamiento reaccionario en el campo de la política con el pensamiento conservador (la defensa de la vida, con mis hijos no te metas, la ideología de género) en la vida social. Una combinación explosiva y peligrosa para la democracia.

LA JUSTICIA EN LA PICOTA

[Visto: 80 veces]

 

                                   Sinesio López Jiménez

Los analistas y comentaristas han sugerido varias hipótesis para explicar las decisiones draconianas y contradictorias del fiscal Germán Suárez y del juez Richard Concepción sobre el caso Humala-Nadine. Algunos sostienen que es una respuesta de rebeldía y desacato de algunos fiscales y jueces a las decisiones del TC que los ha desautorizado en la cuestión de la prisión preventiva. Otros piensan que son sicarios de la toga digitados por algunos políticos que no quieren dar la cara. No faltan quienes afirman que sus veleidades obedecen a los vaivenes de los medios con los que no quieren desentonar.

Constato que el cuestionamiento de algunos fiscales y jueces a las decisiones del TC tienen el mismo aire de familia de las decisiones del Congreso que desacató y sacó la vuelta a las decisiones del TC sobre la inconstitucionalidad de impedir la formación de nuevos grupos parlamentarios.  En todo caso, la conducta de rebeldía de algunos fiscales y jueces y del Congreso revela un lamentable contagio institucional u ocultan la misma mano política que mueve a ambos. Sí esto es así, es fácil adivinar quienes están ahora detrás de estas rebeldías.

Todo este zanfarrancho judicial muestra que la autonomía y la imparcialidad de los jueces y fiscales son un mito. Madison, uno de los federalistas que impulsó la reforma constitucional de USA en 1787, señaló la causa fundamental cuando dijo: “Siendo general la ley no puede ser imparcial cuando los hombres sobre los que se aplica igualitariamente son desiguales”.

Algunos fiscales y jueces ni siquiera asumen la imparcialidad como orientación ética ni como un canon metodológico de acción. Los pocos que la valoran tienen que sufrir múltiples presiones ante las que terminan muchas veces sucumbiendo. Además, con excepciones, no llegan a la carrera judicial los mejores abogados y juristas, pese a que no está mal remunerada en el escalafón de funcionarios del Estado.

¿Cuáles son las presiones más frecuentes que buscan someter a fiscales y jueces?. Varias, pero señalo las más importantes. En primer lugar, la presión de los medios poderosos que acusan, juzgan y condenan. Algunos fiscales y jueces no hacen otra cosa que duplicar la justicia mediática para cuidar su imagen pública y asegurar su carrera judicial. En segundo lugar, el poder político (Ejecutivo, legislativo, partidos) directa o indirectamente vía el CNM que los nombra y destituye. En estos dos últimos años, el Congreso y el fujialanismo han desplegado acciones y gestos para someter a los fiscales y a los jueces con la finalidad de blindarse frente a cualquier acusación fiscal y judicial. Estos son los dos factores actuales que más pesan en la cuestión del Lava Jato y en el tratamiento diferencial que se da a los expresidentes y a los líderes políticos.

En tercer lugar, el poder económico que busca corromper a jueces y fiscales para obtener decisiones favorables a sus casos judiciales grandes, medianos y pequeños. Finalmente, las ideologías políticas bajo las que se han formado los abogados ayudan a controlar los colegios de abogados y los estrados judiciales.

VICTORIA PIRRICA

[Visto: 105 veces]

 

Sinesio López Jiménez

La reciente encuesta de GFK (La República, 29/04/18) es, en realidad, una especie de parte final de las guerras políticas que KF y Kenji desplegaron para sacar a PPK del gobierno y a AF de la cárcel. Del balance de muertos y heridos se deduce que para ellos el logro de sus objetivos es una victoria pírrica.

KF puso, además, al nuevo gobierno de Vizcarra, su gobierno, al que está obligada a sostener y a ayudar a que tenga algún éxito si desea parar la caída en la opinión pública y mantener un rol protagónico en la política. Ya no puede hacer obstruccionismo, sino que está obligada a colaborar. FP es el nuevo oficialismo que tiene frente a sí un rol contradictorio: apoyar al gobierno y recuperar el espacio perdido por su lidereza. El oficialismo desgasta y los desafíos electorales se avecinan.

La lista de perdedores es larga. Desde luego el mayor perdedor ha sido PPK que fue obligado a renunciar, pero su principal enemiga, KF, ha quedado seriamente herida. Ella ha sido desplazada del primer lugar que siempre ocupaba en las encuestas al cuarto lugar. Algo parecido ha sucedido con Kenji. En los últimos meses logró desplazar a la hermana en el ranking de aprobación de los políticos, pero ha caído verticalmente al abismo.

Si se examina los últimos tres meses, es evidente que todos los líderes políticos han perdido algo de apoyo. Los que menos han perdido son Julio Guzmán, Alfredo Barnechea y Verónica Mendoza. Salvo AP, todas las bancadas parlamentarias pierden, en particular FP y PPK, los principales protagonistas de la guerra política. FP baja de 25% en mayo del 2017 a 9% en abril del 2018 y PPK, en el mismo lapso, desciende de 17% a 7%.  Con estas cifras el fujimorismo no puede cantar victoria.

Villanueva, el jefe de la PCM, no queda bien parado en la encuesta. Ocupa esa función gracias al acuerdo de Vizcarra con KF, quienes premian su rol de coordinador de los grupos parlamentarios que buscaban la vacancia de PPK, pese a que fracasó. De no ser por el operativo mafioso de Mamani, organizado por la mototaxi fujimorista, PPK no habría renunciado.

Poco importa si pierden los políticos. Lo más doloroso es que pierda el Perú y perdamos todos los peruanos. La desazón que expresan los encuestados con los políticos es, en el fondo, el reclamo de pérdida de tiempo y de oportunidades que han generado las guerras políticas fujimoristas y la incapacidad de las otras fuerzas políticas para frenarlas y derrotarlas. Las guerras políticas producen inestabilidad política y esta, a su vez, afecta el crecimiento y aumenta la pobreza.

Przeworski y Limongi, destacados polítólogos, investigaron si existe alguna relación entre los regímenes políticos (democracias y no democracias) y el crecimiento y encontraron en 80 países examinados que algunas democracias generan crecimiento y que algunas dictaduras también lo hacen. Eso significa que el tipo de régimen político no tiene que ver con el crecimiento sino que hay un factor importante que subyace a los diversos regímenes que, en gran medida, lo explica: la estabilidad política.

POBREZA MATERIAL Y POBREZA DE ESPÍRITU

[Visto: 112 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

Los mitos también mueren. Los mata la dura y cruda realidad que quieren embellecer. Que el modelo neoliberal ha reducido la pobreza es uno de ellos. Que (el segundo gobierno de) García redujo drásticamente la pobreza es otro, aunque este lo inventó el hombre del ego colosal para su propio consumo y el de su pequeña corte.

La reducción de la pobreza se explica por la intervención y concatenación de un conjunto de factores y procesos, el más importante de los cuales es el crecimiento económico que incide en el empleo directo e indirecto y en los ingresos de la gente. Otro factor igualmente importante es la política de distribución del crecimiento a través de la aplicación de una política impositiva y de las políticas sociales. Un proceso no menos importante es el establecimiento de un adecuado marco político-institucional que ayude tanto al crecimiento y a la distribución como al adecuado diseño de políticas sociales para combatir la pobreza.

Las altas tasas de crecimiento entre 2003 y 2014 se explican, a su vez, no por el modelo neoliberal, sino principalmente por el largo boom exportador gracias a la demanda y a los altos precios de las commodities. La falla estuvo por el lado del establecimiento de políticas de distribución del crecimiento. A todos los gobiernos (Toledo, García, Humala, PPK) les interesó poco o nada aplicar una política impositiva para distribuir adecuadamente el crecimiento. Aumentaron los ingresos fiscales por el incremento del valor de las exportaciones, pero la presión tributaria se mantuvo casi igual entre 15% y 16% del PBI, pero hoy estamos en 12.9%, lo que es un escándalo.

Salvo el de Humala, ningún otro gobierno del boom exportador tuvo interés en desplegar políticas sociales agresivas para reducir la pobreza. Todos los gobiernos tuvieron y mantuvieron condiciones políticas e institucionales que ayudaron al crecimiento económico y a la distribución a media caña, permitieron una adecuada marcha del gobierno y de las políticas públicas y generaron una cierta estabilidad política, salvo los dos últimos años de Humala que fue afectado por la pérdida de la mayoría parlamentaria y el año y medio de PPK que tuvo que enfrentar un gobierno dividido. Humala y PPK agravaron la situación porque, en vez de enfrentar la desaceleración económica con políticas expansivas del gasto público, lo hicieron con políticas de ajuste.

Lo que ha agravado la situación difícil que veníamos arrastrando, primero con la desaceleración económica debido al fin del superciclo exportador y luego con el desastre del niño costero, ha sido el gobierno dividido (dentro del presidencialismo parlamentarizado) en que se libraron las guerras fujimoristas, una, entre KF y PPK, para vacar al Presidente de la República y otra, la fratricida entre KF y Kenyi, para liberar a AF. La victoria de los hermanos (salida de PPK e indulto de AF) ha sido obtenida al alto costo de generar inestabilidad política, acentuar la desaceleración, paralizar el país, aumentar la pobreza. La pobreza material de miles de peruanos ha subido en estos dos últimos años, en gran medida, gracias a la pobreza de espíritu de los hermanos Fujimori. Que asuman su responsabilidad.

 

EL FIN DE LAS GUERRAS FUJIMORISTAS

[Visto: 91 veces]

 

Sinesio López Jiménez

KF y Kenji triunfaron en las dos guerras políticas que libraron en el año y medio de gobierno de PPK. Kenji sacó a su padre de la cárcel derrotando a su hermana y KF sacó a PPK del gobierno derrotando a los ppkausas y a Kenji con la ayuda del mismo PPK, de las izquierdas parlamentarias, de Villanueva como coordinador y del operativo mafioso de Mamani. Estos triunfos fujimoristas han dejado muertos (PPK) y heridos (los dos hermanos Fujimori y algunos exministros de PPK). Esas guerritas han costado caro al país y a los peruanos. Hemos perdido quizás el quinquenio, la estabilidad política y la posibilidad de progresar.

Estas dos guerras políticas se desarrollaron en un gobierno dividido (en el que el Ejecutivo estaba en manos de PPK y el Congreso en manos de KF) y en una forma de gobierno híbrida (presidencialismo parlamentarizado) que, a lo largo de la historia peruana, casi siempre ha terminado haciendo estallar a los gobiernos divididos (golpes parlamentarios o vacancias, autogolpes del ejecutivo, golpes militares y renuncias). Esto no sucede en los presidencialismos puros en donde existe plena autonomía de los poderes.

La guerra política del gobierno dividido y la guerra fratricida de los Fujimori no sólo produjeron una crisis de gobierno sino también sacaron a luz la podredumbre del sistema político (sistema electoral, sistema de partidos y forma de gobierno) y las incapacidades del Estado para atender las demandas de la gente.

Vizcarra y el decano de la prensa afirman que la crisis política ha concluido. Son muy optimistas y exageran. El sistema político sigue podrido y el Estado sigue siendo un desastre. Su optimismo se puede reducir quizás al fin de la crisis de gobierno. Entonces hay que preguntarse: ¿Se acabó el gobierno dividido? ¿De qué forma se acabó el gobierno dividido?. Este puede desaparecer por acuerdo de las partes (cogobierno) o por imposición de una de ellas, en este caso, del Congreso sobre el Ejecutivo.

Estamos en un gobierno impuesto por FP y KF con sus disfraces y adornos y con la mantención de algunas formalidades constitucionales. No es un gobierno de concertación que supone la mantención del gobierno dividido en el que el Ejecutivo y el Congreso coordinan manteniendo su autonomía. Es un gobierno parlamentarizado con Vizcarra como presidente, sin ministros parlamentarios, salvo el jefe de la PCM, bajo la batuta de FP y de KF. Así ha concluido la guerra política entre KF y PPK.

¿Y cómo concluirá la guerra fratricida?. Una vez conseguidos los objetivos de ambos, es probable que todo concluya en una gran reconciliación de los hermanos para curar las heridas producidas por las guerras políticas. Eso supone olvido de agravios, encubrimientos y blindajes mutuos ante las autoridades judiciales. Kenji ya comenzó y vamos a ver la respuesta de KF.

Las cosas que no tienen una salida inmediata son la crisis del sistema político y la incapacidad del Estado. Los otorongos no tienen interés en resolverlas sino más bien en agravarlas. La solución de estas crisis espera un momento constituyente.

 

CUMBRE BORRASCOSA

[Visto: 84 veces]

 

                                   Sinesio López Jiménez

Por donde se le mire, la Cumbre de las Américas que inicia mañana en Lima, no tiene visos de normalidad. La agenda no deja de ser una ironía. Corrupción y gobernabilidad es el tema que van a discutir los presidentes de países cuyos ex -presidentes en su mayoría y muchos de sus congresistas han sido acusados de corrupción. Incluso algunos presidentes en ejercicio tienen la misma acusación. ¿Qué van a hacer?. ¿Se van a mirar al espejo y hablar del tema de la agenda?.

El presidente anfitrión de la Cumbre, PPK, renunció antes ser vacado acusado por corrupción. ¿Y quienes querían vacarlo?. El Congreso cuya mayoría encubre corruptos, mafiosos, socios de narcotraficantes, lavadores de activos, congresistas financiados por Odrebecht (según confesión de Barata y de Kenji Fujimori). Con el pretexto de descubrir la compra de congresistas para evitar la vacancia, los líderes de esa mayoría fujimorista organizaron el operativo mafioso Mamani, avalado luego por el mismo Presidente del Congreso.

Más aún: el actual Presidente de la Republica y el Presidente del Consejo de Ministros ocupan esos cargos gracias al aval real de esa mayoría parlamentaria. Esa es su fuente de poder y su base política de apoyo. Es probable que la mayoría de los integrantes del Ejecutivo sean gente limpia y honrada, pero, ¿qué autoridad moral tienen para hablar de corrupción y gobernabilidad si buscaron y lograron el aval (y son aliados) de una mayoría parlamentaria que encubre y protege a toda laya de delitos de muchos de sus congresistas?.

El evento se lleva a cabo en un momento en que, acusado de corrupción, es apresado Lula, el expresidente más popular del Brasil y de AL y candidato actual a la Presidencia con muchas posibilidades de éxito. Eso sucede en un país en el que el presidente actual, acusado también de corrupción, fue elegido por un Congreso de mafiosos, luego de haber destituido a una mujer honesta como Dilma Roussef. Los analistas internacionales más informados y el mismo New York Times afirman que el juicio a Lula –y las pruebas- no cumplen con los estándares internacionales de justicia.

Si Lula es culpable que sea condenado por una justicia justa (igual para todos) que no se someta a la interesada presión mediática ni, mucho menos, a las amenazas de una cúpula militar. Lo mismo debe decirse de Humala en el Perú y de otros casos parecidos de AL, sean de izquierda o de derecha. Humala sufre una abusiva presión preventiva debido a la presión de los medios de derecha y por temor de algunos organismos de control a la mayoría parlamentaria encubridora de corruptos. Pero otros políticos corruptos o que tienen el mismo tipo de acusación se pasean orondos por Madrid o Nueva York.

La Cumbre corre el riesgo de ser deslucida y aburrida. Ni Trump ni Maduro, las estrellas del evento por razones distintas, vienen. A Trump no le interesa políticamente América Latina. Maduro, acusado de ser un dictador, fue desinvitado por PPK y ha dicho que no viene porque pierde tiempo. Los presidentes del Alba, que no son muchos, han amenazado con no venir en solidaridad con Maduro. Veremos.