Archivo por meses: abril 2018

POBREZA MATERIAL Y POBREZA DE ESPÍRITU

[Visto: 198 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

Los mitos también mueren. Los mata la dura y cruda realidad que quieren embellecer. Que el modelo neoliberal ha reducido la pobreza es uno de ellos. Que (el segundo gobierno de) García redujo drásticamente la pobreza es otro, aunque este lo inventó el hombre del ego colosal para su propio consumo y el de su pequeña corte.

La reducción de la pobreza se explica por la intervención y concatenación de un conjunto de factores y procesos, el más importante de los cuales es el crecimiento económico que incide en el empleo directo e indirecto y en los ingresos de la gente. Otro factor igualmente importante es la política de distribución del crecimiento a través de la aplicación de una política impositiva y de las políticas sociales. Un proceso no menos importante es el establecimiento de un adecuado marco político-institucional que ayude tanto al crecimiento y a la distribución como al adecuado diseño de políticas sociales para combatir la pobreza.

Las altas tasas de crecimiento entre 2003 y 2014 se explican, a su vez, no por el modelo neoliberal, sino principalmente por el largo boom exportador gracias a la demanda y a los altos precios de las commodities. La falla estuvo por el lado del establecimiento de políticas de distribución del crecimiento. A todos los gobiernos (Toledo, García, Humala, PPK) les interesó poco o nada aplicar una política impositiva para distribuir adecuadamente el crecimiento. Aumentaron los ingresos fiscales por el incremento del valor de las exportaciones, pero la presión tributaria se mantuvo casi igual entre 15% y 16% del PBI, pero hoy estamos en 12.9%, lo que es un escándalo.

Salvo el de Humala, ningún otro gobierno del boom exportador tuvo interés en desplegar políticas sociales agresivas para reducir la pobreza. Todos los gobiernos tuvieron y mantuvieron condiciones políticas e institucionales que ayudaron al crecimiento económico y a la distribución a media caña, permitieron una adecuada marcha del gobierno y de las políticas públicas y generaron una cierta estabilidad política, salvo los dos últimos años de Humala que fue afectado por la pérdida de la mayoría parlamentaria y el año y medio de PPK que tuvo que enfrentar un gobierno dividido. Humala y PPK agravaron la situación porque, en vez de enfrentar la desaceleración económica con políticas expansivas del gasto público, lo hicieron con políticas de ajuste.

Lo que ha agravado la situación difícil que veníamos arrastrando, primero con la desaceleración económica debido al fin del superciclo exportador y luego con el desastre del niño costero, ha sido el gobierno dividido (dentro del presidencialismo parlamentarizado) en que se libraron las guerras fujimoristas, una, entre KF y PPK, para vacar al Presidente de la República y otra, la fratricida entre KF y Kenyi, para liberar a AF. La victoria de los hermanos (salida de PPK e indulto de AF) ha sido obtenida al alto costo de generar inestabilidad política, acentuar la desaceleración, paralizar el país, aumentar la pobreza. La pobreza material de miles de peruanos ha subido en estos dos últimos años, en gran medida, gracias a la pobreza de espíritu de los hermanos Fujimori. Que asuman su responsabilidad.

 

EL FIN DE LAS GUERRAS FUJIMORISTAS

[Visto: 165 veces]

 

Sinesio López Jiménez

KF y Kenji triunfaron en las dos guerras políticas que libraron en el año y medio de gobierno de PPK. Kenji sacó a su padre de la cárcel derrotando a su hermana y KF sacó a PPK del gobierno derrotando a los ppkausas y a Kenji con la ayuda del mismo PPK, de las izquierdas parlamentarias, de Villanueva como coordinador y del operativo mafioso de Mamani. Estos triunfos fujimoristas han dejado muertos (PPK) y heridos (los dos hermanos Fujimori y algunos exministros de PPK). Esas guerritas han costado caro al país y a los peruanos. Hemos perdido quizás el quinquenio, la estabilidad política y la posibilidad de progresar.

Estas dos guerras políticas se desarrollaron en un gobierno dividido (en el que el Ejecutivo estaba en manos de PPK y el Congreso en manos de KF) y en una forma de gobierno híbrida (presidencialismo parlamentarizado) que, a lo largo de la historia peruana, casi siempre ha terminado haciendo estallar a los gobiernos divididos (golpes parlamentarios o vacancias, autogolpes del ejecutivo, golpes militares y renuncias). Esto no sucede en los presidencialismos puros en donde existe plena autonomía de los poderes.

La guerra política del gobierno dividido y la guerra fratricida de los Fujimori no sólo produjeron una crisis de gobierno sino también sacaron a luz la podredumbre del sistema político (sistema electoral, sistema de partidos y forma de gobierno) y las incapacidades del Estado para atender las demandas de la gente.

Vizcarra y el decano de la prensa afirman que la crisis política ha concluido. Son muy optimistas y exageran. El sistema político sigue podrido y el Estado sigue siendo un desastre. Su optimismo se puede reducir quizás al fin de la crisis de gobierno. Entonces hay que preguntarse: ¿Se acabó el gobierno dividido? ¿De qué forma se acabó el gobierno dividido?. Este puede desaparecer por acuerdo de las partes (cogobierno) o por imposición de una de ellas, en este caso, del Congreso sobre el Ejecutivo.

Estamos en un gobierno impuesto por FP y KF con sus disfraces y adornos y con la mantención de algunas formalidades constitucionales. No es un gobierno de concertación que supone la mantención del gobierno dividido en el que el Ejecutivo y el Congreso coordinan manteniendo su autonomía. Es un gobierno parlamentarizado con Vizcarra como presidente, sin ministros parlamentarios, salvo el jefe de la PCM, bajo la batuta de FP y de KF. Así ha concluido la guerra política entre KF y PPK.

¿Y cómo concluirá la guerra fratricida?. Una vez conseguidos los objetivos de ambos, es probable que todo concluya en una gran reconciliación de los hermanos para curar las heridas producidas por las guerras políticas. Eso supone olvido de agravios, encubrimientos y blindajes mutuos ante las autoridades judiciales. Kenji ya comenzó y vamos a ver la respuesta de KF.

Las cosas que no tienen una salida inmediata son la crisis del sistema político y la incapacidad del Estado. Los otorongos no tienen interés en resolverlas sino más bien en agravarlas. La solución de estas crisis espera un momento constituyente.

 

CUMBRE BORRASCOSA

[Visto: 156 veces]

 

                                   Sinesio López Jiménez

Por donde se le mire, la Cumbre de las Américas que inicia mañana en Lima, no tiene visos de normalidad. La agenda no deja de ser una ironía. Corrupción y gobernabilidad es el tema que van a discutir los presidentes de países cuyos ex -presidentes en su mayoría y muchos de sus congresistas han sido acusados de corrupción. Incluso algunos presidentes en ejercicio tienen la misma acusación. ¿Qué van a hacer?. ¿Se van a mirar al espejo y hablar del tema de la agenda?.

El presidente anfitrión de la Cumbre, PPK, renunció antes ser vacado acusado por corrupción. ¿Y quienes querían vacarlo?. El Congreso cuya mayoría encubre corruptos, mafiosos, socios de narcotraficantes, lavadores de activos, congresistas financiados por Odrebecht (según confesión de Barata y de Kenji Fujimori). Con el pretexto de descubrir la compra de congresistas para evitar la vacancia, los líderes de esa mayoría fujimorista organizaron el operativo mafioso Mamani, avalado luego por el mismo Presidente del Congreso.

Más aún: el actual Presidente de la Republica y el Presidente del Consejo de Ministros ocupan esos cargos gracias al aval real de esa mayoría parlamentaria. Esa es su fuente de poder y su base política de apoyo. Es probable que la mayoría de los integrantes del Ejecutivo sean gente limpia y honrada, pero, ¿qué autoridad moral tienen para hablar de corrupción y gobernabilidad si buscaron y lograron el aval (y son aliados) de una mayoría parlamentaria que encubre y protege a toda laya de delitos de muchos de sus congresistas?.

El evento se lleva a cabo en un momento en que, acusado de corrupción, es apresado Lula, el expresidente más popular del Brasil y de AL y candidato actual a la Presidencia con muchas posibilidades de éxito. Eso sucede en un país en el que el presidente actual, acusado también de corrupción, fue elegido por un Congreso de mafiosos, luego de haber destituido a una mujer honesta como Dilma Roussef. Los analistas internacionales más informados y el mismo New York Times afirman que el juicio a Lula –y las pruebas- no cumplen con los estándares internacionales de justicia.

Si Lula es culpable que sea condenado por una justicia justa (igual para todos) que no se someta a la interesada presión mediática ni, mucho menos, a las amenazas de una cúpula militar. Lo mismo debe decirse de Humala en el Perú y de otros casos parecidos de AL, sean de izquierda o de derecha. Humala sufre una abusiva presión preventiva debido a la presión de los medios de derecha y por temor de algunos organismos de control a la mayoría parlamentaria encubridora de corruptos. Pero otros políticos corruptos o que tienen el mismo tipo de acusación se pasean orondos por Madrid o Nueva York.

La Cumbre corre el riesgo de ser deslucida y aburrida. Ni Trump ni Maduro, las estrellas del evento por razones distintas, vienen. A Trump no le interesa políticamente América Latina. Maduro, acusado de ser un dictador, fue desinvitado por PPK y ha dicho que no viene porque pierde tiempo. Los presidentes del Alba, que no son muchos, han amenazado con no venir en solidaridad con Maduro. Veremos.

EL GOBIERNO DE LA COALICION VACADORA

[Visto: 168 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

La composición del nuevo gabinete ha mostrado con claridad las claves de la coalición vacadora: los actores, las causas y los motivos. Los actores claves en el segundo intento de vacancia han sido Vizcarra, KF y Villanueva. Las causas han sido las luchas por el poder que se desarrollaron en dos campos: Por un lado, en el gobierno dividido (dentro del presidencialismo parlamentarizado) entre el Ejecutivo y el Legislativo, la voracidad de KF y la pusilanimidad de PPK y, por otro, en FP en el que se desplegó la guerra fratricida entre KF y Kenji F. Los motivos han ido cambiando a lo largo del desarrollo de estas guerras. Las últimas motivaciones han sido la corrupción pasada de PPK y el indulto a AF.

Villanueva ha jugado un papel decisivo en el segundo intento de vacancia. Ha sido el nexo entre Vizcarra y FP, utilizando a las izquierdas como fuerza auxiliar. Ante la incapacidad de la coalición vacadora de lograr por las buenas el número necesario de congresistas para vacar al presidente, KF y la mototaxi organizaron el mafioso operativo Mamani para matar a dos pájaros de un tiro: PPK y Kenji.

La coalición vacadora ha generado dos resultados inesperados en el campo político: el cambio de gobierno y el cambio de la forma de gobierno. El gobierno de Vizcarra solo formalmente es la continuidad del anterior de PPK, pero es, en realidad, otro gobierno. El no ha sido elegido presidente por el pueblo sino que ha sido puesto en ese cargo por la coalición vacadora. Su legitimidad de origen o autorización para gobernar procede formalmente de la constitución, pero realmente proviene de FP y de KF. Lo mismo se puede decir de Villanueva. Ha sido nombrado formalmente como jefe de la PCM por Vizcarra, pero realmente ha sido puesto allí por FP y de KF.

El gobierno de Vizcarra es más débil y menos autónomo que el de PPK. No hay equilibrio de poderes. Diversas fuentes señalan que los líderes de FP han dado su visto bueno a la composición del gabinete. Según Caretas, KF, por intermedio de su asesora Ana Herz, habría vetado a Del Castillo como titular de la PCM. El congresista Torres, en entrevista de ayer a Perú 21, ha confirmado que le consultaron la participación de algunos ministros. El capital celebra (la bolsa sube y el dólar baja), FP y KF están felices (van a gobernar por interpósitas personas), la gente no sabe lo que viene y me parece que la izquierda está desconcertada por el pequeño monstruo político que ha contribuido a parir.

Gracias a la coalición vacadora, el Perú ha pasado del presidencialismo parlamentarizado al parlamentarismo en el que el Congreso nombra al poder Ejecutivo. El grave problema es el carácter autoritario y mafioso de FP que corta el jamón en el Congreso. Quiere recuperar la mayoría absoluta vacando a los kenjistas y algunos representantes de PPK, blindando a los corruptos de sus propias filas, copando las instituciones de control y aplastando a sus enemigos políticos. ¿Cuánto durará este gobierno indirecto y abusivo de FP?. La calle tiene la palabra.