AUDACIA ES EL JUEGO

[Visto: 1012 veces]

Sinesio López Jiménez

Dejando de lado el tema de la Haya, la política interna de este año ha girado en torno a cinco problemas centrales: el desaceleramiento de la economía y la amenaza de la crisis, la gestión y eficacia de las políticas sociales, el indulto de Fujimori, la corrupción de los ex -presidentes y sus entornos y la inseguridad de los ciudadanos.  Los actores centrales  que se han confrontado en torno a estos temas han sido Humala, García, el fujimorismo (incluido Montesinos) y el toledismo. Cada uno tiene su propia estrategia que se va redefiniendo en el proceso de la lucha política. Humala quiere que su gobierno tenga éxito  para continuar en el poder a través de Nadine (sueño que ya se evaporó) o para volver el 2021. La estrategia de García y Toledo es volver al gobierno en el 2016, pero están viendo que las acusaciones de corrupción desvanecen sus acariciadas aspiraciones. Fujimori también quiere  volver el 2016. Por eso buscaba el indulto y, cuando éste falla, dramatiza para obtener la prisión domiciliaria.

Cada actor tiene sus propios recursos de poder. Humala tiene aparentemente más recursos que todos porque controla el gobierno y el estado, pero estos son estructuras  débiles.  Las FFAA. llevan más de 20 años en el VRAE y no logran derrotar a la alianza narcoterrorista. Humala y las fuerzas policiales son desbordados por el crimen organizado. Además, Ollanta mismo se disparó a los pies “regalando” el manejo de la economía a Castilla y su equipo que, en la práctica, gobiernan. Humala no tiene partido que lo respalde, ha perdido influencia en la opinión pública y su equipo político es inexperto, poco afiatado, carente de liderazgo y no sabe qué hacer ante el ataque despiadado de las derechas.

García es el viejo lobo de la política peruana. Tiene una larga experiencia política y de gobierno, desastroso el primero y “exitoso” el segundo. Ha perdido el carisma, pero mantiene sus habilidades políticas y siguen siendo ágiles sus reflejos políticos para responder a  las situaciones adversas. Su partido se ha debilitado mucho, pero conserva la lealtad de  viejos  cuadros partidarios, hábiles, algunos; corruptos, otros.  La gente lo ve a él y a Fujimori como los políticos más corruptos, pero los medios de derecha lo siguen apapachando. Influye, además, en los aparatos de control y de fiscalización del Estado (PJ, Fiscalías, TC, Contraloría, etc).

Fujimori está preso, pero cuenta con muchos recursos de poder, además de las dramatizaciones en la que es experto.  El más importante es el fujimorismo como partido y como segunda fuerza parlamentaria que es, además, muy disciplinada. Le disputa al Apra, por un lado, la influencia en los organismos de control y en algunos casos la comparten (Contraloría por ejemplo) y, por otro, el respaldo de los medios de derecha que lo entrevistan como si fuera la cosa más normal del mundo. Ante el fracaso del indulto, desplegó una política más agresiva, exigió la prisión domiciliaria, desplazó a Keiko, relanzó a viejos cuadros (Martha Chávez), declaró a los medios y volvió a las andadas con el montesinismo que mantiene, por lo visto en estos días, vigentes y operativas sus redes en las FF.AA., en la Policía Nacional y en el gobierno.

Las ambiciones inmobiliarias de Toledo, las acusaciones de corrupción, sus contradicciones flagrantes han liquidado su capital político. Su actual recurso de poder es darle mayoría y sostener al gobierno. No es poca cosa. La ofensiva de García y de Fujimori ha generado la crisis política actual para obligar a Humala a anular la Megacomisión que investiga al primero y conceder la prisión domiciliaria al segundo. Audacia es el juego.

Puntuación: 5.00 / Votos: 3

2 pensamientos en “AUDACIA ES EL JUEGO

  1. alejandro vela quico

    El fujimorismo parece haber logrado quitarse el montesinismo y ahora, cínica e irónicamente acusan a otros de montesinistas. Separar ambos ismos fue su estrategia hace varios años y ahora son siameses separados "exitosamente".

    Responder
  2. Carolus

    Si la conducta de expresidentes corruptos es audaz, creo que el más audaz y suicida es Humala, pq desembarcó del gobierno a todos los profesionales y expertos que lo llevaron al poder. Hoy, subido al barco de la derecha, parece un triste polizón q no tiene rumbo ni destino seguro.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *