LA RELACION ALAN GARCIA Y LOS SANCHEZ PAREDES

[Visto: 632 veces]

César Hildebrandt: “El rollo de García”
Semanario “Hilde brandt en sus trece”, 11 de Febrero de 2011

César Hilde brandt

El rollo de Alan Gar cía es muy claro. Ha orde nado a todos sus francotiradores que apunten a la cabeza de Toledo. A mí me parece que Toledo es un hom bre de lo más dis cutible. No me gusta su hablar y, a veces, su pen sar. No me place que sea un hom bre tan ape gado al sis tema que nos está matando.

Pero ahora que Gar cía quiere destru irlo porque teme que Toledo le saque las por querías cometi das, tengo ganas de salir en defensa de este hom bre que alguna vez, en el Melody, mostró parte de sus humanísi mos mis e rias. Y que, ali ado con PPK, tuvo la cochina debil i dad de abonarle más de 20 mil lones de soles a Baruch hicher como pago, entre otras cosas, por mi despido de Canal 2.
El rollo de Gar cía es demostrar les a todos que él, en efecto, puede impedir que alguien que no le gusta llegue a la presidencia.

Ese alguien ya no es Humala, lejos ahora de la pre ten sión que casi alcanza en el 2006. Ese alguien es Toledo.

Y no es que Toledo sea un “anti sis tema”. Es que Toledo puede man dar a la cár cel a Gar cía. Eso es, por lo menos, lo que Gar cía teme.
Como se sabe, Gar cía sus trajo grandes sumas de dinero público y pri vado entre 1985 y 1990. Jamás tra­bajó –excep ción hecha de la defensa de un narco, tal como demostramos hace algunos años– pero acabó su gestión en condi ción de varias veces mil lonario. Debió ser enjui ci ado y con de nado pero tuvo la suerte de ser perseguido por la dic tadura sinies tra de Fuji mori, el hom bre que él inventó en una suite coquera del hotel Crillón.

Fuji mori, como todo Franken stein, quiso matar a su creador. Pero su creador escapó por los techos, dejando a su mujer y a sus hijos a expen sas de la bar barie.
Gar cía esperó lar gos años. Todos los que requería la figura de la pre scrip ción. La obtuvo gra cias a un renovado pacto con Fuji mori y Mon tesinos.
Y volvió a la política. Y recaudó todo lo que pudo —y pudo mucho– de los mineros, los ban queros, sus ami­gos chilenos, sus com padres brasileños, los nar cos encubiertos. Pero perdió las elec ciones del 2001. Y eso es algo que no le per donará a Toledo.

Cinco años después, le robó –es un hábito inex orable– unos miles de votos deci sivos a la pas mada Lour­des Flo res y llegó a la segunda vuelta. Der rotó a Humala porque Humala dio miedo y Gar cía, aunque daba náuseas, ofre cia un “cam bio tran quilo y sin sobresaltos”.

No hubo ningún cam bio, por supuesto. Para empezar, muchos apris tas sigu ieron empeña dos en múlti ples latrocin ios, con su jefe a la cabeza.

Y ahora el miedo es que venga alguien que no “esté tra ba jado”. Ese es Toledo, el cuco de Gar cía, el ene­migo que hay que liquidar.

Y aquí entra el sicariato.

El asunto es calen tar el pozo sép tico y meter allí rumores, analogías, par entescos de ter cera, archivos de sociales, flash backs, coin ci den cias. Luego todo eso se revuelve y se aliña con salsa sicil iana. Y se escribe con esa prosa car gada de pun tos sus pen sivos y alu siones “sig ni fica ti vas”. ¡La prosa de Rendón es una ver­sión inteligente!

Y luego, el paquete se lanza, como una granada de piña.

Ese día, Gar cía, que lo ha orga ni zado todo, habla como estadista y razona como príncipe sobre asun tos sub limes: la pobreza que hay que com batir, la edu cación que hay que lev an tar, la inclusión que debe continuar.

Las cov achas aplau den. Gar cía sigue siendo el saque ador que habla como Roo sevelt, con spira como Beria y mata como Gambino.

Lo que no recuer dan sus sol da dos de for tuna es lo que no les con viene mencionar.

Por ejem plo, que los esposos Alan Gar cía y Pilar Nores vendieron en el 2003 una camioneta Nis san Fron­tier a la familia Sánchez Pare des. Y se la vendieron, usada, y con un recargo de 4.000 dólares respecto del pre cio orig i nal. Reci bieron 22,000 dólares por la ráp ida operación.

Tam poco quisieran recor dar que Belis ario Esteves, el ger ente gen eral de la com pañía Alta Tec nología e Inver sión Min era y Met alúr gica S.A., la que com pró la camioneta pres i den cial, era una per sona muy próx­ima al clan Sánchez Pare des y fue vicem i nistro de Com er cio durante el primer gob ierno de Gar cía.
El mismo año en el que Alan Gar cía vendió con sobre pre cio esa camioneta, una empresa del hijo de Luis Nava, sec re tario y recau dador pres i den cial, trans portó en varias oca siones insumos quími cos a COMARSA, una de las com pañías min eras de los Sánchez Paredes.

Esa com pañía de carga se llama “Trans portes Don Reyna” y su ger ente gen eral es José Anto nio Nava, hijito de Luis Nava. Esa empresa trans portista acar reó, por lo menos en nueve opor tu nidades, varias toneladas de diverso mate r ial hacia la mina Angas marca, en La Libertad.

El 18 de marzo del 2003 la Com pañía de Explo raciones Alga marca S.A. reg istró en la SUNARP el primer direc to rio bajo el con trol de los Sánchez Pare des. Como pres i dente fue des ig nado Wál ter Valdez Muñoz y como direc tores Jesús Esteves y el abo gado Hum berto Abanto, quien tam bién fue nom brado ger ente gen­eral. En el 2001 Abanto fue asesor de la Comisión de Economía del Con greso, cuando Luis Alva Cas tro era su pres i dente. En el 2006, Abanto fue asesor de la Comisión de Pre supuesto del Con greso, tam bién pre si­dida por Alva Castro.

Todos estos datos fueron obtenidos por Gus tavo Gor riti y Sheila Díaz y jamás fueron desmentidos.

En relación a la cor rup ción, en gen eral, las noti cias que señalan a Gar cía y a los suyos son inagotables.

El 26 de julio del año 2007, Rómulo León envió este correo elec trónico a su jefe For tu nato Canáan: “Esta noche irá a cenar a mi casa Luis Nava. Ajustaremos con él algu nas cosas…”. Y el 18 de octubre del 2007, el mismo León a Canáan:
“11 de octubre, Pala cio de Gob ierno. Reunión con el Dr. Luis Nava. El suscrito entregó cinco impor tantes doc u men tos al Dr. Nava…”.

Y el 21 de diciem bre, mismo remi tente y mismo des ti natario:
“Por ini cia tiva de Luis Nava ayer nos reuni mos con el nuevo min istro Hernán Gar rido Lecca y se le trans­mi tió la vol un tad del Pres i dente de con tar con Fortluck (la empresa de Canáan, nota de C.H.) para la con­struc ción de hospitales…”.

En otro men saje, León Ale gría le anun cia a Canáan que, para la con sti tu ción de la empresa fil ial que planean, hará uso del estu dio de abo ga dos de “una per sona que resulta clave para nue stros supe ri ores obje tivos”. Ese estu dio, como se pudo com pro bar después, es el que aparece en los reg istros públi cos como “Nava y Huesa abo ga dos”, propiedad, por may oría de acciones, del doc tor Luis Nava Guib ert, sec re­tario de la Pres i den cia de la República. Quien se encargó de redac tar los doc u men tos fue especí fi ca mente el doc tor Eduardo León, que figura como aso ci ado de ese estudio.

Cuando la Comisión del Con greso le pre guntó a Nava por qué había inter ce dido de modo tan activo en la con certación de la cita entre el min istro de Salud, Car los Valle jos, y el domini cano For tu nato Canáan, el con dec o rado sec re tario dijo que se habla lim i tado a cumplir órdenes. Y cuando le pre gun taron a qué órdenes se refería, señaló que se trataba de direc ti vas del pro pio pres i dente de la República, “intere sado en que la con struc ción de hos pi tales mar chara lo más ráp i da mente posible”.

Y esto para no hablar de Taboada, Gam betta. Olmos. Transoceánica, puerto de Paita, temas todos judi­cial iz ables cuando llegue la hora de la fumi gación.
Nece si taríamos varias edi ciones para ocu parnos de la podredum bre que emana de este gobierno.

Lo triste es ver la deses peración con que los súb di tos de Gar cía en cierta prensa ofi cian de fuerza de choque. Sobre todo si se con sid era el silen cio que guardaron, con devo ción y dis ci plina, durante estos últi­mos cinco años.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *