Archivo de la categoría: DERECHO CIVIL

Todo sobre el Derecho Civil, doctrina, legislacion, noticias y articulos

CASACION SOBRE RESOLUCION DE CONTRATO DE SERVICIOS PROFESIONALES N° 4216-2007 LIMA. RESOLUCIÓN DE CONTRATO NO NECESITA QUE EL CONTRATO SEA POR ESCRITURA PUBLICA

[Visto: 2455 veces]

 

CAS. N° 4216-2007 LIMA. RESOLUCIÓN DE CONTRATO NO NECESITA QUE EL CONTRATO SEA POR ESCRITURA PUBLICA

Sumilla: ”… el artículo mil cuatrocientos veintiocho del Código Civil establece que en los contratos con prestaciones recíprocas, cuando alguna de las partes falta al cumplimiento de su prestación, la otra parte puede solicitar el cumplimiento o la resolución de dicho contrato y, en uno u otro caso, la indemnización por daños y perjuicios. Como puede advertirse, la norma comentada está referida a un supuesto general de incumplimiento de la prestación, y en ninguno de sus extremos prevé la necesidad de que exista un contrato escriturado o “materializado” para poder dar lugar a su resolución, por lo que resulta evidente que la norma citada ha sido erróneamente interpretada por la Sala Superior…” “…Las discrepancias surgen únicamente cuando el demandado alega haber dejado de prestar sus servicios como consecuencia del incumplimiento del comitente de diversas estipulaciones pactadas en el contrato verbal, aspecto que de ninguna manera guarda relación con la “existencia o materialización” del contrato de prestación de servicios…” “…al apelar la sentencia de primera instancia, el demandado José de la Cruz Torres Sáenz se limita a afirmar que fue la entidad demandante quien incumplió con cubrir los gastos de su traslado e instalación en el Perú de aquél y su familia, así como el pago de premios, primas y demás alicientes propios de la actividad deportiva, pero sin llegar a acreditar con medio probatorio alguno que tales aspectos fueran acordados como parte de contrato verbal de prestación de servicios que celebró con la parte actora…” “…ha invocado correctamente los alcances del articulo mil trescientos treinta y dos del Código Civil para efectos de fijar equitativamente el monto del resarcimiento por el daño causado, utilizando su valoración razonada de los hechos, como es el haber pagado al demandado una suma determinada de dinero sin obtener de él el cumplimiento de todas las prestaciones pactadas hasta el final del contrato, colocar al Club en la necesidad de contratar a un nuevo Director Técnico ante la salida intempestiva del demandado y, como resultado de ello, provocar que el bajo rendimiento del equipo de fútbol lo ubicara en el penúltimo lugar de la tabla de posiciones, privándoles de auspiciadores y publicidad que le permitiera cumplir sus fines; siendo el caso que al no haberse acreditado que la entidad actora sufriera mayores pérdidas económicas que la fijada como monto indemnizatorio, la suma asignada en la sentencia apelada debe ser confirmada…”

29/1/2018 4216-2007

CAS. N° 4216-2007 LIMA. RESOLUCIÓN DE CONTRATO.

Lima, veinticuatro de noviembre del año dos mil ocho.-

 

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPUBLICA; vista la causa número cuatro mil doscientos dieciséis dos mil siete, en Audiencia Pública de la fecha, y producida la  votación con arreglo a ley, emite la siguiente sentencia;

 

MATERIA DEL RECURSO: Se trata del recurso de casación interpuesto por el Club Deportivo Wanka mediante escrito de fojas doscientos treinta y nueve, subsanado a fojas doscientos cincuenta y cuatro, contra la sentencia de vista emitida por la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima, de fojas doscientos catorce, su -fecha veinticinco de abril del año dos mil siete, que revocó la ‘sentencia apelada de fojas ciento sesenta y nueve, que declaró fundada en parte la demanda, con lo demás que contiene, y reformándola, declaró infundada la misma en todos sus extremos;

FUNDAMENTOS DEL RECURSO: Que, el recurso de casación fue declarado procedente por resolución del veintisiete de noviembre del año dos mil siete, por la causal prevista en el inciso primero del artículo trescientos ochenta y seis del Código Procesal -Civil, en virtud de Io cual la entidad recurrente denuncia: la Interpretación errónea del artículo mil cuatrocientos veintiocho del Código Civil, pues lo que es materia de resolución en este proceso no es el contrato como documento físico, sino la relación jurídica contractual, más aún si el artículo mil trescientos cincuenta y uno del Código Civil define al contrato como el acuerdo de dos o más partes para crear, regular, modificar o extinguir una relación jurídica patrimonial; en otras palabras, la resolución no incide en el negocio en sí sino en la relación contractual a la cual ha dado vida. Un contrato puede ser verbal o escrito, según la forma que adopta en el tráfico jurídico, prevaleciendo la libertad de forma según lo dispone el artículo ciento cuarenta y tres y ciento cuarenta y cuatro del Código Civil, salvo que la ley asigne una forma específica para el acto jurídico bajo sanción de nulidad. Por consiguiente, siendo el contrato de locación de servicios un contrato con prestaciones recíprocas no sujeto a formalidad específica alguna, sólo se perfecciona por el simple consentimiento, es decir, por acuerdo de Voluntades y por lo tanto puede ser resuelto; y,

CONSIDERANDO:

Primero.- Que, mediante escrito de fojas diecisiete, subsanado a fojas treinta y nueve, el Club Deportivo Wanka interpone demanda para efectos de que el órgano jurisdiccional declare resuelto el contrato verbal celebrado el veintisiete de junio del año dos mil dos con José de la Cruz Torres Sáenz, mediante el cual contrataron sus servicios como Director Técnico para el Torneo Clausura del año dos mil dos; solicitando accesoriamente la devolución de cinco mil doscientos dólares americanos entregados al demandado como retribución, así como el pago de una indemnización por daños y perjuicios ascendente a seis mil ochocientos dólares americanos. Sostiene la entidad demandante que con el demandado acordaron el  pago de cinco mil dólares americanos como retribución mensual por sus servicios, además de entregarle mil doscientos noventa y dos dólares americanos con cincuenta y dos centavos para cubrir los pasajes tanto de él como de su preparador físico, habiendo efectuado pagos al demandado por la suma de nueve mil dólares americanos (cinco mil dólares americanos el dos de julio del año dos mil dos y cuatro mil dólares americanos el primero de agosto del mismo año, según recibos y vouchers que adjunta de fojas cinco a ocho); sin embargo, de manera sorpresiva y después del partido oficial de fútbol entre los Clubes Deportivo Wanka y Bolognesi de Tacna, realizado en la ciudad de Huancayo el cuatro dé agosto del año dos mil dos, sin mediar explicación alguna, el demandado abandonó su puesto, para luego tomar conocimiento de que el mismo fue contratado por el Club Alianza Atlético de Sullana como su nuevo entrenador. Ante la protesta y continuos requerimientos del Club, el demandado les remitió una Carta notarial de fecha veintiuno de agosto del año dos mil dos (fojas – nueve) negándose a reconocer los adeudos mantenidos, siendo que por estos hechos fue sometido a proceso ante la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol, la cual lo ha sancionado con la respectiva inhabilitación por un mes al haber cometido una falta deportiva, como es la de abandonar su cargo de Director Técnico. En consecuencia, ante el incumplimiento contractual de una de las partes, solicitan la resolución del contrato verbal conforme a lo establecido en el artículo mil cuatrocientos veintiocho del Código Civil, debiendo por lo tanto reponerse las prestaciones;

 

Segundo.- Que, el Juez de la causa declaró fundada en parte la demanda y, en consecuencia, resuelto el contrato de locación de servicios celebrado entre las partes, infundada la pretensión de devolución de suma de dinero, y fundada la pretensión indemnizatoria, en consecuencia, que el demandado Cumpla con abonar a la parte demandante la suma de cinco mil nuevos soles por responsabilidad contractual; con costas y costos, por cuanto:

 

i.- con las documentales que se acompañan a la demanda, tales como los documentos de cobranza, recibo de caja, Voucher de depósito, carta notarial y copias de las resoluciones emitidas por la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol, se prueba la existencia de la relación contractual entre las partes;

 

ii.- la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol ha sancionado al demandado con la suspensión por un mes por haber incurrido en conducta antideportiva, al haber abandonado intempestiva e injustificadamente el cargo de Director Técnico del Club Deportivo Wanka, siendo de público conocimiento que el demandado dirigió el equipo hasta el cuatro de agosto del año dos mil dos, así como que en esa fecha pasó inmediatamente a entrenar con el Club Alianza Atlético, lo que evidencia el abandono intempestivo de su condición de entrenador;

 

iii.- mediante Carta Notarial de fojas nueve, el demandado señala que fue la entidad demandante quien no cumplió con los acuerdos verbales propuestos, por incumplimiento de pago de primas y premios además de no proporcionarle los viáticos para traer a su familia de Colombia, sin embargo no se encuentra probado que ello formara parte de los acuerdos, pero sí se encuentra acreditado el abandono intempestivo del cargo de entrenador, por lo que se debe resolver el contrato de locación de servicios;

 

iv.- en cuanto a la devolución de las sumas que se reclaman, se trata de depósitos realizados antes de que se produjera el abandono de su puesto como entrenador, por lo que no es factible la restitución, en atención a lo dispuesto en el artículo mil trescientos setenta y uno del Código Civil;

 

v.- respecto de la indemnización, ésta corresponde al ámbito de la responsabilidad contractual y se rige por los artículos mil trescientos catorce y mil trescientos treinta y dos del Código Civil, siendo que el artículo mil trescientos veintiuno del mismo Código establece que el resarcimiento por inejecución de la obligación comprende tanto el daño emergente como el lucro cesante cuando sea consecuencia inmediata y directa de tal inejecución, y si bien en autos no se encuentra acreditado que la parte demandante haya contratado un nuevo director técnico, ello se presume dado que se trata de un Club de Fútbol Profesional, además de que el haber ocupado el penúltimo lugar en la tabla final de posiciones fue causada -entre otros factores- por la salida intempestiva del emplazado Director Técnico;

 

vi.- La entidad demandante no ha probado de modo alguno el daño moral que se hubiera irrogado, máxime si se trata de una persona jurídica;

 

Tercero.- Que, sin embargo, la Sala Superior ha revocado la apelada y reformándola ha declarado infundada la demanda interpuesta, pues si bien es cierto que el contrato se forma con el sólo consentimiento, al ser la presente acción una de Resolución de Contrato por Incumplimiento de las Estipulaciones prevista en el artículo mil cuatrocientos veintiocho del Código Civil, resulta necesaria la existencia o materialización de un contrato, del cual se pueda apreciar las coincidencias arribadas y dilucidar si es que realmente se han incumplido las prestaciones y, de ser así, determinar qué contratante ha omitido su deber, por lo que siendo el contrato demandado uno verbal, en aplicación del artículo doscientos del Código Procesal Civil, resulta inamparable la pretensión principal, por lo que las accesorias deben seguir su misma suerte;

 

Cuarto.- Que, existe interpretación errónea de una norma de derecho material cuando concurren los siguientes supuestos:

 

a.- el Juez, a través de una valoración conjunta y razonada de las pruebas aportadas al proceso, establece determinados hechos;

b.- que éstos, así establecidos, guardan relación de identidad con los supuestos fácticos de una norma jurídica determinada;

c.- que elegida esta norma como pertinente (sólo ella o en concurrencia con otras) para resolver el caso concreto, la interpreta (y aplica); y,

d.- que en la actividad hermenéutica, el Juzgador, utilizando los métodos de interpretación, yerra al establecer el alcance y sentido de aquella norma, es decir, yerra al establecer la verdadera voluntad objetiva de la norma, con lo cual resuelve el conflicto de intereses de manera contraria a los valores y fines del derecho y, particularmente, vulnerando el valor superior del ordenamiento jurídico, como es la justicia;

 

Quinto.- Que, un contrato es un acto jurídico que contiene el acuerdo de dos o más partes para crear, regular, modificar o extinguir una relación jurídica patrimonial, tal como se regula en el artículo mil trescientos cincuenta y uno del Código Civil. De este enunciado se desprenden los tres elementos básicos del contrato:

1.- el de ser un acuerdo, es decir un acto jurídico – necesariamente- plurilateral, en el

que coinciden dos o más voluntades;

II.- el de ser celebrado por las partes, es decir, por centros de interés definidos y distintos unos de otros;

III.- estar destinado a crear, regular, modificar o extinguir una relación jurídica patrimonial u obligacional, orientándose a la producción de un efecto jurídico determinado;

 

Sexto.- Que, el articulo mil trescientos cincuenta y dos del Código Civil contiene el principio denominado consensualismo, según el cual los contratos se perfeccionan por el consentimiento de las partes, excepto aquéllos que, además, deben observar la forma señalada por la ley bajo sanción de nulidad. “El consentimiento es la integración de las voluntades de las partes para dar lugar a un acto jurídico unitario, de manera tal que el contrato es el resultado de esa integración. En la medida en que las declaraciones de voluntad de cada parte conserven su individualidad y no lleguen a fusionarse, a convertirse en una declaración propia del contrato, no se habrá formado éste.” (Manuel La Puente y Lavalle. El Contrato en General; Tomo I, Segunda edición actualizada, Palestra Editores, Lima, Dos mil uno; página cien). Para que la voluntad adquiera un significado jurídico debe ser exteriorizada, es decir, declarada expresamente, sin importar el medio elegido, en consecuencia, es válido el empleo tanto de la forma oral como de la forma escrita, salvo que la normatividad especial aplicable a un contrato en particular designe la forma en que la voluntad debe exteriorizarse bajo sanción de nulidad. Particularmente, para los contratos de prestación de servicios (en especial el de locación), nuestra legislación civil no ha contemplado que deba cumplirse alguna formalidad especifica al momento de exteriorizarse la voluntad de las partes, bastando para su configuración que las partes convengan que los servicios o sus resultados sean proporcionados por el prestador al comitente;

 

Sétimo.- Que, para el presente caso, la Sala Superior considera necesaria la “existencia o materialización” de un contrato para poder pronunciarse sobre el incumplimiento de sus estipulaciones y, por lo tanto, sobre su resolución. Sin embargo, como se tiene dicho, un contrato existe desde que las partes exteriorizan o manifiestan su mutuo consentimiento de crear o regular -entre otros- una relación jurídica obligacional, y en autos ambas partes coinciden de que, en efecto, acordaron verbalmente que el demandado José de la Cruz Torres Sáenz preste sus servicios como Director Técnico al Club Deportivo Wanka, a cambio de una retribución mensual, pero que después del primer mes el demandado dejó de prestar dichos servicios. Las discrepancias surgen únicamente cuando el demandado alega haber dejado de prestar sus servicios como consecuencia del incumplimiento del comitente de diversas estipulaciones pactadas en el contrato verbal, aspecto que de ninguna manera guarda relación con la “existencia o materialización” del contrato de prestación de servicios, sino únicamente con la carga probatoria que incumbe al demandado, quien es el que debe probar que, además del acuerdo de la prestación de servicios a cambio de una retribución mensual (que es lo que, en principio, se acredita en la demanda), existían otras obligaciones a cargo del contratante o comitente que debían ser igualmente satisfechas;

 

Octavo.- Que, el artículo mil cuatrocientos veintiocho del Código Civil establece que en los contratos con prestaciones recíprocas, cuando alguna de las partes falta al cumplimiento de su prestación, la otra parte puede solicitar el cumplimiento o la resolución de dicho contrato y, en uno u otro caso, la indemnización por daños y perjuicios. Como puede advertirse, la norma comentada está referida a un supuesto general de incumplimiento de la prestación, y en ninguno de sus extremos prevé la necesidad de que exista un contrato escriturado o “materializado” para poder dar lugar a su resolución, por lo que resulta evidente que la norma citada ha sido erróneamente interpretada por la Sala Superior, quien sin hacer mayores precisiones respecto a la procedencia de la resolución del contrato por incumplimiento de las prestaciones, desvía la materia controvertida al análisis de aspectos netamente probatorios, sustrayéndose de su deber de administrar justicia y resolver el conflicto de intereses con sujeción a un debido proceso;

 

Noveno.-Que, siendo así, configurándose la causal material denunciada, el recurso de casación debe ampararse, y en atención a lo regulado en el inciso primero del articulo trescientos noventa y seis del Código Procesal Civil, corresponde a este Supremo Tribunal resolver el conflicto de intereses, sin devolver el proceso a la instancia inferior. En tal sentido, teniendo en cuenta que al apelar la sentencia de primera instancia, el demandado José de la Cruz Torres Sáenz se limita a afirmar que fue la entidad demandante quien incumplió con cubrir los gastos de su traslado e instalación en el Perú de aquél y su familia, así como el pago de premios, primas y demás alicientes propios de la actividad deportiva, pero sin llegar a acreditar con medio probatorio alguno que tales aspectos fueran acordados como parte de contrato verbal de prestación de servicios que celebró con la parte actora, conforme a la carga probatoria que le impone el artículo ciento noventa y seis del Código Procesal Civil, no cabe amparar tales argumentos de defensa para desvirtuar la pretensión de resolución del contrato verbal. De otro lado, en cuanto a la indemnización fijada en autos por el Juez de la causa, se tiene que aquél ha invocado correctamente los alcances del articulo mil trescientos treinta y dos del Código Civil para efectos de fijar equitativamente el monto del resarcimiento por el daño causado, utilizando su valoración razonada de los hechos, como es el haber pagado al demandado una suma determinada de dinero sin obtener de él el cumplimiento de todas las prestaciones pactadas hasta el final del contrato, colocar al Club en la necesidad de contratar a un nuevo Director Técnico ante la salida intempestiva del demandado y, como resultado de ello, provocar que el bajo rendimiento del equipo de fútbol lo ubicara en el penúltimo lugar de la tabla de posiciones, privándoles de auspiciadores y publicidad que le permitiera cumplir sus fines; siendo el caso que al no haberse acreditado que la entidad actora sufriera mayores pérdidas económicas que la fijada como monto indemnizatorio, la suma asignada en la sentencia apelada debe ser confirmada; RESOLUCIÓN: declararon FUNDADO el recurso de casación interpuesto por el Club Deportivo Wanka mediante escrito de fojas doscientos treinta y nueve, subsanado a fojas doscientos cincuenta y cuatro; CASARON la resolución impugnada, en consecuencia, NULA la sentencia de vista de fojas doscientos catorce, su fecha veinticinco de abril del año dos mil siete; y, actuando en sede de instancia, CONFIRMARON la sentencia apelada de fojas ciento sesenta y nueve, su fecha veintiocho de agosto del año dos mil seis, que declara fundada en parte la demanda interpuesta a fojas diecisiete, subsanada a fojas treinta y nueve, y en consecuencia, resuelto el contrato de locación de servicios celebrado por el Club Deportivo Wanka con José de la Cruz Torres Sáenz; infundada la pretensión de devolución de suma de dinero; y fundada la pretensión de indemnización por danos y perjuicios, y que el demandado cumpla con abonar a la entidad accionante la suma de cinco mil nuevos soles, con lo demás que contiene; DISPUSIERON se publique la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano; en los seguidos por el Club Deportivo Wanka contra José de la Cruz Torres Sáenz; sobre Resolución de Contrato y Otros; y, los devolvieron; interviniendo como Vocal Ponente el señor Ticona Postigo.-

S.S. TICONA POSTIGO. SOLÍS ESPINOZA. PALOMINO GARCÍA.CASTAÑEDA SERRANO. MIRANDA MOLINA. C-426640-87 Publicado 02-12-09 Página 26388

 

PADRES PODRAN ESCOGER QUE APELLIDO VA PRIMERO: ARGENTINA A RAIZ DEL NUEVO CC

[Visto: 2093 veces]

  • Lunes, 3 de agosto de 2015
  • Desde hoy rige el nuevo Código Civil: los hijos podrán llevar el apellido materno

Es uno de los cambios que acarrea al nuevo código. Hasta ahora iba primero el apellido del papá.

Carla Romanello – cromanello@losandes.com.ar

Un manual de procedimiento detalla en sus páginas cómo deberán actuar los oficiales públicos del Registro Civil para adaptarse a una serie de cambios que propone el nuevo Código Civil. El mismo fue repartido en toda la provincia para que a partir de hoy, primer día hábil de agosto, comiencen a aplicarse las modificaciones propuestas en la institución.

Una de las variaciones más importantes en materia registral se centra en que los hijos llevarán desde ahora como primer apellido el de la madre o el del padre, cuando la antigua ley indicaba que cuando el hijo era reconocido por ambos progenitores debía registrarse con el del hombre en primer lugar.

“No importa si nació con anterioridad, a partir del lunes inscribimos bajo el amparo del artículo 64 del nuevo Código Civil”, aseguró Julieta Mazzoni, asesora letrada del Registro Civil y una de las encargadas de la redacción del flamante manual junto con personal de la dirección de Derechos Humanos y Acceso a la Justicia del Poder Judicial provincial.

Para la abogada es fundamental que los padres lleguen a las oficinas del Registro Civil con una elección tomada sobre cuál va a ser el apellido que va a llevar el pequeño en primer lugar. “Lo ideal es que se pueda llegar a un acuerdo en la intimidad de la familia”, destacó la mujer. Pero en el caso en que los padres concurran a la institución sin tener una decisión tomada, el oficial de justicia procederá a realizar un sorteo.

“Es muy simple. El oficial anota en dos papelitos el apellido uno y el apellido dos por orden alfabético y el que sale primero va en primer lugar. A partir de esa instancia los padres pueden elegir que lleve sólo uno o que le incorporen el otro”, detalló Mazzoni a la vez que informó que el sorteo va a quedar debidamente garantizado en un acta que será firmada por los progenitores.

En todos los casos la inscripción de los menores deberá realizarse antes de que pasen 40 días del nacimiento, pero si no lo hacen en el Registro se los inscribe de oficio con el apellido de la mamá y sólo con filiación materna porque corresponde a los datos que se brindan en el hospital donde se realizó el parto.

“Cuando estos papás van al Registro Civil y se enteran que hay una partida, se van a tomar diferentes determinaciones en cada caso en particular”, explicó la asesora.

Una posibilidad se abre cuando viene una mamá a anotar a su hijo y, a pesar de que se le pregunte, no quiere suministrar los datos del padre. Así el pequeño queda anotado con la filiación y el apellido de la madre.

“Pero si el padre se entera, tiene que venir a hacer un reconocimiento al Registro. Se trata de un trámite administrativo que lleva más tiempo y esa filiación, en el caso de no estar casados, se determina en segundo lugar”, relató la experta. En ese caso se le informa al papá que el hijo va a permanecer con el apellido materno e igualmente se va a incluir la filiación paterna.

“Lo que sí puede hacer ese padre es acordar con la mamá y puede venir con ella o con un acuerdo firmado que diga cuál va a ser el apellido elegido y nosotros lo anotamos en consecuencia”, recalcó la abogada. “Pero en el supuesto de que haya un desacuerdo permanece el materno”, añadió.

La situación es diferente si los padres están casados. “Si los papás estaban casados y nosotros lo inscribimos de oficio sólo con la filiación materna, puede venir la mamá o el papá con una partida de matrimonio, explicar que se le pasó el plazo y allí opera una presunción legal de paternidad”, diferenció.

Por esta razón la filiación paterna no se determina en segundo lugar, sino que había una presunción que era desconocida por el Registro. “Ahí ambos se van a tener que poner de acuerdo en el orden de los apellidos y si llevará los dos o sino procedemos a hacer el sorteo”, señaló la letrada.

Ante estos cambios Mazzoni estimó fundamental diferenciar apellido y filiación, ya que son aspectos distintos. “Porque genera miedo pensar que si hay un niño sólo con el apellido de la mamá, significa que no tiene papá, pero no es así sino que involucra atravesar un pensamiento errado que era patriarcal. El apellido no afecta a la calidad de hijo, ni al vínculo filiatorio de mamá y papá”, subrayó.

Por otra parte, ella aclaró que las reglas con relación al apellido van a empezar a regir para los primeros hijos de las parejas, ya que si hay hijos anteriores deben continuar con el mismo apellido para mantener a todos los hermanos anotados de la misma forma.

Matrimonios y uniones
Un segundo tema de relevancia para la institución son las modificaciones en los requisitos de los matrimonios y la incorporación de las uniones convivenciales.

“Desde la perspectiva del Registro Civil para los matrimonios se modifican los requisitos, antes se pedían certificados médicos prenupciales que ahora no son necesarios”, contó Mazzoni. En cambio se incorpora como requisito de las partes las partidas de nacimiento certificadas, que tienen una validez de seis meses. “Eso nos permite garantizarnos que estas personas tiene capacidad para establecer matrimonio”, señaló la abogada.

Además si así lo deciden pueden presentar una convención matrimonial (en la que se detallan donaciones de bienes, enunciaciones de deudas, entre otros) que se realiza mediante escritura pública.

“Si cuentan con este documento se les va a preguntar si optaron por el régimen de separación de bienes o de comunidad”, adelantó a la vez que aseguró que las personas ya casadas también pueden celebrar una convención matrimonial por escritura pública y concurrir al Registro para que quede asentado.

En cuanto a las uniones convivenciales, la letrada detalló que se trata de un vínculo “que se establece entre dos personas, no importa el sexo, tienen que compartir un proyecto de vida en común, tener una convivencia pública, notoria, estable que lleve por lo menos dos años”. Cumpliendo estos requisitos si las personas desean formalizar esta unión pueden acudir a cualquier oficina del Registro con dos testigos.

“Se les lee el artículo 510 del Código Civil con los requisitos y se los anota en un nuevo libro que tenemos”, explicó. Los requisitos son similares a los de los matrimonios pero como diferencia se exige que las personas tengan 18 años cumplidos, cuando una persona de 16 puede casarse con el consentimiento de sus padres.

Además los convivientes pueden acompañar un pacto de convivencia. “Se trata de un escrito simple en el que no interviene escribano y se puede hacer en la casa. Es mucho más amplio que el documento matrimonial y puede regular una gran cantidad de cosas. Por ejemplo qué sucede si hay ruptura en casos de bienes comprados en común, entre otros”, especificó la experta.

“Esta nueva figura es muy positiva porque se protege a las personas que en muchos aspectos han estado desprotegidas”, remarcó la mujer y aclaró que igualmente se seguirán entregando certificados de convivencia, ya que no necesariamente se aplican a las parejas, sino a otro tipo de vínculos por cuestiones de seguridad social o seguros.

 

Nueva filiación

Anteriormente en el Registro Civil se reconocían dos tipos de filiaciones: por consanguinidad y por adopción, pero a partir del lunes se incorporará un tercer tipo por las técnicas de reproducción humana asistida.

En este tercer caso los padres deberán dejar asentado en el Registro Civil el consentimiento informado que firmaron cuando se dispusieron a concebir a un hijo por estos métodos.

Estos datos se incorporarán al certificado médico de nacimiento del niño que será guardado en la institución a perpetuidad, pero jamás constará en la partida de nacimiento. “Es información completamente íntima, lo único que hace el Registro es guardarlo por si en un futuro necesitan recurrir a eso pueden solicitarla”, remarcó Julieta Mazzoni, asesora letrada del Registro Civil

 

Mirada sociológica

Para la socióloga Graciela Burgardt, el artículo del nuevo Código Civil que permite a los padres colocarle a sus hijos el apellido en cualquier orden se trata de un reconocimiento de derechos.

“Por un lado, por el derecho del niño a la identidad y por el otro, por el derechos de las mujeres inmersas en una sociedad patriarcal”, manifestó. Según su visión, se corresponde con una importante lucha, no sólo de las mujeres sino de las sociedades occidentales.

Desde lo sociológico considera fundamental observar cómo este nuevo código influirá en la realidad social. “Porque no es fácil que el varón entregue o seda ese privilegio o esa posibilidad que tenía. Creo que hoy todavía no tenemos una igualdad entre los sexos en muchos aspectos y que en este tipo dimensiones se va ir reflejando”, señaló la mujer para quien hará falta esperar uno o dos años para comprobar cómo se va organizado las mujeres y varones en este aspecto.

FUENTE;

Prohíben llamar ‘Messi’ a bebes nacidos en Rosario

[Visto: 425 veces]

Prohíben llamar ‘Messi’ a bebes nacidos en Rosario

Utilizar como nombre de pila un apellido resulta confuso a la hora de hacer el registro civil en la burocracia de Argentina.

Prohíben llamar 'Messi' a bebes nacidos en Rosario Hay un caso que haría de precedente en Río Negro (Foto: AFP)

El director del Registro Civil de la provincia de Santa Fe, Gonzalo Carrillo, señaló hoy que está prohibido poner como nombre de pila ‘Messi’ a los recién nacidos en Rosario, la ciudad natal del astro argentino.

El funcionario señaló que está “prohibido por ley”, porque puede generar confusión, afirmó a la Radio 2. Esta aclaración se debe un precedente ocurrido en la provincia de Río Negro, donde el hincha Héctor Varela consiguió el permiso para nombrar a su hijo ‘Messi’ de apenas dos semanas de vida.

El neonato sería la primera persona en toda Argentina en llevar ese nombre.

Metro Peru

Martes 09 de septiembre del 2014, 15:33

Sigue leyendo