Conversación con Steven Levitsky sobre los partidos políticos en el Perú (III): Susana Villarán y los dilemas de Fuerza Social

Carlo Magno Salcedo y Stevens Levitsky. Lima, 26 de noviembre de 2010. Fotografía: Ruth Agüero Collins
Fotografía: Ruth Agüero Collins

El 26 de noviembre de 2010, entrevistamos al profesor de la Universidad de Harvard Steven Levitsky. La conversación giró en torno a los partidos políticos en el Perú. Tras la edición correspondiente de la larga conversación, produjimos seis videos. Esta es la reseña de la tercera parte (aquí la primera parte y aquí la segunda), en que tratamos sobre el triunfo electoral de Fuerza Social en la Municipalidad de Lima Metropolitana, su significado para la izquierda peruana, así como sobre los dilemas y el devenir de dicha organización política.

¿FUE EL TRIUNFO DE SUSANA VILLARÁN UN TRIUNFO DE LA IZQUIERDA?

Siguiendo con Fuerza Social, que fue el fenómeno de las pasadas elecciones municipales, soy de los que creen que el triunfo de Fuerza Social en Lima fue básicamente el triunfo de Susana Villarán. Por tanto, creo que la izquierda peruana se emocionó demasiado con ese triunfo porque pensó que era un triunfo de la izquierda, cuando realmente fue el triunfo de una candidata muy carismática, que supo mover muy bien sus fichas en la mayor parte de la campaña electoral (aunque creo que su última semana fue catastrófica y eso casi le costó perder las elecciones). Entonces, el triunfo de Villarán no implica el renacer de la izquierda, menos aún de la izquierda más tradicional.
Levitsky comparte mi planteamiento, con un par de matices. Primero, es cierto que es una victoria de Susana y no de la izquierda; pero su triunfo se debe a que ganó en los conos [los distritos de la Lima emergente o provinciana] o sectores populares. Según él, la gente que estaba más dispuesta a votar por ella era aquella que sentía que no se estaba beneficiando de la democracia o del modelo económico; es decir, hubo un voto crítico [que favoreció a Susana]. Por el contrario, los votantes de Lourdes [Flores Nano] eran de Magdalena, de Lince, de Surco; gente básicamente contenta con el rendimiento de la democracia y del modelo económico. Segundo, continúa Levitsky, no es un triunfo de la izquierda pero si es una oportunidad para la izquierda. Es la primera oportunidad en veinte años para construir algún tipo de fuerza de izquierda.

Al respecto acoto que ello, sin embargo, implicaría construir una izquierda no a partir de organizaciones que no son liberales políticamente o que les cuesta deslindar [con opciones antiliberales], sino a partir de organizaciones que están más en la línea de Fuerza Social [Levitsky manifiesta su conformidad con esta idea].

LOS DILEMAS DE FUERZA SOCIAL

A propósito de lo anterior, le planteo a Levitsky que Fuerza Social estuvo muy presionado internamente para hacer una alianza con Alejandro Toledo, que al final no se concretó. Muchos creen que ello fue un gran error [incluyendo a mucha gente dentro de Fuerza Social, como acota Levitsky]. Al respecto, incluso creo que la gente que apostaba por la alianza con Alejandro Toledo, no se salió del partido para irse con Toledo debido a que los cronogramas electorales ya no se lo permitían.

De otro lado, señalo mi escepticismo con esa idea de Fuerza Social de construir un partido a partir de la CONVERGENCIA de diversos movimientos regionales, los cuales no obstante mantienen un grado muy alto de autonomía respecto del partido; de modo que tales movimientos “están y no están en el partido”, como creo que pasa con Vladimiro Huároc, líder del movimiento Convergencia Descentralista, de la región Junín.

Fuente: www.elcomercio.pe
La eventual alianza de Fuerza Social con Alejandro Toledo tenía muchas ventajas y una sola desventaja para ese partido: perder un poco su imagen de nuevo y diferente

Continúo manifestando que ahora el riesgo es que Fuerza Social no consiga una bancada en el Congreso y pierda su inscripción. De ocurrir ese escenario, le pregunto a Levitsky, qué podría pasar con este partido.

Levitsky contesta señalando que es cierto lo que digo respecto de la precariedad de Fuerza Social como partido. Sin embargo, acota que siempre es muy difícil construir un partido y, en la historia, la gran mayoría de partidos que nacen mueren pronto, mueren antes de establecerse; más aún en un contexto como el peruano, donde no hay partidos y donde las condiciones para construir partidos sólidos están ausentes. Entonces, tener lo que tiene Fuerza Social, que es un equipo en Lima y alianzas en tres, cuatro o cinco regiones, es más que lo que tiene Toledo o Solidaridad Nacional; es por lo menos algo de un proto-partido. Lo más probable, viendo la historia, es que muera, pero por lo menos están haciendo el esfuerzo.

Respecto del debate interno de hacer o no hacer alianza con Toledo, Levitsky señala que era una decisión muy difícil, apurada por los tiempos electorales y con riesgos por ambos lados. De todos modos, tienen Lima y si les va mal con candidato propio, que es lo más probable que ocurra, saben que tienen que gobernar bien en la capital, que ahora es mucho más importante que tener una bancada propia en el Congreso, ya que 2011 no es el año de Fuerza Social. Si están en Lima, pueden mantener su organización y su imagen, van a estar en el debate nacional y, si pierden su inscripción, no será difícil recolectar las firmas necesarias para reinscribirse. Entonces, no sería el fin del mundo para Fuerza Social.

VENTAJAS Y DESVENTAJES PARA FUERZA SOCIAL DE UNA ALIANZA CON TOLEDO

Por mi parto, hago hincapié en que, de todos modos, a Fuerza Social le convendría que gane Alejandro Toledo ya que, de un lado, este ha dejado la puerta entre abierta y, de otro lado, no le será un presidente hostil, como si lo sería, por ejemplo, Luis Castañeda. Preciso que en mucha ocasiones, el éxito de los alcaldes de Lima Metropolitana depende de su relación con Palacio de Gobierno.

Al respecto, Levitsky señala que hay tres ventajas grandes de una alianza con Toledo. Primero, lo que yo señalé acerca de de tener un aliado en la presidencia. Segundo, que les garantiza una bancada en el Congreso (ya que Fuerza Social es capaz de poner una lista de congresistas de lujo), que levantaría su imagen nacional. Tercero, en un contexto en que hay muchos sectores no liberales en la política peruana, le conviene a la democracia peruana y a Fuerza Social que gane un demócrata el 2011 y Toledo, con todos sus problemas, ha demostrado ser un demócrata. Sería entonces bueno que Fuerza Social pueda ayudar a ganar a un demócrata, considerando que la del 2011 no será cualquier elección, ya que vemos que el fujimorismo es una fuerza muy dispuesta a romper con las reglas del juego democrático y Humala también [respecto del fujimorismo, Levitsky señala que él prefiere ver el comportamiento histórico de los gobiernos, y sabemos lo que ha hecho el fujimorismo, y muy pocos fujimoristas han hecho autocrítica sobre lo que pasó en los noventa; por tanto no apostaría por un cambio en ellos].

De otro lado, Levitsky señala que el riesgo o costo de una alianza con Toledo es que Fuerza Social ahora tiene una ventaja: tener imagen de nuevo, diferente y con manos limpias. Toledo, a pesar que su gobierno no fue tan corrupto, es considerado un político más; no es amado en el Perú y si gana, que puede ganar, será por ser el mal menor, no porque es querido. Entonces [para Fuerza Social], asociarse con Toledo es un poco perder su propia identidad como una fuerza nueva y distinta. Es un costo difícil de medir, pero es lo que parece haber primado en su decisión.

VIDEO 3 de 6

Puntuación: 5.00 / Votos: 5

Comentarios

  1. Walter Perez escribió:

    Organicemos en el PERU, el "Partido de Dios". El que sirve al Pueblo sirve a Dios. El que sirve a su Prójimo sirve a DIOS. No existe Partido Político más Poderoso que el “Partido de Dios”. Un Partido político de hombres y mujeres CRISTIANOS.

  2. Juan Domingo Pereyra escribió:

    Disculpa….pero creo que sería el partido más sectario y fanático que podría existir. No creo sea tampoco un partido ecuménico; y dónde quedan los ateos , los agnósticos, y los practicantes de religiones no cristianas? Acaso Monseñor Cipriani será el Secretario General del Comité Central?.

  3. cmsalcedo Autor escribió:

    Estimado Walter, lamento discrepar contigo, pero estamos en un Estado laico y creo que no es oportuno mezclar las cosas mundanas de la política con las sacras de Dios. Como decía Jesucristo: dejad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*