La “oferta política” en el Perú. A propósito del debate sobre la reforma política

Heduardo, Perú 21, 28 de febrero de 2005

Hace algún tiempo (en la tercera semana de abril pasado) se generó una interesante polémica en el blog de Carlos Meléndez, (a) el Jorobado de Notre Dame, a propósito de sus post “Cómo acabar de una vez por todas con los ‘balances’ de la izquierda” y “En busca del elector desconocido”. En dicho debate incorporé a la discusión el asunto de la “oferta política” en el Perú y propuse una idea que me ha estado dando vueltas hace bastante tiempo, respecto a la crisis del sistema político en nuestro país: que el principal problema en el Perú no está en el electorado (los “consumidores” o “demandantes” de la oferta política) sino en los partidos (los generadores de la “oferta política”).

Me explico, existe cierto “sentido común” impuesto por determinados sectores de la opinión pública que han insistido hasta el hartazgo en la idea de que “los peruanos no sabemos votar” —de allí que, según esta postura, a fines de los 80 hayamos votado por un perfecto desconocido como Fujimori y que en las pasadas elecciones casi haya ganado Ollanta Humala, considerado por algunos como un “antisistema”— o que “no tenemos memoria histórica” —amnesia que hace que elijamos a políticos que se supone estaban muertos políticamente por haber realizado lamentables gestiones cuando tuvieron la oportunidad—, lo que explicaría la pésima calidad de nuestros representantes. Muchos “analistas” y “líderes de opinión” repiten como loros esas ideas.

Alberto Fujimori, el 10 de junio de 1990, día en que ganó las elecciones a pesar de ser un desconocido en política. Fuente: BBC Mundo.com

A mí me parece que tales ideas son interesadas y falsas. Son interesadas porque lo que pretenden es trasladar la responsabilidad por la pésima calidad de nuestra clase política a los ciudadanos o electores; como si los miembros de esa clase política (partidos, parlamentarios y gobernantes en general) no tuvieran nada que ver con su lamentable performance y, más bien, como si toda la culpa la tuvieran esos “peruanos ignorantes” que, “arriados como mulas por el voto obligatorio”, no saben votar, no ejercen un “voto informado” y deciden su voto a último momento o en la cola. Y son falsas porque lo evidente, por el contrario, es que el problema de la mala calidad de nuestros políticos está en los propios políticos, por lo que, finalmente, los peruanos no tenemos por quién votar, ya que los “partidos” compiten por ser uno peor que el otro, y terminamos votando por el “menos peor” o el “mal menor”.

Utilizando una metáfora económica, los peruanos vamos al mercado a comprar papas (que, en nuestra metáfora, constituyen nuestro alimento fundamental, como el arroz para los chinos), pero todas las que encontramos están malogradas, pasadas, podridas o con gusanos; pero como de todos modos tenemos que comprar papas, escogemos las que parecen menos malas. Siendo así, la solución al problema de nuestro “mercado político” no está en que los peruanos aprendamos a escoger mejores papas, sino en que lleguen al mercado papas de mejor calidad. Es decir, el problema no está en la “demanda política”, ni en los “consumidores políticos” (los ciudadanos en tanto electores), sino en la “oferta política”, es decir, en los partidos políticos en tanto generadores de propuestas políticas y en tanto maquinarias que permiten el acceso a los puestos de poder político de cierto tipo de candidatos.

Politólogo Martín Tanaka, “chino” de risa. Fuente: agenciaperu.com

Respecto a la cuestión planteada sobre la oferta política, Martín Tanaka, uno de los más destacados politólogos de nuestro país, en su artículo del 27 de mayo “Aportes al debate sobre la reforma política”, publicado en su blog y también en Perú 21, considera lo siguiente [los textos entre corchetes son anotaciones mías]:

“A mi juicio, el núcleo del problema [sobre la representación política] está en la oferta política, en la manera en que los partidos reclutan y presentan candidatos. Ellos no cuentan con cuadros de calidad suficientes e incorporan a sus filas a personajes sin lealtad ni experiencia, quienes asumen la política como una aventura personalista.”

Siguiendo el razonamiento de Tanaka, el director de Perú 21, Augusto Álvarez Rodrich, en su columna del 29 de mayo “Oferta política. El problema principal del Congreso son los congresistas” considera que:

El principal motivo de la escasa reputación del Congreso peruano es la poca calidad de sus integrantes. Ahí abundan, lamentablemente, incompetentes, mediocres, hueleguisos, prepotentes, fanfarrones, figurettis, y también hay -¡ay!- corruptos. (…) no se puede generalizar y… en este Congreso hay parlamentarios que -al margen de su ideología- son personas íntegras, valiosas y decentes. Pero esas no son, lamentablemente, la mayoría, la cual es francamente impresentable.

En este sentido [continúa Álvarez Rodrich], coincido con Martín Tanaka en que la solución principal del Congreso pasa por mejorar la ‘oferta política’, la cual incluye la confección de la lista de candidatos. Mientras esta se siga conformando con gente cuya principal virtud para estar ahí es el favor político o poner plata para la campaña del candidato presidencial -cualidades que podría reunir un narcotraficante, por ejemplo-, ninguna propuesta será verdaderamente útil. Para ello, es vital la responsabilidad del líder de cada partido.”

Ollanta Humala en campaña, en algún lugar de la sierra

Ahora bien, ¿qué hacemos para que mejore la “oferta política”? ¿Las propuestas de reforma que se han puesto en la agenda parlamentaria (voto voluntario; bicameralidad; renovación por tercios del Congreso; vacancia, renuncia y revocatoria de congresistas; o separación de la fecha de las elecciones presidenciales de las parlamentarias), contribuirán en algo a ese cometido?

Considero que la tarea de mejorar las papas de nuestro mercado político, será en lo fundamental el resultado de la acción regeneradora de nuevas generaciones de ciudadanos que, como semillas buenas, den nacimiento a nuevos partidos políticos, o que, “tomando por asalto” el poder dentro de sus partidos (los actuales productores de malas papas), los transformen en buenos productos políticos para el país. Y para lograr esa acción regeneradora, más que una reforma política lo que se requiere es la acción social de los buenos ciudadanos que se decidan a dar el salto a la política y emprendan la construcción de verdaderos proyectos políticos para el Perú del siglo XXI.

¿Significa ello que nada se puede hacer por mejorar la calidad de nuestra “oferta política” a partir de la reforma política? No necesariamente. Sin negar que el proceso regenerativo de la política que requiere con urgencia nuestro país, será un hecho social más que jurídico-político, es decir, que dependerá más de la acción organizada de los ciudadanos, que de las reformas en las leyes que regulan el sistema político; es indudable que hay reformas que se presentan como necesarias para que ese proceso social se acelere o consolide.

Augusto Álvarez Rodrich

En tal sentido, coincido con Álvarez Rodrich cuando señala que los temas de reforma que están en la agenda no apuntan “al problema central: cómo tener buenos congresistas, es decir, honestos, hábiles y con capacidad de representar a la población. O sea, lo que no sobra ahora.” También coincido en lo fundamental con Tanaka, quien considera que estas propuestas están mal encaminadas, ya que:

“En cuanto a la renovación de la representación, nada asegura que los nuevos congresistas sean mejores que los otros; con el agravante de que la renovación puede crear problemas de gobernabilidad (no solo no resolvemos nada, sino que creamos problemas nuevos). En cuanto al voto facultativo, se olvida que los países que lo tienen consideran que este crea problemas de legitimidad y representación, no los soluciona. Y buscar concentrar el voto en los grupos más grandes no necesariamente mejorará la representación ni reducirá la fragmentación; (…) ¿Qué hacer, entonces? Todo aquello que fortalezca las organizaciones partidarias, que apunte a crear una carrera política (de una manera similar a una carrera pública), eliminar el voto preferencial, fortalecer la democracia interna, articular el nivel nacional con el regional y distrital, otorgar financiamiento público específicamente para fines de capacitación, entre muchas otras cosas.”

Sin embargo, tengo una observación respecto a la propuesta de Tanaka de eliminar el voto preferencial. Creo que la misma únicamente puede darse si y sólo si previamente se asegura de verdad la democracia interna de los partidos políticos; para lo cual debe, incluso, evaluarse la posibilidad de que las elecciones internas de los partidos sean organizadas por la ONPE y juzgadas por el JNE, ya que es el único modo de garantizar que las “oligarquías partidarias” no acomoden los procesos de democracia interna a su gusto.

Si se elimina el voto preferencial sin haberse asegurado antes la pulcritud de los procesos electorales al interior de los partidos, lo único que se fortalecerá será a las cúpulas partidarias, que podrán armar a su antojo las listas de candidatos, quitándole a los ciudadanos el único elemento correctivo que, en este contexto antidemocrático, tienen a su alcance: la posibilidad de que puedan modificar la conformación de esas listas haciendo uso del voto preferencial.

Finalmente, debo insistir en mi convicción que las reformas legales destinadas a fortalecer a los partidos, ciertamente, podrán coadyudar a mejorar la “oferta política”; pero que lo fundamental para lograr ese objetivo está en la acción organizada de los buenos ciudadanos, especialmente de las nuevas generaciones, que superando su “asco” por lo político, se involucren decididamente en su quehacer y se conviertan en una nueva élite política: responsable y capacitada, honesta y virtuosa, puesta al servicio del interés general y no de mezquinos intereses particulares. Si esto último no ocurre, no habrá reforma legal que permita que nazcan buenas papas para nuestro mercado político.

Caricatura del genial Carlín, pertinente para la ocasión

 

AMPLIACIÓN GRÁFICA (30/jun/2008): He encontrado las siguientes viñetas de MAFALDA que están pintaditas para la ocasión. ¡SOS GENIAL QUINO!

Puntuación: 4.74 / Votos: 80

Comentarios

  1. Velasco escribió:

    En el Perú todos los partidos son malos o traidores y no representan al pueblo. El APRA ha traicionado al pueblo aprista al aplicar el programa de la derecha, el Nacionalismo y UPP son una mescolanza ideológica y un caos de organización, el Fujimorismo solo existe para intentar salvar al genocida Fujimori, la Derecha es muy débil y dividida, y hay otros partidos que ya ni cuentan como Perú Posible o Acción Popular, la izquierda que está fuera del congreso no pasa del 0.5% y está anquilosada en el pasado como los dinosaurios. Entonces, para qué fortalecer a esos partidos? por qué mejor no los borrarmos del mapa de una buena vez? No sería mejor aprobar medidas para favorecer que salgan nuevos partidos desde las regiones? Claro que sabemos que estas medidas no sería aprobadas por este congreso lleno de mediocres y oportunistas.
    Pero sabemos

  2. cmsalcedo Autor escribió:

    Estimado Velasco, ciertamente, la crisis de representación de los partidos políticos ocurrida a fines de los 80 e inicios de los 90 no ha sido superada; y tanto los partidos de entonces que lograron sobrevivir, como los nuevos partidos están, en términos generales, alejados de sus representados. Por ello afirmo que el fundamental es la mala calidad de nuestros políticos.

    Sin embargo, el pésimo performance de los actuales partidos, no significa que el sistema político no necesite de partidos. En tal sentido, compartiendo tu sentimiento, creo que es necesario que surjan nuevos partidos, pero que en su proceso de conformación lleguen a constituirse en auténticos canales de representación ciudadana (que sean ideológicos y programáticos, con una amplia base de cuadros políticos, y no sean meros aparatos electorales).

    Para ello, como lo señalo al final del post, aunque algunas reformas legales pueden contribuir, creo que lo más importante está en la voluntad de los ciudadanos honestos que, superando su "asco" por la político, funden nuevos partidos y se conviertan en una nueva élite política: responsable y capacitada, honesta y virtuosa, puesta al servicio del interés general y no de mezquinos intereses particulares.

  3. tito huicsa huaman escribió:

    Tanto se hablado al respecto, doctrina versus decisiones apasionadas, referidas a cuales deberian ser los linderos por los cuales el Perù, tendrìa que "encaminarse" y dirigirse a reformas concretas, que hagan viable una sociedad, en la que las que el ordenamiento jurìdico, no sòlo quede en algunos escritos; sino que, expresen el verdadero ideal por los cuales, Juan Pablo Vizcrado y Guzamàn, expreso en algùn momento. si bien es cierto que cuando se nos plantea la siguienete cuestiòn:¿ CÛAL DEBERÎAN SER LAS REFORMAS A PLANTEARSE; PARA QUE LA ACTUAL SITUACIÔN POLÎTICA; cambie de alguna manera, teniendo como eje principal, en todas sus decisiones al ciudadano?; pues; bien; al hacer referencia a las reformas, èstas son enmarcadas en un nivel del tipo ontològica, ya que de por medio, està todo ese inmenso conjunto q es la sociedad, y hacia ella, tienen que estar dirigidas las propuestas polìticas.la democracia dentro de los partidos polìticos es un atisvo de iluminicidad por los cuales, se tomarìa mas en serio la inclusiòn de la ciudadanìa, y no "a dedo" como se suele hacer, asì como la reforma, en cuanto a la mayor articipaciòn de la sociedad, si y sòlo si, este regulada por marco jurìdico que la presente como viable, y no "como un mero formalismo". son pues, muchas las directrices a señalar, aunque sin embargo, todas ellas orientadas a un sòlo vèrtice: inclusiòn de la ciudadanìa en la injerencia y toma de decisiones, ha de ser el derrotero por el cual, fluya el accionar polìtico social.

  4. rodolfo escribió:

    al leer estos articulos me emociona ,saber que hay gente que piensa como yo, de lo desastrozo de nuestros gobernantes,de nuestra sociedad, y escribe la verdad…rodolfo

  5. Josimar Banda escribió:

    Estoy de acuerdo, que se debe hacer una reforma dentro de los partidos politicos y la forma de elegir a sus candidatos, ya que si estamos en una democracia no puede ser posible que lo elemental en esta no se cumpla en los partidos políticos. No puede ser posible que haya partidos que aparecen en una eleccion y desaparecen cuando se termina la eleccion. Entonces de que estamos hablando para mejorar la oferta politica, cuando no hay estabilidad y seriedad en los partidos politicos. Hay que ponernos a pensar respecto a este punto, ya que los partidos políticos son la base para promover la gobernabilidad. Además renovar la vision que tienen los partidos políticos ya que parecen partidos que se han quedado rezagados en el tiempo, no hay innovacion, no hay ideas nuevas para que las personas (y especialmente los jovenes) se interesen en la política. Pero creo yo, como joven que soy, que un factor importante es la calidad en la educacion, que podemos esperar si jovenes que salen del colegio no se comprometen con su deber ciudadano, con participar en la política porque piensan que la politica es sucia, y no se dan cuenta que ellos mismos pueden cambiar esta situacion. Hasta cuando los gobiernos van a preocuparse por fin de manera seria por la educacion, por subir el presupuesto hacia la educacion, por promover y ejecutar politicas publicas que mejoren la educacion y no para salirse del paso. Si mejoramos ese aspecto van a ver más jovenes que salen del colegio con ganas de integrar un partido y participar activamente dentro de la política. Creo que mejorar en este aspecto (la educacion) va a hacer que surjan nuevas generaciones que a su vez se interesen por lo publico, por los problemas que surjan en la sociedad, que se comprometan con la busqueda del bien comun. Creo yo que la reforma politica es fundamental, sin olovidar tambien que debe haber una reforma radical en la educacion, por que estas dos se complementan y si una de ellas no funciona no va a funcionar nada. Saludos.

  6. cmsalcedo Autor escribió:

    Estimada Josimar,

    Coincido contigo en la importancia de mejorar la calidad educativa en nuestro país. Si no ocurre una verdadera reforma en la calidad de la educación (ya no sólo en el acceso), el desarrollo de nuestro país seguirá postergándose. Es la educación lo que puede garantizar que las nuevas generaciones de peruanos sean de verdad ciudadanos (no sólo en la exigencia de derechos, sino en el cumplimiento de los deberes cívicos: la denominada "cultura cívica) y, a su vez, sean personas emprendedoras y capaces de generar riqueza y bienestar.

    Ahora bien, para que los gobiernos se ocupen de ese tema, se requiere de una nueva élite política, auténticamente comprometida con servir al país y no en servirse de él (como lamentablemente ocurre con nuestra actual clase política), que asuma las riendas del Estado.

  7. Hernando Gastón Mejía Tamariz escribió:

    Sobre:
    "La oferta política en el Perú" y "… la reforma pólitica".
    Tratando de participar en la discusión de como mejorar la oferta de candidatos y proponer las reformas electorales del caso. Digo al respecto,empleando la terminología económica, que los representantes elegidos (tal cual producto elegido por los consumidores en el respectivo mercado) son aquellos que obedecen a las fuerzas (políticas) de la oferta y la demanda política. Así que si queremos buscar responsables de la calidad del producto elegido, no son otros si no los ciudadanos electores (demandantes) y los partidos políticos(generadores de la oferta de candidatos.

    Siendo así las cosas, la solución al problema esta en mejorar las calidad de los demandantes y de los ofertantes; para mejorar el producto elegido. En este orden de ideas; comencemos por investigar e identificar las razones principales que determinan la acción pólitica de los ciudadanos y de los partidos políticos; en épocas electorales y no electorales.A respecto; y yendo a la solución del problema, propongo que todos lleguemos a entender la dinámica de desarrollo de la sociedad peruana y mundial para poder entender los problemas electorales y no electorales de nuestro país, bajo la luz de ciencia.

    Debo agregar mis felicitaciones por esta forma de debate; que en principio, contribuyen al avance del conocimiento social.
    Atentamente, Hernando Mejía Tamariz (Alumno del Curso Derecho Electoral. Facultad de Derecho y Ciencias Políticas.UNMSM).

  8. Luz Elizabeth Cabrera Gonzales escribió:

    Viene a mi mente un artículo que leí hace unos meses en el blog de Martin Varsavsky , profesor y empresario influyente en España, sobre el tema en cuestión , ahí se afirmaba que”en España creo que el problema no son los políticos sino el votante medio que quiere preservar el statu quo”, con esto se podría polemizar y tendríamos tema para pasarnos largas noches con café. Es que acaso los políticos españoles son mejores que los políticos peruanos? Uhmm, entonces surge otra pregunta, ¿Los españoles, están felices con sus gobernantes?….es mejor no comentar para evitar líos internacionales, en todo también, tendríamos que aceptar el comentario de varios políticos peruanos y de cualquier parte del mundo cuando afirman que son los ciudadanos, los electores que no les interesa la política y que siempre eligen lo malo. En este punto para no caer en preguntas existenciales, cabe perfectamente el dicho que “cada pueblo tiene los gobernantes que se merece”, pues son hijos de la misma patria, aunque de vez en cuando lo dudemos, son producto de la amalgama de costumbres, tradiciones, vicios y virtudes de nuestra nación, los elegidos, en ese mercado(para hacer la misma analogía que usted menciona, de la papa) está a gusto del consumidor que por lo variopinto que se ve, es el peruano de a pie quien escoge, ojo que en la mayoría de los casos no escoge lo mejor porque no sabe exactamente cual es mejor, o escoge lo que ya conoce porque tiene miedo experimentar, o escoge lo desconocido porque quiere cambiar, pero en su concepto así de primario y simple, al más estilo de cara o sello, , este o ese, a la yan quen po, no se plantea organizar una protesta para que nadie compre papa porque no son de buena calidad, al contrario, el ciudadno se acomoda a la situación porque la olla y el estómago esperan, así con esa misma conclusión el peruano frente al ramillete de candidatos no es capaz de organizar antes de las elecciones, jornadas de protestas (pacíficas con pancartas de colores, si suena mejor, tipo festirock) ante el jurado nacional de elecciones para que anule las candidaturas, como sabemos eso no se podría hacer porque lamentablemente todos los candidatos cumplen todos los requisitos que manda la ley para postular a un cargo, entonces, ¿qué?, ni siquiera se podría hacer lo que se hace en los vapuleados concursos de belleza, salvando las distancias, donde los o las concursantes pasan por varias entrevistas, desfiles con diferente vestuario, maquillaje y cuestionario incluido ante el jurado que de 200 escoge solo 20 finalistas, que se supone son las o los mejores, siempre hay duda, más aún si queda alguna con cierta confusión sobre el confusionismo, o también nos preguntamos ¿admitimos la contraparte, aceptando que es el elector el que no sabe escoger?. Pienso que nuestros políticos son made in Peru, en este Perú que amamos, el Perú nuestro, el Perú que tiene un potencial enorme en los jóvenes y niños, quienes ahora son testigos de todas las incongruencias y metidas de pata de los padres de la patria, son testigos presenciales y objetivos de toda la corrupción y mala elección que hemos hecho esta generación votante, y también son espectadores de la “rueda del hambriento” que cada gobierno ha dejado, jóvenes y niños que están creciendo, sí, oiga usted, está creciendo y se están formando, bajo este mismo techo. En eso coincidimos, hay que educar desde abajo, desde las guarderías y escuelas de inicial, para que la misma sociedad arroje más adelante buenos ciudadanos, sin tanta tara mezquina y mísera, somos nosotros no sólo los maestros, sino todos en general los que debemos participar en el cambio formando personas con valores, sin necesidad de formar élites como usted dice, la élites (de cualquier índole y credo) son clasistas y alejadas de realidades, NO élites, sí a la educación para todos , al fin y al cabo de ahí mismo nacen o nacerán los futuros presidentes y padres de la patria.

  9. JUAN RAMON HUAYTA BAUTISTA escribió:

    Siempre me he preguntado ¿Por qué en nuestro país, a pesar de sus riquezas naturales y minerales, los hombres y los pueblos viven empobrecidamente? Un país tan ricamente bendecido por Dios y con gran cantidad de pobreza.
    Si alguien nos habla de política, pensaríamos en corrupción, mentirosos, oportunistas, malvados, etc.; porque ese es el mal concepto de política que hemos venido teniendo hasta hoy. Quizás no tengamos tanta culpa, sino que la dirigencia política que está rigiendo ha sido dañina; y el político no tiene el espíritu de ir a servir, sino que tiene esa gran ambición de tomar el poder.
    Quiero subsumir lo mencionado con las siguientes preguntas: ¿Por qué el peruano promedio cree que la mayoría o la política es corrupta? ¿O es verdad? ¿Por qué nos equivocamos tanto en elegir a nuestros gobernantes? ¿Cuál es el origen real de la inmensa pobreza que hay en el Perú?
    Existe un componente político marcadamente dañino en el Perú a lo largo de nuestra historia; han sido muchos más los gobiernos caudillistas, dictatoriales, y sólo algunos gobiernos democráticos. El caudillismo criollo y el militarismo han sido nefastos. La falta de apoyo a la democracia ha contribuido a una desesperanza por nuestro futuro. ¡Que no nos digan que por el hecho de que en nuestro país se realizan elecciones, funcione la democracia! La verdad es que la gente no se siente representada. Hay una crisis de legitimidad y las autoridades no tienen estabilidad. Y de otro lado las instituciones no inspiran respeto, porque ellas se desacreditan día a día, y también las desacreditan sin piedad a veces sin razón, con un afán muy peruano de crítica destructiva. ¡No todo es negativo!, debemos mirar la realidad desde diversas ópticas.
    Ahora, es muy fácil criticar a los políticos; y lo más triste y de eso estoy convencido, es que si hoy en día se preguntaran el referéndum a los peruanos si quieren que exista el Congreso o que desaparezca, la mayoría y en primera vuelta votaría porque se elimine; sin análisis político o histórico de ningún tipo; y pienso que le iría igual a otro poder del Estado. Por eso, no le fue difícil a Fujimori destruir el sistema de equilibrio de poderes y disolver el parlamento, así controlar otras instituciones del Estado sin que nadie pudiera controlarlo a él y a su gobierno.
    De otro lado quiero identificarme con la siguiente posición:
    Muchas veces e incluso hipócritamente, políticos en sus campañas hablan de Dios, que es él quien pone las autoridades, pero lamentablemente el mundo político que rige hoy en día lo que menos conoce es de Dios. Conocen de religiones y se introducen dentro de ellas para buscar simpatizantes y votos, pero es estrategia lo que han venido haciendo.
    Los seres humanos no tenemos precio porque tenemos dignidad; esa es la verdadera razón por la cual los hombres no podemos vendernos contra nuestros principios. Pero, al margen de los pareceres personales, el libre albedrío o la fe de cada quien, lo que sí hay en nuestro país, es algo muy positivo, que estoy seguro es la reserva moral de este país: un movimiento cristiano impresionante, que trabaja en las conciencias y en la fuerza espiritual de los hombres, en diversos ámbitos. Pienso que hay comunidades cada vez más grandes donde la gente si confía en sus semejantes, donde no se firman papeles, donde el derecho subsume una cultura cristiana que tiene leyes espirituales contundentes.
    Finalmente, los cristianos tenemos el espíritu de sabiduría de Dios, tenemos amor por todos y debemos preocuparnos por ellos ¡Pongamos la Nación en las manos de Dios! Como en la historia de Estados Unidos, George Washington y Abraham Lincoln pusieron por delante la Biblia como el instrumento para ser prosperar a sus naciones y fueron sus pueblos prosperados y cambiados completamente.
    JUAN RAMON HUAYTA BAUTISTA
    Código: 0942732

  10. Rodrigo Valdivia Zamora escribió:

    Evidentemente, Carlo, no es simplemente que el peruano no sabe votar (cosa que a mi parecer sí tiene mucho de cierto, pues ve y regala tasas, polos, lapiceros y de paso una chocolatada con música de los caribeños en el coliseo Amauta y tendrás seguramente muchos electores mencionando lo ¨bueno que eres¨ y la disposición a votar por ti que generaste), están comprometidos y de manera insoslayable aquellos que se han hecho con el derecho único de representación y a los que todos conocemos como partidos, que no son como esos partidos que juegas el sábado en la canchita de tu barrio (aunque cuando las cosas se les ponen feas se pasan la pelota al mismo estilo Ronaldinho). Es pues, como mencionó Schumpeter en su alegoría del mercado donde compara al sistema político con el mercado y son los caudillos como empresarios que marketean su producto (propuestas políticas) con las mismísimas estrategias de las cerveceras y demás a los cándidos consumidores quienes tienen ese medio de cambio que es el voto que lamentablemente no siempre es uno consciente e informado, claramente responsabilidad de los partidos el hecho de que nuestro andar político sea tan mediocre con congresistas ¨mataperros¨, ¨comepollos¨ y con candidatos prácticamente inalcanzables pues como en mi distrito no vi pasar por el parque Kennedy ni una vez a ninguno de los siete o haciendo algún pequeño mitin, pues la precariedad de su discurso y propuestas los aterra y a mí también, y créeme que los reconocería ah claro! si los tengo en el Ejército, en la Arequipa y en espacios que pensé inservibles y recónditos síí ahí están pero ¿en donde están realmente? Felizmente se salvo la av. Pardo. Me pregunto si con lo que han logrado sea justo que estas organizaciones sean las llamadas a gobernar. Como menciona algún acertado en tu blog el reclutamiento personalista y las ofertas, que parecen un saco de papa Noel lleno de demagogia, hacen que el elector pues tenga que orientar su voto mediante la filosofía, que ya es un estandarte de la política peruana, del ¨mal menor¨ y a quien quiera negarlo vaya a dar una vuelta por Higuereta y verá más futbolistas postulando que personas comprometidas y claro si esa es la forma en que se marketean ahora los políticos no nos sorprendamos de ver en las próximas elecciones a Dilgber Aguilar, a Tongo y a Marisol postulando si! Para tomar decisiones en tu distrito, para llevarse las apetecibles dietas… en fin ya empecé a sentir a mi hígado quejarse, dejemos de esperar a que nos toque la puerta un candidato mediático, exhortemos a nuestros políticos a preocuparse por sus proyectos y propuestas, no regalemos más nuestros votos, pues es una de las pocas herramientas de participación que tenemos. Me despido.
    Rodrigo Valdivia Zamora

  11. Judith escribió:

    Cuando voy al mercado a comprar papas, hago lo siguiente: primero, me fijo en todas las variedades que se ofertan y luego de esta observación general tomo mi decisión. Quizá decido comprar la variedad de papa que a menudo consumo; tal vez, alguna que en ese momento me parece la más fresca o bien que combine mejor con la carne que voy a cocinar; por último, siempre cabe la posibilidad de probar algo nuevo. Finalmente elijo una de las variedades. Y en la casa, ¿qué pasa? Los ejemplares de papa terminan su vida terrenal en la boca de los consumidores. Pero ¿las variedades? Siguen existiendo. Cambian un poco con el tiempo (el ser humano las mezcla o les cambia el tamaño o el color), sin embargo, las variedades son algo más constante que los ejemplares.

    Para mí, estos dos niveles se presentan también en la oferta política. Por un lado, tenemos a los partidos políticos (en la pequeña metáfora: las variedades de papa); por el otro lado, tenemos a los políticos y/o políticas (los ejemplares específicos de papa).
    En Alemania, yo tomo mi decisión electoral de la misma manera como compro mis papas. Primero analizo los partidos que hay: puede ser que comparta su base ideológica, quizá me parece muy importante uno de los temas que tocan un su campaña o tal vez quiero ver cómo actúa un partido diferente. Para esta decisión, los políticos y/o las políticas no son tan importantes ya que, al igual que cada papa, en algún momento van a terminar su carrera política. Pero lo que queda, son los partidos. Claro, a veces surgen nuevos partidos o uno ya existente se divide en dos. Pero el fundamento ideológico es más o menos estable.

    En lo que he podido observar de la política peruana, se presenta un panorama muy distinto. Lo importante no son los partidos, sino las personas. Y estas personas, en muchos casos, no parecen ser representantes de un partido o un grupo de personas que comparten un fundamento ideológico. Desde que llegué al Perú – hace siete semanas- he escuchado mucho acerca de Lourdes Flores, Susana Villarán, Alex Kouri, Keiko Fujimori, entre otros. Pero debo admitir que me cuesta vincular a estos políticos con sus partidos correspondientes. Me atrevo a apostar que la mayoría de los peruanos tampoco lo podría hacer. Y, según lo que he visto y escuchado, esto no es muy importante. Los electores votan por la señora Susana porque les parece bien lo que les promete. O votan por Lourdes Flores porque lo que ella dice les parece menos malo que lo que dicen los demás. En pocas palabras, la discusión política peruana se enfoca en los ejemplares específicos (las papas), no en las variedades.

    ¿Por qué es así? Creo que gran parte de la explicación se encuentra en el sistema político: el presidencialismo y la elección directa de candidatos llevan a la personalización de la política. Ello no es necesariamente malo (aunque los peruanos y los alemanes hemos experimentado lo que puede causar la personalización exagerada). Estoy de acuerdo de que para tener “mejores” políticos es necesario tener “mejores” partidos. ¿Y cómo lograr eso? Creo que lo más importante ya se ha mencionado varias veces: la educación y la formación política. Despertar en los jóvenes y los adultos el interés por la política. Al final, hacer política debería significar que uno tiene interés en los demás.

  12. joel apaza flores escribió:

    El problema que atraviesa nustro pais en lo que respecta sistema politico es agudo y cronico, como se refleja en en la estructura de los partidos politicos, cabe recalcar que esto no solo acontece en el Peru, sino que es el mismo en otros muchos paises que adoptan un modelo importado que muchas veces no tiene compatibilidad con su entorno, pero este es otro tema. La discusion ahora es sobre la reforma politica que debe cambiar para bien la politica nacional, bueno como se sabe los politicos no son bien vistos por la ciudadania, y es logico un cambio, comparto la opinion de usted profesor carlos magno, que se debe renovar la oferta politica, en si los partidos politicos y su estructura, pero a mismo tiempo se debe tener presente que los cuidadanos tienen poco o nada de interes, lo que parte de arriba de lo poco atractivo de la politica y la minima fe que se tiene en ella, a mi parecer se debe insertar programas de informacion en todos los niveles de sociedad, programs que promuevan la participacion, a mi opinion es el paso paralelo y que va de la mano con la mejora de la estructura politica, ahora bien al tener dos dos soportes que te trazan el camino, vendria la propuesta de que la reforma politica tiene que ser por leyes o debe ser por iniciativa de la poblacion. Segun usted profesor es deber de la sociedad motivar el cambio en los partidos politicos, pero supongamos que este se realice, sin implementar normas que respalden este proceso, pues se retrasaria y perderia esta iniciativa, por lo dificultoso de estos transmites en cuanto leyes. Por lo tanto a mi humilde perspectiva, se debe moldear el sitema politico a traves de leyes que den respaldo al cuidadano interesado en politica con animos de mejora.Otro tema es la formacion de una elite politica, que debe ser tal, y que es la encargada de realizar todo este proceso, el Estado debe formar a los mismos, los partidos politicos, la sociedad, porque el ser pasivos y esperar que aparezcan de la nada es medio complicado, es por lo tanto necesario que se forme un "colegiado", que se forme para la reestructuracion de la politica en el Peru. Es hora de hacer el cambio…..

  13. Pamela C. escribió:

    La comparación que se hace entre la variedad de papas y la cantidad de partidos que hay en nuestro país nos refleja de una u otra forma la división que existe en nuestro sistema político, de partidos y en la sociedad. Todos somos responsables de la situación politica del paíis, los ciudadanos al dar su voto, los partidos politicos por el incumplimiento de las propuestas, el sistema electoral quien deberia formar ciudadanos conscientes, que emitan un voto informado. en los ultimos 20 años se puede ver que los ciudadanos han elegido a sus representantes no por un voto ideologico sino por su capacidad para frenar los problemas que aparecieron en determinados contextos historicos, los ciudadanos eligieron a Fujimori por que vieron en él a un hombre que podia darles seguridad, desarrollo, ante los problemas sociales que vivio el país, pero luego de 9 años se descubriría la corrupción que se dio en sus gobiernos,y las violaciones de DD.HH; pero como podemos persibir, los ciudadanos le siguen dando su apoyo por que resolvió ese gran problema. Al igual que en las elecciones donde ganó Toledo, los ciudadanos recordaron el 1er gobierno de Garcia, y vieron en Toledo un posible buen gobernante, más adelante se descubriría los problemas que siempre lo acompañarán, si es que los ciudadanos no lo olvidan. Ahora con las elecciones municipales, en Lima cuantos habran votado y siguen apoyando a Fujimori y que piensan votar por Villaran, no hay que negar que ven en Susana a una candidata centrada, con buenas propuestas y sobre todo que tiene un carisma la cual transmite confianza a los ciudadanos sobre todo a las mujeres (madres) a diferencia de la candidata Flores que hay que reconocerlo tiene muy buenas propuestas para Lima pero que en mi percepción le falta conocer más a los ciudadanos de Lima sobre todo en los pueblos jovenes, sera que algún día dejará esa impresión de la candidata de los ricos, pues hizo mérito al no saber el precio del pan en dos oportunidades, información posiblemente insignificante para su partido pero no para los ciudadanos de Lima que en mayoria son de nivel social media baja.
    Entonces se puede decir que todos somos responsables de la calidad de políticos que nos gobiernan, es el Estado quien tiene la responsabilidad de hacer de sus habitantes, ciudadanos conscientes de su voto, no ayudaria mucho el voto voluntario, pues lo único que ocasionaria es un bajo nivel de representación. No ayuda aquella persona que lo único que dice es "votaré en blanco o viciado, pues todos los políticos son corruptos" y yo le diria y crees que con esa actitud ayudaras a que eso cambie.
    Es momento que todos tomemos consciencia del camino que tomará nuestra ciudad o país al momento de votar, elijamos a aquellos candidatos que digan propuestas claras y no palabrerias, sin importar las supuestas tendencias ideológicas, lo importante es que trabajen ,sin corrupción y en mejora de la ciudad y país. Aúnque parece ilusorio, es posible si se comienza a actuar ya.

  14. Roberto escribió:

    Independientemente del tipo de régimen político que consideremos, toda sociedad está dividida en una élite que gobierna y en una masa gobernada.
    En la Democracia, las masas cumplen una función sumamente importante: vigilar e intimidar a las minorías que detentan el poder para que éstas no relajen su conducta y se mantengan en el deber. Por tal razón, se juzga necesario que sean educadas e instruidas lo mejor posible para así puedan fiscalizar correctamente a su clase dirigente, la misma que también elevará su nivel gracias a la presión que ejercen sobre ella. Si esto se concreta, será posible hablar de un equilibro social que permitirá el desarrollo de esa comunidad.
    Pero, en caso de que las masas se encuentren sumidas en la más profunda desolación moral e intelectual, no podrán cumplir con su rol y así tarde o temprano sus élites terminarán degenerándose. A mi juicio, esto es precisamente lo que sucede en el Perú:
    Somos una democracia representativa y por ende, son los partidos quienes cumpliendo su función institucional, se encargan de seleccionar a los mejores elementos (élites) para luego educarlos y presentarlos a las elecciones, las mismas que constituyen un mecanismo cuantitativo para elegir entre alternativas especialmente cualificadas.
    Lamentablemente, por un lado, vemos con estupor que la clase política peruana – sin duda este término le queda muy grande – se comporta de una forma inescrupulosa, delictiva, corrupta, tan alejada de sus obligaciones para con su pueblo. Por otro lado, tenemos a un electorado que vive distraída por una pobreza espiritual (gran culpa tiene la prensa sensacionalista) y material ( que le impide acceder a una buena instrucción y educación). Realmente no sé si los primeros sean parte de una élite en decadencia, degenerada o bien simplemente masas que asaltaron el poder – lo que significaría nada menos que la vigencia de la denuncia que hiciera alguna vez Ortega y Gasset -. Pero los segundos, de esto estoy seguro, no tienen culpa de la crisis que afecta a nuestro país, pues son día a día con su sacrificio y esfuerzo buscan mejorar su situación a pesar de las trabas que les ponen desde arriba.
    Sea como fuere, lo cierto es que no sólo urge que una nueva élite asuma las riendas de nuestro país, sino que se asegure su renovación después de un lapso prudencial. Para que esto se dé, es necesario reformar a los partidos políticos por ejemplo mediante la fiscalización de sus elecciones internas por citar un ejemplo. Es necesario que esto se concrete cuanto antes por la estabilidad de nuestro sistema y el futuro del Perú.

  15. renzo ovidio aurazo días escribió:

    En primer lugar con relación a la oferta de papas en el mercado (oferta política), el demandante al sólo tener en mente el comprar papas, las cuales a su juicio están malogradas, y al elegir de entre ellas a la menos mala, está demostrando a su vez su poca capacidad de decisión. Tal vez al costado se oferten yucas, camotes.O simplemente podría cambiar el menú: comer platos que no impliquen papas. Sin embargo, como bien lo manifestó Carlo, las papas representan nuestro alimento más consumido junto al pollo, pero no el más esencial. Se come papa por costumbre.Bien pues, llevándolo al campo político, se eligen malos representantes porque se sabe por costumbre, porque la mayoría piensa lo mismo (mirar datos del Latinobarometro)que son malos . Se crea en el subconsciente la idea que todos los políticos son malos. Entonces ¿para qué informarse? Todos son más de lo mismo, las mismas papas malogradas a las que estoy obligado cada cierto tiempo a elegir. Este es el problema de creer lo que la mayoría cree. En el mercado no sólo se venden papas y aún más no se venden todas la variedades de papa.
    Al escuchar decir a Carlo, que debe mejorarse la oferta política, me recuerda algunos pasajes de la obra de Ortega y Gasset en su Rebelión de las Masas. ¿Quiénes serían esa mejor oferta? ¿Qué implicaría obtenerla? Al aceptar que la oferta es la culpable de lo mal que está la situación política en el Perú y, al tener una mejor, pasaría casi lo mismo que el anterior caso. Ahora se votaría teniendo en el subconsciente que todos los de la oferta son buenos. ¿Para qué informarse si todos son buenos? Es más, esto acrecentaría lo que Ortega y Gasset denomina: los hombres masa y los hombres nobles. Los primeros eligen de lo segundos.Los hombres nobles son buenos y no hay duda de ello.
    En segundo lugar tengo el pensar que no es cuestión de demanda o de oferta política. Es más agradable comer pan con mantequilla que comer sólo uno de ellos.

  16. Gerson Barrientos Díaz escribió:

    A mi parecer, tanto la oferta como la demandan andan en problemas. No se debe tapar con un dedo el sol, el elector peruano al momento de dar su voto, no se encuentra bien informado, existe una pobre consciencia política en nuestro país.

    Una falta de información, de investigación respecto a los candidatos, la credulidad y el carisma de los ofertantes… resulta una fatídica fórmula para las elecciones en el Perú.

    ¿Por qué una mala elección? Por que la oferta tampoco no es buena, si bien debe existir una reforma política y jurídica, también debe existir una reforma social. Los mismos candidatos una y otra vez postulando, y los nuevos… ni conocidos son. Si los políticos en el Perú, y la política es mala… me parece lógico para el pensamiento de los electores querer elegir el mal menor.

    en opinión propia, opino que es un problema tanto de los demandantes y los ofertantes.

    Espero alguna vez en mi país, ver gente preparada que postule a cargos de gobiernos, no a cantantes de chicha, presentadores de televisión u otras personas que por mas que tengan la mejor intención, no se sabe si están preparadas para gobernar.

  17. Carmen Chavarría R. escribió:

    La política, buena o mala, no solo la ejerce una clase conformada por partidos, parlamentarios y gobernantes en general; la “política” la hacemos todos.

    Considero que el origen del problema parte de crear una distancia entre el ciudadano elector y el político elegido como si el único vínculo fuese un proceso electoral en el que obligatoriamente tienes que emitir tu voto.
    En el sentido más elemental de “política” hacemos “política” cuando tomamos decisiones para la consecución de los objetivos de la sociedad. Entonces no solo sería exigir buenos políticos sino de alguna u otra manera motivar la participación ciudadana.
    Concuerdo con el autor del blog, la reforma política es importante pero no debe ser el punto número uno de la agenda para mejorar no solo la “oferta política” ni la “demanda política”, sino principalmente la reglas de juego del “mercado político”.

    Considero básica el ejemplo de las “papas” y, en un inicio, puede resultar útil el reducir la política ha términos económicos (“sistema de partidos” por “mercado”, “votos” por “precio” y gobernémonos por “Ley de la oferta y de la demanda”) y a la vez peligrosa.

    La política clásica ha creado sus propias reglas de juego poco éticas. El desprestigio de la política peruana es evidente y se ha hecho común comentarios como “los peruanos no saben votar” o, como en este caso propone Carlos, que el problema es de la mala calidad de políticos.
    Pero creo que el mercado no es un buen ejemplo a seguir. Mercado, en economía, es cualquier conjunto de transacciones o acuerdos de negocios entre compradores y vendedores, donde existe cierta competencia entre los participantes. ¿La política es un mercado donde se quiere vender algo? La realidad social es mucho más compleja como para traducir la política en economía ¿Desde cuándo los problemas de nuestra política peruana se pueden solucionar aplicando la Teoría de la oferta y la demanda?
    No solo está enfermo el sistema de partidos, sino que esta enfermedad proviene de una mal mayor, el de la política peruana que como epidemia se esparce hasta los sectores menos pensados, se traslada a la vida cotidiana, instituciones y el propio Estado. Comparemos la mediocre forma de hacer política en las escuelas de ciencia política y no neguemos que esta es peor o igual a la de clase política que “nos representan”. Qué soluciones creativas vamos a dar a los problemas del país si todos los políticos aplican la misma forma de hacer política: renuncia a tus principios, realiza pactos, traiciona y miente, si quieres sobrevivir en ella.

    Si bien es cierto, política es lucha o competencia por el poder, pero no es solo eso es mucho más…

  18. Yesenia M. Moncada Carlos escribió:

    Pues bien, en un país democrático como el nuestro, el derecho a la participación ciudadana es de todos, aun así no somos “todos” los que participamos activamente, sino son “algunos” que se sienten como “todos” e intervienen convirtiéndose en los principales actores políticos de nuestros últimos tiempos.

    El problema principal de la política peruana y de sus actores principales hoy en día , es a mi parecer, no tan solo la falta de preparación para que participen de nuestro gobierno , sino aun más importante la falta de valores que los impulsa en muchos de los casos a buscar, con un cargo obtenido o con un renombre semi-ganado, beneficiarse a si mismo y a su entorno, para mi este es el principal problema que aqueja a nuestra política, la política del “premiado”, del “beneficiado”.

    Aun así, pienso que lo denigrante de la política en nuestro país hoy en día, no solo se encuentra en la Oferta política, comparto las ideas del autor del blog, sin embargo creo yó que mucha de la responsabilidad de tener hoy a figuras políticas bajas en el mando, está en nosotros como sociedad que elige, ya que somos nosotros quienes decidimos brindándoles un voto de confianza, que al día de hoy, mas que ser de confianza, es un voto…ya por obligación.
    Hoy la mayoría de peruanos no se preocupa por quien votar, sino simplemente votan y ya, es una política a mi opinión del “mejor parecido” “el que mejor cae a la gente”, hemos perdido en un gran porcentaje la responsabilidad de votar conscientes, de votar sabiendo que elegimos a quienes dirigirán a nuestro país en nuestro nombre.

    Se ha perdido la confianza, en los políticos, en las entidades del estado , y porqué no, hemos perdido la confianza en nosotros mismos, aquel interés que hoy nuestro país necesita, hemos perdido las ganas de participar responsablemente, con veracidad, no por interés económico , por vocación…eso..eso le falta hoy a nuestro país, a nuestra sociedad, esas ganas de seguir…de luchar.

    Es así que la oferta política, si bien es cierto genera el problema de nuestra sociedad en un 60%, el 40% restante lo conformamos los demandantes, los que estamos al otro lado del escenario de gobierno, los que somos dirigidos, realmente es de nosotros de donde tienen que salir los verdaderos dirigentes, somos nosotros mismos los que podemos enrumbar nuestra sociedad, aportando nuestro voto consciente, no por “el que mejor nos cae”, sino por alguien a quien consideremos preparado como tiene que ser. Pero: ¿como obtener en la oferta política a personas realmente preparadas para participar en nuestro gobierno? La respuesta esta en que incentivemos la participación activa desinteresada, responsable y ardua desde los jóvenes hasta los adultos, todos con una conciencia real de que nuestro país mejorará solo y cuando se acabe la política de “unos cuantos” que se hacen llamar “el pueblo”, es en ese momento cuando nuestro país, realmente surgirá.

  19. Manuel Cornejo F. escribió:

    Sin duda el problema de la oferta política en el Perú encierra los grandes problemas de nuestro sistema político: crisis de representatividad, volatilidad electoral, sistema de partidos poco institucionalizado, etc.
    La visión de la política desde el punto de vista del marketing me parece correcta para efectos del análisis de la toma de decisión de la oferta política.
    Los productos ofertados no siempre llenan nuestras expectativas y tendemos a elegir al mal menor, esto debido a que lamentablemente los partidos políticos del Perú actual no tienen arraigo en la sociedad y los ciudadanos no se identifican con la ideología y programas de estas instituciones, de ahí la crisis de representación cuando elegimos nuestras autoridades.
    Otro problema de la papa política que elegimos es tal vez su simplicidad, yo graficaría el producto político como papas empaquetadas donde podemos ver algunas buenas y otras medio podridas, y como sólo podemos adquirir papas por paquetes siempre elegimos algunas podridas que al final terminan contaminando a todas las demás. Creo que lo mismo ocurre con los partidos a la hora de elegir, lamentablemente no podemos separar la paja del trigo, y es por ello la naturaleza de nuestro congreso. Cabe resaltar también que la labor de "separar la paja del trigo" en realidad no es responsabilidad del electorado sino de los partidos políticos al filtrar o malfiltrar a sus candidatos.
    De lo de arriba se desprende que las reformas a adoptar van más hacia los partidos políticos que al mismo electorado o al sistema en general. Es más que sabido que la desconfianza de los ciudadanos en las instituciones es generada por la crisis de representatividad, que a su vez es creada por la falta de institucionalización de los partidos políticos peruanos. Las reformas mencionadas en el articulo como la renovación del congreso por mitades o tercios, la vacancia, etc. no aseguran nada en realidad. En mi opinión los mecanismos para asegurar el correcto funcionamiento de los partidos político y su institucionalización ya están dados, lo que falta es que se utilicen y que la ley electoral en realidad se cumpla, ya que por ejemplo las elecciones internas para la elección de candidatos son meras formalidades que no tienen nada de democráticas. Esto último revela una realidad aun mas trágica de nuestro sistema de partidos: el personalismo; los partidos políticos no tienen intereses propios del partido, sus mecanismos no están firmemente establecidos y no gozan de la legitimidad y el reconocimiento necesario. Partidos así son presa fácil de los intereses ajenos y del poder del dinero, es así que una persona con dinero puede imponer sus condiciones para ser candidato por un partido y el partido no tiene demasiadas armas para resistirse.
    Como conclusión coincido que muchas de las falencias de nuestro sistema político pasan por la oferta política y que las reformas para arreglar esta situación son ciertamente complejas, ya que parece que parte de la cultura política de nuestro país es "hecha la ley, hecha trampa". La renovación de la política desde lo social parece ser la única, aunque poco probable solución.

  20. PLINIO PIZANGO escribió:

    ME VIENE A LA MENTE UN ARTICULO DE CESAR HILDEBRANT, DONDE EL POSIA DE MANIFIESTO QUE LA POLITICA PERUANA SE HHA PAUPERRIZADO, EN EL SENTIDO DE QUE NO HAY UNA CULTURA POLITICA DE PARTE DE LOS CONSUMIDORES Y NO LES PREOCUPA INFORMARCE ACERCA DEL TIPO DE CANDIDATO DESEAN QUE LOS REPRESENTEN, ADEMAS CREO QUE LOS ELECTORES DEBEN DE EJERCER UN VOTO CONCIENTE, Y APARTE UQE NUESTRA REALIDAD POLITICA ES UNA REALIDAD DE PARTIDOS NO INSTITUCIONALIZADOS Y TAMBIEN PARAFRASEANDO A ORTEGA Y GASSET, EN SU LIBRO CONOCIDO COMO LA REBELION DE LAS MASAS, ES DE QUE TODOS LOS POLITICOS SON HOMBRES MASAS, POR QUE NO CUENTAN CON UN PROYECTO A LARGO PLAZO SON CORTO PLACISTAS, Y CREO QUE LOS POLITICOS DEBEN DE CAMBIAR SUS DISCURSO PARA LLEGAR A LA GENTE, QUE NO SE SIENTEN REPRESENTADOS POR PARTIDO ALGUNO Y CREO QUE LOS MISMOS PARTIDOS DEBEN SER LOS IMPULSORES DE SUS REFORMA DE PARTIDO Y DEVOLVER SOLO ASI LA CONFIANZA DE LOS ELECTORES HACIA LOS PARTIDOS.

  21. Paola Aguirre Mendoza escribió:

    La manera en la que los partidos manejan el proceso de campaña deja mucho que desear; al parecer en lo primero que piensan en que dibujo poner , que colores escoger para llamar la atención de los ciudadanos , como si estuvieran ofertando un espectáculo o un producto cualquiera , sin ponerse a pensar que de eso depende nuestro futuro como país , dejando de lado lo principal, un plan de gobierno estructurado que sea acorde con nuestra realidad, minimizando de esta manera las necesidades del pueblo que parece no importarles , empañan la vista y mente de este con los juegos de colores , diálogos populistas sin ninguna base , promesas que no serán cumplidas…gusanos que carcomen y pudren el producto.
    En este momento nos encontramos hambrientos de un producto bueno , que sacie nuestras expectativas , que nutra nuestra política tan enjuta y enflaquecida por aquello que nos ven morir de hambre y nos dejan al abandono, … entonces en ese momento el comprador debe exigir que se mejore esta calidad…porque consumir algo que esta podrido…por culpa de esos productores despreocupados, hay que ponerlos a producir, y para ello debemos participar, es hora que los despertemos de ese marasmo.
    Como conclusión, tanto los ofertantes como los demandantes tenemos responsabilidad en esta situación , si por una parte los partidos políticos no cumplen con sus debidas funciones , como medio de representación y productores de alternativas , entonces nosotros así como tenemos el derecho de votar , tenemos el deber de preocuparnos e intervenir en todo este proceso, y solo eso se lograra con la participación constante y preocupada de los ciudadanos. Exijamos mejores productos , para de esa manera no escoger al menos malo , sino al mejor entre todos.

  22. william Cisneros Moscol escribió:

    A diferencia de los comentarios anteriores veo en este artículo grandes inconsistencias y no comparto la analogía económica de las papas.
    Se empieza con la reforma del sistema político y amparándose en lo mencionado por Tanaka y Rodrich se busca justificar la idea fuerte del artículo, sin embargo estos últimos personajes no hablan del sistema político en general sino particularizan su comentario al congreso.
    No podemos desligar la responsabilidad de los electores y esta equivocado en su argumento del tercer párrafo ; ya que es el ciudadano quien realiza un voto desinformado, emotivo, personalista , pragmático e inclusive me deja la sensación que maneja una postura autoritaria , en tanto se conforma con lo que proponen asimismo entra en contradicción con sus últimos argumentos al mencionar que el cambio de la clase política no pasa o no se basa en su totalidad por nuevas reglas sino por una participación activa el poblador.
    Asimismo para finalizar su argumentación en defensa del elector , este si tiene responsabilidad , es más fácil hacer que otro cargue con nuestros errores que reconocerlos.
    Entrando al contenido de su artículo, nos menciona el dilema oferta – demanda, y en la ejemplificación de las papas, lanzo mis interrogantes para demostrar que esta analogía económica no tiene sustento enfocado en la problemática planteada.
    ¿Quién me asegura que no existe especulación y engaño?¿el comprador es consciente del estado de las papas?¿Cuantos mercados existen?¿Es necesario comprar papas , no puedo variar?¿Soy consciente del estado de las carreteras y si es que algún paro a ocasionado la demora de estos productos?¿En que modelo de mercado nos encontramos?
    A pesar de no compartir este tipo de analogías e tenido que utilizarla para explicar que el sistema político es más complejo que el solo mencionar a nuestros políticos, autores como Nohlen y Sartori nos hablan de una trilogía: Sistema de gobierno, sistema de partidos, y el sistema electoral , no se puede pensar en una verdadera reforma si es que no se conoce esta relación y no se trabaja por un cambio total ,sonará utópico pero si mantenemos esa visión de negar nuestra responsabilidad y solo cargársela e terceros nos llegaremos a ningún lado.
    A pesar de esta crítica, reconozco que una de las soluciones como lo menciona Tanaka está en una mejor representación, la cual responda a capacidades a pesar que muchas personas argumentan que somos iguales y tenemos las mismas oportunidades, es necesario que nuestra clase política sea apta y no por su popularidad o por estudios en otras ramas del saber se sustenta capacitada para representarnos. Finalmente comparto su idea final de las semillas, ya que el político proviene del pueblo, educando al mismo se puede vislumbrar un futuro en el cual ingrese y reforme nuestra clase partidaria. La culpa de la crisis esta tanto en los electores como en los políticos , teniendo presente las reglas electorales , las instituciones sobre las que interactúen y nuestro ordenamiento legal.
    Curso: Partidos políticos

  23. Leidy Cayotopa Mesones escribió:

    En mi opinión, si bien es cierto que la “oferta política” en el Perú es muy pobre también considero que la forma de votar del peruano, o al menos de la mayoría, no es la mas adecuada, aunque esto no quiere decir que se le tenga que echar toda la culpa de la mala representación al electorado, para mi esta responsabilidad es compartida. Me paso a explicar, coincido cuando trata el tema de que nuestra “oferta política” no va a cambiar con una simple reforma política, sino que esto tiene que tener una trascendencia social. Sin dejar de lado la reforma política que puede contribuir con la mejora de la “oferta política” se tiene que generar una nueva clase política, reformar de raíz los cuadros políticos de los partidos con una nueva generación de emprendedores que realmente quiera trabajar por un nuevo proyecto país, en conclusión, a mi parecer, esta reforma tiene que ser de carácter político- social y para lograrlo, coincido con que esto va a depender de los ciudadanos que se quieran involucrar y comprometer con la “causa política peruana” . En cuanto, a la forma de votar del peruano, me parece que en nuestro país se tiene muy en cuenta los sentimentalismos, el populismo, cuestiones como dar regalos insignificantes con el propósito de “comprar votos” que en muchas situaciones funciona, pero también como dice el articulo los peruanos no tenemos mucho de lo cual se pueda elegir, lo único que nos queda es la elección del “menos malo” o el “mal menor”. Para ello creo que se debe generar campañas de información, como la que se ha realizado en esta última elección municipal por parte del JNE, la del voto informado con el fin de que los “mercenarios” de votos no logren sus objetivos de llegar a la administración publica con campañas “bonachonas” y dar vital importancia a la cuestión saltante de este articulo, la “oferta política”.
    Son varias las soluciones que se plantean al problema de representación como la de la renovación del parlamento, a mi criterio creo que esto aparte de generar un nuevo problema en la gobernabilidad, seria un gasto que el Estado no está en condiciones de poder cubrir. Tampoco creo que la eliminación del voto preferencial sea una buena opción, en coincidencia con esta publicación, solo se llegaría a un buen resultado de la eliminación del voto preferencial, cuando ya este lista la reestructuración de los partidos políticos, cuando se logre la consolidación de la democracia interna de mis mismos, con el objetivo de no caer en el poderío de las elites políticas y aquí nuevamente salta a la vista el tema de la “oferta política”.

  24. César Suybate Mozombite escribió:

    Los partidos políticos deben entender que están llamados a construir proyectos de desarrollo nacionales, con todos los grupos territoriales y para todos los grupos territoriales. Que verdaderamente se demuestre que tienen un trabajo político de dimension nacional junto a militancia verdadera. El gobierno debe reforzar la fiscalización de estos procesos como garantía de una amplitud.

  25. César Suybate Mozombite escribió:

    El problema de la oferta política en nuestro país está ligada al problema de la calidad de democracia que tenemos. En un sistema político tan restrictivo como el nuestro, en el cual la solución sigue siendo darle un impulso y condiciones solo a los partidos que tenemos y no ampliando el campo de la política a la intervención ciudadana, estamos condenados a ir detrás de esa "élite política" que ya demostró su incapacidad para ponerse al frente de la direccion de nuestras decisiones y nuestro futuro.

    No podemos seguir esperanzados en aquellos partidos con escaza capacidad de organizacion interna, regidas bajo argollas y caudillismo, y que solo se constituyen como organizaciones de etiqueta. Lo que necesitamos en nuestro país es la forja de una verdadera cultura cívica y de participación política, donde nuestros gobernantes sean capaces de crear nexos de comunicación con la sociedad y se constituya una población interesada en el que hacer público y diario. Lamentablemente, esto último sigue dependiendo de la voluntad política de quienes detentan el gobierno en la actualidad.

    Lo que se debe hacer es crear condiciones para el desarrollo de aquellos movimientos regionales que se vienen gestando al interior del país y que de a pocos nos vienen demostrando que la solución es levantar una política desde las bases. Esto no traerá soluciones inmediatas, pero creo que será un proyecto a mediano plazo que obligará luego a evaluar la necesidad de forjarse en alternativas de visión nacional o en todo caso que obligará a los partidos políticos a incluirlos en su dinámica de inclusión política respetando su propia forma de desarrollo.

    Me parece interesante lo que pasa en Fuerza Social a partir del interés de incluir a los movimientos regionales como el "MAS Cajamarca", "CONREDES JUNÍN", "AYLLU CUSCO", entre otros, hacia una dinámica de política nacional, sumando visiones y centralizandolos en proyectos de alcance mayor.

    Asimismo, hemos visto unirse a movimientos de influencia regional como Alianza para el progreso o Partido Humanista, al PPC y al partido Restauración Nacional -que veo como un proyecto de trascedencia temporal- unirse para lanzar una propuesta unitaria junto a Pedro Pablo Kuczynski.

    Considero que en el Perú se viene dando una integración política entre organizaciones que han venido trabajando con un perfil bajo, pero que han logrado cierta consideración a partir de una representación regional. Esto ha permitido tener que voltear a mirar la figura regional más allá del centralismo limeño, por necesidad.

    Mientrás la política se convierta cada vez más en una confluencia y deje de ser un mandato central, podemos ver pequeños visos de democracia obligada y de representación. Quizá traer papá del sur de nuestro país, arroz del norte o plátano de la selva ayuden un poco a cambiar la mentalidad y obligue a mirar la política con ojos distintos el futuro. Descentralizar sigue siendo un arma muy valiosa. Quizá la respuesta no estaba en la oferta política limeña, sino en una oferta integradora.

    En este proceso todos los actores están llamados a consolidar la participación en los distintos escenarios y a despertar a nuestros partidos que se habían puesto a descansar facilistamente. La democracia interna cada vez se constituye como una necesidad más que un deseo. El liderazgo se forja en el trabajo diario de las organizaciones. El cambio en las alturas solo será el reflejo del cambio en nuestra tierra.

    Los partidos políticos deben entender que están llamados a construir proyectos de desarrollo nacionales, con todos los grupos territoriales y para todos los grupos territoriales. Que verdaderamente se demuestre que tienen un trabajo político de dimension nacional junto a militancia verdadera. El gobierno debe reforzar la fiscalización de estos procesos como garantía de una amplitud.

  26. ESTHER TAPIA escribió:

    ES CIERTO NO HAY OFERTA POLITICA, LOS POLITICOS SE INTERESAN SOLO EN ASUNTOS QUE LES FAVOREZCAN DE MANERA PERSONA, LA PREGUNTA ENTONCES SERÍA? SI NO SIEMBRAN PAPAS LOS POLITICOS, PORQUE NO LAS SEMBRAMOS NOSOTROS, PORQUE DEJAR QUE SOLO NOS ENTREGUEN PAPAS PODRIDAS, LOS CIUDADNOS, DEBEMS SENTARNOS A ESPERAR A QUE ALGUN DIA SE COCECHEN PAPAS EN BUEN ESTADO Y QUE NOS DEJEN LLEGAR ESAS PAPAS; O TENEMOS LA OBLIGACION DE SALIR Y SEMBRAR PARA QUE LAS PAPAS SALGAN EN BUENAS CONDICIONES, YO SI CONSIDERO QUE EN MUCHO LOS GOBENRADOS INFLUIMOS PARA TENER EL GOBIERNO QUE NOS MERECEMOS, DEBEMOS DEJAR LA APATIA Y ALEJAR A LAS PAPAS PODRIDAS DEL MERCADO.

  27. tarjetas de visita escribió:

    No podemos seguir esperanzados en aquellos partidos con escaza capacidad de organizacion interna, regidas bajo argollas y caudillismo, y que solo se constituyen como organizaciones de etiqueta. Lo que necesitamos en nuestro país es la forja de una verdadera cultura cívica y de participación política, donde nuestros gobernantes sean capaces de crear nexos de comunicación con la sociedad y se constituya una población interesada en el que hacer público y diario. Lamentablemente, esto último sigue dependiendo de la voluntad política de quienes detentan el gobierno en la actualidad.

  28. casas de madetra escribió:

    los cristianos tenemos el espíritu de sabiduría de Dios, tenemos amor por todos y debemos preocuparnos por ellos ¡Pongamos la Nación en las manos de Dios! Como en la historia de Estados Unidos, George Washington y Abraham Lincoln pusieron por delante la Biblia como el instrumento para ser prosperar a sus naciones y fueron sus pueblos prosperados y cambiados completamente.

  29. notas musicales escribió:

    A pesar de no compartir este tipo de analogías e tenido que utilizarla para explicar que el sistema político es más complejo que el solo mencionar a nuestros políticos, autores como Nohlen y Sartori nos hablan de una trilogía: Sistema de gobierno, sistema de partidos, y el sistema electoral , no se puede pensar en una verdadera reforma si es que no se conoce esta relación y no se trabaja por un cambio total ,sonará utópico pero si mantenemos esa visión de negar nuestra responsabilidad y solo cargársela e terceros nos llegaremos a ningún lado.

  30. iniciar sesion escribió:

    Considero que en el Perú se viene dando una integración política entre organizaciones que han venido trabajando con un perfil bajo, pero que han logrado cierta consideración a partir de una representación regional. Esto ha permitido tener que voltear a mirar la figura regional más allá del centralismo limeño, por necesidad.

  31. no mas 900 escribió:

    os cristianos tenemos el espíritu de sabiduría de Dios, tenemos amor por todos y debemos preocuparnos por ellos ¡Pongamos la Nación en las manos de Dios! Como en la historia de Estados Unidos, George Washington y Abraham Lincoln pusieron por delante la Biblia como el instrumento para ser prosperar a sus naciones y fueron sus pueblos prosperados y cambiados completamente.

  32. Juan| Bombillas Led escribió:

    Los partidos políticos deben entender que están llamados a construir proyectos de desarrollo nacionales, con todos los grupos territoriales y para todos los grupos territoriales. El gobierno debe reforzar la fiscalización de estos procesos como garantía de una amplitud. Que muestren que tienen un trabajo político auténtico junto a militancia verdadera.

  33. Condones escribió:

    Creo que esto no es un problema exclusivo del Perú. A los políticos nunca les interesó la política ni el pueblo, sólo lo que pueden sacar de ella..

  34. broches de fieltro escribió:

    Los partidos políticos deben entender que están llamados a construir proyectos de desarrollo nacionales, con todos los grupos territoriales y para todos los grupos territoriales. Que verdaderamente se demuestre que tienen un trabajo político de dimension nacional junto a militancia verdadera. El gobierno debe reforzar la fiscalización de estos procesos como garantía de una amplitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*