Archivo por meses: Febrero 2017

¿El culpable es el modelo económico?

HEDUARDO 10 DE FEBRERO DE 2017. FUENTE: @HEDUARDO50

HEDUARDO 10 DE FEBRERO DE 2017. FUENTE: @HEDUARDO50

Según Verónika Mendoza y la facción de la izquierda que ella lidera, “el modelo económico en Perú y América Latina ha sido diseñado para promover la corrupción”. ¿A qué modelo económico se refiere? A lo que desde las izquierdas se suele denominar “modelo capitalista” o “modelo neoliberal”, que es la forma que tienen para referirse al modelo económico de libre mercado.

La afirmación de la ex candidata presidencial tiene varias implicancias. Primero, asume que el modelo de libre mercado es consustancialmente corrupto. Por ello, implícitamente, apuesta por instaurar un modelo alternativo que, siguiendo esa lógica, no sería consustancialmente corrupto: ¿Cuál sería ese modelo alternativo?, ¿colectivista?, ¿socialista?, ¿estatista? Eso no queda del todo claro. Lo que sí queda como mensaje es que esos modelos alternativos al libre mercado, promovidos por las izquierdas, no serían corruptos. Y, de paso, que ser de izquierda sería prácticamente garantía de moralidad.

Cuando a Mendoza se le hace notar que tanto o más corruptos han sido los modelos instaurados en países como Corea del Norte, China, Cuba o Venezuela, su respuesta es que, “más allá de las etiquetas políticas”, esos países, específicamente los de América Latina, también han impulsado el mismo modelo económico [Véase a partir del minuto 9:14 de la siguiente entrevista].

La verdad, es muy difícil, sino imposible, sostener válidamente que modelos económicos como el cubano o el venezolano sean de libre mercado. Pero, para Mendoza, en tanto que también esos países son muy corruptos, comparten el mismo modelo que los “países neoliberales”. En este punto, ya estamos francamente preocupados: si ni siquiera los modelos económicos cubano o venezolano le parecen de izquierda a la señora Mendoza, ¿qué modelo va a proponer ella? ¿Algo más a la izquierda que Cuba o Venezuela?

Para llegar a hacer esas afirmaciones, la ex candidata ha obviado olímpicamente la evidencia. Los veinte países menos corruptos del mundo son: Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Suecia, Noruega, Singapur, Suiza, Países Bajos, Australia, Canadá, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Japón, Hong Kong, Austria, Islandia, Bélgica, Estados Unidos y Uruguay. Todos ellos tienen un modelo económico de libre mercado, algunos de ellos matizados con ciertos niveles de intervención estatal, pero que en modo alguno los lleva a ser modelos socialistas, comunistas o colectivistas. Todos ellos son capitalistas.

Lo que tienen en común todos esos países, además de ser capitalistas y de libre mercado, es la existencia de altísimos niveles de cultura cívica en sus poblaciones, y muy asentados valores republicanos en sus clases políticas y dirigentes. Por el contrario, entre los países más corruptos del mundo están Corea del Norte y Venezuela, cuyos modelos, más allá de las confusiones de cierta izquierda, son considerados por sus propios promotores como socialistas.

No, estimada Verónika, el problema de la corrupción no es el modelo económico de libre mercado; ni, mucho menos, la izquierda le es ajena a la corrupción. El problema central de la corrupción es la absoluta ausencia de valores republicanos en la clase política y tecnocrática, en este caso sí, más allá de etiquetas políticas, sumado a la fragilidad de instituciones democráticas como los partidos políticos, las entidades de control, los sistemas de justicia, entre otros.

El problema, Verónika, más allá del modelo económico, son los corruptos; como los mega–corruptos jerarcas del chavismo venezolano y su “socialismo del siglo XXI”, de quienes tanto le costó deslindar; como los jerarcas del PCUS, que tras la Perestroika se convirtieron en los poderosísimos nuevos ricos de Rusia al apoderarse de las arcas públicas comunistas. Ciertamente, donde hay regímenes políticos autoritarios, sean de izquierda o de derecha, es mucho más fácil que prolifere y se institucionalice la corrupción.

Además de la grave confusión sobre la caracterización de los modelos económicos de los países, que podría ser solo una disquisición académica, el problema de echarle la culpa de la corrupción al modelo económico es que, con ello, se termina exculpando a los corruptos, sobre todo si son de izquierda.

Entrevista a Latinoamérica En Vivo (Venezuela) sobre situación de Alejandro Toledo respecto del caso Odebrecht

El 06 de febrero brindamos una entrevista al programa Latinoamérica En Vivo (Venezuela), sobre la situación del ex presidente Alejandro Toledo y su involucramiento en casos de corrupción con la empresa brasileña Odebrecht. Las principales ideas que desarrollamos en la entrevista son:

  1. #TodoEncaja. En el caso particular de Alejandro Toledo, las declaraciones de los ejecutivos de Odebrecht sobre coimas por un monto de US$ 20 millones de dólares entregadas al ex presidente, a través de su amigo Josef Maiman, constituyen la pieza que termina de armar el rompecabezas de la corrupción en que incurrió el ex mandatario, que se inició cuando explotó el caso Ecoteva. Tales declaraciones confirman lo que todos sospechábamos: que los US$ 20 millones de dólares supuestamente donados por Maiman a Ecoteva, para que a su vez esta empresa adquiera propiedades que serían usufructuadas por Toledo, en verdad no eran plata del generoso amigo, sino dinero del propio Toledo, obtenido por corrupción.
  1. #QueSeVayanTodos. El caso Odebrecht involucra prácticamente a toda la clase política peruana: de derecha, izquierda o centro; del nivel nacional, regional y municipal. En ese sentido, Toledo es solo el primer pez gordo que cae, pero la mayoría de la sociedad está convencida que la corrupción involucra también a los ex presidentes Alan García y Ollanta Humala; y que, incluso, podría implicar al presidente Kuczynski, por haber sido ministro de Economía y Presidente del Consejo de Ministros de Alejandro Toledo.
  1. #ExpertoEvasorDeLaJusticia. Respecto del ex presidente Alan García, existiendo la convicción mayoritaria que sus niveles de corrupción son aún más altos que los de Toledo; existe también mucho escepticismo sobre la posibilidad de que, finalmente, pueda ser juzgado y condenado; toda vez que existe la creencia de que es un experto en evadir la justicia a través del uso de las prescripciones y por tener operadores dentro de las instituciones del sistema de justicia (Ministerio Público y Poder Judicial).
  1. #NuevasAlternativas. Frente al descrédito de toda la clase política, surgen como posibilidades que podrían ocupar el espacio dejado por dicha clase, los nuevos liderazgos que aparecieron en las Elecciones Generales de 2016: Julio Guzmán, Verónika Mendoza o Alfredo Barnechea; siempre que estos nuevos liderazgos sepan actuar frente a esta coyuntura. Sin embargo, el escenario sigue siendo impredecible.
  1. #JusticiaPeruanaIneficiente. Si finalmente las instituciones de la justicia peruana están actuando ahora, es debido a que la justicia de los EE.UU. y del Brasil le han dado todos los insumos. De haber dependido solo de la justicia peruana, no se habría llegado a nada y la impunidad se habría impuesto.

Estrella de televisión