Una dulce canción de cuna: ‘Duerme negrito’

Cuando era una nena, mi mamá solía acompañarme para dormir. Añoro esos momentos con gran ternura y cuando los recuerdo, me lleno de alegría y nostalgia. Una nostalgia sublime y llena de paz.

Me encantaba escuchar su hermosa voz materna cantarme al oido y era uno de los momentos más agradables de mi niñez. No sólo me cantaba cuando debía dormir, sino también cuando estaba triste y lloraba porque no podía dormir. Mi mamá me llenaba de caricias y de besos mientras entonaba unas canciones que a la vez me llenaban de preguntas.

De pronto estaba en mi cama, en sus tiernos brazos, mientras me consolaba y secaba mis lágrimas porque no podía dormir… shhhh, ya vas a dormir, y ni cuenta te darás… poco a poco, tranquila…

Duerme duerme negrito
Que tu mama ‘ta en el campo negrito
Duerme duerme mobila
Que tu mama ‘ta en el campo mobila

Mamá, ¿porque la mamá del negrito se tenía que separar de él? ¿Es que acaso no quería al negrito? ¿él tampoco se podía dormir igual que yo? Yo tampoco me puedo dormir cuando estás lejos de mi. Te extraño demasiado y me parece tan raro cuando me dejas. ¿La mamá del negrito también lo dejaba verdad? ¿y se ponía triste cuando lo dejaba? Me da tanta pena cuando una mamita deja a su hijito chiquitito… ¿Es que la mamá del negrito tenía que dejarlo para ir a trabajar?¿No tenían para comer verdad? Por eso la mamá lo tenía que dejar para ir a traerle comida al negrito.

Te va trae’ codornices para ti
Te va trae’ rica fruta para ti
Te va trae’ carne de cerdo para ti
Te va trae’ muchas cosas para ti
Y si negro no se duerme
Viene el diablo blanco y zas! …
Le come la patita chicapumba
Chicapumba apumba chicapum ..

Me gustan las ricas frutas, yo también quiero esas frutas. Pero no me gusta la carne de cerdo… y ¿quién es el diablo blanco? No me gusta ese diablo porque le va a comer la patita al negrito, pobrecito. ¿Quién lo va a defender de ese diablo blanco si su mamita no está con él? Y si yo no me duermo, aparecerá ese diablo blanco? ¿y por qué el diablo es blanco? Yo siempre creí que los diablos eran rojos y los angelitos eran blancos… no lo entiendo.

Duerme duerme negrito
Que tu mama ‘ta en el campo negrito

Trabajando
Trabajando duramente
Trabajando si
Trabajando y va de luto
Trabajando si
Trabajando y no le pagan
Trabajando si
Trabajando y va tosiendo
Trabajando si

Por lo general nunca llegaba a mantenerme despierta para escuchar la parte que dice “trabajando y no le pagan”. Las pocas veces que escuchaba esa parte, mi cabecita de niña de nuevo se llenaba de dudas y de preguntas… ¿por qué no le pagarían a la mamá del negrito si pasa todo el día lejos de su hijito para conseguirle alimentos? Me imaginaba entonces a mi mamá haciendo eso, alejándose de mí para conseguirme codornices, fruta fresca, carne de cerdo y muchas cosas; y que de pronto no pueda traerme nada de eso, porque no le pagan. No lo entiendo!

Pa’l negrito chiquitito
Pa’l negrito si

Trabajando si
Trabajando si

Duerme duerme negrito
Que tu mama ‘ta en el campo negrito

Negrito … Negrito …

Hoy encuentro muchos significados sublimes y tristes, profundos e injustos, dulces y a la vez amargos.Todo ello se encuentra en la canción de cuna del Negrito. La canción está tatuada en mi alma, los ojitos añorantes del negrito, la tos de la mamá, el diablo blanco y la patita chicapumba chicapumba apumba chicapum!

Estuve escuchando una sublime versión a cargo de un mártir: Víctor Jara. Su interpretación es dulce con una voz llena de ternura y también de dolor. En este caso el chicapumba es yacapumba yacapumba apumba apumba! Colocar su interpretación aquí, también significa expresar mi incomprensión y mi dolor por la tortura que Víctor Jara sufrió antes de morir.

La otra versión que me encanta hasta el punto de sentir la dulzura de la letra, es la interpretación de Mercedes Sosa. Dulce!

Finalmente, Atahualpa Yupanqui cuenta los orígenes de esta canción popular de cuna. Himno de mi niñez, himno de denuncia y también de protesta.

Hoy también veo a mi Esperancita y le digo: Mamá, no puedo creer que me hayas criado con canciones de protesta para dormir, ¿te imaginas las implicancias psicoanalíticas que ello trae consigo? Y río por dentro y por fuera… Ayayay! No puedo evitar sonreirle y llenarla de besos nuevamente… mi mamá fue una verdadera mujer luchadora que me cantaba canciones de protesta como canciones de cuna. Y las consecuencias las ando viviendo en carne propia últimamente… ¿Qué mamá no es una mujer luchadora, perseverante y aguerrida por sus hijos?

Mamá, hoy no me quiero dormir con esa canción, hoy me quiero despertar con ella. Hoy quiero despertar.

Puntuación: 3.7 / Votos: 10

Comentarios

  1. Wilivaldo escribió:

    El diablo balnco, es el europeo que reprimia y esclavizaba a su mama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *