Caquita de vaca

Me encanta este cuento y te agradezco mucho, François porque lo compartiste con todos nosotros. No tienes idea de lo inspirador y motivante del cuento de caquita. No es difícil sentirse identificada con ella.

Gracias a tu cuento y a la inspiración del broder, pude escribir Papita. Ahora, te vas a Francia a hacer tu doctorado en filosofía, buena tío, me encantan tus cuentos, lo que dices en ellos y también lo que no dices. Y en homenaje a tí, he aquí, en versión escrita, tu obra, el cuento de una caca:

Había una vez una caca de vaca, linda la caquita! Lindaaaa!!! toda recién nacida, redondita, líquida con mucho humo, como una linda torta recién salida del horno, con pedacitos verdes y marrones mmmm y ese olor del campo mmmm ecológico, orgánico, qué delicia, qué delicia mama mía!

Pero a pesar de ser una caca muy hermosa, esa caca tenía problemas… problemas grandes de orden metafísico, de orden filosófico. Y es que la vida de una caca de vaca es breve. Comienza secándose por los bordes y se encoge, se encoge y se recontra encoge y cuando el centro de la caca, osea el corazón de la caca está seco pum! Se acabó la caca… dejó de ser caca.

Así que consciente de su muerte cercana, una caca de vaca va de frente a los problemas escenciales de la vida que son: quién soy? De dónde vengo? A donde voy? Y sobretodo había una pregunta trascendental para la caquita y era: ¿Quién es mi mama?

♪ Caquita, caca de vaca… caca plum. ¿Quién soy, de dónde vengo a donde voy? Y quién es mi mamá? Caquita, caca de vaca… caca plum Caquita, caca de vaca… caca plum…. ♫

Y porque caca se sabía, pero no de vaca… así reflexionaba y reflexionaba caquita, y mientras más reflexionaba, más humo olorosísimo salía de ella. Y claro, caquita había probado de todo: estudios de antropología, sociología, filosofía en las grandes universidades del país, también había probado la meditación trascendental ommmmmmm, también la visualización de imágenes positivas, tai chi; pero nada de eso funcionaba y se lamentaba y se lamentaba… pobre caca. Así que fue donde el tío de Freud, el psicoanalista y ahí regresó a su infancia, a los sueños de infante… el parto y su primer momento de vida y hummm… cuál podría ser el primer grito de vida de una bebé caca de vaca? (pussssshhhh)… oh, ella no sabía, no sabía cómo sería.

Y se dijo, no, no es así: “para contestar a las grandes interrogantes de la vida, hay que ir a ver la vida” Así que como el campo estaba todo inclinado y como caca estaba jovencita, linda, rebozante y toda llena de vida; caca comenzó a deslizarse y deslizarse hasta encontrarse cara a caca con una flor.

La flor era linda con pétalos por todos lados como los dreps de un rastaman y justamente esa flor tenía su guitarra eléctrica y cantaba:

(Bob Marley & The Wailers vengan por favor con su melodía de “No woman no cry”)

♪ No, caca, no cry;
No, caca, no cry;
No, caca, no cry; why no caquita?
No, caca, no cry.

Oh caquita, qué haces por acá?
Por qué te vas tan apurada?
Oh caquita ven a bacilar…
Vamo a tocar buena músicaaaaa

Ya verás, vas a estar bien
Ya verás que sonarás bien
Ya verás que cantarás bien

Oh no, te agradezco, pero
cómo crees que yo quiero tocar música?
Con todo mi amor, con todo mi corazón
si no sé quién soy y no sé por qué estoy
en la tierra?
Así que te agradeceré que me digas
quién es mi mamá…

Y tu mamá es una vaca,
y tu mamá es una vaca,
y tu mamá es una vaca…

Oh gracias flor! Ya tengo la primera respuesta a mi pregunta 🙂

Y caquita siguió su camino, arrastrándose y arrastrándose y llegó a un inmenso precipicio, muy hondo y ahora si: o me quedo tranquila en mi campo y nunca podré responder a las interrogantes de mi vida o salto…. qué hago? Qué hago? Ayayay! Ya pues, a la valentía… Y caquita saltó.

Y cayó sobre bolsas vacías de Chizitos y luego sobre latas de leche Gloria, envases de gelatina royal, cáscaras de huevo y plátano y otras cositas más: sha sha sha y sha…. caquita siguio viva, fuerte la caquita!

Y delante de caquita se extiende un inmenso desierto lleno de rocas, todo caluroso, con un sol muy caliente y caquita sintió miedo uy! Pero no importa, tiene que responder a las grandes interrogantes de su vida. Caquita podría secarse rápido, pero caquita sigue adelante y se arrastra en el desierto y el sol la va secando y pedacitos de ella se van desprendiendo paf paf paf, pero caquita sigue firme y en el medio del desierto, se encuentra con una columna de hormigas rojas que se están preparando para pasar la noche.

Las hormigas rojas sienten simpatía por caquita y la invitan a tomar el té de menta y mmmm qué rico sabe, a caquita le encanta! Y a caquita le encanta las hormigas y las hormigas encantan a caquita. “Ven con nosotras caquita, vamos a buscar la sal en el desierto para venderla en la costa. Si tu vienes también vas a ganar muuuuucho billete y te comprarás una casa graaaande y tendrás mujeres hermosísimas y físicamente inteligentes”
Pero caquita rechazó gentilmente la propuesta de sus amigas las hormigas, diciendo que no, que no podría aprovechar de las riquezas y el poder si no sabe quién es y su preocupación era saber dónde podría encontrar a una vaca.
Vacas? Oh las vacas se encuentran en la huerta de Don Ramón (no, el papi de la Chilindrina, no). Ese es el paraíso financiero de todas las vacas, ahí podrás encontrar a la crema y nata de todas las vacas. Gracias hormigas! Ahora tengo mi segunda respuesta yeeeeeeeehhhh!

Y caquita siguió su camino, arrastrándose y arrastrándose llegó a la huerta de Don Ramón, el paraíso prometido. Y hummmm la hierva fresca era riiiiica para la caquita hummmm. Y de pronto, encima de ella apareció una mosca, de esas moscas gordas, verdes y sonoras.

Y la mosca miró a la caquita y caquita miró a la mosca y pum! Ahi hubo un click y la mosca cayó perdidamente enamorada de la caquita.

Oh! caquita, qué linda eres! Qué hermosa eres!
Sé mía caquita, sé mía mi caquita y hazme tuya…
Ya verás lo felices que seremos juntas,
Tendremos muchos hijitos y yo te despertaré
todas las mañanas con una sonrisa en los labios…
yo pondré mis huevitos en tus huequitos
y con tu calorcito vamos a tener un montón de mosquitas.
Y como los niños tienen que trabajar para sus papis,
tendremos una casita en el campo, cuentas en el banco
y una AFP para la jubilación.
Qué te parece mi caquita linda?
Cásate conmigo y seamos muy muy muy felices!
Mua mua mua

No, gracias mosquita, pero, cómo crees que yo podría amarte y amar a nuestros niños como yo debo si no sé quién soy, ni de donde vengo ni por qué estoy en esta tierra. Así que te pediré que me digas por favor mosquita, cómo es una vaca?

Una vaca? Oh, una vaca es un animal enorme, con patas enormes, un vientre enorme y una cola con la que da de cachetadas a todas las moscas. Buaaaaaaa buaaaaa, adiós mi caquita, adiós!

Adiós mosquita!

(Y entra Eros Ramazzoti con la tonadita de “Otra como tú”)

No puede haber
¿dónde la encontraría?
Otra caca igual que tú.
No puede haber, desgracia semejante,
otra caca igual que tú:

buaaaaa

Y la mosca se fue a ver su telenovela nocturna y caquita continuó su camino arrastrándose y arrastrándose. Y de pronto se encuentra con un animal grande, con cuatro patas, un vientre grande y no hay duda de que debe ser una vaca 🙂

Mamá, mamá, oh al fin te he encontrado mamá. Buenos días mamá!
Guau guau!
Guau guau! Grrrrr
No soy vaca guau! Soy el perro de Don Ramón y yo no hago cacas como tú. Yo hago caquitas redonditas, bien duritas y bonitas… asi que vete de acá o te como!

Y caquita siguió tristemente arrastrándose y arrastrándose en el campo cuando de pronto wuaaaaaauuuu vió un animal diez veces mucho más grande que el perro, que tenía cuatro patas que parecían columnas de catedral y con un vientre enorme de color blanco y negro que parecía la vía láctea de milkyway y tenía una cola detrás que daba de cachetadas y cachetadas a todas las moscas.

Señora, buenas! Usted no sería por si acaso una vaca?
Por suuuuupuuuuuuuesto que soy una vaca muuuuuuu

Caquita, conmovida hasta las lágrimas y emocionada a más no gritó Mamá, mamá mamá!!!!

Soy yo, caquita, tu hija
MI hija? Pero si tu no eres hija mía. Mira, mira esas vaquitas bebés que están en el campo. Ellas sí que son mis hijas. Y tú, tú no eres nada, eres simplemente m-i-e-r-d-a!

Pueden imaginar el dolor profundo de caquita? Pueden imaginar la frustración y tribulación enorme de caquita después de haber cruzado valerosamente el desierto a riesgo de secarse bajo el sol, después de haber rechazado la invitación a cantar con la flor rasta imitación de Bob Marley; después de haber rechazado el dinero y poder que le ofrecieron las hormigas árabes; después de haber rechazado el amor candoroso de la mosca? Se imaginan la soledad y angustia de caquita de saberse simplemente mierda?
Pobre caquita, pasar todo eso por buscar a su mamá para luego escuchar esas palabras de s-u p-r-o-p-i-a- m-a-d-r-e? Oh, fue demasiado difícil para caquita soportar eso y caquita comenzó a llorar y llorar a esperar la muerte, ya no le quedaba nada más en este mundo más que esperar.

Pero justo antes de morir, caquita sintió algo debajo de su piel, algo que crecía y crecia y de pronto, rompió su piel. Y eran dos hermosos champiñones blancos abriéndose al sol de la madrugada. Oh, eran bellísimos. Y los champiñones miraron a caquita y le dijeron: “buenos días mamá” Ah? Pero no, yo no puedo ser su madre si yo tan solo soy una caca de vaca nomás. Yo no puedo ser su madre.
Pero cómo que no puedes ser nuestra mamá? Gracias a tí hemos nacido, gracias a tí crece la hierva, gracias a tí crecen los cereales, el pasto, los árboles!!!

Oh, y en ese momento caquita lo supo. Supo el sentido de su vida, lo sintió en su corazón y caquita pudo morir feliz de saber quién era y porqué estaba en esta tierra.

Y yo, cada vez que cuento este cuento, se lo dedico a todas esas personas a quienes les han dicho (caca? Noooo) que eran unos don nadie, que no valían nada. Porque la moraleja de mi historia es que inclusive una caca de vaca no solamente es mierda!

Quieres escuchar el cuento?

Puntuación: 3.42 / Votos: 58

Comentarios

  1. milanta escribió:

    Hola, gracias por tu comentario en mi blog. Veo y leo que has transcrito el famoso y largo cuento de la Caca de Vaca. Tremendo cuento, aunque una vez me lo cencuraron jajaja. Luego, años después, lo volví a poner en otro lugar y fue espectacular. Nadie se olvida del cuento ni del mensaje.
    Saludos, espero sigas pasando por mi blog, yo ya te tengo en mi Google reader.

  2. BelleKotoshi escribió:

    @Milanta: De nada, realmente me gusta la creatividad y sutileza que usas para transmitir un mensaje trascendente (amo esa palabra).

    Caquita… caquita, caquita es un cuento bello, y François Vallaeys también es un capo para transmitir mensajes. Lo ayudan los cuentos con sabiduría popular.

    ¿Por qué te pudieron censurar el cuento de caquita? ¿aún hay discriminación con las caquitas?

    Y de hecho que te seguiré en tu blog y me has motivado a escribir sobre la JMJ en Colonia 😀 GRACIAS!!!

  3. Droper escribió:

    Yay, mi imaginacion es demasiado gráfica… no tengo hambre ahora 🙁

  4. BelleKotoshi escribió:

    @Droper: y te felicito por tener una imaginación versátil…. y lamento la discriminación contra caquita. Tal parece que hoy en día está de moda la ingratitud y discriminación contra las caquitas de vaca

  5. waltico escribió:

    un lindo y asqueroso mensaje … ^_^

    juassss, Droper, caquita rulz!, pa tu santo te regalo el cuento en versión para niños (osea con dibujitos xD )

  6. BelleKotoshi escribió:

    @waltico: lindo mensaje verdad? súper sútil y metafísico se puso François.

    Y te diré, que no hay mejor regalo para alguien que los cuentos para niños… sólo una vez regalé un cuento para niños a un "adulto" y fue como dar un regalo mágico 🙂 ya que me fui hasta Amazonas para conseguirlo y estaba sin medio céntimo en el bolsillo (bien fiel al estilo cheap bastard….)

  7. rox escribió:

    caquita de vaca es mi cuento favorito, se lo contaré a mi hijos y nietos. francois es un trome, espero q vuelva a Perú algún dia no muy lejano, pero esta vez que se quede a vivir acá. gracias por darte el trabajo de transcribir el cuento, estoy en la chamba algo ajetreada pero un tiempito para leer la caquita y me has puesto de buen humor. un abrazote

  8. BelleKotoshi escribió:

    @rox: Me alegra que te haya gustado mi transcripción de caquita. Es un cuento muy tierno y me hace reír mucho.

    Espero me sigas visitando y gracias por tu comment.

  9. lidia escribió:

    a mi me parese algo muy lindo espero q la gente se de cuenta de q todo da fruto por mas inservible q sea, eso somos todoslos sres humanos en esta vida cruel

  10. michael escribió:

    me encanto mucho .

  11. Sebastián. escribió:

    La flor era linda con pétalos por todos lados como los dreps de un rastaman…

    Hulas, este cuento es muuy alhaja, pero, no son "dreps", dice "dreadlocks", los dreadlocks son rastas…

    Adieu…

  12. brisseyda escribió:

    el cuento de la caquita de vaca es muy bonita y educativa este cuento nos ayuda tambien nos pone un buen ejemplo a todo los que los leen yo ya lo he leido asi que se dio mas animos de seguir con la vida y no rendirme jamas porque todo es posible

  13. lhyn nichole hermoza lopez escribió:

    esta muy lindo el cuentocon razon me lo dieron pa leer en el cole,habla mucho de identidad.

  14. diego escribió:

    es chebre

  15. jhon esteban escribió:

    mmmmm lo que gusto no fue nada niña

  16. Arturo escribió:

    Dicen que los hongos de la Caca de Vaca son "especiales". Una vez ampayaron a unos chibolos que se metían a las chacras a llevarse los excrementos y experimentar con ellos.

  17. diana-horqque Autor escribió:

    ¿Es una anécdota inspirada en algún conocido tuyo? =)

  18. hola escribió:

    caquita D:

  19. Ruben escribió:

    este cuento nos da a conocer la realidad de nuestra sociedad, viendolo de un metodo dialectico, a pesar de que es un simple cuento nos enseña que no debemos de amilanarnos ante nadie… carajo.

  20. susan escribió:

    quisiera un audio del cuento y de las lagartijas tus cuentos lo he escuchado cuando estaba estudiando y me facino tenia un cd tuyo grasias a una colega pero me lo robaron en un trabajo y nunca pude recobrar los cuentos ,soy maestra a ver si me ayudas.grasias

  21. joseluis escribió:

    yo quiero un audio de tu cuento admiro tu trabajo también me gusta de las lagartijas ,grasias

  22. alancitoelpapacito escribió:

    hay muchas formas de transmitir un mensaje, pero esta forma es muy asco, ruin y grosero. Quiza por eso no muchos lo aceptaran muy bien…..al autor le falta sutileza …..aprende de los eruditos de nuestra antiguedad….eso son verdaderos lenguajes acompañados de poesia…..hasta que llego esta era…..donde para decir algo solo utilizamos mierda…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *