Dido: entre la cazadora, la taza de te frío, la tristeza por la muerte, el principito y el rey

La primera vez que escuché la bella voz de Dido fue de la mano de Eminem con “Stan”. No necesité mucho tiempo para que ella se convierta en una de mis artistas favoritas y para que cantara, sufriera, riera, llorara y me alegrara a su lado con cada una de sus canciones.

Hoy escribo un poco sobre las interpretaciones que le doy a cada canción de la preciosa Dido. Escribí cada imagen inspirada mientras escuchaba las canciones; así que para leer cada historia, recomiendo escuchar como música de fondo la respectiva canción. Confesaré que entre mis canciones favoritas se encuentra Hunter y Don’t leave home

Hunter: La Cazadora y el Rey

Hunter – Dido. from DidoPlanet on Vimeo.

“Con sólo una luz encendida en la habitación, yo ya sé que estás allí. Cuando llegue a casa con sólo dar un pequeño paso sobre las escaleras ya lo sabré todo: sé cómo será tu mirada cuando me veas llegar.

Y si fueras un rey allá arriba en tu trono… ¿Podrías ser lo suficientemente sabio para que dejes en libertad a esta reina que crees tuya?

Quiero ser una cazadora de nuevo.Quiero ver el mundo por mí sola otra vez. Es necesario para que podamos tener una oportunidad de nuevo. Así que déjame partir….”

Dido se encuentra prisionera de la rutina. Ella es un ser dinámico, vivaz, rápido, ágil y todavía en búsqueda de sí misma, de las respuestas de su vida, de encontrarse con ella. Pero él está en otro ritmo, muy diferente que el de ella. Él se ha sentado a gozar plácida y cómodamente de su trono de rey dentro de una seguridad aparentemente estable. Él la tiene, ya la encontró, encontró a quien será para él por siempre, por toda la eternidad…

Pero Dido no es para siempre. Dido no se conforma con quedarse en un solo lugar, eso no es para ella. No creo que sea que no esté preparada para establecerse ni que todavía sea inmadura; es simplemente que ella sabe que debe buscar más. Le encanta conocer, aprender, asombrarse, anonadarse, ver las cosas desde perspectivas nuevas. Ama la vida, ama el día, la noche, las estrellas, y ama cazar. Dido es una cazadora. No, no es una reina en un trono.

Dido pretendió serlo, realmente quiso serlo, sí lo quiso. Y pareció ser algo duradero, estar al lado de él. Precisamente con él, que significaba seguridad, establecimiento, aceptación dentro de la sociedad… pero ella no buscaba eso. Dido es una cazadora y sabía que esto definitivamente ya no daba para más. No puede verse prisionera de esta caja de oro nuevamente. Y le pide, le ruega a su rey que la deje libre, recurre a su sabiduría, porque Dido sabe que su rey es muy sabio, pero que no quiere darse cuenta de que ella va a un ritmo muy diferente que el de él.

¿La libertad será la prueba más grande de amor que el rey le dará a la cazadora? ¿realmente podrá dejarla partir nuevamente? ¿y si ella nunca más regresa a su lado? ¿y si ambos prosiguen por caminos tan distantes que nunca más los volverán a unir? Pero él ha pasado tanto tiempo con ella, le ha dado tanto. Sí, siempre supo que ella era una cazadora, y fue precisamente eso lo que hizo que se enamorara tanto de ella: su seguridad, su amor a la libertad, su alegría, su búsqueda de respuestas. Pero ahora… ¿Dido había dejado de ser ella por estar a su lado?

Déjame partir, es necesario… es una apuesta del todo por el todo. No hay garantías de seguridad. O Dido regresa completamente segura de que el rey es para ella, o definitivamente no eran el uno para el otro. Pero la libertad se dará. La prueba más grande de amor, la eterna espera.

Don’t leave home: Un corazón vulnerable

Don’t Leave Home – Dido from DidoPlanet on Vimeo.

“Si sientes frío, yo te abrigaré. Si estás triste, sólo apóyate en mi. Yo estaré a tu lado y seré tu seguridad. Pero oh, no dejes el hogar, no me dejes…

Y justo llegué cuando estabas vulnerable. Te hice más vulnerable aún, como un niño. Ahora todo tu amor está conmigo… justo cuando tu corazón es todo lo que necesito.

Pero oh, no dejes el hogar, no me dejes”

Dido se siente completamente sorprendida, de pronto él llegó a su vida de una manera totalmente vulnerable que derritió su coraza y también la volvió vulnerable. Le dice que no son necesarias todas las formas protocolares de saludarse, que ella de hecho ya lo extrañaba aúnque él todavía no se haya ido aún.

Dido ríe con esas ocurrencias ¿qué se ha creído este tipo? Pero la verdad es que ya la tenía completamente ganada. Ahora el corazón de Dido estaba completamente vulnerable, tal y como el de un niño pequeño. Dido rió con la situación… pero la verdad es que estaba muy asustada. ¿Estar sin escudo en un mundo así? Quiere huir, escapar de nuevo, como siempre suele hacerlo, es una guerrera muy fuerte…

Pero no te vayas por favor, no te vayas. Quédate conmigo, no dejes el hogar. Sí, es verdad, te he hecho más susceptible, pero yo también lo estoy. Los dos estamos susceptibles, ¿es que acaso no te das cuenta? Si te da frío, yo te abrigaré. Y si estás triste, te alegraré con mis bromas.

“¿Qué me hiciste? ¿Cómo de pronto estoy así?” Parece que pensara Dido. La verdad es que reflexiona en torno a él. ¿Cómo así estoy tan vulnerable? “Your best friend I’ve come to be” ¿Mi mejor amigo? No es el discurso de la eternidad, es simplemente el reclamo del principito de que le dibujen una oveja estando los dos en el desierto envueltos en la premura de no tener agua. Parece incierto no? ¿Qué le responderá Dido al principito?

Here with me: Una reflexión sobre la existencia a raíz de la muerte del amado

Here With Me – Dido (1 Version) from DidoPlanet on Vimeo.

“No te he oído salir y me pregunto cómo todavía sigo aquí. No quiero mover absolutamente nada porque mis recuerdos podrían cambiarse.

Oh Soy quien soy y hago lo que hago. Pero no me puedo ocultar… y, y, y…

Y no me voy a ir. No voy a dormir; y no respiraré hasta que estés descansando aquí conmigo.

No quiero llamar a mis amigos para que me puedan despertar de este sueño. Y no puedo salir de esta cama a riesgo de olvidar todo lo que ha sido y no quiero olvidarlo”

Dido ha perdido al ser que ama. Se alejó de ella para siempre, los designios inevitables lo arrancaron de la vida. La muerte le arrancó el amor a Dido. Para ella todo le parece un sueño, o mejor dicho una pesadilla. Su mente está aletargada por todos los sedantes que ha tomado y todavía está en cama. Ha soñado con él y con que todavía estaba con vida, con que aún lo veía, con que aún lo podía acariciar y decirle que lo amaba…

Pero todo ha sido un sueño y su amado se ha ido sin que ella lo sintiera partir y la impotencia que siente es horrorosa, dolorosa y tortuosa. Teme mover algo, porque de pronto todo cambiaría y sus recuerdos ya no serían los mismos. Anhela regresar al sueño donde él todavía estaba vivo, donde todavía podía sentir su respiración, sentir su piel, escuchar su voz, saborear sus labios, mirar sus profundos ojos negros…

Se plantea entonces el problema de la existencia. Dido es. Dido existe. Dido hace algo: respira, piensa, observa, precisamente porque existe. Pero él ya no está. La muerte se lo arrancó y ella no se puede ocultar. No tiene absolutamente a nadie que la socorra porque está sola. Él se ha ido con la muerte y la dejó llorando; luego ha regresado y la ha vuelto a llamar. Dido quisiera llamar de nuevo a sus amigos, pero algo le impide hacerlo: si los llama la despertarán y todo será de nuevo dolor.

Dido se queda en su dolor y en su luto. La canción habla de su desesperado esfuerzo porque la imagen de su amado se quede, por la soledad que siente y por el inevitable cuestionamiento sobre la existencia que la muerte trae consigo.

Thank You: Más que una simple tasa de te frío

Thank You – Dido from DidoPlanet on Vimeo.

“Mi té se está enfriando mientras yo me pregunto por qué me levanté de la cama. Hoy día la mañana nació rodeada de nubes repletas de lluvia sobre mis ventanas y no puedo ver nada. E incluso si pudiera ver, todo se vería gris; pero tu foto en la pared me recuerda que eso no es tan malo…no es del todo malo.

Anoche bebí demasiado tratando de olvidar todas las cuentas que tengo que pagar, ahorita mi cabeza sólo piensa en este dolor. El autobus me dejó y el día de hoy será un completo infierno. Se me ha hecho tarde para llegar al trabajo, de nuevo. E incluso si ya hubiera llegado, todos ello implicaría que el día todavía continuaría y faltaría aún mucho antes de que termine. Y de pronto tú me llamas y no es tan malo, sabes? no es tan malo.

Yo quiero agradecerte por regalarme el mejor día de mi vida. Oh, simplemente estar a tu lado me basta para tener el mejor de mis días.”

En una mirada primera y superficial, tal parece ser que Dido es una completa mujer centralizada en su hombre y que toda su felicidad y alegría giraría en torno a él. Dicha primaria situación me causaba completa aversión desde antaño… no, no, una canción tan bella merecía otra perspectiva y dado que me encanta encontrar diferentes interpretaciones de las cosas, decidí encontrar otro significado para la canción, o en todo caso, profundizar en la idea del amor; no en la de la obsesión.

Me parece tan clásico que en la rutina diaria, un té, que debería estar exquisitamente caliente, de pronto y por la Segunda Ley de la Termodinámica se te vuelva frío e insaboro. ¿Has probado el té frío en una mañana gris? No tiene gracia, es como si te enfriaran la vida. Dido entonces habla de una mañana gris, con las nubes del color de panza de burro que no es nada motivador para alegrarse. Por el contrario, le causa melancolía, y una predisposición maravillosa para escribir poesía triste. Y de pronto ella ve aquella foto y no puedes evitar sonreir y que su mente vuele por los campos verdes llenos de olor a naturaleza y a cielos de color azul junto a su amado. Después de todo, el día gris, tiene su gracia no? Puede escribir poesía…

Las tribulaciones de la rutina diaria opacan la alegría y la felicidad que Dido pasa contemplando la belleza de la vida y la compañía de su sol. Y de pronto, cual inesperado baldazo de agua fría, recuerda las cuentas por pagar, las preocupaciones sobre cómo conseguir dinero, la borrachera de la noche anterior y la rutina diaria le cae de nuevo. Pero basta con recibir su llamada y de pronto, ya no es tan malo…

Es otro día más, otra lucha más, otra carrera más por sobrevivir a esta vida, con su rutina, y sus cosas. El día ya está acabando y Dido llega cansada completamente a casa. De pronto él la recibe. Y no le queda nada más que agradecerle por darle el mejor día de su vida. Sí, ese día que es una lucha diaria, llena de peripecias y desesperanzas económicas, de pronto se torna en el mejor día de la vida de Dido, tan sólo por el simple hecho de estar al lado de su amado. La canción no lo especifica, pero el amado no sólo podría ser uno, sino muchos en él: su amada familia.

White Flag: Lo que le hubiera cantado Scarlet O’hara a Rhett Butler

White Flag – Dido from DidoPlanet on Vimeo.

“Soy conciente de que te he provocado mucha confusión y gran destrucción para volver de nuevo y no te he causado nada más que problemas. Te comprendería perfectamente si ya no me quieres hablar de nuevo. Y si decides regirte por aquellas reglas que dicen que “todo se acabó”, no te preocupes, para mi tendrá completo sentido… Pues, bien, pues yo me hundiré con este barco y no depondré mis armas ni me rendiré. No verás la bandera blanca en mi puerta. Estoy enamorada y siempre lo estaré”

White Flag fue un gran hit de Dido. Solía cantar esta canción una y otra vez no del todo conciente de las implicancias de su letra. Bastante perseverante y guerrera para mi, en esos tiempos; me asombraba en gran forma la decisión y completo aplomo de Dido en seguir enamorada de aquel amor que se le escapaba de las manos practicamente. Dido era un desastre para amar, le había causado tantas tribulaciones al objeto de su pasión que practicamente él se alejaba de ella. Y ella era muy conciente de que era una decisión lógica y racional. ¿Cómo no serlo si, según ella, sólo le causó sufrimientos?

Pero Dido no se amilanaba, practicamente sabía que ya él se alejaría de ella; pero no podía dejar de decirle que definitivamente ella no se rendiría. Que no lo olvidaría, que lo seguiría amando a pesar de que él terminaba con ella. Que no depondría sus armas, no habría ninguna bandera blanca y que siempre lo amaría. Incluso osó decirle que en el futuro, cuando se vean de nuevo y él crea que todo había pasado ya, no sería así… La canción no especifica los argumentos del objeto de apasionado amor y devoción de Dido, pero deja entrever que él simplemente se alejó, dejándola persistente y abandonada en su amor, cual Scarlet O’hara olvidada por Rhett Butler en el exquisitamente desolador final de “Lo que el viento se llevó”.

Puntuación: 3 / Votos: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *