Inversión en oro, con BGF World Gold Fund

[Visto: 677 veces]

I.- Inversión en oro, con BGF World Gold Fund
Madrid, 3 de diciembre 2010 (Paula Mercado)

El segundo paquete de estímulo de la Reserva Federal estadounidense -conocido por sus siglas en inglés QE2- ha avivado el interés de los inversores hacia el oro, atraídos por su tradicional característica de cobertura contra la debilidad del dólar.

Según un informe del Consejo Mundial del Oro de finales de septiembre, el Banco Central Europeo vendió sólo 6,2 toneladas de oro durante el año, una cifra notablemente inferior a la de las 142 toneladas vendidas el año anterior. Un dato que supone un giro significativo en el comportamiento tradicional de los bancos centrales respecto al oro. Mientras que antes eran quienes suministraban oro al mercado, ahora están reduciendo los niveles de venta y sumándose a la demanda, incluso incrementando sus propias reservas en algunos casos.

Un escenario en el que el fondo de Blackrock BGF WORLD GOLD FUND ha prosperado, obteniendo excelentes rentabilidades para sus partícipes que, sólo en el último año, han llegado hasta el 36,04 por ciento en su clase A2 CAP EUR, según VDOS.

El objetivo de este fondo es maximizar la rentabilidad total, invirtiendo mayoritariamente en valores de renta variable de empresas de todo el mundo que desarrollen una parte predominante de su actividad económica en el sector de extracción de oro, aunque ocasionalmente puede invertir en empresas extractoras de otros metales y minerales preciosos, metales básicos y otros minerales. La cartera no incluye oro ni metales físicos.

Aunque la gestora sigue normalmente un estilo Value en materias primas, particularmente en este fondo se invierte en compañías con potencial de crecimiento, por lo que no puede decirse que siga un estilo concreto.

Desde su creación en 1988, Blackrock se ha convertido en uno de los líderes mundiales en gestión de activos, con más de 3.450 billones de dólares (aproximadamente 2.649 billones de euros) bajo gestión. El equipo de Materias Primas, localizado en la oficina de Blackrock en Londres, es uno de los más potentes del mundo. Cuenta con 15 personas, sumando más de 120 años de experiencia en total, con cuatro gestores focalizando su actividad en los sectores de oro y minería. Según datos de cierre de septiembre, el equipo gestiona 38.700 millones de dólares (aproximadamente 29.711 millones de euros) y ha ganado más de 100 premios por los excelentes resultados obtenidos.

La gestión del BGF World Gold Fund corre a cargo de Evy Hambro. En 1994 se incorporó a Merril Lynch Investment Managers, fusionada con Blackrock en 2006, donde gestionaba los fondos de oro y minería. Actualmente es el Jefe Adjunto de Inversión del Equipo de Materias Primas, responsable de la gestión de estrategias de oro y minería.

La mayoría de las decisiones de inversión se toman en base a factores cuantitativos y cualitativos. Aunque cualquier miembro del equipo de materias primas puede tomar estas decisiones, la responsabilidad última recae en Evy Hambro.

El equipo sigue de cerca unas 150 compañías, focalizándose en aquellas de mayor calidad que invierten en la producción de oro, en detrimento de las que centran su actividad en la exploración, que tienden a tener una capitalización inferior. Dada la concentración de la inversión en un producto único, el análisis específico de compañías es de gran importancia para la evolución de la cartera. Las minas son activos con una vida útil limitada, por lo que la calidad de las reservas de mena es la primera cuestión a evaluar. Cantidad de reservas y su grado de fiabilidad, coste de extracción y procesado, capital requerido para la explotación de la mina, rapidez de extracción y potencial para reservas adicionales, son las cuestiones más importantes a contestar. Adicionalmente, la fortaleza de sus balances, riesgos adicionales de explotación (i.e. país, divisa) calidad de sus gestores y liquidez de sus acciones sirven también de filtro para seleccionar las empresas a incluir en la cartera del fondo.

Una cartera que normalmente incluye entre 40 y 70 compañías, la mayor parte de ellas productores de oro reconocidos. La composición del fondo se monitoriza de forma continuada y todas las decisiones de inversión se discuten en las reuniones que el equipo mantiene regularmente. Según datos de cierre de octubre, las cinco primeras posiciones corresponden a Newcrest Mining (12,30%) Kinross Gold (8,20%) Minas Buenaventura (7%) Fresnillo (5,30%) y Goldcorp (5,30%). Por zona geográfica, Norteamérica (57%) Australasia (13,80%) Sudáfrica (10,30%) Europa (10%) y Latinoamérica (4%) concentran el mayor porcentaje de la cartera.

Tomando como referencia el índice FTSE Gold Mines (cap) la clase A2 CAP EUR del fondo se posiciona en el primer quintil por rentabilidad a dos, tres y cinco años, llegando a alcanzar un 105,39 por ciento de revalorización a cinco años, según VDOS. Su volatilidad en este periodo es de 23,30 por ciento, posicionándole en el quintil cinco por este concepto. Ambos resultados califican a BGF WORLD GOLD FUND A2 CAP EUR como un cinco estrellas de VDOS. Su Sharpe a cinco años es de 0.43, con un Alfa en el mismo periodo de 7,78 por ciento, respecto al índice de la categoría VDOS Materias Primas, en la que el fondo se encuadra.

La visión del equipo gestor permanece sin cambios en el corto y medio plazo. El oro continúa manteniendo un considerable atractivo inversor como activo refugio, dado el periodo de incertidumbre económica y volatilidad en el mercado de divisas en que nos encontramos. En términos de reservas, los fundamentales a largo plazo continúan mostrando signos de escasez, con pocas posibilidades de que se incremente la producción minera, mientras que los bancos centrales han pasado de ser vendedores a compradores. El fondo, por tanto, continuará focalizado en nombres de alta calidad en el sector, con potencial de crecimiento.

Fuente: Paula Mercado Cotizalia

II.- ¿Qué es el QE de la FED?

El miércoles 03 de noviembre del 2010, el Banco de la Reserva Federal anunció un segundo facilitamiento cuantitativo (QE) por un total de $600 mil millones.
El QE de la Fed es un programa por medio del cual la Fed compra principalmente bonos del gobierno y valores de hipotecas para bajar las tasas efectivas del mercado. La principal razón de la Fed para utilizar este tipo de herramientas, cuya efectividad está aún en duda, es estimular la demanda del mercado inmobiliario de E.E. U.U. por medio del mantenimiento de las tasas a largo plazo en niveles bajos durante largos períodos.

Las críticas internas: A medida que el uso del facilitamiento cuantitativo se hace
más extensivo, las críticas hacia esta “nueva herramienta” de la Fed también se
hacen más presentes. Los críticos argumentan que la constante emisión de moneda de la Fed pondrá en peligro la estabilidad económica en el largo plazo porque creará inflación (inflación extremadamente alta), lo cual eventualmente derivará en más burbujas en el mercado. Uno de los críticos más prominentes al esquema del QE de la Fed es el miembro del Comité de Mercado Abierto y presidente de la sucursal de la ciudad de Kansas del Banco de la Reserva Federal, Thomas Hoenig. En varias ocasiones, el Sr. Hoenig comentó que la Fed debería estar haciendo un esfuerzo por evitar los mismos errores del año 2001, cuando las tasas excesivamente bajas desencadenaron una burbuja inmobiliaria devastadora.

Hoenig, quien está preocupado principalmente por la presión inflacionaria, es quien representa la voz más dura en las reuniones del Comité Federal de Mercado Abierto; ha expresado su descontento de manera continua con respecto al objetivo de la Fed de inflar la economía, y advierte sobre el riesgo que implica la inyección de miles de millones y trillones de dólares en facilitamientos cuantitativos en la economía. Otros argumentan que el QE es básicamente una tempestad en una tasa de té. La constante emisión de moneda pondrá en peligro la estabilidad económica en el largo plazo, ya que crea hiper-inflación.

Según Alan Rohrbach, un periodista del Financial Times, el QE de la Fed es
simplemente un resultado de la inacción del gobierno de los Estados Unidos. El
poder legislativo de E.E. U.U. se ha mostrado indeciso en cuanto a cuál sería la mejor manera de resolver la debilidad económica de E.E. U.U. a través de estímulos fiscales de soporte. A pesar de que la mayoría de la nueva mayoría republicana ha resucitado luego de las elecciones de mitad de año de E.E. U.U. y habla sobre restablecer los retornos de impuestos de la administración anterior, los recursos políticos de Estados Unidos para realmente legislar sobre los estímulos fiscales son dudosos. La Fed, entonces, frente a la inacción de la legislatura en cuanto a la política fiscal, parece no tener otra opción que estabilizar la inflación y el crecimiento en el sentido más amplio.

Este proceso ha sido denominado “‘taxulationsm” por Alan Rohrbach, que literalmente significa que la Fed debe cubrir el vacío que deja el Congreso de los Estados Unidos con una política monetaria agresiva. Sin embargo, este proceso “antinatural” no será suficiente para cubrir las habilidades que le faltan al legislativo.

Es posible que la economía de los Estados Unidos vuelva a hundirse bajo las aguas, solo que esta vez con más desequilibrios, como resultado de la agresiva expansión monetaria.

Analisis publicado por Etoro

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *