VENEZUELA: ¿DE DONDE VIENE EL GOLPE?

[Visto: 657 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

Sospecho que la si la oposición golpista venezolana triunfara con el apoyo de las derechas latinoamericanas no sobrevendría una democracia ni una transición conservadora como postulan sus protagonistas sino una dictadura pura y dura. ¿De qué otro modo el golpismo triunfante podría someter a las masas chavistas permanentemente movilizadas en defensa de un gobierno que consideran suyo?. Desde la elección cuestionada de Maduro para suceder a Chávez, un sector de la derecha venezolana (con el apoyo abierto de la derecha latinoamericana) surgió como una oposición desleal que buscaba un golpe de estado como lo hizo con Chávez en el 2002.

La peculiaridad del 2014 es que esta vez intentaba, no un golpe militar, sino un golpe ciudadano que fracasó porque encontró al frente al chavismo movilizado que abarcaba casi a la mitad de los venezolanos y porque otro sector importante de la oposición se atenía a las reglas de juego democrático para suceder a Maduro. La oposición venezolana sigue dividida. Al lado de la oposición golpista, la oposición constitucionalista se muestra dispuesta a respetar los tiempos, plazos y formas que señala la Constitución. Hirschman define la democracia como capacidad de espera de los ciudadanos para respetar las reglas de juego y los tiempos que ella establece.

El debate político y politológico era (el año pasado) si el régimen venezolano era una democracia o un régimen autoritario, si las elecciones de las que había surgido eran legítimas o ilegítimas. Las elecciones no fueron fraudulentas, pero el proceso electoral fue injusto como sucede en la mayoría de los países de AL. El debate se reduce entonces al grado de injusticia (que es difícil precisar) de los procesos electorales que convierten a las elecciones en legítimas o ilegítimas. Los que sostenían que era una democracia defectuosa (me incluyo) condenaban el golpismo de un sector de la oposición y los que lo veían como un régimen autoritario respaldaron a la movilización ciudadana contra el régimen de Maduro.

Si es una democracia, por la más defectuosa que sea, está obligada a respetar las libertades, las movilizaciones y la vida de todos los venezolanos, pero tiene también el derecho a defenderse si las movilizaciones tienen un sentido golpista. ¿ Puede una democracia transformarse en un régimen autoritario e incluso en una dictadura?. Puede, sobre todo si es una democracia defectuosa que se enfrenta a sectores golpistas que buscan echársela abajo acusándola de dictadura. Se genera entonces una profecía autocumplida. Si el gobierno de Maduro es hoy un régimen autoritario lo es tanto porque Maduro lo quiere como porque la derecha golpista lo ha empujado a esa situación.

¿Qué sentido tiene en este contexto la declaración de Obama de que Venezuela “constituye una infrecuente y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”?. ¿Significa que USA prepara una agresión militar como sostiene Atilio Borón (PHD de Harvard) o que sólo respalda a la oposición golpista para forzar la salida de Maduro?. Más allá de las intenciones, el endurecimiento de Washington podría debilitar el apoyo mayoritario de los países latinoamericanos al gobierno de Maduro.

Puntuación: 3.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *