OLLANTA: ¿METAMORFOSIS O CAPTURA?

[Visto: 1398 veces]

Sinesio López Jiménez
El 28 de marzo Ollanta cumple ocho meses en el gobierno. Un rápido balance político muestra más sombras que luces, más frustraciones que esperanzas. Ollanta llegó al gobierno sobre los hombros de las masas descontentas y esperanzadas en el cambio y de las clases medias liberales y democráticas que huían de la perversión fujimorista. Ocho meses después se percibe que las expectativas populares se van apagando, que los miedos de las clases altas han desaparecido gracias a la continuidad de sus privilegios, que las clases medias se han cobijado resignadamente bajo el paraguas del gran capital y que, para colmo de males, el actual primer ministro es un ex-militar autoritario y pro-fujimorista. ¿Qué ocurrió?, ¿Cómo se produjo lo que pasó? ¿Y por qué sucedió?.
Lo que ha pasado es algo que sucede de una manera más o menos frecuente en Perú y en AL: Los que pierden las elecciones gobiernan y los que ganan o ayudan a ganarlas son expulsados del gobierno. Como lo sugirió el genial Carlín, Ollanta bien podría pedir en el Consejo de Ministros que levanten la mano quienes votaron por Keiko Fujimori y tendría una mayoría de manos levantadas. En la práctica se ha producido (y se está produciendo) un cambio de mando en el gobierno sin afectar las formalidades democráticas. La derecha ha dado una especie de golpe de estado con guante de seda, ganando en la mesa mullida del gobierno lo que perdió en la cancha dura de las urnas. El país asiste a una comedia política cuyo título bien podría ser “El arte de gobernar habiendo perdido las elecciones”.
En este caso la pregunta que hay que hacer es la siguiente: ¿metamorfosis o captura del presidente?. ¿Ollanta, al estilo de Gregorio Samsa de Kafka, se acostó como un líder político (de abajo y de izquierda) y se despertó como un insecto (derechista) o ha sido más bien capturado por la derecha?. Mi hipótesis es que la derecha capturó a Ollanta en Cajamarca, lo mantiene preso en Palacio de Gobierno, lo ha enmudecido con sus críticas despiadadas y, sin embargo, le exige sádicamente que hable. Eso no obstante, Ollanta mantiene su identidad política, ajada y maltrecha, pero la mantiene. ¿Cómo hemos llegado a esta situación?. El cambio de un gobierno de centro-izquierda por otro de centro-derecha en crisis fue un proceso que comprende cuatro momentos.
El primero (junio y julio del 2011) fue de resistencia. Ollanta quiso organizar un gobierno legítimo sobre la base de los resultados electorales de la segunda vuelta con un equipo propio académicamente bien formado y con experiencia de gestión, pero las presiones, las amenazas, los chantajes, los halagos y los susurros de la derecha y de sus operadores pudieron más que su voluntad de resistir e hizo subir a la nave del gobierno a los representantes del gran capital (Castilla y Velarde). Desde ese momento, Ollanta dejó de ser para la derecha el chavista repudiado para convertirse en un estadista respetado. El segundo momento es el del gobierno de la concertación (agosto- 4 de diciembre del 2011) integrado por los amigos del presidente, por los amigos de Castilla y los ministros de Ciudadanos por el Cambio con Salomón Lerner a la cabeza como Primer Ministro. Este es el momento de los cambios más importantes: el gravamen minero, la consulta previa, la organización del MIDIS.
El tercer momento se inicia con la orden presidencial de Gonga va, con el desplazamiento de la izquierda y del toledismo para girar a la centroderecha (11 de diciembre). Castilla incrementa su poder controlando más ministerios; lo mismo sucede con Valdés que controla el Premierato, Defensa e Interior. El gabinete Valdés es el acompañamiento autoritario del neoliberalismo en apuros frente a los movimientos sociales contestatarios. Este el momento en el que se produce la captura de Ollanta por la derecha. El cuarto momento es el la fragmentación del gobierno en circuitos de poder (febrero del 2012) y de la ofensiva despiadada de la derecha por apoderarse de todo el gobierno y del Estado.
¿Por qué se produjo todo este cambalache político?. Hay varios factores explicativos, pero pienso que el más importante es la correlación social y política de fuerzas totalmente favorable a la derecha que controla casi todos los espacios de poder a través de los medios, la CONFIEP y los poderosos grupos económicos. ¿Es posible cambiar esta relación de fuerzas?. Mi hipótesis es que se puede siempre y cuando se articule un frente amplio de movimientos contestatarios, de frentes y gobiernos regionales y de izquierda unificada. ¿Hasta dónde van a llegar la desenfrenada audacia y los apetitos desmedidos de la derecha?. Pienso que ella prefiere transformar la captura en metamorfosis de Ollanta.

Puntuación: 4.80 / Votos: 5

5 pensamientos en “OLLANTA: ¿METAMORFOSIS O CAPTURA?

  1. Milagros Valdeavellano

    Los apetitos desenfrenados de la derecha seguirán avanzando hasta que no encuentren un movimiento popular organizado, consciente y dispuesto a dar la batalla. La Gran Marcha por el AGUA ha sido un comienzo…siguen muchas tareas urgentes. No podemos bajar la guardia en la tarea de la formación en la acción y el debate bien sustentado.

    Responder
  2. Carlos Andía

    Comparto su hipótesis en que un frente amplio de movimientos contestarios podría contener la vorágine derechista, los logros sociales que históricamente se han alcanzado son testimonio de ello; sin embargo, el problema no es tanto el método, sino los cuadros; pues con aventureros sin visión, ni identidad ética y política, sólo iremos de traspiés en traspiés.
    La coyuntura lo exige, pero hacen falta cuadros y una sólida base social que, llegado el momento, pueda suceder a los líderes caídos en la lucha.

    Responder
  3. pepe mejia c.

    El problema de la izquierda es que solo se acuerda del pueblo, es cuando hay elecciones hace mas de 30 años que la izquierda no puede llegar al obrero,campesino, empleado,profesional.
    Solo cuando haya un partido solido junto con el gobierno cambiaremos la realidad, ud, lo ha dicho.

    Responder
  4. Oliver López

    Interesante la lectura de Sinecio, el problema en parte, es la estructura de las reglas del sistema democrático. LA SEGUNDA VUELTA ELECTORAL, es un artificio antidemocrático de un grupo de poder que logró establecer la barrera para impedir …que democráticamente quien debe gobernar son los que conforman la MAYORÍA Y GANAN LA VOLUNTAD POPULAR. Los negociados al margen de la voluntad popular por unos cuantos para luego convertirse en gobernantes, siendo los grandes perdedores, no legitima el poder del pueblo, ni menos justifica una democracía real auténtica. Por el contrario este proceso democrático se convierte en FALZA DEMOCRACIA porque intrinsicamente no desarrolla los intereses de los electores que votaron por una opción para resolver nuestros problemas, en tal sentido todo deviene en conflictos, como es el problema de la minería. SEGUNDA VUELTA PARA QUÉ?, este MITO se estableció con fines dizque de consolidar la democracia, pero en los hechos sólo sirve para favorecer intereses de una clase que es renuente a cambiar su status quo. Esta institución no existe en muchos pueblos democráticamente reconocidos. Creo que no es la captura de OHT por la derecha sino la CAPTURA DEL SISTEMA DEMOCRÁTICO por la derecha peruana….

    Responder
  5. JavierbDiez Canseco

    El proceso de captura o metamorfosis esta narrada en detalle. Pero hay un vacío importante: la responsabilidad de las fuerzas que impulsaron Gana Perú como compromiso del gran cambio, su disposición a movilizarse y movilizar a las fuerzas sociales del cambio, lanzarse a defender las banderas y no arrinconarnos a la defensiva. En las batallas hay siempre, por lo menos dos partes y hay que reconocer nuestras propias debilidades y errores

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *