LA DERECHA QUIERE TODO EL PODER

[Visto: 1441 veces]

Sinesio López Jiménez
La derecha es insaciable. Ella tiene apetitos materiales y políticos desmedidos. Controla ya casi todas las manijas del gobierno, pero no le basta. Quiere tener en sus manos todos los resortes del poder, del gobierno y del Estado. Para lograr ese objetivo quiere limpiar el camino de todos los obstáculos que le impiden avanzar: lo que queda de la izquierda, Abugattás y los líderes del nacionalismo, los gobiernos regionales, los movimientos socio-ambientalistas, Antauro, etc. La estrategia es más o menos conocida. Primero, despliegue de campañas de demolición y de asesinatos morales de los principales líderes del gobierno que le son incómodos sobre la base de pequeños errores cometidos. Segundo, el ingreso oportuno de las “cuentamuertos” (las encuestadoras) con preguntas inductoras y respuestas inducidas. Tercero, la difusión en los medios de noticias como esta: “Frenazo de Ollanta en las encuestas, Abugattás y Antauro le pasan la factura”. Y tarea cumplida.
Ollanta ganó legítimamente el gobierno (derrotando a Keiko Fujimori y a todos los poderes que la apoyaron: García, Cipriani, la CONFIEP, la derecha política y mediática), pero, en lugar de ejercerlo a plenitud, cedió parte del mismo, por presión y por propia voluntad, a los representantes del capital (Castilla en el MEF y Velarde en el BCR). Con la salida del gabinete Lerner, el poder de Castilla se extendió a otros ministerios (Energía y Minas, Trabajo, ¿y Vivienda? ¿y el MINAM?). También avanzó la derecha autoritaria y pro-fujimorista (Valdez y compañía) controlando el Premierato, Interior y Defensa. Ahora la derecha apetece otros Ministerios (RREE, Justicia y otros) aún en manos de la izquierda o de personas progresistas o nacionalistas. Pero el bocado más apetecido es el Congreso de la República al que quiere engullírselo con todo.
El llamado gabinete de la cohesión es hoy un chiste de mal gusto. Todo el gobierno está repartido en cuotas y funciona como circuitos de poder con decisores con agenda propia, con operadores y apoyos mediáticos, con débil articulación entre ellos y sin un director de orquesta. La agenda de Castilla y Velarde es la del gran capital. Lo que es bueno para éste (según ellos) es bueno para el país. Los ministros de los aparatos económicos son sus operadores y reciben el apoyo unánime de la prensa de derecha. La agenda de Valdez es la imposición del orden a como dé lugar. Su papel es enjuiciar, encarcelar, disparar y matar. Y ya comenzó también con el apoyo y beneplácito de la prensa derechista. ¿Alguien ha reclamado por la vida de los tres pobladores muertos en Madre de Dios?. ¿Con qué derecho y con qué moral Valdez puede justificar el uso del monopolio de la fuerza contra la población desarmada?.
La señora Nadine Heredia tiene, sin duda, una gran influencia (nombra ministros, es casi vocera del gobierno e influye en el nombramiento de altos funcionarios), organiza su propio circuito de poder, cuenta con asesores a su servicio y con operadores, se lleva bien con la prensa de derecha, degusta, con fruición inocultable, los halagos y oropeles del poder y tiene, por supuesto, su propia agenda oculta que poco a poco irá mostrando su rostro político. ¿ Y Antauro?. Antauro organiza su propio circuito de poder. Es un preso con poder. Es, qué duda cabe, un líder político (nos guste o no) que pretendió dar un golpe contra un gobierno democrático, que ha sido acusado y condenado por delito de asesinato y está preso, pero que ejerce una cuota de poder. Negocia con los empresarios, coloca a su gente en empresas de seguridad de las mineras, dirige su partido etno-cacerista desde la cárcel, recomienda ascensos militares, influye en el nombramiento de ministros (sería interesante saber cuáles) y goza de ciertas comodidades en la prisión.
¿Y Ollanta?. ¿Qué hace Ollanta?. ¿Gobierna? Ollanta fue capturado en Cajamarca y está preso en Palacio de Gobierno. De vez en cuando aparece para inaugurar alguna obra y desaparece. Cultiva con esmero el silencio impuesto por sus propios miedos a la prensa despiadada de derecha. La fragmentación en circuitos de poder se produce porque no hay un líder que dirija, señale un norte y organice la marcha ordenada del gobierno. Se extraña el liderazgo de Ollanta de la primera y la segunda vuelta. La gran transformación no llegó al país sino a él mismo. Por el bien del país, espero que Ollanta vuelva a ser líder que conocimos en las campañas electorales. ¿Y el asesor?. ¿Vive aún el asesor?. ¿Para qué sirve el asesor? ¿Asesora o hace lobby?.

Puntuación: 3.75 / Votos: 4

5 pensamientos en “LA DERECHA QUIERE TODO EL PODER

  1. Milagros Valdeavellano

    "Espero que Ollanta vuelva a ser…"las esperanzas son vanas cuando de realidades se trata: OHT está capturado por la derecha con su anuencia, porque tonto no es. Desgraciadamente ya se "acomodó". Lo que nos queda no es soñar imposibles sino construir alternativas reales: apoyar al movimiento social que se rebela y organiza para dar la pelea apelando a las promesas electorales. Construir el partido que parta de las bases liderando el MS desde abajo, democráticamente, uniendo las izquierdas exigiéndoles una profunda autocrítica de su accionar en los últimos 30 años, sin basarse en los viejos cuadros ya desgastados ni en alianzas de cúpulas, formando desde la lucha a las juventudes alejándolas de SL. UNIDAD EN LA ACCION UNIDAD PARA LA REVOLUCION !!!

    Responder
  2. Carlos Andía

    La derecha peruana es fiel reflejo de la política del tío Sam: "insaciable" y cruel con los adversos y tímidos; en este sentido, mucho favorece a su vorágine la debilidad del gobierno de Ollanta. Más que por la debilidad de las fuerzas que lo componen, por la falta de un líder estadista, íntegro y conocedor de los métodos que concreten los objetivos.
    Tal parece, una vez más, que el éxito de un gobierno no corona a los aventureros.

    Responder
  3. Oscar Guerrero

    En realidad no interesa que cosas haga o diga Ollanta. La derecha necesita que la gran mayoría de peruanos continuen siendo personas sin capacidad de anásis ni crítica. La lucha de los sectores progresistas debería centrarse en fortalecer un único movimiento político de centroizquierda. Pero esa tarea tiene que empezar ahora mismo, necesitamos recorrer todos los rincones del país para crear bases y crear una estructura orgánica firme. Es básico que se de cabida a la generación de 30, 40 y 50 años. Solamente una izquierda fuerte y renovada puede hacerle frente a la mafia derechista que hasta el día de hoy nos gobierna. Necesitamos visitar las ciudades, las urbes, el campo, los sectores rurales, hablar cn el campesinado, explicarles la situación actual trazando un horizonte. El trabajo se incia desde abajo concientizando al ciudadano de a pie, dejando que tome parte activa en este proceso. Esto será lo que nos hará fuertes, porque recordemos que a la dercha nunca le ha interesado establecer vasos comunicantes con la población, a la izquierda sí.

    Responder
  4. pepe mejia c.

    La lucha sigue la izquierda apoyo a Humala ,los planes de gobierno ,las promesas electorales hay que hacerlas
    cumplir .Me llama tanto la atencion ,las
    encuestas acaso las elecciones van a hacer mañana o pasado.
    Profesor su blog tiene que masificarse, para llegar a todo el Peru.

    Responder
  5. Fabian

    El que llegó a "político" entrando por la ventana y sin militancia , es muy fácil que le tiemblen las piernas ante los primeros ataques. Asi que no pierda su tiempo amigo Sinesio. Ollanta ya fué.
    La izquierda debe buscar como llenar el vacio de liderazgo, para que renazca nuevamente la esperanza.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *