LA METAMORFOSIS FUJIMORISTA DE LOS MEDIOS

[Visto: 1879 veces]

Sinesio López Jiménez
Las encuestas presentan un virtual empate entre Ollanta y Fujimori. A medida que el tamaño de las muestras crece, sin embargo, la diferencia a favor de Ollanta es mayor. Esto significa que cuando las encuestas llegan a más regiones y más áreas rurales encuentran más votantes por el candidato nacionalista. En otras palabras, Fujimori es una candidata limeña y urbana mientras que Ollanta es un candidato de todas las regiones y del campo. Desde una perspectiva social, Fujimori es la candidata de los ricos (de los sectores A y B y de los están más arriba del alfabeto) con el apoyo de un sector importante de las clases medias y de los pobres. Ollanta, en cambio, es el candidato de las clases medias y populares y de los pobres y muy pobres.
¿A qué se debe este virtual empate?. Mi hipótesis es que ese empate no se explica tanto por la campaña de los candidatos como por la campaña de la mayoría de los medios contra Ollanta. Las persistentes e infundadas acusaciones de chavismo, las escandalosas distorsiones del programa (AFP, Essalud, estatismo, impuestos, etc) la presentación del programa mínimo como inconsecuencia o como oportunismo, el falseamiento sistemático del Andahuaylazo, la contratación de un sicario mediático (Bayly) con la misión expresa de asesinar moralmente a Ollanta, no han logrado su objetivo de demolerlo, pero le han impedido avanzar en Lima y en las grandes ciudades. Los medios crean el miedo y responsabilizan a Ollanta del mismo. Fujimori es presentada, en cambio, como una política virginal que nada tiene que ver con los crímenes y la corrupción de su padre, olvidando que ella y su hermano Kenyi (que constituyen una dinastía) no existirían políticamente sin el encarcelado en la DIROES.
Los medios (o la mayoría de ellos) ya no son sólo medios sino que se han transformado en un actor político más, aliado del fujimorismo. La gran prensa y sus publicaciones acólitas han devenido prensa y TV chicha (en el más puro estilo fujimontesinista) para demoler a Ollanta. Esta metamorfosis de los medios nace con la crisis de los partidos y se profundiza con su colapso y su práctica desaparición. ¿Qué explica la orientación derechista y fujimorista de esta metamorfosis?. Mi hipótesis es que ella obedece a la fusión creciente del poder económico (por acciones o por publicidad) con el poder mediático. ¿Qué consecuencias trae esta metamorfosis para el actual proceso electoral?. Varias y tremendas.
En primer lugar, los medios fujimorizados han roto el pluralismo y el equilibrio informativo que ellos debieran tener, especialmente la radio y la TV que, por utilizar un recurso que pertenece a todos los peruanos (el espectro radioeléctrico), constituyen un servicio público y están obligados a ser pluralistas. En segundo lugar, el proceso electoral de la segunda vuelta ha perdido su carácter competitivo por la orientación fujimorista de la mayoría de los medios. Eso significa que si Fujimori fuera “elegida” carecería de legitimidad de origen para gobernar. En tercer lugar, el costo efectivo de la campaña de Fujimori se eleva considerablemente si se valoriza el apoyo de los medios. ¿Quienes asumen ese costo no contabilizado por la ONPE?. ¿Los medios o los grupos de poder económico?.
El escandaloso apoyo mediático a Fujimori parece haber alcanzado ya un nivel de saturación a partir del cual comienza a tener efectos contraproducentes. Ollanta ha hecho todo lo posible para ganar la confianza de las clases medias acomodadas. Más no puede hacer sin renunciar a su identidad de candidato del cambio y de la justicia social. Que no lo haya logrado no es un problema de él sino de ellas. Es hora de volver a la propuesta del crecimiento con distribución (pensión 65, salario mínimo de 750 soles, CUNAMAS, SAMU, restitución de los derechos laborales, el abaratamiento del gas, etc..) para garantizar el triunfo electoral.

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

6 pensamientos en “LA METAMORFOSIS FUJIMORISTA DE LOS MEDIOS

  1. pepe mejia .

    Muy interesante el analisis politico que ha realizado,el nacionalismo debe imponerse, el despligue de Humala a nivel nacional lo va llevar al triunfo,los medios informativos que hacen campaña a favor de fujimori,deben
    recordar el pasado o revisar la historia,esto no debe repetirse significaria que estamos locos no tenemos memoria , identidad .

    Responder
  2. miguel

    la Campaña sucia de los medios impide que ollanta pueda ser proactivo y tenga que defenderse continuamente de todos los infundios con que le ponen al frente, es asquerosamente grosero el tratamiento noticioso que hacen de las propuestas de gana perú presentandolo de manera burlona y negativa.

    Responder
  3. Nicolás Díaz

    Lamentable que la historia se repita, para nuestro país siempre como comedia; con el respaldo de quienes tienen el poder mediático, que sin descaro se han propuesto avasallar a la propuesta de gobierno que no les apetece. Olvidan que para ello están usando un bien público que asumen como propio: el espacio radioeléctrico por donde envian su señal.

    Sin embargo, ese mismo poder podría aprovecharse, aplicando una estrategia que podría considerse inversa: Desarrollar el plan de gobierno de Fuerza 2011, el cual ha tenido escasa o nula difusión (aunque suene paradójico e increíble). Preguntando sobre como se ejecutarán las propuestas y sus efectos.

    Responder
  4. Oscar Guerrero

    La legitimidad de las elecciones en caso se declare ganadora a keiko Fujimori sería nula toda vez que la contienda se desarrolla en condiciones escandalosamente desiguales. La violencia psicológica que despliegan los medios de comunicación en contra de Ollanta Humala está propiciando un fenómeno peligroso: la articulación de un movimiento nacional de indignación y protesta que bien puede derivar en estallidos sociales de consecuencias impredecibles. Lo que hoy tenemos que censurar es el comportamiento mezquino y amoral de los dueños de medios de comunicación y la gran mayoría de periodistas lacayos que han olvidado los principios que deben regir a una de las profesiones más nobles: el periodismo. Así que dejémonos de tapar el quid de la problemática. Soy periodista y hablo como especialista, me cuesta creer la barbarie mediática de la cual somos testigos. Está a prueba el aplomo y caracter de los peruanos ante un atropello a sus derechos más elementales. Solo los pueblos que buscan su progreso alcanzan la meta, aún estamos a tiempo de elegir ese camino, no hacerlo implicaría la inmediata renuncia a seguir soñando con país equitativo, culto y desarrollado.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *