Archivo por meses: enero 2011

Explorando las consecuencias en los mercados emergentes

[Visto: 932 veces]

Explorando las consecuencias en los mercados emergentes
Las posibilidades de países como China e India son más que económicas y deben verse como ejemplos a seguir. No por nada “China ha tenido un avance que a Gran Bretaña le tomó más de un siglo”.

January 03, 2011

IESE UNIVERSIDAD DE NAVARRA

El rápido desarrollo de países como China y la India es un fenómeno notable, asegura Vince Cable, secretario de Estado para el Comercio, la Innovación y Capacitación de Gran Bretaña.

“En el curso de una generación”, precisa Cable, “China ha tenido un avance que a Gran Bretaña le tomó más de un siglo. Precedentes sólidamente establecidos, como Corea del Sur, muestran que ese avance puede ser sostenido. Es evidente que ya han emergido los grandes mercados llamados ‘emergentes”.

Con buenos ojos

Las empresas y los gobiernos occidentales han visto con buenos ojos el crecimiento de los mercados emergentes y lo consideran una oportunidad de inversión y comercio, agrega Cable. Al mantener mercados abiertos, los países occidentales están ayudando a sostener un rápido progreso en el alivio de la pobreza. Empero, hay corrientes crecientes de inquietud por la competencia en una amplia gama de bienes, que ha reducido los salarios y socavado la disposición y capacidad de los gobiernos para mantener una economía abierta y liberalizada.

“El dilema que surge es el siguiente: el libre movimiento de bienes, servicios, capital y, lo que es más controvertido, también de personas, ha producido y seguirá produciendo grandes beneficios económicos”, asegura Cable. “Pero hay crecientes percepciones de conflictos de interés, algunos de los cuales son reales. Manejar esto y conservar el impulso de la globalización requiere de soluciones cooperativas para solucionar disputas sobre comercio e inversión, daños ambientales, migraciones masivas y muchas cosas más”.

Cable piensa que el nacionalismo económico no ayudará a sostener la recuperación y que, de hecho, puede ser contraproducente.

“Regresar al proteccionismo no es el camino hacia adelante”, advierte. “La globalización no es un juego de suma cero”.

Lección emergente

Loic Sadoulet, profesor afiliado de economía en Insead, asegura que el resto del mundo tiene que aprender a ser tan competitivo como China y otros mercados emergentes. No en términos de producir los mismos bienes, sino con ideas nuevas, quizá subiendo en la escala de valor o rompiendo barreras de eficiencia.

“La cuestión es cuánto nos estamos transformando”, explica Sadoulet. “Están apareciendo nuevos actores y el proteccionismo hace que las compañías estén resguardadas artificialmente de la competencia. Es necesario fomentar el espíritu de empresa y hacer mejor las cosas, más que pensar en bloquear todo el sistema porque están actuando de manera injusta”.

Sadoulet afirma que están empezando a emerger grandes compañías en lo que se llamaba el Tercer Mundo y que ahora éstas son competidoras en el mercado global. A estas compañías les está yendo muy bien en muchos sentidos “porque han puesto de cabeza el ciclo de innovación”. Están adaptando bienes productivos y apareándolos con las necesidades de los mercados emergentes, además de que tienen la capacidad de operar en un ambiente que en cierto modo es más volátil.

Sustentabilidad

En los mercados emergentes también se desarrollan tendencias en temas como la sustentabilidad, la salud y el estilo de vida activo.

“En África, por ejemplo, escuchamos sobre el manejo del agua, lo cual es una preocupación muy importante, no solo para los estados sino también para los consumidores”, explica Ahmet Bozer, presidente de Coca-Cola para Eurasia y África. “Esas tendencias de sustentabilidad son muy reales en la mente del consumidor. Así que, lo que vemos en todo el mundo en cuestión de tendencias de consumo, lo vemos también en los mercados emergentes con diferentes acentos. Como empresas, debemos estar muy conscientes de eso”.

Clase media joven y ventajas empresariales

Ahmet Bozer, presidente de Coca-Cola para Eurasia y África, ve significativas oportunidades para las compañías en la dinámica de una población joven, de la urbanización y de la creciente clase media. Ya que los productos de Coca-Cola se destinan a personas de todos los ámbitos de la vida, el hecho de que una mayor parte de la población ingrese en la clase media le da a la empresa significativas oportunidades.

Esto, sin embargo, no es el único beneficio que ofrecen los mercados emergentes. Bozer ve muchas oportunidades en las innovaciones que vienen de esos mercados y alianzas exitosas con la gente local.

“Un ejemplo de esto son los centros de micro-distribución que tenemos por toda África”, señala. “Hay unos 3,000 centros de estos así que estamos hablando de 3,000 empresarios que están poniendo su negocio”.

Se piensa en las diferencias entre los mercados emergentes y desarrollados, pero deberíamos darles más importancia a las semejanzas.

“En muchos países vemos innovaciones que modernizan el gusto local de tal manera que la gente esté orgullosa de sus propias raíces”, indica Bozer. “Pero, al mismo tiempo, esa gente se siente conectada con el mundo entero por usar una marca universal”.

Distribuido exclusivamente para el Diario Gestión en el Perú por The New York Times Syndicate Sigue leyendo