MAS ALLA DE LAS ENCUESTAS

[Visto: 155 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

Las encuestas de opinión ponen casi siempre en la picota al Presidente y sus ministros, a los congresistas, a los jueces y fiscales, a la policía y a los partidos políticos, pero dejan fuera de su foco de interés a otras dimensiones o instancias de la política que son tanto o más importantes que las realidades observadas. Llenan nuestras pupilas, nos obnubilan y nos impiden ver las cosas que están detrás de los oropeles del poder.

Las encuestas evalúan, como es obvio, lo que pueden ver. Pero la realidad política no es solo lo que se puede ver. Hay dimensiones ocultas de la política que tienen más punche que la política observada y observable. Mirar más allá de las encuestas nos permite relativizar sus resultados. Lo que hay que preguntarse es si la evaluación del desempeño de los gobernantes y políticos que hacen las encuestas dependen sólo de sus capacidades, habilidades y destrezas personales o de las formas peculiares de las organizaciones e instituciones que dirigen o de ambas a la vez.

La calidad de los políticos que tiene el Perú no depende sólo de sus características  personales (niveles de educación, profesión, ingresos, experiencia política y de su CV en general) sino también del sistema electoral, de las reglas de juego bajo las cuales son elegidos y de las organizaciones encargadas de dirigirlo (JNE y ONPE). Mientras tengamos el sistema electoral que tenemos, mientras el Congreso, por incapacidad o por interés, no cambie las reglas del juego electoral, mientras gobiernen el sistema electoral los que hoy lo gobiernan vamos a tener iguales o peores políticos de los que ahora tenemos.

Un buen diseño del sistema electoral puede ayudar a resolver la crisis de representación política y los problemas de representabilidad social y a encontrar una salida al colapso del sistema de partidos.  Hay que enterrar a los viejos partidos y a los nuevos que tienen más vicios que los viejos e imaginar un sistema de partidos con formatos renovados (en su organización y en sus relaciones con el Estado y con la sociedad) que tengan en cuenta la gran revolución de las comunicaciones y los cambios en la estructura social.

Nadie discute la forma de gobierno, esto es, la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo ni la ve como un problema que hay que resolver. No tenemos un presidencialismo puro como en USA, ni un parlamentarismo como en Inglaterra ni un semi-presidencialismo como en Francia. Tenemos un presidencialismo parlamentarismo que es un híbrido que más o menos funciona cuando el Ejecutivo tiene mayoría en el Congreso, pero que se transforma en una estructura asfixiante cuando se tiene un gobierno dividido. Como las situaciones de gobierno dividido son más o menos frecuentes, es necesario imaginar una nueva forma de gobierno que ayude a generar a la vez estabilidad política y un Ejecutivo eficaz.

Otros temas políticos centrales que las encuestas, los gobiernos, los “partidos” y los poderes fácticos no discuten son el régimen político y el Estado. Volveremos sobre ellos, especialmente sobre el Estado.

 

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *