EL DESCALABRO DE UNA ESTRATEGIA

[Visto: 437 veces]

 

                                               Sinesio López Jiménez

Estamos asistiendo al fracaso de la estrategia de García y de los medios concentrados de reducir el juego electoral a una competencia entre los partidos del establisment (KF, PPK, la Alianza Popular de Apra y el PPC) excluyendo al centro y a la izquierda. El objetivo era blindar al modelo neoliberal en el campo de la representación política y del gobierno. Sus impulsores trabajaron esta estrategia durante todo el gobierno de Humala y esperaban que ella funcionara como un reloj en el siguiente proceso electoral. Cuando este apareció, el escenario quedó organizado en dos campos: el de la cancha grande en el que competían los candidatos de establisment y el de la pequeña cancha en el que operaban los pitufos.

La mitad de los ciudadanos entró al juego y la otra mitad se mantuvo indiferente, recelosa o claramente en contra. Un primer aviso del fracaso de la estrategia excluyente fue el ingreso de Acuña y de Guzmán a la cancha grande de la competencia electoral. Pese a que sus propuestas no eran diferentes a las de los partidos de establishment, ellos no gozaban de su aceptación ni de su confianza. En cambio, para los ciudadanos que los respaldaban eran los rostros nuevos de la política. En ese momento entra a tallar el JNE, en cuya composición participan connotados filoapristas, declarando sus candidaturas improcedentes, en el caso de Acuña por haber dado dinero a sus potenciales electores y en caso de Guzmán por no estar reconocido en el ROP y por no haber observado la democracia interna en su elección. La ley es la ley.

Los estrategas de la exclusión creyeron que, con la salida de Acuña y de Guzmán, la cosa volvía a los cauces establecidos, pero no contaron con la astucia de los ciudadanos contestatarios que lanzaron al ruedo de la cancha grande a Verónica Mendoza y a Alfredo Barnechea. Esta sorprendente emergencia ha hecho exclamar a Juan de la Puente: ¡Habemus centro y habemus izquierda!.  Estos sí expresan la demanda de renovación política no solo en sus rostros relativamente nuevos sino también en sus planeamientos políticos, diferentes a los del modelo neoliberal.

Lo más grave de esta situación es que la estrategia de la exclusión se ha vuelto en su contra y apunta contra ellos mismos. Se pide que se aplique la ley a los candidatos y partidos del establisment. A KF por las mismas causas que se aplicaron a Acuña. A PPK y a la Alianza Popular por las mismas razones por las se excluyó a Guzmán. Pero el JNE está blindando a los candidatos del establisment negándose a aplicarles las mismas leyes que con dureza aplicó a Guzmán y a Acuña ante las mismas faltas.

Todos estos enjuagues electorales que enturbian el proceso electoral y lo hacen ilegítimo han lanzado a miles de jóvenes a las calles exigiendo al JNE igual trato a todos los candidatos. La puntería de las protestas masivas se dirige sobre todo contra KF no sólo porque es la más favorecida con las exclusiones de los candidatos sino porque a través de la hija vuelve el padre con sus crímenes y su corrupción.

El hito del fracaso de esta estrategia está por llegar: el debilitamiento de la candidatura de KF, el nuevo derrumbe de PPK, el estancamiento de García en los límites de la valla electoral y el ingreso decidido de Verónica y Barnechea a disputar la segunda vuelta electoral.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Un pensamiento en “EL DESCALABRO DE UNA ESTRATEGIA

  1. JJorge Antonio Contreras Rios

    El mas grande fracaso estratégico esta representado por la ausencia de llegada de los partidos a la sociedad, su llegada ha sido ¿virtual?, digital=, solo se preocuparon en participar, organizándose a medias y esa es la razón del fracaso de todos los partidos políticos. Al final en el horizonte quedaron los que hicieron trabajo social con las comunidades y los que aprobaron las reglas, partidos que mantenían sus militantes. Mientras el gobierno perdía parlamentarios, algunos partidos hicieron trabajo de campo. La noticia es el numero de votos a favor del candidato mayoritario que todos se niegan a reconocer, y claro seguida del candidato con segunda opción que ofrecía la segunda mejor imagen. Saludos. Atte

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *