UN RESPIRO

[Visto: 695 veces]

Sinesio López Jiménez

La solución de la crisis ministerial es pasajera, pero le permite un pequeño respiro al gobierno para buscar una salida más estable. La crisis, sin embargo, sigue latente por el resto de tiempo que le queda en el manejo del poder. La cosa puede cambiar si se modifica la correlación politica en el escenario parlamentario en el que operan dos fuerzas  gravitantes: Gana Perú y el aprofujimorismo. En torno a ellas giran los otros grupos parlamentarios menores (Perú Posible, PPC-APP, Solidaridad Nacional, Concertación Parlamentaria, AP-Frente amplio, Unión Regional) que cuentan porque, como sostiene Sartori, tienen capacidad de chantaje y pueden participar en la formación de coaliciones políticas.

Ahora se puede percibir con claridad el fuerte impacto político de la fragmentación de Perú Posible, aliado Humala, en el desempeño del gobierno.  Humala aún cuenta, sin embargo, con espacios de maniobra para comprometer a los pequeños grupos parlamentarios de derecha no fujimoristas en una cierta coalición más o menos estable que le permita tener un aceptable nivel de gobernabilidad hasta la culminación de su gobierno. Tiene que apresurarse porque el tiempo juega en su contra. Hay un conjunto de problemas que se avecinan y que pueden favorecer a la oposición aprofujimorista: probable desaceleración económica con todo lo que eso implica, desgaste del gobierno, agitado año electoral, apetitos desatados  de poder a medida que se acerca el 2016.

Si Humala fracasa en este intento, la oposición liderada por el aprofujimorismo puede llegar a controlar el Congreso, lo que tampoco es el fin del mundo, pero puede hacer más difícil el manejo del gobierno. Durante el toledismo, la oposición del Apra y del PPC controló el Congreso que, no obstante, llevó la fiesta en paz con el Ejecutivo. La crisis que sigue latente es principalmente política. Ella no proviene de la economía que sigue moviéndose al ritmo de la demanda china. Tampoco procede de la sociedad cuyos movimientos sociales mantienen la inercia del 2013.

Los actores que han generado la crisis siguen operando y van a seguir operando con pequeños cambios. El cogobierno de  la pareja presidencial va a seguir, pero cuidando las formas en el desempeño del rol de primera dama para no irritar a la oposición. Es probable que siga nombrando ministros y despidiéndolos, pero conservando un perfil bajo. Deja de ser la vocera del gobierno, pero va a ser la vocera del partido de gobierno. García, el mimado de los medios de derecha, va a seguir pugnando por encabezar una oposición agresiva de derecha para neutralizar las graves acusaciones de la Megacomisión  parlamentaria presidida por Sergio Tejada.

El fujimorismo mantendrá su oposición agresiva con miras a sacar a Fujimori de la cárcel o a lograr la prisión domiciliaria. El cuasi-monopolio mediático de El Comercio es a la vez actor de la crisis y vocero de la oposición de derecha para mantener intocada la concentración de los medios. Más allá de las diferentes motivaciones de los grupos de oposición de derecha, todos ellos coinciden en señalar que el protagonismo de la primera dama rompe la institucionalidad del gobierno. Recién se dan cuenta de un hecho que comenzó con el gobierno mismo. Sólo el Frente Amplio ha ido más allá de esta recusación para señalar que lo que está en cuestión es un gabinete hegemonizado por Castilla cuya vocera es Nadine Heredia. Es la imposición del neoliberalismo a la mala lo que está en cuestión.

 

 

Puntuación: 2.00 / Votos: 1

Un pensamiento en “UN RESPIRO

  1. Carolus

    Aunque el gobierno de ollanta culmine su gobierno con mil salvavidas, es fracaso total; porq así como fujimori prostituyó los pocos valores rescatables de nuestra sociedad, su gobierno tumbó la esperanza en la izquierda renovadora dela politica y en la justicia de la "democracia".

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *