EL NARRADOR DE CUENTOS

[Visto: 1186 veces]

 

Sinesio López Jiménez

Los ataques de Humala a la izquierda  son un gesto de cortesía para la derecha.  Constituyen una expresión más de confianza que ella exige del  presidente para volver a creer en él. En su momento (noviembre del 2011), la derecha pidió la cabeza de los izquierdistas que ocupaban algunos puestos de mando en el  gobierno y Humala la entregó en bandeja sin pestañar. Ahora ella celebra que Humala reniegue de sus antiguas convicciones (la gran transformación) y de sus aliados.

Humala reconoce que la izquierda “por primera vez llega al gobierno con nosotros, que son ministros con nosotros”. Pongamos los egos en su real dimensión. Más preciso sería decir que Humala y la izquierda llegaron al gobierno por primera vez porque, por un lado, asumieron en la primera vuelta la representación de los sectores contestatarios y disconformes con el establishment y, por otro, formaron acertadamente una coalición en la segunda vuelta con el centro derecha que detestaba al fujimorismo más que a la izquierda.

Sostiene Humala que la izquierda cometió algunos errores estratégicos, entre ellos la falta de autonomía conceptual y política (“cuando llovía en Moscú, salían con paraguas”), el abandono de la lucha por la justicia social y la “soberbia” de los intelectuales marxistas que se creían “los únicos intelectuales del país y despreciaban al resto porque no eran marxistas”. Convalida sus afirmaciones con su propia experiencia familiar. En defensa de don Isaac y su esposa y de toda la izquierda habría que decir que es una generalización excesiva la referencia a la falta de autonomía y a la soberbia y un desvarío la alusión al abandono de la lucha por la justicia social. ¿Se está mirando al espejo, señor presidente?.

Ninguneando algunos logros de la izquierda peruana sostiene que, a diferencia de otras latinoamericanas, apenas llegó a la alcaldía de Lima. Hay algo de cierto y mucho de falaz.  La división irresponsable de la IU en 1989 bloqueó el camino de la izquierda a Palacio de Gobierno y abrió las puertas a novatos sin tradición de izquierda (Fujimori, Toledo y Humala).  Es probable que si la IU no se hubiera dividido, Ollanta Humala no hubiera existido políticamente. Esto es, sin embargo, contra-historia.

“Los participantes (en el primer gabinete) que eran de izquierdas y que los colocamos ahí no aguantaron ni seis meses el Gobierno, se salieron y ahora están con la derecha” afirma Humala en una entrevista a El País de España que este diario reproduce (LR, 23/06/13). Una historia para la exportación contada al revés. La verdad histórica todos la conocen. Humala comenzó muy temprano el viraje a la derecha con la designación de Castilla en el MEF y Velarde en el BCR y con la continuidad del modelo liberal, siguió con Conga va sí o sí y continuó con la declaratoria de guerra a los movimientos contestatarios de Cajamarca. La izquierda no se salió, Humala la echó por presión de la derecha. Se reemplazó el diálogo por la confrontación (el gabinete Valdés que no fue a ninguna parte).

El hombre que se define, no de izquierda ni de derecha, sino de abajo ubica, sin embargo, su nacionalismo, que bebe de fuentes plurales, “en la izquierda latinoamericana con Lula y con Mujica”. ¿Qué dirán sus mandantes de la derecha?. Cuídese, señor presidente, de los periodicazos y de las atarantadas de los  que creen que son dueños de la verdad y del Perú.

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

3 pensamientos en “EL NARRADOR DE CUENTOS

  1. pepe mejia c.

    La construccion del FAI, se haga en base a verdaderos representantes de los trabajadores,instituciones, profesionales. El punto clave es el modelo economico a seguir se necesita inversion estatal, privada,educacion con resultados, desarrollo industrial, tecnologico.

    Responder
  2. Jorge Contreras

    Interesante punto de vista como muchos de políticas, de izquierdas y derechas cuando debería ser más de valores. Por ello creo no se puede llegar a una madurez y construir.
    Los defectos se aprecian en ambos lados.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *