REPRESENTACION Y CALIDAD

[Visto: 1229 veces]

Sinesio López Jiménez
¿Será mejor el próximo Congreso que el actual?, ¿será más representativo?, ¿de qué depende la calidad del Congreso?, ¿de qué depende su nivel de representatividad?. La historia ha demostrado que el sufragio universal y la democracia hacen más representativos a los congresos, pero disminuyen su calidad. La democracia, como sostuvo Montesquieu, nos hace mediocres pero felices. Los congresos mesocráticos y elitistas han sido, de lejos, mejores que los congresos populares. ¿Es inevitable el choque entre la calidad y la representatividad de los congresos? Mi hipótesis es que ese choque es inevitable porque expresa la contradicción entre la democracia política y las clases sociales y entre la política y la economía en el mundo moderno.
¿Y la igualdad política no elimina la desigualdad económica y social?. Podría atenuarla en ciertos casos, pero no la elimina. En algunos países de América Latina, por el contrario, la desigualdad económica ha crecido bajo el techo de las democracias. El caso chileno es paradigmático al respecto. La igualdad política (cuando es producto de un sistema político fuertemente autónomo) hace iguales a los votos de los desiguales económicamente y a sus representantes, pero no elimina la desigualdad económica ni mejora la calidad representativa. ¿Qué se puede hacer entonces con la contradicción entre la calidad y la representatividad de los parlamentos?. Es necesario transformar la contradicción en tensión. ¿Cómo?. Elevando la calidad de los ciudadanos y reduciendo drásticamente la desigualdad económica y social.
¿Existen otra maneras de atenuar esa contradicción?. En Occidente se han inventado dos instituciones para acercar la calidad y la representatividad. La primera es el Parlamento mismo que, gracias a sus funciones clásicas –espacio de representación, institución legislativa, foro público, centro de fiscalización, aprobación del presupuesto, lugar de formación de las élites políticas- ayuda a reducir las diferencias de calidad de los representantes de las diversas bancadas. Eso requiere fortalecer los congresos frente a los ejecutivos y reivindicar enérgicamente sus funciones clásicas. Eso pasa también por permitir y favorecer la reelección de los mejores parlamentarios. En algunos países de AL se ha suprimido la prohibición de la reelección parlamentaria. La segunda es la formación de los sistemas de partidos. Estos, incluidos los partidos de masas, constituyen las élites de las diferentes clases sociales que representan y dirigen y en esa medida tienden a mejorar la calidad de la representación.
¿Qué sucede cuando los parlamentos se devalúan y los partidos colapsan como es nuestro caso y el de otros países de AL?. En esos casos, la contradicción entre representatividad y calidad de los representantes reaparece con fuerza. Eso es lo que hemos visto en el Perú en estas dos últimas décadas. Para comenzar a salir de esta lamentable situación sería deseable (en el caso peruano) que el porcentaje de los invitados a participar en las listas parlamentarias, cuya designación está en manos de los dirigentes, sea ocupado por personas políticamente calificadas o por gente nueva que constituya una promesa política. Algunos dirigentes no aprovechan desgraciadamente esta prerrogativa para mejor la calidad de la representación.
Ellos creen erróneamente que, colocando a la cabeza de la lista a gentes del deporte o de la farándula, van a arrastrar más votos. Olvidan que, como caudillos, ellos mismos son ríos caudalosos que arrastran muchas piedras como representantes. Son verdaderas canteras políticas. Creo, sin embargo, que la experiencia enseña y que los representantes del próximo Congreso serán mejores. Eso se puede ver ya en algunas listas. En el caso del nacionalismo, por ejemplo, personas con una trayectoria parlamentaria brillante como Daniel Abugattás, Javier Diez Canseco, Manuel Damnert y gente nueva muy calificada que promete mucho como Nicolás Lynch, Alberto Adrianzén, Felix Jiménez, Rosa Mavila y otros van a mejorar notablemente la calidad del Congreso si son elegidos.

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *