2011: LOS PARTIDOS DE FONDO

[Visto: 932 veces]

Sinesio López Jiménez
Entretenido y dramático a la vez va a ser el 2011. En la medida que nadie va a ganar con mayoría absoluta en la primera vuelta, las elecciones del 2011 son un campeonato en dos etapas. Todos juegan en la primera con la esperanza de pasar a la segunda, pero no todos están en condiciones de alcanzar sus sueños. Todos son llamados a participar, pero pocos los elegidos por el pueblo. ¿Qué candidatos están en mejores condiciones de pasar a la segunda vuelta?. Los cuatro que señalan las encuestas serias: Castañeda, Toledo, Keiko y Ollanta. Pese a que todos ellos juegan aparentemente en la misma cancha electoral, mi hipótesis es que en la primera etapa el juego se realiza en dos canchas diferentes con protagonistas diferentes en cada una de ellas. ¿Quien define las canchas?. Los dos Perú de siempre que coexisten, los electorados volátiles y los candidatos mismos.
Por las encuestas se sabe que Castañeda y Toledo son los candidatos de las clases medias y altas (el Perú oficial) mientras que Keiko y Ollanta son los candidatos de las clases populares y pobres de la ciudad y el campo (el Perú real). El sector C, en donde se ubican tanto las clases medias emergentes como las empobrecidas y algunos sectores populares, está en las dos canchas. Entre Toledo y Castañeda así como entre Keiko y Humala los electores tienen sendos vasos comunicantes. Esto significa que los votos de cada par competidor son intercambiables. Los de Castañeda pueden pasar a Toledo y viceversa y los de Keiko pueden pasar a Ollanta y viceversa. Hay también vasos comunicantes entre Castañeda y Keico y entre Toledo y Ollanta, pero son poco significativos. Ergo, los partidos de fondo en la primera vuelta serán, por un lado, entre Castañeda y Toledo y, por otro, entre Ollanta y Keiko. El que venza en cada cancha pasa a la segunda vuelta.
Detrás de estas dos canchas electorales hay también dos historias densas que se expresan y se cruzan. Toledo tiene el enorme mérito de haber encabezado las luchas por la democracia en el 2000 contra Fujimori (padre de Keiko), pero tiene también el demérito de haber defraudado a los de abajo que votaron por él el 2001 y que esperaban de él la lucha frontal por la democratización de la sociedad, del Estado y de la economía y por su inclusión. Toledo se quedó en la democracia (como régimen político) y abandonó la democratización que incluía al pueblo. La confrontación entre Ollanta y Keiko es, en realidad, el pleito entre dos chinos: Velasco y Fujimori. El primero encarnó la revolución populista y la democratización desde arriba (porque era una dictadura) y el segundo, la revolución neoliberal, la desdemocratización y la cleptocracia, previo golpe de Estado. Ello no obstante, desplegó un neopulismo (clientelista) agresivo con el apoyo del FMI, del BM y del BID. Por eso, los dos únicos presidentes que recuerdan y valoran los de abajo en los últimos 50 años son Velasco y Fujimori. Para ellos, los presidentes democráticos pasaron sin pena ni gloria.
En la segunda vuelta el partido de fondo debiera ser entre Toledo y Ollanta porque son los que ofrecen dos proyectos políticos claramente definidos y contrapuestos. Toledo mantiene el modelo neoliberal, pero esta vez ofrece distribución económica e inclusión social y, desde luego, más democracia (como régimen político). Ollanta ofrece pasar del neoliberalismo primario exportador a la economía nacional de mercado y articular la democracia con la democratización social, estatal y económica. Para que este escenario ideal de fondo se produzca, Ollanta tiene que ponerse las pilas ya y organizar una alianza sólida y disciplinada con la izquierda. De lo contrario, se puede repetir la historia del 2000 en el que se confrontó principalmente Toledo con el fujimorismo, esta vez en nuevas condiciones por cierto. Este último es el escenario ideal de la derecha (porque la ultraderecha prefiere a Castañeda y a Keiko). Ellas quieren hacer de las elecciones del 2011 una pichanguita entre amigos.

Puntuación: 4.00 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *