Desarrollan mochila diseñada para personas con discapacidad visual

Presentaron mochila con lenguaje Constanz y localizador que emite un sonido cuando la persona silva o aplaude.

Desarrollan mochila diseñada para personas con discapacidad visual

En el Perú existen cerca de 160,000 personas invidentes y casi 600,000 que tienen alguna discapacidad visual, condición que compromete su calidad de vida, desarrollo integral y bienestar familiar.

En ese contexto y pensando en las necesidades de la población con discapacidad visual – pero dirigido a todo tipo de usuarios – la compañía Totto presentó la Prisma Inn.

Esta es una mochila creada para personas con discapacidad visual, y cuenta con el lenguaje Constanz, un sistema de símbolos en relieve que permite a las personas identificar colores a través del tacto.

El código Constanz está inspirado en los elementos de la naturaleza: el amarillo se identifica con una línea recta en relieve, por la manera como los rayos del sol golpean directamente a la tierra. El azul es una línea ondulada y representa el fluir del agua.

El rojo tiene forma de zigzag, porque el fuego se mueve de forma irregular, y el blanco y el negro son, respectivamente, un aro y un punto. A partir de ahí, juntando las figuras, todas en relieve, se pueden formar los colores del círculo cromático.

En el Perú existen cerca de 160,000 personas invidentes y casi 600,000 que tienen alguna discapacidad visual, condición que compromete su calidad de vida, desarrollo integral y bienestar familiar.

En ese contexto y pensando en las necesidades de la población con discapacidad visual – pero dirigido a todo tipo de usuarios – la compañía Totto presentó la Prisma Inn.

Esta es una mochila creada para personas con discapacidad visual, y cuenta con el lenguaje Constanz, un sistema de símbolos en relieve que permite a las personas identificar colores a través del tacto.

El código Constanz está inspirado en los elementos de la naturaleza: el amarillo se identifica con una línea recta en relieve, por la manera como los rayos del sol golpean directamente a la tierra. El azul es una línea ondulada y representa el fluir del agua.

El rojo tiene forma de zigzag, porque el fuego se mueve de forma irregular, y el blanco y el negro son, respectivamente, un aro y un punto. A partir de ahí, juntando las figuras, todas en relieve, se pueden formar los colores del círculo cromático.

Fuente: peru21.pe

 

Scewo, la silla de ruedas del siglo XXI que puede subir y bajar escaleras

Scewo, la silla de ruedas del siglo XXI que puede subir y bajar escaleras
Scewo, la silla de ruedas del siglo XXI que puede subir y bajar escaleras

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock

Scewo es una silla de ruedas que emplea la innovación tecnológica para diferenciarse de los modelos tradicionales y dotar de mayor independencia y movilidad a su usuario, ya que es capaz de moverse como un Segwey, sortear obstáculos y subir y bajar escaleras.

Dos años después de que sus creadores presentasen su primer prototipo, el diseño de Scewo ya está terminadoLa silla de ruedas del futuro ha llegado hasta el presente presentando un funcionamiento rupturista y muchas prestaciones añadidas con respecto a sus análogas convencionales.

Esta puede apoyarse y moverse sobre dos ruedas como si se tratase de un Segway y además, puede subir y bajar escalaras sin necesidad de asistencia gracias a su oruga incorporada. Además, cuenta con diversos modos de conducción adaptados a las diferentes circunstancias y superficies.

Los responsables de su creación son un grupo de jóvenes estudiantes de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, que declaraban que su principal objetivo ha sido usar “la nueva tecnología y un diseño estético para desarrollar una silla de ruedas desde cero”. Aunque el primer prototipo está plenamente desarrollado, se encuentran buscando financiación para que Scewo pueda convertirse en realidad y constituir una solución a gran escala.

Los creadores han subrayado que si consiguen recaudar más fondos -en este momento forman parte de la plataforma de financiación Patreon-, contratarán a más estudiantes para acelerar el proceso, puesto que sus previsiones pasan por comenzar a producir estos modelos de sillas de ruedas a partir de finales del 2018. 

Algunas de las características básicas e esta silla de ruedas tecnológica, que exhibe un diseño elegante y minimalista, son la superación de obstáculos propiciada por sus grandes ruedas y su estructura compacta para maniobrar con facilidad, su modo de conducción de equilibrio automático para permitir una conducción dinámica, su modo seguro para subir o bajar, así como maniobrar hacia delante y hacia atrás o su modo track, para desplazarse por superficies resbaladizas o pendientes pronunciadas.

Una de las novedades más salientables de esta silla es su capacidad para subir y bajar escaleras de forma segura y suave apretando un botón. También tiene incorporado un sistema de iluminación delantero y trasero. 

Sus creadores apostaron por ella desde el comienzo de la idea. “Durante nuestros estudios de licenciatura construimos el primer prototipo (Scalevo) de la silla de ruedas. Éramos un grupo de 10 personas. Fue una gran experiencia y recibimos comentarios muy buenos. Por eso que decidimos continuar con este proyecto y diseñar una nueva silla de ruedas que pueda ser llevada al mercado”, apuntan.

Fuente: ticbeat.com

Un accesorio permite a personas con discapacidad usar un smartphone

Está pensado para quienes tienen dificultades motrices y que hoy no pueden manejar la pantalla táctil.

Mobility Launcher fue diseñado por el argentino Leonardo Russo

Mobility Launcher, un accesorio desarrollado en Argentina con hardware y software de código libre, promete facilitarles el uso de un smartphone a las personas con discapacidad motriz que hoy se encuentran prácticamente impedidas de accionar pantallas táctiles. El proyecto fue concebido y llevado adelante por Leonardo Russo, un desarrollador que ya experimentó en el campo de la ayuda a personas con discapacidad con Blind Comunicator, una app que informa a ciegos lo que aparece en la pantalla del smartphone.

En este caso, Mobility Launcher es un accesorio que cuenta con una pantalla LCD y una serie de botones, que se conecta mediante un cable USB a smartphones y tablets con Android 3.2 o superior que dispongan de la función USB Host. Una vez establecida la conexión, el smartphone se maneja a través del accesorio y permite al usuario atender y realizar llamadas, recibir y enviar mensajes, escuchar música, usar una grabadora de voz, definir alarmas, gestionar contactos y navegar la web con el motor de Google como punto de partida.

Russo explicó que luego de su positiva experiencia con Blind Comunicator, decidió continuar su ayuda con soluciones de bajo costo. Además de que su software sea de código abierto, Russo decidió que el hardware también utilice tecnología abierta Arduino y que la carcasa pueda ser generada en cualquier impresora 3D. “En el mercado hay accesorios que cuestan 3500 dólares para usar un celular porque siempre se utiliza tecnología propietaria. A mí se me ocurrió hacer uno que puede producirse con la tecnología disponible en el mercado local y global, usando Arduino”, comentó.

El desarrollador dejó disponibles en la web todos los planos necesarios para que un técnico pueda construir su propio Mobility Launcher: “La carcasa 3D puede costar 300 pesos y el hardware restante, unos 900. Todos los esquemáticos están subidos y disponibles en ‘https://github.com/lrusso/MobilityLauncher’. Es gratuito y abierto, se pueden hacer versiones. No quiero hacer una cadena comercial”, aclaró. Sin embargo, Russo dijo comprender que la difusión de un dispositivo que debe ser ensamblado con placas de hardware y que necesita de la impresión 3D para contenerlo “será más dificultosa porque no sólo se trata de bajar una app de un repositorio. Una cosa es la recepción pública de un software y su instalación, algo que estamos acostumbrado a hacer, y otra es armar un hardware. Por eso estaría bueno que lo adopten organizaciones y que se pueda masificar su uso”, concluyó.

Fuente: lmneuquen.com

Nuevo curso gratuito sobre las TIC en personas mayores o con discapacidad

En los últimos años hemos visto muchos MOOC sobre el uso de las TIC en la educación o su potencial en el ámbito laboral, pero el curso que comentaremos hoy repasa  las aplicaciones de las nuevas tecnologías para enriquecer la vida de las personas mayores o con discapacidad.

Discapacidad y envejecimiento activo. Soportes tecnológicos, es un curso de 12 semanas de  la Universidad Complutense de Madrid.

MOOC

Veremos experiencias y ejemplos de cómo personas con diferentes tipos de discapacidad se valen de las TIC para mantener su independencia, estudiar o desenvolverse en diferentes ámbitos.

El programa del curso cuenta con colaboraciones de profesores de otras universidades y expertos con discapacidad que comentarán los últimos avances sobre este tema. El curso está compuesto de 11 módulos y requiere de más de 60 horas de dedicación, según las estimaciones de los instructores.

Aquellos usuarios que participen en el curso, contarán con foros para intercambiar ideas, plantear dudas o pedir la opinión de los instructores y colaboradores en los diferentes temas que se irán desarrollando en los módulos.

El MOOC se imparte en  MíriadaX y para participar solo es necesario registrarse siguiendo el enlace que compartimos antes, y respetando las instrucciones que nos indicará la plataforma.

Fuente

Mooc Miriada X 

MWC 2017: Los 4 proyectos de Samsung en realidad virtual

Proyectos de Samsung destacan por ayudar a personas con discapacidad visual y controlar remotamente una computadora

Samsung está programado para realizar su presentación el domingo 26 de febrero en el Congreso Mundial de Móviles (MWC). (Foto: Samsung)
Samsung está programado para realizar su presentación el domingo 26 de febrero en el Congreso Mundial de Móviles (MWC). (Foto: Samsung)

Samsung arribará al Congreso Mundial de Móviles (MWC) este domingo 26 de febrero sin su Galaxy S8, pero con cuatro proyectos de realidad virtual y aumentada que destacan por ayudar a personas con discapacidad visual, controlar remotamente una computadora y una versión ‘mejorada’ de los Google Glass.

Durante la feria que se realiza en Barcelona, Samsung mostrará al mundo a “Relúmino”, una aplicación para las gafas de realidad virtual Gear VR que permite a personas ciegas o con discapacidad visual leer libros o ver televisión. Es capaz de reasignar los puntos ciegos mediante el desplazamiento de imágenes, según sus especificaciones.

Samsung está programado para realizar su presentación el domingo 26 de febrero en el Congreso Mundial de Móviles (MWC). (Foto: Samsung)
Samsung está programado para realizar su presentación el domingo 26 de febrero en el Congreso Mundial de Móviles (MWC). (Foto: Samsung)

Mientras que el “Monitorless” son como unas Googles Glass, pero diferentes, según apuntó el portal “Cnet”. Se trata de unas ‘gafas de sol’ de realidad virtual y aumentada que funciona como control remoto en teléfonos móviles o computadoras sin necesidad de un monitor. Incorpora dos pantallas pequeñas que reciben contenido mediante conexión Wi-Fi.

La realidad virtual es completamente aprovechada para el placer de viajar con “TravRer”. Es una plataforma que permite elegir un lugar y hora del día para recorrer y una calle para conocer cómo es el sitio buscado en un momento preciso, clima, cuántas personas transitan y demás información similar.

Samsung está programado para realizar su presentación el domingo 26 de febrero en el Congreso Mundial de Móviles (MWC). (Foto: Samsung)
Samsung está programado para realizar su presentación el domingo 26 de febrero en el Congreso Mundial de Móviles (MWC). (Foto: Samsung)

Samsung también pensó en los usuarios más domésticos con “VuildUs”, una cámara de 360 grados con profundidad de campo y una aplicación móvil que evalúa el perímetro de un salón, por ejemplo, que luego gracias a la realidad virtual de las Gear VR ‘llenarla’ de muebles y saber qué objetos pueden entrar y cómo ordenarlos.

EL DATO
Las propuestas fueron desarrolladas en el Creativa Lab (C-Lab), el laboratorio de ideas que Samsung inauguró en diciembre de 2012 para que sus colaboradores desarrollen proyectos personales.

Fuente:

BraiBook, el ‘eReader’ en Braille

Para fomentar la lectura y el acceso a contenidos digitales

BraiBook.
Foto: EuropaPress

BraiBook es un ‘eReader’ diseñado para que personas con discapacidad visual puedan leer y aprender el de lectura y escritura Braille gracias una tecnología disruptiva que permite la conversión de una manera sencilla y accesible en cualquier momento y lugar.

La peculiaridad de BraiBook es su reducido tamaño, ya que dispone de espacio para un solo carácter en Braille. Para utilizarlo, el usuario coloca el dedo encima de ese espacio donde, con un sistema mecánico, va subiendo y bajando cada punto Braille, reproduciendo sucesivamente las letras de cada palabra y permitiendo la lectura de cualquier contenido en formato digital: desde un documento descargado, al horario del autobús o sus emails, mediante conexión Bluetooth con el teléfono móvil.

Este dispositivo es idea del ingeniero catalán Carlos Madolell quien, tras reflexionar sobre los problemas cotidianos de lectura a los que se enfrentan las personas con discapacidad visual, creó BraiBook para “fomentar la inclusión de este colectivo en la educación, la cultura y el entretenimiento”, como explica en un comunicado.

Actualmente, sólo un 15 por ciento de personas con discapacidad visual (15.000 en España) conoce y utiliza el sistema Braille. Además, la oferta de libros disponible en este alfabeto es escasa, cara y de difícil acceso y transporte, factores que limitan el acceso al código Braille y, por tanto, reducen el desarrollo personal y profesional de las personas con discapacidad visual.

El objetivo de BraiBook es duplicar la cifra de usuarios de Braille y aumentar, también, la escolarización de niños con discapacidad visual, sobre todo en países en vías de desarrollo.

BraiBook busca financiación en la plataforma de ‘equity crowdfunding’ la Bolsa Social. Una vez en el mercado, el dispositivo podrá adquirirse a un precio que no superará los 300 euros a través de la propia web de BraiBook o mediante un canal de distribución externo, gracias a un preacuerdo con ONCE y asociaciones similares a nivel internacional.

Fuente

La ‘mirada’ inteligente que da voz a los enfermos de ELA

Una niña con parálisis cerebral utiliza, junto a una asistente, Irisbond en el ordenador

Irisbond, creadora de una tecnología que permite controlar el ordenador con la vista, lanza un nuevo producto adaptable al entorno móvil

Eduardo Jáuregui, fundador y cara visible de Irisbond, atiende al teléfono desde el manos libres del coche. Este ingeniero vasco conduce de vuelta a San Sebastián, ciudad en la que reside, desde Bilbao. Acaba de salir de un encuentro con inversores interesados en su proyecto, una joven tecnológica que en los próximos meses quiere dar un gran salto. Antes del verano pretenden cerrar una ronda de financiación de 1,5 millones de euros, la segunda en los tres años largos de vida de la compañía.

Son días ajetreados para Jáuregui y sus socios. En apenas unos días (miércoles 1 de febrero), Irisbond sacará al mercado su segundo producto, una evolución de Irisbond Primma, la tecnología que comercializan desde noviembre de 2013 y que por ahora utilizan “algo más de 500” personas con discapacidad, en hasta seis países, sobre todo España y Latinoamérica.

Este sistema, para explicarlo de una manera sencilla, permite controlar un ordenador a través del movimiento de los ojos, con el soporte de un dispositivo alargado que se coloca en la base de la pantalla del equipo.
El lanzamiento inminente va un paso más allá. El nuevo producto reduce las dimensiones del hardware, que ahora es “más adaptable”, y lo habilita para su uso en aparatos móviles como teléfonos y tabletas, explica Jáuregui.

Evolución de la tecnología

Aunque pensado inicialmente para su aplicación en diferentes sectores (industrias, cirugías médicas o en la asistencia a la conducción) Irisbond se ha revelado como una herramienta de gran utilidad para las personas con movilidad reducida y dificultades en el habla. Sobre todo, enfermos de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica), Esclerosis Múltiple u otras afectaciones cerebrales y neurodegenerativas.

En el fondo, su nacimiento y origen se explica por la necesidad de dar voz a quienes lo tienen más difícil para comunicarse. A principios de los 2000 los dos socios originales del proyecto viajaron a Estados Unidos en busca de una tecnología que facilitase la vida a la mujer de uno de ellos, afectada por ELA. Tras asociarse con una empresa del país, comenzaron a desarrollar una patente y un producto propio, con el soporte, desde 2007, del centro tecnológico donostiarra Vicomtech. Pocos años después entra en escena Jáuregui, quien toma las riendas del negocio a comienzos de 2013, e impulsa definitivamente el proyecto.

“En este tiempo hemos trabajado muy activamente en la evolución de la tecnología”, apuntan desde Irisbond. Ello les permitirá, “a final de año”, estrenar un tercer producto, tras el previsto para este mismo febrero, que prescindirá completamente de elementos externos adicionales –el equipo actual precisa también de un cable USB para conectar la cámara que incorpora al ordenador–. “Con descargarte la aplicación se podrá utilizar en cualquier entorno, haciendo uso de la web cam incorporada en el dispositivo”, anticipan.

La mirada como conexión al exterior

 La plataforma actual de Irisbond, explican desde la empresa, funciona a base de reflejos. El dispositivo que incorpora el equipo emite haces de luz infrarroja, invisibles e inocuos para el ojo humano, que generan una serie de destellos al contacto con la córnea. La videocámara incorporada registra estos reflejos y, a través de un sistema de algoritmos, convierte el movimiento de los ojos en coordenadas de posición del ratón en la pantalla. Una especie de extensión imaginaria de la mirada para quien no puede alcanzar el teclado o el ratón por sus propios medios.
Irisbond

Esta tecnología, con un coste de 1.800 euros en el mercado (también accesible a plazos, con un pago mensual de 99 euros), añade un sistema auxiliar de comunicación, que facilita al usuario moverse por las aplicaciones informáticas más sencillas. Desde escribir en un documento de Word, chatear, seleccionar una película para verla en el ordenador o interactuar con el exterior, a través de sintetizadores de voz y otros comunicadores virtuales. “La mirada permite interactuar con el entorno de manera natural”, apunta Jáuregui.

La actualización de Irisbond para dispositivos móviles, de la que se resisten a dar demasiados detalles, tendrá un coste algo menor, de 1.600 euros. En ambos casos el precio incluye también las aplicaciones desarrolladas para navegar en Internet y las actualizaciones del software que se incorporan periódicamente.

En busca de inversión

Como en cualquier empresa emergente, el paso que aspiran a dar este año tiene sus riesgos. En la creación de la compañía en 2013, Jáuregui –que mantiene la mayoría accionarial– y Vicomtech aportaron, casi a partes iguales, el capital necesario para echar a andar el proyecto. Un año después el grupo Everis y Gestión de Capital Riesgo del País Vasco, un ente público-privado que invierte en empresas radicadas en la comunidad, inyectaron la primera financiación externa (300.000 euros) en Irisbond.

Ahora, para la segunda ronda en su corta vida, la empresa se muestra “abierta” a buscar el socio adecuado dentro del extenso mundo del venture capital, tanto en el panorama nacional como internacional.

Entre sus pretensiones para este año, también figura la extensión a mercados más exigentes, como son el “Norte de Euroa, Estados Unidos y Canadá”. Lo harán tras superar en 2016 el umbral de la rentabilidad (break even), año en el que alcanzaron los 300.000 euros de facturación, según las cifras facilitadas por la empresa.

Fuente

Desarrollan una app para alumnos con sordera, con baja visión o dislexia

Desarrollan una app para alumnos con sordera, con baja visión o dislexia

La Universidad de Alicante (UA) ha diseñado una aplicación gratuita adaptada a las necesidades de personas sordas, con baja visión o dislexia, denominada Ability Connect, con el objetivo de proporcionar oportunidades de aprendizaje a este colectivo.

Esta herramienta permite que mientras un compañero de aula toma apuntes en una tableta iPad pro, la persona con discapacidad puede verlos en su dispositivo en tiempo real, así como archivarlos, modificarlos y consultarlo luego, ha informado la UA en una nota.

Ability Connect ha sido diseñada por José María Fernández, del Centro de Apoyo al Estudiante (CAE) de la Universidad de Alicante, con la colaboración del estudiante del Máster en Desarrollo de Software para Dispositivos Móviles de este centro universitario José Carlos Alfaro y el apoyo de la Fundación Vodafone España.

Con la pretensión de ofrecer oportunidades de aprendizaje inclusivas y eficaces para todo el alumnado, esta nueva aplicación posibilita la comunicación en tiempo real de varios dispositivos por Bluetooth, aunque también se puede utilizar mediante wifi o datos móviles.

Así, mientras un voluntario toma apuntes en una tableta de lo que sucede en la pizarra o lo que dice el profesor, el estudiante con discapacidad puede seguir en su dispositivo el contenido que está introduciendo su compañero, archivarlo, modificarlo y consultarlo posteriormente.

Creada para dispositivos móviles con Sistema Operativo iOS de Apple, Ability Connect también puede ser empleada para la traducción de idiomas y para realizar subtitulado en eventos.

Esta “app” cuenta con características avanzadas de visualización de contenido para adaptarse a las necesidades de varios colectivos de personas con discapacidad.

En concreto, en su modo de visualización estándar, el usuario puede configurar el color del fondo y del texto para mejorar el contraste, además de seleccionar el tamaño y el tipo de fuente para aumentar legibilidad del contenido.

En una opción más avanzada, se puede seleccionar un modo de visualización “palabra a palabra”.

De esa manera irán apareciendo en la pantalla el texto recibido palabra a palabra, pudiéndose configurar la velocidad de aparición de las mismas, el color de fondo y del texto, y tipo de fuente.

En cualquier instante, el usuario puede retroceder, detener y avanzar por el contenido manualmente.

El modo de visualización avanzada está pensado especialmente para personas con baja visión para evitar que tengan que ampliar la interfaz, y para aquellas con problemas de lectoescritura (dislexia, por ejemplo), para salvar confusiones derivadas de la disposición de las palabras en el texto.

Ability Connect, disponible para su descarga gratuita en la Apple Store, ha sido desarrollada y promovida por la UA con el respaldo de la Fundación Vodafone España dentro de su colaboración en materia de innovación en tecnologías accesibles para mejorar la integración de las personas con discapacidad.

Fuente

La robótica será clave para terminar con la discapacidad humana este siglo

Así lo afirma del laureado diseñador biónico Hugh Herr, uno de los líderes en el diseño de prótesis que incorporan computadoras, motores y funciones autónomas.

Hugh Herr tuvo un accidente cuando escalaba de joven y por eso perdió las extremidades. Foto: Archivo

El diseñador biónico Hugh Herr advierte que el único peligro que ve de cara al futuro es el de una sociedad que acepte que la discapacidad es inherente a la vida, porque a lo largo de este siglo la tecnología será capaz de eliminar las limitaciones que tenga un cuerpo humano.

“En este mismo siglo llegará el momento en el que no tengamos que tolerar nunca más las limitaciones de nuestro cuerpo, de forma que podamos eliminar los fallos del mismo” a través de los avances que ofrezca la biónica, señaló Herr, ingeniero mecánico y biofísico estadounidense, conocido como el hombre biónico.

De hecho, en una rueda de prensa celebrada en Oviedo (España) esta semana, el líder mundial en el diseño y desarrollo de las prótesis más avanzadas, aseguró que, pese a no tener piernas, hace lo que quiere y le da la gana, incluida la escalada.

Este experto montañista, que perdió las dos piernas a los 17 años al quedar atrapado durante tres días en una tormenta de nieve, llegó a Oviedo para recibir mañana el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2016, galardón que le fue concedido por haber contribuido notablemente a acelerar la integración hombre-máquina.

Las prótesis de Hugh Herr tienen computadoras, baterías y motores propios. Foto: Reuters

 

No obstante, reconoció que sólo el 15% de las personas que necesitan este tipo de prótesis puede acceder a ellas en Estados Unidos, por el coste que tienen, pero que al igual que los teléfonos móviles se han abaratado con el tiempo y son usados ahora por millones de personas en todo el mundo, lo mismo ocurrirá con las prótesis inteligentes que imitan a extremidades amputadas.

En un plazo de 50 años, según las previsiones del investigador( que ha desarrollado las primeras piernas biónicas que imitan perfectamente el movimiento humano), “el cuerpo sintético va a ser dominante en cuanto a extremidades” y será completamente normal ver extremidades artificiales fusionadas con el cuerpo humano.

“En el futuro será algo normal y no importará de qué estemos hechos, sino lo que hagamos y cómo nos expresemos”, afirmó. De hecho, se imagina un futuro en el que una persona que al levantarse sufra dolores articulares o rigidez en las piernas pueda sustituirlas por extremidades artificiales sin problema alguno.

“Gran parte de mi cuerpo es sintético. Nada de lo que roza el suelo es biológico, y todos los meses y años la sofisticación de mis extremidades mejora, mientras mi cuerpo biológico va hacia abajo”, precisó Herr antes de mostrar y quitarse ante los periodistas una de las dos prótesis que le permiten caminar con total normalidad.

Bajo el pantalón, tres computadoras, doce sensores y las baterías que aportan energía mueven cada una de las prótesis que lleva y que se quitan fácilmente con un sencillo movimiento de mano.

Hugh Herr durante la conferencia de prensa. Foto: EFE

Director del grupo de biomecatrónica del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Herr señaló que actualmente está trabajando en un dispositivo de titanio que entra en el hueso y permite el control neuronal de una extremidad a través de sensores sintéticos.

Se trata de una fusión eléctrica y mecánica que se comercializará en breve y que, según relató Herr, él mismo utilizará.

“El año que viene voy a someterme a una cirugía donde me pondrán implantes en el cuerpo que van a permitir comunicar mi sistema nervioso y las prótesis para poder moverme, sentir las extremidades biónicas, la fuerza y el tacto”, precisó.

Según Herr, la biónica avanza rápidamente hacia accionadores de los músculos que permitirán en un futuro que los brazos y piernas biónicas tengan capacidades muy superiores a los biológicos, logros que permitirán que en un futuro no se perciba la discapacidad como algo inherente al ser humano.

“Una persona discapacitada no debe aceptar su cuerpo como algo roto y no aceptar la discapacidad”, señaló este investigador, que prefiere hablar de personas condicionadas, un término más neutro.

Herr recibirá este viernes el Premio Princesa de Investigación en la ceremonia que tradicionalmente preside el rey Felipe VI en el Teatro Campoamor de Oviedo.

Agencia EFE

Fuente

Invento español es todo lo que necesitan las personas con discapacidad para usar el móvil

Javier Montaner con una de las personas con las que han probado Mouse4all. (Mouse4all)

Mouse4all es un pulsador que funciona como un ratón para enviar órdenes a la pantalla. Se puede mover con cualquier parte del cuerpo: hay quien lo acciona con la nuca.

Hay personas que tienen problemas para trabajar con una pantalla táctil. No es tan fácil como pulsar con uno o dos dedos sobre ella: tal vez tienen las manos paralizadas o algunas dificultades para mandar la orden del cerebro a sus extremidades. Ahora, unos ingenieros españoles proponen una solución muy simple para que cualquiera pueda mandar un WhatsApp o consultar Facebook según sus posibilidades.

Se trata de una pequeña caja con un pulsador, se llama Mouse4all y, como aseguran al final de uno de sus vídeos de presentación, a los que lo han usado “les ha cambiado la vida”.

Mouse4all es obra de los ingenieros José Ángel Jiménez y Javier Montaner. El primero industrial, el segundo de telecomunicaciones, dejaron sus trabajos y se unieron hace un par de años para emprender nuevos proyectos. Hasta entonces habían trabajado en desarrollo de ‘software’ para otras empresas y decidieron iniciar una nueva etapa tirando de ahorros. “Lo que nos gustaba, que eran proyectos que intentaran combinar una parte de ‘software’ o de aplicaciones y una parte de ‘hardware’, algo tangible”, explica Jiménez a Teknautas.

 Hay personas que tienen problemas para trabajar con una pantalla táctil. No es tan fácil como pulsar con uno o dos dedos sobre ella: tal vez tienen las manos paralizadas o algunas dificultades para mandar la orden del cerebro a sus extremidades. Ahora, unos ingenieros españoles proponen una solución muy simple para que cualquiera pueda mandar un WhatsApp o consultar Facebook según sus posibilidades.

Se trata de una pequeña caja con un pulsador, se llama Mouse4all y, como aseguran al final de uno de sus vídeos de presentación, a los que lo han usado “les ha cambiado la vida”.

Mouse4all es obra de los ingenieros José Ángel Jiménez y Javier Montaner. El primero industrial, el segundo de telecomunicaciones, dejaron sus trabajos y se unieron hace un par de años para emprender nuevos proyectos. Hasta entonces habían trabajado en desarrollo de ‘software’ para otras empresas y decidieron iniciar una nueva etapa tirando de ahorros. “Lo que nos gustaba, que eran proyectos que intentaran combinar una parte de ‘software’ o de aplicaciones y una parte de ‘hardware’, algo tangible”, explica Jiménez a Teknautas.

“Estábamos investigando un poco qué cosas permite hacer la tecnología en otros campos, también en el social”, prosigue. “Por casualidad nos encontramos con que las tabletas eran muy poco amigables para una persona que tuviera dificultades de acceso a la pantalla táctil”. En unos pocos meses tenían un prototipo que funcionaba.

Montaner explica que el siguiente paso fue salir a la calle y buscar a gente que tuviera problemas para interactuar con la pantalla, con el fin de que probaran su invento. Fueron a centros como el DATO de personas adultas con grave discapacidad física de Madrid o el ASPACE de parálisis cerebral. Así, desde el primer momento lo han probado los futuros usuarios finales y sus terapeutas. “Salen temas que a ti no se te hubieran ocurrido”, afirma Jiménez. “Tú aprendes mucho de discapacidad física y es un trabajo más fructífero”.

Mouse4all es esa mezcla de ‘hardware’ y ‘software’ en la que pensaban en un principio. Es una pequeña cajita con un pulsador, que se puede controlar tanto con un dedo de la mano como de un pie, con la cabeza o con cualquier otra parte del cuerpo, según la movilidad del usuario. La cajita está conectada a través de un puerto USB al móvil o tableta para mandar esa pulsación al dispositivo. En la pantalla, hay un puntero que recibe esas órdenes para hacer clic en el icono de una ‘app’, escribir un mensaje de texto o moverse de un lado a otro y de arriba abajo.

Para realizar esas acciones hay que instalar una ‘app’ (por el momento, solo disponible para Android), que se abre automáticamente al conectar la caja al dispositivo. Al abrirse, en la pantalla se despliega un menú con diferentes iconos: mover el puntero a la izquierda, a la derecha, arriba, abajo… Para indicarle al puntero hacia dónde se desea ir, tan solo hay que esperar a que los bordes del icono destaquen y pulsar en ese momento para mandar la orden. Durante el movimiento, se vuelve a pulsar la caja y el menú aparece otra vez para cambiar de dirección, hacer un clic sobre una ‘app’ o una letra del teclado de WhatsApp.

El menú puede configurarse de forma más sencilla o compleja según las posibilidades del usuario y sus necesidades concretas. Hay quien les ha pedido un icono para apagar o encender la pantalla y, de esa forma, ahorrar batería. Otras opciones como arrastrar o hacer ‘scroll’ también se pueden programar.

Como el dispositivo móvil detecta la caja automáticamente, una vez instalada la ‘app’ y conectado el periférico no es necesaria la ayuda del terapeuta o de un familiar para operar con Mouse4all. “Les damos autonomía y les damos privacidad”, explica Montaner. “Hay otros usuarios que tienen algún tipo de discapacidad cognitiva. Les damos acceso a cosas que, si no, no podrían hacer”.

Se trata de “que no dependan de nadie, que no tenga que estar alguien pendiente para hacer lo que ellos quieren hacer”, añade el ingeniero. Para ilustrarlo, su socio y él recurren al ejemplo de Pablo (nombre ficticio), un joven que les preguntó si con el Mouse4all podría enviar mensajes de WhatsApp y borrarlos una vez enviados. Los fundadores entendieron que Pablo no quería que un familiar o un cuidador tecleara por él o leyera sus mensajes más íntimos.

Un selfi con la nuca

Durante el proceso de diseño han conocido a pacientes con historias increíbles. Entre ellas, las de usuarios que nunca habían usado tabletas o ‘smartphones’ y que se animaron a hacerlo por primera vez con Mouse4all. “Hemos visto en estos centros que gente que no era capaz de utilizar un PC tiene una segunda oportunidad”, resume Jiménez.

Lola (nombre ficticio), de unos 50 años, solo podía mover la cabeza y nunca había usado una tableta. Estaba atravesando una fase de depresión y las terapeutas, buscando una motivación, sugirieron probar con ella. Los ingenieros adaptaron la caja a lo que ella podía controlar y la dejaron a solas con el artilugio. En una hora, el tiempo que tenían para estar con ella, y controlando el invento con la nuca, el único movimiento que podía realizar, Lola consiguió abrir la cámara e incluso hacerse un selfie. “Se emocionó, se echó a llorar. Fue un momento increíble. Era algo que ninguno de los que estábamos ahí hubiéramos pensado nunca que iba a pasar”, recuerda Montaner.

Otro usuario, con una enfermedad degenerativa que le impedía comunicarse, se mostraba reacio a usarlo. La terapeuta insistió en que lo hiciera y, con ello, consiguió que la persona siguiera yendo al centro para realizar actividades. La trabajadora le dijo a los ingenieros que gracias a Mouse4all, además, había podido conocer el sentido del humor del paciente.

Una caja autofinanciada

La financiación de Mouse4all ha corrido a cuenta de los ahorros de Montaner y Jiménez, pero también ha contado con un premio de innovación de la Fundación Vodafone, en la categoría de accesibilidad TIC física.

“La idea es lanzar una pequeña producción inicial”, explica Montaner. “Estará disponible en febrero o marzo, esperamos, y [luego] sacarlo a la venta. Ya tenemos una lista de gente de los centros en los que hemos ido trabajando. Los usuarios de estos centros y las familias de estos usuarios están diciendo que esto realmente está cambiando su forma de enfrentarse a la vida, su forma de comunicarse, de disfrutar de la vida”.

Habían fabricado cuarenta unidades y ahora han industrializado el proceso, con una tirada de cien que quieren vender directamente, sin distribuidores de por medio, con el fin de “tener una relación directa con los usuarios y aprender [de ellos]”. El precio estaría entre los 100 y los 200 euros, “que para el mercado donde estamos es un precio barato”, añade. “El mercado de la accesibilidad es un mercado pequeño, es un nicho, y los precios funcionan diferente que en el mercado normal”.

“A nivel de ‘hardware’, lo puedes llamar un ‘gadget’, pero es mucho más. Realmente estás resolviendo una necesidad real de nuestros usuarios. Y eso es muy motivador para nosotros”, concluye Montaner. “Estamos proveyendo para que interactúen socialmente”. Una nueva barrera cae para aquellos que más lo necesitan.

Fuente