Opinión: ¿Qué hacer en Siria?

“Luchar contra las causas de la huida” es la respuesta estándar a la pregunta de cómo reducir el número de refugiados. Viendo lo que ocurre en Siria, parece que la cuestión no es tan sencilla, dice Alexander Kudascheff.

0,,18696661_303,00

Imagen: DW

Hace cuatro años que comenzó la guerra civil en Siria. Más de 250.000 personas han perdido la vida. Varios millones decidieron huir y se encuentran atrapados en el Líbano, Turquía, Jordania o, tras haber perdido ya la esperanza de que la guerra acabe, de camino a Europa.

Una guerra que se alimenta a sí misma

Siria está arrasada. En Damasco, al igual que en las zonas alauitas del país, manda todavía Bashar al Assad. Una gran parte del territorio, sin embargo, está controlada por el autodenominado Estado Islámico (EI) y la no menos brutal milicia yihadista Frente al-Nusra. Además, a veces, los rebeldes democráticos son capaces de mantener el control de alguna ciudad. Entre todo este desorden hay algo claro: la guerra aún no tiene visos de terminar.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Desde un punto de vista militar: ¿Debería intervenir Occidente? ¿De qué lado debería tomar parte? Y, sobre todo, ¿quién es el enemigo? ¿El Estado Islámico? Sin duda, aunque esta última opción sería razonable, no basta con realizar ataques aéreos. Quien declare la guerra al autoproclamado califa Al Baghdadi, fortalece indirectamente la posición de al Assad en Damasco. Algo que no favorece a nadie. Y es que para empezar, el presidente sirio es el responsable de la mayoría de las muertes que se han producido en el país. Por otro lado, nadie quiere intervenir en una guerra con dos frentes abiertos –las tropas de Al Assad y el EI– y pocas opciones de éxito.

Vías de negociación complicadas

Queda la solución diplomática. O mejor dicho, el intento de solución diplomática. Algo que sólo es factible si interviene al Assad. Para ello habría que sentarle en una mesa de negociaciones, lo que sería un desastre para sus opositores democráticos. Algo que quizás se vean obligados a soportar, teniendo en cuenta que la decisión de al Assad de sentarse a negociar es sólo una cuestión de tiempo. Puesto que el presidente sirio no va a ir a ningún sitio –no tiene a dónde ir-, Rusia entra en juego como posible interlocutor en las negociaciones.

Alexander Kudaschef, redactor jefe de DW.

Alexander Kudaschef, redactor jefe de DW.

Otra opción sería Irán. Llegado el momento, sería prácticamente imposible evitar una gran ronda de negociaciones, en la que tomarían parte Washington, Moscú, la UE, Irán y Arabia Saudí, es decir, el opositor más acérrimo de al Assad y el principal rival de Irán en la lucha por la supremacía en el mundo musulmán. Si se diera el caso, lograr una solución resultaría muy difícil. Por lo tanto, quizá sería mejor no contar con ambos países –Irán y Arabia Saudí-. Pero, ¿aceptarían no formar parte de las negociaciones?

Precisamente Arabia Saudí ha sido el país que ha seguido con mayor recelo el ascenso y regreso de Irán al escenario político mundial gracias al recién alcanzado acuerdo nuclear. Un regreso que, sin duda, Riad habría preferido evitar. Desde entonces, y apoyada por Israel, Arabia Saudí sostiene que el acuerdo nuclear es un error fatal.

La búsqueda de una solución negociada va camino de convertirse en un rompecabezas. Las opciones de éxito son desalentadoras pero, ante todo, hace falta tiempo, algo de lo que no dispone el pueblo sirio. Asimismo, es inútil prometer una intervención militar sin garantía de éxito. Entonces, ¿qué se puede hacer para detener esta guerra civil sin sentido? Por el momento, nadie lo sabe.

En: DW

El plan Putin para Siria

Hasta ahora las informaciones sobre una presunta expansión de la presencia militar rusa en Siria no se han podido confirmar. Sin embargo, expertos no descartan que Putin esté planeando una futura intervención militar.

El presidente ruso, Vladímir Putin.

El presidente ruso, Vladímir Putin.

Desde principios de septiembre aumentan los informes de los medios de comunicación según los cuales Rusia aparentemente habría enviado tropas a Siria para apoyar la lucha del Ejército de ese país contra el Estado Islámico (EI). Sin embargo, hasta ahora estos no se han podido comprobar.

No es ningún secreto que desde hace décadas Rusia tiene presencia militar en Siria. “Es completamente normal que haya militares rusos en Siria”, dice Alexei Malashenko, experto en Cercano Oriente del Centro Carnegie de Moscú. “Los rusos están en Cercano Oriente desde 1955, ya que el Ejército sirio está equipado completamente con armas rusas, y estas necesitan mantenimiento”, explica.

Los Gobiernos de Moscú y Damasco son viejos aliados. En el puerto sirio de Tartús, en el Mar Mediterráneo, Rusia mantiene una base de reparaciones para su Marina. Y desde el comienzo de la guerra civil en Siria en 2011, Rusia ha apoyado al régimen en Damasco suministrándole armas. Ahora, Moscú justifica su apoyo con la lucha contra el EI.

Expertos: intervención rusa sería “gran error”

El experto ruso Alexander Golz duda que Rusia esté interviniendo militarmente en Siria, pero no lo descarta para el futuro. “Puesto que en Rusia un solo hombre toma todas las decisiones, todo es posible”, dice Golz a DW. Una intervención militar solo tendría sentido si pudiera cambiar radicalmente el desarrollo de la guerra, pero actualmente Rusia no podría enviar suficientes tropas para vencer al EI en Siria e Irak, cree el experto.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el presidente sirio, Bashar Al Assad, en Damasco (2012): viejos aliados.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el presidente sirio, Bashar Al Assad, en Damasco (2012): viejos aliados.

También Alexei Malashenko opina que una intervención militar rusa en Siria sería “un gran error”. Tendría pocas perspectivas de éxito y la sociedad rusa probablemente no la aprobaría, señala el experto.

En la segunda mitad de septiembre, el jefe del Kremlin viajará a Nueva York. Desde agosto se especula en Rusia sobre un “plan Putin”, que el mandatario ruso anunciaría en EE. UU. Hasta ahora solo se sabe que Moscú pretende crear una coalición internacional contra el EI que apoye al presidente sirio, Bashar Al Assad. Si bien ya existe una alianza contra los yihadistas liderada por Washington, esta no apoya al mandatario sirio. Occidente exige la dimisión de Al Assad, haciéndolo responsable de la guerra civil en su país.

¿Fin de las sanciones a cambio de ayuda contra el EI?

En los medios rusos también se especula sobre otro motivo del Kremlin. Según el renombrado periódico moscovita Novaya Gazeta, a cambio de su ayuda en la lucha contra el EI Putin esperaría concesiones en lo que respecta a la crisis ucraniana, ante todo, que se levanten las sanciones de Occidente. Asimismo, Alexei Malashenko, del Centro Carnegie de Moscú, cree que en primer lugar Putin pretende apoyar a su aliado Al Assad y no tanto combatir al Estado Islámico.

En: DW

Congreso: asesores de módulo no están sujetos a fiscalización

Como se sabe el personal administrativo del Congreso de la República no se encuentra bajo el ámbito de la Ley del Servicio Civil – Ley N° 30057. Sin embargo, bajo la perspectiva de que existe una planilla pública sostenida por el presupuesto que todos los peruanos financian con sus impuestos y demás fuentes de financiamiento (inversiones, fuentes fiscales, etc), esta Ley debería ser aplicada transversalmente a todos los servidores públicos del país y en todos los niveles: Nacional, regional y local (municipal). La única explicación que podría darse a esta situación es que estos asesores hayan sido contratados bajo locación de servicios o contrato de terceros, pero resulta extraño que tengan la denominación “Módulo Adicional de Apoyo al Trabajo de la Organización Parlamentaria”, ¿Para qué “maquillar” un servicio como ese si tienen todas las características de un servicio no personal?. Recomiendo visitar la página web del Congreso de la República del Perú.

La Mesa Directiva de Iberico planteará que se auditen contratos firmados bajo módulo, según indicó ayer el tercer vicrepresidente del Congreso, Luis Galarreta (izq.). (Foto: Congreso)

La Mesa Directiva de Iberico planteará que se auditen contratos firmados bajo módulo, según indicó ayer el tercer vicrepresidente del Congreso, Luis Galarreta (izq.). (Foto: Congreso)

Personal contratado a través del Módulo Adicional de Apoyo al Trabajo de la Organización Parlamentaria no marca asistencia

Por: Sebastian Ortiz Martínez
Redactor – @Shebas07

Los asesores contratados a través del Módulo Adicional de Apoyo al Trabajo de la Organización Parlamentaria solo pueden ser fiscalizados por el congresista para el que trabajan, pero no por el área administrativa del Legislativo. Así lo sostuvo ayer el jefe del Gabinete de Asesores de la Presidencia del Parlamento, Víctor Colina, quien añadió que este personal no está obligado a marcar su asistencia.

“Ese personal que va al módulo es de confianza y cada congresista responde por sus asesores”, manifestó al ser consultado sobre si el área administrativa del Parlamento verifica si estas personas acuden o no a trabajar o si es posible que se dediquen a tareas privadas de de sus jefes.

Un ejemplo de ello es que dos trabajadores contratados por el congresista José Luna Gálvez (Solidaridad Nacional) a través del Módulo Adicional de Apoyo fueron grabados por el programa de TV “Panorama” realizando labores a favor de la Universidad Telesup, que es de propiedad del solidario.

“Si se descubre algo negativo, en buena ahora, lo de Luna está en proceso en la Comisión de Ética. Repito que cada congresista responde por sus asesores”, indicó Colina.

Colina también aseguró que se está realizando una evaluación del módulo, para determinar si funcionó o no como debía.

Un informe publicado por este Diario reveló que en los últimos cuatros años-durante las presidencias de los nacionalistas Daniel Abugattás, Víctor Isla, Fredy Otárola y Ana María Solórzano-el Congreso gastó más de S/.16 millones en el pago a asesores contratados a través del módulo.

Mira el número total de asesores contratados a partir de este módulo desde el 2011. (Infografía: El Comercio) Click en la imagen para ampliación

Mira el número total de asesores contratados a partir de este módulo desde el 2011. (Infografía: El Comercio) Click en la imagen para ampliación

“Doy fe que Menchola y Morales fueron”

El congresista Martín Belaúnde Moreyra (SN), que contrató a los ex legisladores Walter Menchola y Fabiola Morales como asesores de la Comisión de Fiscalización, dijo que ambos sí asistieron al Parlamento a trabajar. “Los dos me asesoraron en un informe sobre Essalud, que fue aprobado en el grupo, pero no en el pleno”, detalló.

“Doy fe absoluta de que ambos fueron a trabajar”, añadió Belaunde Moreyra, quien añadió que también vio a la teniente alcalde de Lima Patricia Juárez en los pasillos del Congreso.

La vocera de Fuerza Popular, Cecilia Chacón, indicó que durante las administraciones del nacionalismo, el Parlamento tuvo personas que “no era indispensables”, por lo que saludó la medida adoptada por la Mesa Directiva de Luis Iberico de no renovarle el contrato a 300 trabajadores legislativos, que no cumplían con los requisitos profesionales para estar en el Congreso.

A su turno, el congresista de Dignidad y Democracia Sergio Tejada se mostró a favor de ajustar el Acuerdo N° 082-2009-2010, que creo el módulo, a fin de establecer requisitos para la contratación y fiscalización del personal que ingresa al Legislativo por esa vía.

EL DATO

Según el jefe del Gabinete de Asesores de Iberico, Víctor Colina, el humalismo dejó “sobrepoblado” el Congreso, por lo que se vieron obligados a no renovar contrato a 300 personas. Además, señaló que se auditarán los contratos del personal que está en el Servicio Parlamentario.

En: elcomercio

Ver: El Congreso gastó S/.16 millones en módulo de asesores

Colegio de Periodistas protesta por credencial de prensa de Susy Díaz

Imagen: exitosa radio

Imagen: exitosa radio

El Colegio de Periodistas de Lima alzó su voz de protesta tras difundirse una fotografía de la credencia de prensa de la exvedette Susy Díaz. La institución considera que un personaje como ella no puede ser considerada como profesional de la información al no tener los estudios superiores correspondientes.

A través de un comunicado, Max Obregón Rossi, decano del mencionado ente, increpó a Latina el hecho de que se acredite a cualquier personaje, denigrando el valor del periodista. “Si bien su canal tiene libertad de contratar a quien desee, lamentamos y rechazamos que se le otorgue una credencial, hecho que denigra nuestra profesión ante la opinión pública pues hace creer que cualquiera puede irrogarse esa condición”, reza la misiva.

Asimismo, reprochó también que el canal emita espacios que promueven la violencia, en clara alusión al programa de Magaly Medina. “(…) el programa que conduce una de sus empleadas los sábados por la noche, el mismo que se ha convertido en el nuevo reality de agresiones, peleas, insultos, palabras vulgares y discusiones de bajo nivel”, cita el texto.

Comunicado del Colegio de Periodistas del Perú

Comunicado del Colegio de Periodistas del Perú

En: exitosaradio

Post XXX

Today being a porn star is not a problem in some people’s CV or resume. Some of them write books, become professional nurses or give lectures at universities about their experience in the world of adult films. After being in xxx industry they live a normal life as you can see on Facebook, Twitter or Instagram and that’s ok because they are breaking social taboos and prejudices studying, working or having a family and getting a dreamed life with their effort. We are nobody to judge them:

https://youtu.be/4ITO3H9EfKE

Rusia envía militares a Siria y pone en alerta a EE.UU.

Informes de la inteligencia estadounidense señalan que Moscú envió una avanzadilla militar para apoyar al régimen sirio

Vladimir Putin y su aliado Bashar al Asad. (Reuters).

Vladimir Putin y su aliado Bashar al Asad. (Reuters).

Moscú. Los indicios de un incremento de la presencia militar rusa en Siria preocupan a Estados Unidos y plantean la interrogante de si Moscú tiene planeado intervenir en el conflicto.

De acuerdo con el diario “The New York Times”, informes de inteligencia estadounidense sostienen que Moscú ha enviado una avanzada militar para apoyar a las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Asad, en la zona de Latakia.

Según el diario, estos movimientos incluyen el envío de viviendas prefabricadas -que podrían alojar hasta un millar de militares rusos- así como un sistema de control del tráfico aéreo.

El presidente Vladimir Putin ha mantenido una postura reservada sobre el tema y afirma que Rusia sopesa diversas opciones, declaración que ha avivado sospechas sobre las intenciones del Kremlin.

Moscú confirmó hoy que entrega armamento al régimen Al Asad, pero precisó que es para la lucha contra el terrorismo, según indicó el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

“Rusia nunca ha ocultado que esté proporcionando asistencia militar a las autoridades sirias con el objetivo de luchar contra el terrorismo”, dijo la portavoz oficial de la Cancillería, María Zajárova.

Los observadores en Moscú afirman que las maniobras rusas podrían ser parte de un plan para el envío de soldados a Siria a combatir al Estado Islámico con esperanzas de enmendar los fracturados vínculos de Moscú con Occidente.

Sin embargo, advierten que Putin tendría remotas posibilidades de superar el escepticismo de Estados Unidos para convencerlo de su plan y existe el peligro de repercusiones catastróficas si opta por una acción militar unilateral en Siria.

Al barajar la posibilidad de sumarse a la coalición contra el grupo Estado Islámico, Putin podría confiar en obtener algunas cuantas concesiones cruciales. Su principal objetivo: el levantamiento de las sanciones occidentales y la normalización de las relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea, que se encuentran en su punto más bajo desde la Guerra Fría por la crisis ucraniana.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dejó entrever la preocupación de Washington en una conversación telefónica con su homólogo ruso Sergei Lavrov durante el fin de semana.

El Departamento de Estado dijo que Kerry dejó claro que si son correctas las versiones de un inminente incremento de la presencia militar rusa en Siria, “estas acciones podrían intensificar aún más el conflicto, causar más pérdidas de vidas inocentes, aumentar la oleada de refugiados y elevar el riesgo de un enfrentamiento con la coalición que combate al grupo Estado Islámico en Siria”.

De acuerdo con un funcionario de Defensa de Estados Unidos que solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones sobre temas delicados, Washington ha detectado un aumento en el número de aviones de transporte rusos que buscan autorización diplomática para vuelos con destino a Siria.

Dijo que se desconoce el tipo y el propósito de la carga de los aviones.

El portavoz del ministerio griego del Exterior, Constantinos Koutras, dijo que Estados Unidos solicitó a Grecia que cancele las autorizaciones de vuelo por espacio aéreo nacional concedidas del 1 al 24 de setiembre para aviones rusos con dirección a Siria. Grecia dijo que examina la solicitud.

Sergei Karaganov, fundador del Consejo sobre Política Exterior y Defensa, una prominente asociación de expertos políticos rusos, dijo que Rusia consideraba la posibilidad de sumarse a la coalición contra el grupo Estado Islámico, pero Occidente se ha mostrado hostil a la fecha.

“Son renuentes a aceptar propuestas de Putin, a quien quieren contener”, apuntó.

Igor Korotchenko, coronel retirado del estado mayor de las fuerzas armadas rusas y ahora editor de la revista Defensa Nacional, también dijo que aunque Rusia ha suministrado armas al gobierno de Al Asad, no tiene intención de enviar efectivos a Siria.

“Rusia no enviará soldados al Medio Oriente, eso está absolutamente excluido”, afirmó. “Ese es un problema de Estados Unidos. Rusia no pagará por ello con vidas de sus soldados”.

Fuente: AP

En: elcomercio

Potential Russian troop deployment in Syria draws U.S. concerns

President Vladimir Putin has been coy on the subject, saying Russia is weighing various options, a statement that has fuelled suspicions about the Kremlin’s intentions.

In a photo provided by the state-run Syrian Arab News Agency, President Bashar Assad of Syria meets with Mikhail Bogdanov, left, a Russian deputy foreign minister, in Damascus, Dec. 10, 2014. Russia has sent an advance military team to Syria and taken other steps that some fear could presage a vast expansion of Russian support for Assad. Photo: SANA / NYT

In a photo provided by the state-run Syrian Arab News Agency, President Bashar Assad of Syria meets with Mikhail Bogdanov, left, a Russian deputy foreign minister, in Damascus, Dec. 10, 2014. Russia has sent an advance military team to Syria and taken other steps that some fear could presage a vast expansion of Russian support for Assad. Photo: SANA / NYT

By: Vladimir Isachenkov The Associated Press, Published on Mon Sep 07 2015

MOSCOW— Signs of an ongoing Russian military buildup in Syria have drawn U.S. concerns and raised questions of whether Moscow plans to enter the civil war raging in that country.

President Vladimir Putin has been coy on the subject, saying Russia is weighing various options, a statement that has fuelled suspicions about the Kremlin’s intentions.

Observers in Moscow say the Russian manoeuvring could be part of a plan to send troops to Syria to fight the Islamic State group in the hope of fixing fractured ties with the West. They warn, however, that Putin would likely find it hard to sell his idea to a skeptical U.S. and he risks potentially catastrophic repercussions if he opts for unilateral military action in Syria.

By playing with the possibility of joining the anti-ISIS coalition, Putin may hope to win a few key concessions. His main goal: the lifting of Western sanctions and the normalization of relations with the United States and the European Union, which have sunk to their lowest point since the Cold War amid the Ukrainian crisis.

In addition, the Russian leader may be angling to make the West more receptive to Moscow’s involvement in Ukraine, while retaining influence in Syria.

Early this summer, the Kremlin put forward a peace plan for Syria that envisions enlisting Syrian government forces and Iran in the anti-ISIS coalition. A few rounds of negotiations with the Americans and Saudis have brought no visible results, and now Moscow appears to be testing the water for a next move: beefing up its military presence in Syria.

While Putin said Friday there is no talk “just yet” about Russian troops joining the fight against the Islamic State, he seemed to keep the door open for the possibility, saying “we are looking at various options.”

The Russian leader is set to attend the United Nations General Assembly later this month, and some analysts say a proposal to deploy troops to Syria could be the focal point of his visit.

Since the Soviet times, Russia has had close political and military ties with Syria, which hosts a Russian navy facility in the Mediterranean port of Tartus intended to service and supply visiting ships. While the Soviet-era facility has just a couple of floating piers along with a few rusting repair shops and depots, it has symbolic importance as the last remaining Russian military outpost outside the former Soviet Union.

Moscow has staunchly backed Syrian President Bashar Assad throughout the 4½-year civil war, providing his regime with weapons and keeping military advisers in Syria. Putin said again Friday that Russia is providing the Syrian military with weapons and training.

Rami Abdurrahman, the head of the Britain-based monitoring group Syrian Observatory for Human Rights, said there have been reports since mid-August of Russian troops in the capital’s airport and another airport in the coastal city of Latakia.

“We don’t know if they are troops or transporters of weapons and ammunition,” he said, noting an increase in the flow of Russian weapons arriving in Syria since July.

“The fact that (military co-operation) is not new is one thing, but there is a noticeable increase,” said Abdurrahman, who has a large network of activists on the ground in Syria helping him monitor the situation.

U.S. Secretary of State John Kerry signalled Washington’s concern in a phone call with his Russian counterpart Sergey Lavrov over the weekend.

The State Department said that Kerry made it clear that if reports of an imminent Russian military buildup in Syria were accurate, “these actions could further escalate the conflict.”

According to U.S. defence officials, who spoke on condition of anonymity, the U.S. has seen an increasing number of Russian transport planes seeking diplomatic approval for flights into Syria. They said it’s not clear what is in the aircraft or what their purpose is.

Greek Foreign Ministry spokesman Constantinos Koutras said the U.S. has asked Greece to cancel overflight permission given to Russia Sept. 1-24, for flights headed to Syria. He said they are examining the request.

If Russia ends up sending its military contingent to Syria, it will likely include a few combat jets along with support personnel and some troops to guard them, Felgenhauer said. Staying away from ground action would allow Russia to avoid any significant losses.

Alexei Malashenko, a Middle East expert with the Carnegie Endowment’s Moscow office, was skeptical, saying that Putin’s apparent plan to use Syria to improve ties with the West will be unlikely to succeed.

He warned that if Russia fails to strike a deal with the U.S. and tries to do it alone alongside Assad’s forces, it would further damage its relations not just with the U.S. but regional powers. It will also likely trigger a negative public response, providing a painful reminder of the botched Soviet war in Afghanistan.

“It will not be received with joy here in Russia; everyone will compare it to Afghanistan,” he said. “If they do it, it would be a very stupid thing. It’s very simple to get in, but it could be quite difficult to get out.”

Malashenko also warned that deploying Russian soldiers to fight the ISIS would draw risks of jihadist retaliation and raise the terror threat for Russia.

While launching unilateral action would be extremely risky, it’s difficult to predict how Putin will act if his offer of joint action against ISIS is rejected by Washington, Malashenko said.

“Putin is unpredictable, and he is very emotional,” he said.

In: thestar.com

1 2