Colombia: “De Venezuela con amor: una noche de putas en el barrio Santa Fe”

Semana.com exploró con sus periodistas una de las zonas de tolerancia de Bogotá, a la que cada vez vienen más mujeres del país vecino en busca de dinero. Detrás hay un drama humano y migratorio sin freno.

De Venezuela con amor: una noche de putas en el barrio Santa Fe Foto: Archivo. https://static.iris.net.co/semana/upload/images/2017/2/24/516619_1.jpg

Por: Rodrigo Urrego, José Guarnizo y Astrid Suárez.

Sari tiene 28 años y una mirada capaz de rendir a sus pies a cualquier hombre. No conoce Bogotá, apenas las sórdidas calles del centro donde fijó su residencia temporal. La capital colombiana no es sinónimo de futuro, pero sí tiene las llaves para cambiarle el decorado a un presente que cada vez lo advierte muy oscuro.

Su hija, de cuatro años, se ha quedado en Maracaibo, a la espera de buenas noticias, o por lo menos saber que comerá algo distinto que una arepa, el pan de cada día desde hace mucho tiempo, desde que la llamada revolución bolivariana dejó de ser una ilusión colectiva, para convertirse en una pesadilla. Una que de momento parece no tener despertar.

Le podría interesar: La historia del narco que fue socio del prostíbulo El Castillo

Hace diez días, Sari empacó una pequeña maleta, apenas con lo necesario. Sus mejores prendas, sus cosméticos, dos teléfonos celulares. Dos horas y 25 minutos desde Maracaibo, en el estado de Zulia, a Maicao, en La Guajira.

Sabe que si la policía sospecha de sus movimientos, su voz es la carta para seducirlos y que se fijen en la vida de otro de los viajeros del bus. De allí, otro bus a Santa Marta,  cuatro horas de recorrido. Y de la ciudad donde murió Simón Bolívar a Bogotá, otras quince horas viendo pasar todo tipo de paisajes por el cristal de la ventana.

El frío de la capital obliga a Sari a vestir más abrigada que en su natal Maracaibo, aunque el plan que trae entre manos sugiere andar con prendas poco recatadas. No viajó sola, lo hizo con una amiga, su cómplice de travesía, la única compañía sincera que tendrá en los momentos donde la soledad aparezca como un fantasma.

Puede leer: El impresionante éxodo de venezolanos a Colombia

Llegaron a la zona de tolerancia del barrio Santa Fe, una cuadra debajo de la Avenida Caracas, entre calles 20 y 22. En la Piscina, club nocturno, uno de los más apetecidos de la zona, encontraron techo. Ambas comparten una modesta habitación donde las horas se pasan despacio, hasta que llegan las 5:00 p.m., cuando el sol comienza a ocultarse, y da paso a la noche con todas sus pasiones desenfrenadas.

Es la media noche del sábado 18 de febrero. En las calles del sector de tolerancia, varios mozos con chalecos estilo billarista, interceptan a decenas de hombres que van husmeando las puertas para elegir el lugar, y les ofrecen paisas, caleñas y venezolanas como principales atractivos. Sari es una de las ‘estrellas’ de la Piscina. Lo suyo no es el tubo, el pole dance, o quitarse la ropa de forma seductora delante de la mesa que ha pedido una botella de ron, aguardiente o whisky, que da derecho a tener de cerca a alguna de las mujeres del club.

Tampoco viste prendas que le dejen ver más allá de lo prohibido. Un jean claro, ceñido, que le resalta  sus nalgas y sus muslos, y una camisa blanca que le deja al descubierto el ombligo y la cintura, una pinta más para una fiesta, o porque no para la universidad, que para pasar la noche a la caza de clientes en un putiadero.

**

Las calles afuera de los clubes son un hervidero de hombres. Hay muchedumbre pero seguramente detrás también soledad. Bogotá es una ciudad en la que según el concejal Hosman Martínez hay 23.400 personas que se dedican al oficio de la prostitución. En dos horas las aceras han casi cuadruplicado el número de visitantes. No se puede casi andar. Es el punto más alto de una fiesta que comienza a salirse de madre. Un joven de unos veinte años está tirado en la vía boca arriba, con la cara pegada al andén, en el centro de un tumulto. Tiene la frente ensangrentada y el semblante de quien se ha bebido una botella entera. ¿Qué le pasó? Parece que no importa. La gente sigue de largo.

Le recomendamos: ¿A quién beneficia la pelea de Vargas Lleras con Venezuela?

El acento venezolano es un plus en el ambiente de la noche. Sandra, una colombiana esbelta y menos voluptuosa que sus compañeras de La Piscina, intenta hacerse pasar por caraqueña. Le da más réditos, más opciones de cazar un cliente. Pero su inocultable deje de bogotana y el desconocimiento sobre el país vecino la delatan ante la primera pregunta. Pero Sandra insiste. No abandona, en ningún punto de la conversación, su acento simulado.

Nadie –ni las autoridades- se pueden aventurar a dar un número exacto de venezolanas que vinieron a probar suerte en oficios sexuales. Migración Colombia cuenta apenas con el registro de los extranjeros que, por no reunir los requisitos legales de estancia en el país, devuelve a la frontera. Pero hay miles trabajando sin permiso y de ellos no se tiene noticia.

Desde hace tres años la cifra de venezolanos que entran sellando el pasaporte en los puestos de control ha subido sin parar. Los números aumentan de a miles: en el 2014 entraron más de 291.000 personas, en 2015 ya eran 329.000 y en 2016 llegó casi a 379.000. Como es bien sabido, Venezuela pasa por una turbulencia social de la que no se recupera hace por lo menos diez años. De hecho, la mayoría de personas entran para abastecerse de los alimentos que, al otro lado de la frontera, son un tesoro perdido.

Por las trochas, atravesando el río, con sus niños y asumiendo el riesgo de ser ‘pillados’ entran otros miles. Son los ilegales. Se saltan los papeles y, si la suerte no los acompaña, Migración Colombia los deporta después de operativos y verificaciones. Cada vez también hay más expulsados: en 2012 deportaron 11 venezolanos, mientras que en 2016 devolvieron a 1.956.

Le puede interesar: Prostitutas venezolanas, el drama más allá de la frontera

Entonces vienen las preguntas. ¿Es legal lo que hacen mujeres como Sari? ¿Una prostituta puede solicitar visa de trabajo para entrar a Colombia de manera regular? No es la primera vez que Christian Krüger, director de Migración Colombia, responde este interrogante. Con sus manos ajusta su traje y pausadamente responde que no conoce el primer caso, que cuando entran por los puestos de control vienen como turistas, y cuando no lo hacen así pues ingresan por las trochas y ellos no se enteran.

Con el tema de la prostitución Krüger es cuidadoso, reitera que las mujeres son deportadas no por estar ejerciendo ese oficio, sino por estar de manera irregular en Colombia. “Es un drama humano (…) un tema desafortunado porque se han encontrado casos de personas profesionales ejerciendo la prostitución”, dice.

Y cada vez aparecen más mujeres, por desbandadas, en las ciudades menos pensadas. A un kilómetro de Tunja, en la vía que va hacia el frío pueblo de Cómbita, en Boyacá, el año pasado llegó una inusitada ola de bonitas y jóvenes foráneas.

Fue difícil para las recién llegadas pasar desapercibidas entre los boyacenses del páramo. Muy pronto la comunidad comenzó a llamar a la Policía tras el éxito intempestivo que comenzó a tener entre los clientes un bar llamado ‘Champagne Las Vegas’.

El 29 de agosto la Policía irrumpió en el establecimiento, en medio de la fiesta. Adentro estaban 39 venezolanas y una peruana, todas indocumentadas. Un grupo de ellas estaba en la azotea del negocio, con pocas ropas, muertas de frío y del pánico. Ahí terminó el sueño de reunir los pesos que necesitaban para volver a la realidad. A lo de siempre.

***

Apoyada en la barra, y en un corrillo con otras chicas, Sari atendió al primero de los hombres que se fue a la conquista. Poco tiempo tardó en convencerla y la mujer aceptó acompañarlo a la mesa que compartía con otros cinco hombres, también en planes de levante. Sari se sentó y empezó a servir copas de trago con intenciones de acabar rápidamente con la botella. Ellas tienen ese objetivo: que los clientes llamen a los meseros para que aparezca más licor.

Sari sabía que no duraría más de una semana en Bogotá. Apenas consiguiera el dinero que necesitaba empacaría su maleta y emprendería la travesía de regreso. Volvería a Venezuela por su hija y para operarse las tetas. Estudió relaciones públicas, su carrera la financió la revolución bolivariana, pero desde hace cinco años no conseguía trabajo. En Colombia, encontró la fórmula para conseguir dinero.

Sentada en esa mesa, Sari no paraba de inspeccionar con su mirada los otros rincones del lugar. En frente, tres hombres brindaban con media botella de ron. Se fijó en uno de ellos, el que la miraba fijamente, y al menor descuido de su primer ‘enamorado’, le mandó un beso a la distancia, que fue recibido en aquella mesa con risas nerviosas. Minutos después se levantó de su silla y caminó hasta donde los tres hombres. Agarró la media botella de ron y sirvió el trago hasta la última gota.

Mientras en la pasarela, una voluptuosa mujer había bailado dos pistas de música electrónica hasta quedarse desnuda, Sari le hablaba al oído al hombre en el que se había fijado para enredarlo tan fácil como a un niño, con ese acento caribeño al que difícilmente se le podía contestar con un no. Lo sacó a bailar, lo agarró de la nuca, le acarició el pelo, le puso el cuello cerca de la nariz para que no se le olvidara su olor; le dio besos en la cara y hasta le agarró sus partes nobles. Parecían novios.

Antes de que terminara la canción, la única que bailarían, le propuso hacer el amor. El hombre no se pudo negar a pesar de que intentó una rebaja de los $120.000 que Sari le cobró. Se fueron agarrados de la mano, traspasaron una puerta, subieron el ascensor hasta el cuarto piso. Veinte minutos después bajaron separados, como si no se conocieran. En un rincón oscuro se despidieron, para nunca volverse a ver.

En: semana.com 

Andrés Sepúlveda dice haber espiado a la oposición mexicana

En una entrevista, el ‘hacker’ aseguró manipular elecciones en toda Latinoamérica. México lo negó.

Foto: Carlos Ortega / EL TIEMPO El hacker Andrés Sepúlveda fue condenado a 10 años de cárcel.
Foto: Carlos Ortega / EL TIEMPO
El hacker Andrés Sepúlveda fue condenado a 10 años de cárcel.

Andrés Sepúlveda, conocido por diversos casos de espionaje en el país, aseguró en una entrevista para la revista digital ‘Bloomberg Businessweek’ que intervino en las campañas electorales de Nicaragua, Panamá, Colombia, Venezuela y México.

En la publicación de Bloomberg, basada en diálogos con el pirata informático, su supuesto socio Juan José (JJ) Rendón y las partes afectadas, detalla el ‘modus operandi’ de sus espionajes y aclara que fue contratado por el Partido Revolucionario Institucional de México (PRI) para sabotear las campañas presidenciales de Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Demócrata (PRD) y de Josefina Vázquez Mota, de la derecha del Partido de Acción Nacional (PAN), en 2012.

A través de su cuenta en Twitter, Rendón también negó vínculos con Sepúlveda. “Las declaraciones de Andrés Sepúlveda son un desvarío”, escribió.

El ‘hacker’ habría liderado un equipo de personas con conocimientos informáticos con un presupuesto de 600.000 dólares para apoyar la campaña de Enrique Peña Nieto robando estrategias de campaña, manipulando redes sociales e instalando un software malicioso en las oficinas de la oposición para conseguir su victoria. (Además: ‘Hacker’ Andrés Sepúlveda pagaría cárcel y aceptaría colaborar)

“Sepúlveda manejó miles de cuentas falsas (de redes sociales) y las usó para dirigir el debate sobre el plan de Peña Nieto para acabar con la violencia vinculada al tráfico de drogas, inflando el impacto en redes, que luego replicaban usuarios reales”, añade la publicación de Bloomberg.

Además, en la entrevista aseguran que Sepúlveda contaba con los detalles de los discursos de Vázquez Mota tan pronto su oficina de prensa los redactaba y mantenía interceptados los teléfono y computadoras de del cuartel general del candidato del PRD, entre otros detalles.

México fue el primer país en reaccionar. En un comunicado, el Gobierno mexicano negó haber realizado labores de espionaje y manipulación de la opinión pública en las redes sociales durante la campaña presidencial de 2012.

“Rechazamos cualquier relación del equipo de la campaña presidencial de 2012 con Andrés Sepúlveda”, defendió el Gobierno en un comunicado, en el que también clamó contra “el uso de la información y metodologías planteadas por dicho artículo”.

La historia del ‘hacker’

Sepúlveda fue condenado en el 2015 a 10 años de cárcel por espiar e interceptar conversaciones ilegalmente de los negociadores del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc. Además, se le imputaron cargos como concierto para delinquir, acceso abusivo informático, uso de software malicioso y violación de datos personales.

Incluso, en la publicación se le atribuye haber pirateado el correo electrónico del líder de las Farc Rodrigo Londoño, alias Timochenko.

El paso final y que dejó en evidencia las colaboraciones de Sepúlveda fue la publicación de un video por la revista ‘Semana’, en la que se evidencia el interés del entonces candidato presidencial del partido Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, por la información de inteligencia que el ‘hacker’ había obtenido de manera ilegal.

En: eltiempo

El video que reavivó el debate sobre el racismo en Colombia

La solicitud de requisa a un afrodesecendiente por parte de la policía de Bogotá, generó indignación en este hombre, quien se sintió atacado por parte de los uniformados del cuadrante Seis de la Estación de Policía de la Candelaria.

Como cualquier día común y corriente, Carlos Angulo se dirigía a la empresa de carpintería donde trabaja en Bogotá, cuando oyó una voz que le decía: “Negro, una requisa”. De inmediato identificó a los agentes de la policía que se dirigían a él.

“Una requisa por las buenas o por las malas”, le dijeron, recordó en declaraciones a BBC Mundo.

Angulo, de 33 años, creía que estaba acostumbrado a esa medida policial, pero el lunes perdió la paciencia. Un video publicado en Facebook y que ya ha sido visto más de 4 millones de veces da cuenta de su malestar.

En la grabación de menos de 3 minutos, hecha con un teléfono celular, el hombre da rienda suelta a su ira, lanzando sus pertenencias al suelo e increpando a la policía.

“¡Voy a trabajar! ¡Voy a trabajar y me estás haciendo perder tiempo!” dice indignado mientras los curiosos comienzan a prestar atención a sus gritos. “Vos me pones problema aquí y el patrón me pone problema por llegar tarde… Vienen pasando cada 5 minutos más de 200 personas y escoges exactamente a los dos negros que vienen pasando para requisarles”, agregó.

El video se convirtió en viral, al ser compartido más de 190.000 veces en la red social, reavivando el debate sobre racismo en la sociedad colombiana.

Requisas comunes

Angulo asegura que a menudo es blanco de requisas, “incluso dos veces diarias, en la mañana y en la tarde” pero que ese día estalló porque “no pude más, por la frustración, el maltrato y el despotismo a que los negros somos sometidos en este país”.

Pero la policía metropolitana de Bogotá niega que trate de manera diferente a la población negra.

“Es falso, lo rechazamos”, dijo un portavoz a BBC Mundo. “En Bogotá realizamos 6.000 requisas diarias, aleatorias, de prevención de delito, sin importar edad, sexo, o raza”.

El centro de Bogotá, donde se registró el incidente, es un punto álgido para la actividad policial. La capital colombiana tiene una población flotante de 2 a 2,5 millones de habitantes, según el portavoz.

El más reciente encuentro de Angulo con la policía terminó sin mayores complicaciones, pero reavivó en las redes sociales el debate sobre el racismo en Colombia, un país con 4,3 millones de negros –aproximadamente el 11% de la población del país– de acuerdo con cifras del último censo.

En julio, el video de una mujer profiriendo insultos racistas contra un taxista negro en Cartagena provocó amplio rechazo popular y la obligó a disculparse públicamente.

Colombia ha instituido el 21 de marzo como Día de la Afrocolombianidad y en 2011 aprobó una ley contra la discriminación racial.

En 2014, un concejal fue condenado a 16 meses de prisión por decir que negros, indígenas y desplazados eran un cáncer para el país.

En: BBC

Sexo, drogas y DEA: Narcos pagaron “fiestas de sexo” a agentes de antidrogas

20150327-dania-londono-pics-from-soho-magazine-01-580x435_-_copia.jpg
En 2012 la “prepago” Dania Londoño destapó un escándalo sexual que puso en jaque a los agentes del servicio secreto norteamericano durante la visita de Barack Obama a Cartagena

Washington. Agentes de la agencia antidrogas estadunidense (DEA) presuntamente participaron por varios años en “fiestas de sexo” con prostitutas, financiadas por narcotraficantes en el extranjero, según un informe de la Justicia divulgado este jueves.

“Un policía local presuntamente arregló ‘fiestas de sexo’ con prostitutas financiadas por cárteles locales de droga para estos agentes de la DEA”, señaló el reporte del inspector general del Departamento de Justicia.

Las fiestas habrían tenido lugar durante “un periodo de varios años” en las oficinas que el gobierno estadunidense alquilaba en ese país, que el documento, sin embargo, no especifica.

Según las acusaciones, la policía local protegía las armas y propiedades de los agentes estadunidenses durante las fiestas.

Además, testimonios de policías locales revelaron que, además de solicitar prostitutas, al menos tres agentes supervisores de la DEA recibieron dinero, regalos y armas de miembros de los cárteles de droga, según el informe.

La investigación surgió a raíz del escándalo que estalló cuando un grupo indeterminado de agentes del Servicio Secreto estadunidense supuestamente contrató prostitutas en Cartagena, Colombia, en vísperas de la llegada del presidente Barack Obama a la Cumbre de las Américas en abril de 2012.

En: jornada.unam.mx

Ver: CBS News: Government report: DEA agents had sex parties with prostitutes

RT: Hookers & blow: Colombian drug cartels funded DEA sex parties with prostitutes

Continúa leyendo “Sexo, drogas y DEA: Narcos pagaron “fiestas de sexo” a agentes de antidrogas”

Perú obtiene calificación como ‘democracia imperfecta’

El dato: Coincidentemente, Uruguay y Costa Rica (quienes obtuvieron el mejor puntaje a nivel latinoamericano) son los países que cuentan con los servicios civiles más desarrollados y antiguos de la región.

20150122-jesus-y-pilatos_hay_todo_tipo_de_democracias.jpg

¿Qué países de América Latina son los más y los menos democráticos?

América Latina “es incapaz de progresar en la democratización” y sólo dos países de la región -Uruguay y Costa Rica- califican como “democracias plenas”, según un informe de The Economist Intelligence Unit (EUI) realizado para la BBC.

El estudio intenta cuantificar con un índice que va de 0 a 10 el estado de la democracia liberal en 165 estados independientes y dos territorios.

Los países son clasificados en cuatro categorías: aquellos que cuentan con “democracias plenas”, los que son “democracias imperfectas”, aquellos que tienen modelos “híbridos” y los “regímenes autoritarios”.

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores evaluaron no sólo el clásico acceso a las urnas, sino cinco factores más: proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, funcionalidad del gobierno, participación política y cultura política.

“Elegimos estos criterios para dar una definición más fuerte, amplia y sólida que no sea solo tener elecciones y tener respeto a las libertades civiles”, le explica a BBC Mundo Irene Mia, directora regional de Latinoamérica en EIU.

Y bajo esos parámetros, América Latina experimentó una regresión respecto del índice del año anterior.

“A pesar de la democratización en América Latina en las décadas recientes, muchos países de la región cuentan con democracias frágiles”, se lee en el informe.

Sin embargo, entre los expertos no hay consenso sobre cómo definir –ni menos, medir- la democracia.

“Estancamiento”

De acuerdo con el estudio de EIU, en América Latina “los niveles de participación política son generalmente bajos y la cultura democrática es débil”.

La mayor parte de los países de la región, según el estudio, ha logrado establecer “elecciones libres y justas” y el respeto a las libertades civiles.

De hecho, en ambos factores, Latinoamérica se posiciona mejor que sus pares de Medio Oriente, África y Europa del Este.

Pero el proceso democrático está estancado, asegura el documento.

Democracias plenas

La región “es incapaz de progresar en la democratización”, señala el estudio. Uruguay y Costa Rica con la excepción, con índices de 8,17 y 8,03 respectivamente, lo cual permite incluirlos en la categoría de “democracias plenas”.

Estas, según el IEU, se entienden como países donde no sólo las libertades civiles y políticas básicas son respetadas, sino que son la base de una “cultura política que conduce al florecimiento de la democracia”.
En términos generales, la democracia plena mejor evaluada, con el número uno del índice, es Noruega, con 9,93.

Del otro extremo, en América Latina, Cuba (3,52) y Haití (3,82) son los peor evaluados.

Ambos países son considerados por el informe de EIU como “regímenes autoritarios”.

Sin embargo, el concepto de “democracia popular o participativa”, como define el gobieno cubano su propio sistema político, no es comparable al concepto de “democracia liberal”, bajo el cual se entiende el índice.
De todo el listado, el país menos democrático es Corea del Norte, con un índice de 1,08.

Las imperfectas

Chile (7,80), Brasil (7,38), Panamá (7,24), Argentina (6,84), México (6,68), Colombia (6,55), Perú (6,54), El Salvador (6,53) y Paraguay (6,26) están consideradas por el índice como “democracias imperfectas“.

Esta categoría abarca aquellos estados que, según el estudio, tienen elecciones libres y justas, libertades civiles básicas respetadas, pero presentan debilidades en otros aspectos como gobernabilidad, bajos niveles de participación y una cultura política poco desarrollada.

Sin embargo, los límites entre las categorías del informe son difusos, según le explica a BBC Mundo Francisco Panizza, profesor e investigador de London School of Economics (LSE) y experto en Democracia y Derechos Humanos en América Latina.

“Muchos otros índices ponen a un país como Chile como una democracia plena (…). No existen las democracias perfectas, pero yo diría que países como Chile, Brasil, Uruguay, son democracias en general de buena calidad”, señala el experto.

Híbridos

Otra categoría que identifica el índice de EIU son los “regímenes híbridos”.

En estos sistemas existen, según el estudio, irregularidades sustanciales en las elecciones que usualmente las alejan de ser libres o justas, el gobierno presiona a los partidos de oposición y cuentan con serias debilidades más prevalentes que las democracias imperfectas.

Además, en esos países, el Estado de Derecho es débil y el poder judicial no es plenamente independiente.

El EIU enmarca en este grupo a Ecuador (5,87), Honduras (5,84), Guatemala (5,81), Bolivia (5,79), Nicaragua (5,32) y Venezuela (5,07).

Sin embargo, según el profesor de London School of Economics, el punto de división entre democracias imperfectas y regímenes híbridos “no está hecho con demasiado rigor”.

Por ejemplo, en el caso de Bolivia, asegura Panizza, “en muchos sentidos el gobierno de Evo Morales profundizó la democracia al integrar y dar participación a amplios sectores excluidos de la sociedad, como los indígenas”.

“En Ecuador no cabe duda de que la reelección de Correa reflejó muy claramente la popularidad que tiene el presidente Correa en Ecuador”, dice el académico.

Otros países como Nicaragua, Guatemala y Honduras “tienen problemas en lo que tiene que ver con la neutralidad del Estado, la vigencia del Estado de Derecho y uso de la libertad de prensa, pero aun así las elecciones siguen siendo libres y sin coerción, por lo que no podría hablarse de regímenes híbridos”.

Riesgos

El informe advierte que existen riesgos que afectan a la democracia en general en la región.

“El crimen descontrolado en algunos países –particularmente la violencia y el tráfico de drogas- así como la corrupción, están teniendo un impacto corrosivo sobre la democracia en América Latina”, explica el informe.

Pero estos no son los únicos peligros.

“Los problemas más graves para la democracia en la región siguen teniendo que ver con las debilidades institucionales de los Estados, los continuos niveles de desigualdad socioeconómica y los bajos niveles de educación”, le explica a BBC Mundo Francisco Panizza, profesor e investigador de London School of Economics (LSE) y experto en Democracia y Derechos Humanos en América Latina.

Un índice más preciso debiera contemplar también estos factores, apunta Panizza.

Constanza Hola Chamy
BBC Mundo

En: BBC

Continúa leyendo “Perú obtiene calificación como ‘democracia imperfecta’”

19 de Noviembre – Carlos Vives

El 19 de noviembre no es un día festivo en Colombia,  el 11 de noviembre es el día de independencia de Cartagena. Parece que Carlos Vives se refiere a algún hecho importante en su vida con esta fecha. Saludos para Abby y Terra, fans a muerte de esta canción desde hace mucho tiempo!

http://www.youtube.com/watch?v=bcfRBxoA174&showinfo=0

Continúa leyendo “19 de Noviembre – Carlos Vives”

¿Por qué está en peligro la clase media en América Latina?

El consumo de la clase media, clave en el crecimiento regional de la última década, está cayendo en el sector automotriz, inmobiliario, de viajes aéreos y de créditos bancarios.

Este repliegue profundizará la desaceleración de esta primera mitad del año.

A esta conclusión de la agencia calificadora Moody’s para seis países que representan más del 90% del PIB regional -Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú– se añaden testimonios de otros países como Venezuela, donde ha surgido el apodo de “nuevos pobres” para la clase media.

Según Gersan Zurita, vicepresidente de Moody y coautor del estudio sobre el consumo en la región, el contraste tendrá un fuerte arrastre económico y social.

“Tuvimos una década de fuerte crecimiento, salarios al alza y mayor consumo, que influyó para que mucha gente se incorporara a la clase media. Este proceso se ha detenido. El crecimiento dependerá mucho más de las exportaciones”, indicó a BBC Mundo.

Avances y peligros

Un reciente estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) halló que la clase media (con ingresos entre US$10 y US$50 al día) llegó a 82 millones de personas en este siglo XXI, pasando del 21% de la población en 2000 al 34% en 2012.

Según Alfredo González, especialista del PNUD, este fenómeno se produjo gracias a un círculo virtuoso de crecimiento económico y social.

“Entre 2002 y 2012 tuvimos un crecimiento económico acompañado de políticas sociales y estatales que ayudaron a este aumento de una clase media que a su vez impulsó con sus patrones de consumo el crecimiento económico. Lamentablemente este modelo se ha estancado”, señaló a BBC Mundo.

Esta dinámica tiene, sin embargo, variantes en cada país.

“La marcha de la economía preocupa en casi todos lados, pero cada país tiene temas dominantes. En unos es el endeudamiento individual y familiar, en otros la inflación o el impacto de la economía en el empleo o el ingreso”, señaló Zurita a BBC Mundo.

Brasil o los vaivenes del consumo

El consumo de la clase media durante la pasada década vino de la mano de una extraordinaria expansión del crédito.

En 2007 la Asociación Nacional de Crédito, Financiamiento e Inversión de Brasil, estimaba que gracias al crédito se habían sumado unos 20 millones de nuevos consumidores al mercado de la vivienda, los productos electrodomésticos o los automóviles.

Este proceso contribuyó a la victoria electoral de Luiz Inácio Lula da Silva en 2006 y de Dilma Rousseff en 2010.

Los problemas experimentados por este sector explican en parte las dificultades de Rousseff en la primera vuelta electoral de las elecciones de 2014.

Según indicó a la Agencia española EFE, Christian Travassos, responsable económico de la Confederación de Comercio de Río de Janeiro (Fecomercio), “una parte de la clase media está teniendo grandes dificultades para pagar las deudas que ha contraído”.

Las altas tasas de interés de la banca privada han influido. Una cuarta parte de las ganancias mundiales del Santander salen de Brasil, a pesar de que el crédito concedido en ese país solo equivale a un 15% del total global del grupo.

“Son temas que llevan tiempo. Las altas tasas de interés y el alto nivel de endeudamiento de las familias van a demorar la recuperación del consumo”, señaló Zurita.

México y el tiempo perdido

Un problema similar se vive en México.

El informe de Moody se muestra optimista respecto a las perspectivas de México por “las recientes reformas que van a beneficiar a la clase media a largo plazo, el aumento del gasto estatal y el impacto de la aceleración de la economía estadounidense”

Según Moody esto le permitiría a México recuperar el tiempo perdido porque fue uno de los países regionales que menos se benefició de la bonanza 2002-2012.

De cumplirse el pronóstico estos factores tendrán un impacto positivo, pero por el momento la clase media tiene problemas de liquidez para el pago de sus créditos bancarios, hipotecarios, de automóvil y otros consumos.

Según la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Instituciones Financieras (Condusef) ha habido un aumento considerable de personas que buscan apoyo en la restructuración de su deuda.

“Estamos recibiendo muchas personas diariamente que por no alcanzarles el ingreso, se retrasan en el pago de las mensualidades de su crédito”, señaló a la prensa Francisco Esparza Hernández.

Argentina y los cambios de hábitos

En Argentina ha habido un claro cambio en los hábitos de consumo de la clase media.

Las estrategias para que el dinero dure más son varias. En los supermercados ha habido un paso de las primeras marcas a las segundas, pero también se ha registrado un creciente consumo en los negocios mayoristas que ofrecen los productos de los supermercados a mitad de precio.

“Hay una mayor afluencia de la clase media. Los constantes aumentos de precios están atrayendo cada vez a más compradores de este segmento”, señaló al sitio web de noticias iProfesional Alberto Guida, presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam).

Uno de los sectores más golpeados, tanto por la crisis propia como por las dificultades que atraviesa Brasil, es el automotriz.

En los primeros nueve meses del año la producción cayó un 24,2% frente al mismo período de 2013, de acuerdo con las cifras de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Chile, Perú y las materias primas

Chile y Perú son los países más afectados por la caída del precio de las materias primas que se ha reflejado en una mayor preocupación mediática y social por la marcha de sus economías.

“En Chile y Perú la desaceleración enfrió el consumo mientras que el declive en la inversión minera y de los precios globales de ambos países ha resultado en una caída del crecimiento”, señaló a BBC Mundo Zurita.

En Chile la consultora IDC, experta en el mercado de tecnologías, detectó una contracción del 18% en la venta de celulares y dispositivos móviles durante el segundo trimestre de 2014.

“Habrá que ver qué impacto tienen las medidas de estímulo fiscal que acaba de lanzar el gobierno chileno y en qué medida pueden estimular el consumo. En cuanto a Perú han caído la confianza empresarial y la inversión, de modo que una recuperación el año próximo requerirá una mayor confianza del consumidor”, señala Zurita.

Un rasgo interesante del consumo de esta nueva clase media peruana que sumó nueve millones de personas como resultado del crecimiento de la última década es que, según un estudio de Arellano Marketing, tiene hábitos de consumo más nacionalistas.

A la hora de elegir entre un producto nacional y otro similar, pero extranjero, se inclina por el peruano, algo que puede estimular la producción y el empleo local.

El optimismo colombiano

La gran excepción regional es la clase media de Colombia gracias a una situación económica que sigue siendo favorable.

“El consumo se mantendrá en el actual nivel a medida que la economía se expanda”, indicó a BBC Mundo Zurita.

Luis Alberto Bonilla tiene más de diez años vendiendo automóviles en Asan Motors, una distribuidora de vehículos Hyundai ubicada en el barrio de clase media de Chapinero, en Bogotá.

En las dos sucursales de la empresa el promedio de ventas anda entre 30 a 40 vehículos al mes, por encima del observado en los últimos diez años.

“Yo diría que la proporción de gente que compra carro por primera vez es cinco a uno”, le indicó al corresponsal de BBC Mundo en Bogotá, Arturo Wallace.

Por su parte tanto el sector privado como el gobierno han descartado que el actual aumento del precio de la propiedad sea parte de una burbuja especulativa.

Gerardo Montoya, economista en jefe de Telefónica Colombia, quien acaba de hacer un estudio sobre el tema del mercado inmobiliario, reconoce la presión alcista de los precios, pero descarta una burbuja.

“Definitivamente hay una escalada de los precios de la vivienda por encima del crecimiento del consumo privado y del crecimiento del ingreso disponible. Y eso es una señal de burbuja. Pero si uno vuelve a mirar que está causando esa escalada, se encuentra con fenómenos transitorios de oferta y demanda que van a tener una normalización en el corto plazo”, señaló a Wallace.

Por: Marcelo Justo

En: BBC

Ver además: Por qué América Latina podría sumar millones de nuevos pobres?

Continúa leyendo “¿Por qué está en peligro la clase media en América Latina?”

Gabriel García Márquez: adiós al hombre que sólo quería ser amado por sus amigos

En su larga y prolija vida, el escritor colombiano Gabriel García Márquez -quien falleció este jueves 17 de abril en Ciudad de México- consiguió lo que siempre había deseado.

No eran los honores, ni el premio Nobel de Literatura. Ni siquiera escribir una de las más grandes novelas de todos los tiempos.

Su ambición al escribir era, según lo dijo en varias ocasiones, que sus amigos lo quisieran más. Y vaya si lo hicieron.

20140418-gabriel_garcia_marquez_1.jpg

Infancia corta y feliz

Gabriel García Márquez nació en Aracataca, el 6 de marzo de 1927, aunque le gustaba decir que había nacido en 1928, para que coincidiera con la Masacre de las Bananeras, un evento que marcó a su generación en Colombia y que recrea en “Cien años de soledad”.

Su infancia transcurrió al cuidado de sus abuelos maternos, el coronel Nicolás Ricardo Márquez Mejía -veterano de la guerra de los Mil Días en Colombia- y Tranquilina Iguarán.

El escritor siempre diría que la semilla de su estilo y de su imaginación desaforada está allí, en esa casona que los relatos de su abuela poblaba de fantasmas y presencias. Relatos que Tranquilina Iguarán contaba con cara de palo, como si fueran lo más normal del mundo.

Esa manera de contar, diría García Márquez muchos años después, es la misma que usaría en libros como “Cien Años de Soledad”.

El coronel Nicolás Ricardo falleció cuando “Gabito” -como le decían sus amigos- tenía ocho años. El niño fue enviado a vivir con sus padres, que eran prácticamente unos desconocidos para él, en el municipio de Sucre, al lado de sus demás hermanos.

Finalizaba su infancia corta y feliz. “Después, todo me resultó bastante plano: crecer, estudiar, viajar… Nada de eso me llamó la atención. Desde entonces no me ha pasado nada interesante”, recordó alguna vez.

En Zipaquirá

A los doce años de edad, García Márquez ganó una beca para estudiar en un internado de Zipaquirá, municipio situado cerca de Bogotá, la capital colombiana.

Muchos de sus allegados reconocerían después a Zipaquirá en las descripciones del lúgubre y remoto pueblo al cual Aureliano Segundo va a buscar a Fernanda del Carpio en “Cien Años de Soledad”.

Los años de internado también serían claves para forjar al escritor. Allí, en las solitarias tardes de sábado y domingo, el joven devoraría las obras de Julio Verne, Emilio Salgari y Alejandro Dumas.

En 1947 empezó a estudiar derecho en la Universidad Nacional de Bogotá, pero nunca finalizaría dicha carrera. Ese mismo año publicó, en el periódico El Espectador, su primer cuento, “La tercera resignación”.

En 1948 ingresó como reportero al recién fundado periódico El Universal de Cartagena, pero ello no detuvo la escritura de cuentos para El Espectador. En ese diario -que todavía circula- conoció a Clemente Manuel Zabala, jefe de redacción, a quien recuerda como una persona que empezó a afinar tempranamente su estilo.

En 1950 conoció en Barranquilla a un grupo de jóvenes intelectuales: Álvaro Cepeda Samudio, Alfonso Fuenmayor y Germán Vargas. Ellos, a su vez, le presentarían a Ramón Vinyes, llamado “el sabio catalán”.

Todos ellos aparecerían en “clave” en los últimos capítulos de Cien Años de Soledad.

La influencia de estas personas sería portentosa, pues no sólo se convirtieron en sus mejores amigos -y le consiguieron trabajo en el periódico El Heraldo de Barranquilla-, sino que lo introdujeron a lo mejor de la literatura moderna. Autores como Faulkner, Hemingway, Joyce, Kafka y Virginia Woolf.

Para 1951, García Márquez ya había escrito su primera novela, La Hojarasca, aunque sólo la publicaría años más tarde.

El periodista famoso

En 1954, convencido por otro amigo, Álvaro Mutis, García Márquez regresó a Bogotá a trabajar de tiempo completo en El Espectador, donde escribió extraordinarios reportajes que lo convirtieron en uno de los periodistas más famosos de Colombia.

Al año siguiente viajaría a Ginebra, como enviado de El Espectador a la Conferencia de los Cuatro Grandes. Iba a ser un viaje corto, pero duró cuatro años.

La dictadura de Gustavo Rojas Pinilla cerró el periódico y García Márquez, que se encontraba en París, decidió invertir el dinero del billete de regreso en finalizar en Europa la novela que estaba escribiendo, “El coronel no tiene quién le escriba”.

En Europa, García Márquez también escribiría “La mala hora” y varios de los cuentos que luego aparecerían en “Los funerales de la mamá grande”.

En uno de sus regresos a Colombia, en 1958, se casó con Mercedes Barcha -el “Cocodrilo Sagrado”, como la llama en su dedicatoria de “Los funerales de la mamá grande”- a quien, según relata en uno de sus libros, le propuso matrimonio ebrio, en una fiesta, cuando ella tenía trece años.

Su periplo como periodista llevó a Gabriel García Márquez a distintos lugares de América.

Uno de ellos fue La Habana, en 1960, en donde trabajó en la agencia de prensa creada por el gobierno cubano (Prensa Latina) tras la Revolución. Allí empezó su interés por la isla, el cual mantendría inalterable a través de los años, cimentado en una estrecha amistad con Fidel Castro.

También laboró en Caracas y Nueva York, casi siempre obedeciendo al ofrecimiento de trabajo de algún amigo.

Finalmente llegó a Ciudad de México -exactamente el día en que murió Ernest Hemingway, otro de sus maestros- en lo que sería un destino crucial en su carrera como escritor y donde se reencontró con su gran amigo Álvaro Mutis.

En la capital mexicana trabajó como guionista de cine, editor, publicista y periodista y fue en esta ciudad donde escribió la que para muchos es su obra cumbre: “Cien Años de Soledad”.

Impulso literario

La manera como García Márquez escribió su más famosa novela ya forma parte de la mitología literaria latinoamericana. Así la describió él mismo:

“Desde hacía tiempo me atormentaba la idea de una novela desmesurada, no sólo distinta de cuanto había escrito hasta entonces, sino de cuanto había leído. Era una especie de terror sin origen.

“De pronto, a principios de 1965, iba con Mercedes y mis dos hijos para un fin de semana en Acapulco, cuando me sentí fulminado por un cataclismo del alma, tan intenso y arrasador, que apenas si logré eludir una vaca que se atravesó en la carretera. Rodrigo dio un grito de felicidad:

“-¡Yo también cuando sea grande voy a matar vacas en la carretera!

“No tuve un minuto de sosiego en la playa. El martes, cuando regresamos a México, me senté a la máquina para escribir una frase inicial que no podía soportar dentro de mí: ‘Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo’.

“Desde entonces no me interrumpí un solo día en una especie de sueño demoledor, hasta la línea final en que a Macondo se lo llevó el carajo”.

“Cien Años de Soledad” cambió la vida de García Márquez. El estilo avasallador y luminoso con que estaba escrito el libro (estilo del que sólo había dado unas puntadas en el cuento “Los funerales de la mamá grande”), así como sus historias delirantes, deslumbraron a lectores en todo el mundo .

Y lo sigue haciendo. Se calcula que la novela ha vendido más de cincuenta millones de ejemplares en todo el mundo desde que fue publicada, en mayo de 1967.

El otoño

Boyante e instalado en Barcelona, García Márquez empezó a escribir la novela en la que dejaría salir todo el caudal de su idioma: “El otoño del patriarca”, el relato de un dictador latinoamericano.

La novela -según Gabo- del hombre en el que se habría convertido el coronel Aureliano Buendía si hubiera llegado al poder.

Pero antes publicó varios cuentos errantes y un relato largo bajo el título de “La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira y su abuela desalmada”.

En este período también se presentó la mayor fractura política entre los integrantes del “Boom” de la literatura latinoamericana, quienes le cambiaron la faz a la narrativa del continente. Fue en 1971, con la detención y posterior auto inculpación pública en Cuba del poeta Heberto Padilla, en un hecho que recordó a muchos los juicios estalinistas de décadas atrás.

Mientras escritores como Mario Vargas Llosa -pública y furiosamente- y Carlos Fuentes -de manera más discreta- se distanciaron del régimen cubano, García Márquez lo continuó apoyando, al lado de Julio Cortázar.

“El otoño del patriarca”, publicada en 1975, confirmó el calibre literario del escritor colombiano.

Luego vino su período más activo políticamente. Anunció que no volvería a publicar ficción hasta que Augusto Pinochet no dejara el poder en Chile y se dedicó a recorrer el mundo escribiendo artículos periodísticos, los cuales fueron recopilados años después en el libro “Por la libre”.

Por fortuna para sus lectores, rompió esta promesa en 1981, cuando se publicó la corta, densa y magnífica “Crónica de una muerte anunciada”.

Al año siguiente le tocaría la consagración máxima, con el Premio Nobel de Literatura.

La etapa final

Luego del Nobel, García Márquez escribió cuatro novelas más: “El amor en los tiempos del cólera” -una obra especialmente admirada en el mundo anglosajón-, “El general en su laberinto” (sobre los últimos días de Simón Bolívar), “Del amor y otros demonios” y “Memorias de mis putas tristes” (2004), que se convertiría en su última obra de ficción.

También publicó el libro de relatos, “Doce cuentos peregrinos”; un gran reportaje, “Noticia de un secuestro”, y sus memorias: “Vivir para contarla” (2002).

En 1999 se le descubrió un cáncer linfático, por el que, aunque recibió tratamiento con éxito, redujo mucho sus apariciones públicas. Sin embargo, en esos esporádicos momentos, siempre fue recibido con cariño por el público.

Sin embargo, en los últimos años de su vida sus apariciones frente a ese público se hicieron más escasas. También se habló mucho sobre su pérdida de memoria, algo que confirmó uno de sus hermanos.

Pero cada 6 de marzo -día de su cumpleaños- salía a la puerta de su casa en el Distrito Federal a saludar a los periodistas que se apiñaban en el lugar y le cantaban “Las mañanitas”, tema con el que se celebran los onomásticos en México. Lo hizo hace poco más de un mes, en su cumpleaños 87.

Ahora, Gabriel García Márquez pertenece a la Historia.

Sin embargo, él mismo lo dijo, -y también lo dijeron sus amigos-: en el fondo de su alma nunca había dejado de ser el hijo del telegrafista de Aracataca.

Quienes tuvieron la oportunidad de tratarlo personalmente se dieron cuenta de que detrás de la fragorosa imagen del hombre público, amigo de estadistas y allegado al poder, se escondía un hombre tierno y casi tímido.

Por eso, pero sobre todo por sus libros, no sólo sus amigos lo quisieron. Millones de personas alrededor del mundo lo amaron.

Y muchos años después lo seguimos haciendo.

En: BBC mundo

Twitter: @JCPerezSalazar

Continúa leyendo “Gabriel García Márquez: adiós al hombre que sólo quería ser amado por sus amigos”

NSA estadounidense espió a Merkel, también a presidentes de Perú, Guatemala y Colombia

El espionaje de Estados Unidos acumula “más de 300 informes” sobre la canciller alemana, Angela Merkel, informó este sábado el semanario “Der Spiegel”, que cita documentos obtenidos a través del extécnico de la inteligencia estadounidense Edward Snowden.

20140329-garcia_obama.jpg

Estos informes, calificados de alto secreto, están en un archivo especial con datos de jefes de Estado y Gobierno que en mayo de 2009 contaba con fichas de 122 personas, entre ellas las de los entonces presidentes de Perú, Alan García; Guatemala, Álvaro Colom, y el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe.

La lista de líderes internacionales espiados por Estadso Unidos arrancaba con Abdullah Badawi, el recién dimitido primer ministro de Malasia, y concluía con Yulia Timoshenko, la líder opositora ucraniana, que en aquel momento era primera ministra de su país.

La justificación de espiar a estas personalidades extranjeras era lograr “informaciones” sobre “objetivos” que “de otra forma es difícil de conseguir”, según uno de los documentos a los que tuvo acceso “Der Spiegel”.

La fuente principal de la que proviene la información sobre la canciller alemana es la base de datos denominada “Marina”, que recoge metadatos, esto es, el quién llama a quién, cuándo, desde dónde y por cuánto tiempo.

El documento señala que la jefa del Gobierno alemán es un objetivo para el espionaje estadounidense -y en concreto para la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) para la que trabajó Snowden-, una afirmación que podría utilizarse como prueba por parte de la fiscalía federal alemana en las pesquisas preliminares que está llevando a cabo sobre este asunto.

El año pasado salió a la luz pública, gracias a las revelaciones de Snowden, que los servicios secretos estadounidenses mantuvieron pinchado durante años uno de los teléfonos móviles de Merkel.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró en una entrevista a una televisión alemana que Merkel no tendría que preocuparse más por las escuchas, con lo que reconoció implícitamente que por un tiempo indeterminado sí que se produjeron.

Las informaciones periodísticas difundidas el año pasado con base a la documentación filtrada por Snowden, y que desvelaron que Washington mantiene un programa mundial de espionaje masivo y un sistema selectivo de escuchas de líderes políticos, pusieron de relieve además que millones de llamadas y correos electrónicos realizados en Alemania fueron interceptados por Estados Unidos.

Estas noticias causaron una gran indignación en Alemania, un estrecho aliado de Estados Unidos, y enturbiaron las relaciones entre Berlín y Washington durante un tiempo.

El Gobierno de Merkel intentó entonces aprovechar la situación para forzar a Washington a acordar un tratado de no espionaje mutuo, algo que parece cada vez más lejano por las reticencias estadounidenses a cerrarse puertas y la pérdida de actualidad del escándalo.

Las elecciones parlamentarias del pasado septiembre en Alemania, la posterior formación de un gobierno de coalición entre conservadores y socialdemócratas, y el estallido de la crisis de Ucrania desviaron la atención sobre este tema de la opinión pública alemana.

Está previsto que la canciller Merkel viaje a Estados Unidos a principios de mayo para entrevistarse con Obama.

En: elcolombiano.com

Continúa leyendo “NSA estadounidense espió a Merkel, también a presidentes de Perú, Guatemala y Colombia”