Termina la Asamblea Eclesial: los desafíos más urgentes del continente

5:00 p.m. | 1 dic 21 (HM/VN).- El 28 de noviembre se clausuró la Asamblea Eclesial, después de una semana intensa de labor. Un día antes, culminaron su trabajo los grupos de discernimiento comunitario que reunieron diariamente cientos de asambleístas (presencial y virtual), entre laicos, clero y religiosos, y se presentaron 12 desafíos pastorales surgidos como producto de lo avanzado hasta ahora con esta iniciativa sinodal. Se anunció también que, a partir de febrero, se replicará esta etapa de trabajos en grupo pero en cada país de nuestra región. Reunimos reportes de lo trabajado hasta el último día, los manifiestos de cierre, y balances – testimonios preliminares de lo vivido durante la semana en México.

——————————————————————————————–

Recordamos que la Asamblea tuvo lugar, en su fase presencial, entre los días 21 y 28 de noviembre en el santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en México, y simultáneamente -de manera virtual- en varios otros lugares de toda la región. Cada día llevó un lema especial y se desarrollaron una serie de actividades, exposiciones y foros acompañados de momento de oración y celebración eucarística. Un elemento decisivo en el desarrollo de la Asamblea fueron los pequeños grupos de discernimiento comunitario, donde todos los días en dos largos bloques, se encontraron los miembros de la Asamblea. Fueron espacios para compartir experiencias eclesiales que enriquecieron el trabajo de la Asamblea y a la Iglesia del continente.

En paralelo, desde la secretaría general se realizó un trabajo de síntesis, lo que permitió llegar a conclusiones comunes al final de la Asamblea. También cada día se realizó una rueda de prensa, con la presencia de un Obispo, un sacerdote, una religiosa y una laica. Otro momento importante fueron los bloques de testimonios, donde se dio a conocer la realidad de la Iglesia Latinoamericana, tocando el corazón de sus sufrimientos y esperanzas y dando así sentido a la sinodalidad. Finalmente los paneles diarios fueron instancias para profundizar los temas del día con la ayuda de pastores y expertos.

ENLACE. Reseña de las exposiciones en paneles día por día

El sábado último, los asambleístas dieron a conocer el Mensaje Final de la Asamblea y los desafíos pastorales que marcarán el camino de la Iglesia latinoamericana. Aseguran: “hemos vivido esta Asamblea como una verdadera experiencia de sinodalidad, en la escucha mutua y en el discernimiento comunitario de lo que el Espíritu quiere decir a su Iglesia”, reconociendo la poliédrica diversidad, sobre todo aquello que nos une. Durante el diálogo, pusieron el corazón de discípulos en las realidades que vive el continente, en sus dolores y esperanzas.

Luego, puntualizaron los dolores más evidentes que se constatan a lo largo del continente:

  • El dolor de los más pobres y vulnerables que sufren miseria e injusticias
  • Duele la destrucción de la casa común y la “cultura del descarte” que afecta sobre todo a las mujeres, los migrantes y refugiados, los ancianos, los pueblos originarios y afrodescendientes
  • Duele el impacto y las consecuencias de la pandemia que incrementa más las desigualdades sociales, comprometiendo la seguridad alimentaria de la población
  • Duele el clamor de los que sufren a causa del clericalismo y el autoritarismo, que lleva a la exclusión de los laicos, especialmente a las mujeres en las instancias de discernimiento y toma de decisiones sobre la misión de la Iglesia, constituyendo un gran obstáculo para la sinodalidad
  • Preocupa la falta de profetismo y la solidaridad efectiva con los más pobres y vulnerables

Asimismo, los miembros de la Asamblea, enumeraron la presencia de signos que llevan, con esperanza, por caminos nuevos a la escucha y el discernimiento. Afirmaron que el camino sinodal es un significativo espacio de encuentro y apertura para la transformación de estructuras eclesiales y sociales, que permiten renovar el impulso misionero y la cercanía con los más pobres y excluidos. En el mensaje final, aseguran que la voz del Espíritu resonó en medio del diálogo y el discernimiento y señaló varios horizontes para asumir con mayor urgencia:

  • Trabajar por un renovado encuentro de todos con Jesucristo encarnado en la realidad del continente;
  • Acompañar y promover el protagonismo de los jóvenes;
  • Atender adecuadamente a las víctimas de los abusos ocurridos en contextos eclesiales y comprometernos a la prevención;
  • Promover de la participación activa de las mujeres en los ministerios y en los espacios de discernimiento y decisión eclesial;
  • Promover la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural;
  • Formar en la sinodalidad para erradicar el clericalismo;
  • Promover la participación de los laicos en espacios de transformación cultural, política, social y eclesial;
  • Escuchar y acompañar el clamor de los pobres, excluidos y descartados.
  • Renovar los programas de formación en los seminarios para que asuman temas como: la ecología integral, el valor de los pueblos originarios, la inculturación e interculturalidad, y el pensamiento social de la Iglesia, y todo aquello que contribuya a la adecuada formación en la sinodalidad;
  • Renovar el concepto y experiencia de Pueblo de Dios, a la luz de la Palabra de Dios y el Vaticano II;
  • Reafirmar y dar prioridad a la vivencia de los sueños de Querida Amazonía;
  • Acompañar a los pueblos originarios y afrodescendientes en la defensa de la vida, tierra y sus culturas.

ENLACE. Resultados del trabajo de grupos de discernimiento comunitario

Los participantes de la Asamblea aseguraron que “la Iglesia es sinodal en sí misma, la sinodalidad pertenece a su esencia”; no se trata de una moda pasajera o de un lema vacío. “Estamos aprendiendo a caminar juntos como Iglesia Pueblo de Dios involucrando a todos sin exclusión”, sostuvieron. Creen que el desborde de la fuerza creativa del Espíritu invita a seguir discerniendo e impulsando los frutos de este acontecimiento eclesial inédito. Se comprometen a seguir por el camino que señala el Señor, aprendiendo y creando las mediaciones adecuadas para generar las transformaciones necesarias en las mentalidades, en las relaciones, en las prácticas y en las estructuras eclesiales.

ENLACE. Canal de YT de la Asamblea Eclesial con el archivo de todas las transmisiones

¿Experiencia de sinodalidad en la Asamblea Eclesial? (teóloga Consuelo Vélez)

Finalizada la Primera Asamblea Eclesial nos preguntamos: ¿Qué se logró en ese evento y que queda de aquí en adelante? Para los que participaron directamente en ella les queda una experiencia positiva de encuentro, esperanza, optimismo, gratitud por haber tenido esa oportunidad de estar en primera fila pensando y soñando con una Iglesia distinta. Así lo expresaron muchos de los participantes y se sienten animados para responder a los doce desafíos pastorales que la Asamblea presentó al final de la misma.

Pero también el desarrollo de la Asamblea mostró las dificultades de hacer un proceso verdaderamente sinodal. Aunque Francisco afirme que la sinodalidad es la forma de ser y de actuar de la Iglesia en este milenio, más valdría decir que es la forma que debe aprender a vivir porque hace mucho no es esa la praxis eclesial. Una mirada de conjunto nos permite ver que la preeminencia de lo clerical fue notoria. Casi todos los discursos, ponencias y agradecimientos giraron en torno del clero para el clero. Yo esperaba que se destacará mucho más la presencia de la vida religiosa, del laicado, especialmente de los jóvenes, por supuesto de las mujeres, y que se viera una configuración entre los participantes de mayor pluralidad étnica y cultural.

Pero donde veo que sí se pueden notar avances en la sinodalidad es en aquellas voces que se levantaron a lo largo de la Asamblea para hacer caer en cuenta que algo no estaba funcionando como se esperaba. De lo que tuve conocimiento, la Conferencia de Religiosos/as del Perú, envió una carta a la Asamblea Eclesial demandando una metodología en continuidad con el proceso de escucha. En un sentido parecido, los asambleístas de Chile también expresaron disconformidad porque en la Asamblea no se le dio el puesto que se debía a la crisis de abusos en la Iglesia.

Pero tal vez lo más significativo fue la comunicación de los jóvenes quienes también expresaron sus sentimientos y reflexiones sobre el camino que habían hecho. Primero reconocieron todo lo positivo que supuso la Asamblea y su experiencia en ella, pero expresaron de manera muy clara lo que habían notado a lo largo de la misma: “hemos notado que muchos mayores quieren lideren y no nos dejan soñar. De 1000 asambleístas es inadmisible que sólo 82 sean jóvenes laicos (menores de 35 años) (…) ha faltado que se nos involucre en los espacios de planificación y toma de decisiones de esta Asamblea (…) existen dificultades para participar como: (…) la anulación de la voz juvenil en algunos grupos de discernimiento.

En conclusión, ¿qué queda de esta Asamblea? Ojalá que los episcopados asuman estos desafíos y se preocupen por responder a ellos, pero, sobre todo, ojalá que reflexionen sobre lo que quedó evidente que no fue sinodalidad para que sean capaces de una conversión y las siguientes experiencias puedan seguir abriendo caminos en esa dirección.

Reseña de los trabajos día por día

Las reseñas de los trabajos de los tres primeros días se difundieron la semana pasada. Aquí retomamos hasta el día final:


Día 4: Miércoles 24 de noviembre


Día 5: Jueves 25 de noviembre


Día 6: Viernes 26 de noviembre

 

Día 7: Sábado 27 de noviembre

 

Mensajes y testimonios
Información relacionada
Información adicional
Antecedentes en Buena Voz Noticias
Fuentes

Humanitas.cl / Religión Digital / Vida Nueva / Foto: Enrique Soros (Exaudi)

Puntuación: 5 / Votos: 1

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *