‘El Vaticano: todas las pinturas’ revela arte religioso en museos de la Santa Sede

Pinturas museos Vaticanos Libro

9.00 p m| 12 dic 13 (HUFFPOST/BV).- Un nuevo libro de Anja Grebe celebra la fascinante colección de arte en El Vaticano, exponiendo cada obra maestra en sus páginas. Además se incluyen imágenes de esculturas, mapas y tapices que evocan siglos de genialidades artísticas.

—————————————————————————
Introducción del libro por Ross King, autor de la Cúpula de Brunelleschi:

Si la geografía es un destino, es apropiado que los Museos Vaticanos conserven una de las mayores colecciones de arte del mundo. Hogar de las obras maestras de Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael y Tiziano, el Vaticano siempre ha sido un lugar sagrado para las artes. Los impulsos poéticos y creativos de la colina al lado del Tíber se revelan en su nombre: Los antiguos romanos llamaron a esta modesta eminencia el Mons Vaticanus, una referencia a poetas y videntes, o vates, que habitaron allí. Durante muchos siglos, papas, cardenales y las órdenes religiosas fueron los responsables de la realización de decenas de obras maestras. Así que muchos de los tesoros de las colecciones de los Museos Vaticanos -magníficamente reproducidas en “El Vaticano: Todas las pinturas” y claramente descrito por Anja Grebe- representan una visión vivaz y vibrante de un mundo de belleza y fe. Caminando por el Vaticano, o al pasar las páginas del libro, se obtiene una lección incomparable en la historia del arte y una profunda impresión de la habilidad y la pasión de los artistas y de su maravillosa “fuerza de la mente”.

Aquí una muestra de las impresionantes imágenes que se podrán encontrar en el libro:

Raphael: Estancias de Rafael, La Escuela de Atenas

Escuela de Atenas

Una de las pinturas más famosas de las Estancias de Rafael es la escuela de Atenas que representa la filosofía y las ciencias, disciplinas en las que Raphael incluye la pintura y la arquitectura. Es en parte un homenaje a algunos de los más importantes artistas y académicos activos en la corte papal a principios del siglo XVI, sobre todo al arquitecto Bramante, a quien Rafael debía su recomendación a Julio II. Esta pintura, cuya perspectiva sofisticada abre una vista a profundidad en la pequeña habitación, representa un encuentro idealizado de académicos y artistas del mundo clásico, la Edad Media y el Renacimiento, y constituye uno de los mayores logros de Rafael.

Miguel Ángel: Capilla Sixtina, El Juicio Final (detalle con Cristo, la Virgen María y los Santos)

Juicio Final Capilla Sixtina

Enorme pintura de Miguel Ángel que une unas 390 personas alrededor de la figura central de Cristo, y casi todos están desnudos. La obra representa la resurrección de los muertos y su separación en los salvados y los condenados. Mientras las almas salvadas ascienden al cielo en la parte derecha de Cristo, el lado de los “justos”, el descenso de condenados al infierno es a su izquierda. Las figuras desnudas, especialmente los santos, ofendieron a muchos de los contemporáneos de Miguel Ángel. Los teólogos en el Concilio de Trento denunciaron al fresco y le encargaron a la artista Daniele da Volterra a pintar vestiduras y hojas de higuera sobre algunas de las figuras desnudas en 1565, un año después que Miguel Ángel murió. Estas alteraciones se invirtieron durante la restauración de la capilla.

Pinturicchio: Apartamentos Borgia, Anunciación

Anunciación Apartamentos Borgia

La primera habitación de los Apartamentos Borgia, el cuarto de los Misterios de la Fe, está decorado con escenas de la vida de la Virgen María. La Anunciación del nacimiento de Cristo es el primero en la secuencia. Pinturicchio pintó el evento, que según el Evangelio de San Lucas se produjo en la casa de María, en un interior de estilo renacentista cerrado en la espalda por un elemento arquitectónico que se asemeja a un arco de triunfo. La Anunciación tiene lugar en el primer plano de este fresco rigurosamente simétrico. María, con un manto azul, se arrodilla sobre la derecha y ofrece un humilde gesto de saludo al ángel, que se acerca a ella desde la izquierda, y sostiene un lirio.

Giotto: Pinacoteca, Políptico Stefaneschi

Stefaneschi Políptico

El Políptico Stefaneschi es una de las obras más antiguas de la Pinacoteca. Está estrechamente vinculada a la historia del Vaticano. El pintor florentino Giotto di Bondone completó estos trabajos entre 1320 y 1330 para el altar mayor de la antigua Basílica de San Pedro. El políptico fue encargado por el cardenal Jacopo Caetani Stefaneschi (ca. 1270-1343), a quien Giotto retrata a los pies del trono de San Pedro.

Leonardo da Vinci: Pinacoteca, San Jerónimo

Leonardo da Vinci: Pinacoteca, St. Jerome

Este panel de San Jerónimo es una de las obras más enigmáticas de Leonardo da Vinci. Fue pintado hacia 1482, año en que Leonardo se trasladó de Florencia a la corte ducal de Milán. No se sabe por qué la muy innovadora imagen nunca se terminó. Puede ser que el trabajo no cumplió con la aprobación de un posible patrón o que el propio perfeccionismo de Leonardo le llevó a abandonarla. Desde un punto de vista contemporáneo, la obra es fascinante precisamente debido a su estado como esbozo, ya que esto proporciona una idea de método de pintura de Leonardo. Fue adquirido por Pío IX para la Pinacoteca Vaticana en 1856.

Raphael: San Pedro, curando un hombre cojo

Curando un hombre cojo

La curación del paralítico fue el primer milagro de San Pedro como apóstol. Según los Hechos de los Apóstoles, San Pedro sanó a un mendigo lisiado por la puerta del Templo con las sencillas palabras: “En el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda!” (Hechos 3:06).


Fuente:

Extracto de “The Vatican: All The Paintings” Book Opens Up Religious Art Of The Vatican Museum publicado en el Huffington Post.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Comentarios

  1. Manuel Jiménez escribió:

    Impresionantes estas pinturas y que se conserven por tanto tiempo, es aún más relevante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*