Asamblea Eclesial: “Que no sea una reunión de la élite separada del pueblo de Dios”

5:00 p.m. | 3 feb 21 (RD/VTN).- “Un encuentro de laicas, laicos, consagradas, consagrados, sacerdotes, obispos, todos juntos”, así define el Papa la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, iniciativa inédita a celebrarse en noviembre de este año, y que Francisco ha diferenciado de conferencias episcopales por su convocatoria. En el videomensaje al Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), que organiza la Asamblea, el Papa también resaltó que “la Iglesia no excluye a nadie”, y todos juntos, la voz del pueblo de Dios, es infalible. Ese “caminar juntos” es como se explica la idea de sinodalidad impulsada por el actual pontificado, rasgo fundamental de la Iglesia.

——————————————————————————————–

Palabras del Papa

El Papa envío un mensaje al CELAM, en ocasión de la presentación de la primera Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe, que se ha iniciado este 24 de enero y va a tener su punto fuerte del 21 al 28 de noviembre en Ciudad de México. Francisco les pidió que esta Asamblea no sea una “elite separada del santo pueblo fiel de Dios”. En su videomensaje, que fue publicado en el canal de Youtube del CELAM, el Santo Padre les dijo que desea “acompañar al Pueblo de Dios, todo este tiempo”, hasta el momento que se realizará la Asamblea Eclesial

Esta Asamblea será, dijo el Papa, una reunión del Pueblo de Dios, “laicas, laicos, consagradas, consagrados, sacerdotes, obispos, y todos juntos, todo el pueblo de Dios irá caminando”. Será un momento de escucha, diálogo y encuentro buscando “la voluntad de Dios”, señaló el Pontífice. Además afirmó que aún falta mucho por aprender desde V Conferencia general de Aparecida: “La Asamblea Eclesial es la primera vez que se hace, no es una conferencia del Episcopado Latinoamericano cómo se hacía en las anteriores, la última en Aparecida”.

Francisco dijo que es importante llevar adelante este tiempo con dos criterios. “El primero ir junto al pueblo de Dios, del que todos somos parte. Una Asamblea unida al pueblo de Dios”, sin dar paso a la élite, porque la Iglesia, dijo, “se da con todos, sin exclusión. El segundo criterio es la oración”. El Papa afirmó que en medio del pueblo de Dios está el Señor.

Presentación de la Asamblea. Comentarios

Aparecida afirma que “todos somos discípulos Misioneros”, en palabras del presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, una Iglesia Pueblo de Dios, en la que “cada bautizado es convocado a ser un protagonista en la misión”, según Monseñor Miguel Cabrejos. Afirmó que esta inédita Asamblea Eclesial se encuentra en la perspectiva de la sinodalidad, recogiendo el Magisterio Pontificio del Papa, desde Evangelii Gaudium a Fratelli Tutti, y sus llamados a la conversión. Una Asamblea que aspira “a tener una plena y amplia participación de todo el Pueblo de Dios peregrino en América Latina y el Caribe”.

El tema de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, “Todos somos discípulos misioneros en salida”, es “un fuerte llamado para quienes profesan la fe cristiana católica”, en palabras de Monseñor Walmor Oliveira de Azevedo. Él llamaba a ser “más misioneros, cultivando la cercanía que este tiempo exige, siendo una presencia transformadora en la vida de las personas”. El presidente del episcopado brasileño ha destacado la necesidad de la corresponsabilidad por el prójimo, de “ser la presencia de Jesús en la vida cotidiana de la gente”, como modo de anunciar el Evangelio, de ser Iglesia en salida.

Al hacer memoria agradecida de Aparecida, el cardenal Rodríguez Maradiaga, ve la asamblea como “una propuesta restauradora y regeneradora”, que supera en clave sinodal lo que es solamente episcopal, “con una metodología representativa, incluyente y participativa, como lo fue el Sínodo de la Amazonía”, en la que el cardenal hondureño fue uno de los padres sinodales. “Vemos en esta iniciativa un signo profético para el futuro de la Iglesia, porque no solamente los obispos se reúnen sino también con todos los participantes del pueblo de Dios”, explica el cardenal Marc Ouellet.

Al hablar de la forma de llevar a cabo la Asamblea, Monseñor Alfonso G. Miranda Guardiola, partía de la idea de que “la pandemia ha detonado la creatividad de la Iglesia”. Esta asamblea, en palabras del secretario del episcopado mexicano “se llevará a cabo de manera híbrida, o mixta”, con personas que estarán presencialmente en la Ciudad de México, y otras en sedes alternas en cada uno de los países que conforman el CELAM, pretendiendo “involucrar a toda la Iglesia de América Latina y el Caribe, para que puedan participar de manera virtual” (leer aquí todos los comentarios).

La sinodalidad, rasgo fundamental de la Iglesia

No es “un mero proceso de toma de decisiones”, sino “un rasgo fundamental de la identidad eclesial”: esto es la sinodalidad, definida por el cardenal Michael Czerny, Subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral.

La sinodalidad, escribe el cardenal, es el modo en que “la Iglesia dispone a todos sus miembros a la corresponsabilidad, potencia sus carismas y ministerios, intensifica los lazos de amor fraterno”. Mientras que la colegialidad se refiere, específicamente, “al ejercicio del ministerio de los obispos”, la sinodalidad -señala el cardenal Czerny- es un concepto “más amplio”, ya que “implica la participación e implicación de todo el pueblo de Dios en la vida y misión de la Iglesia”. Este es el sentido que el Papa Francisco da a la palabra “sínodo”, es decir, no sólo el de “estructura eclesial”, sino también el de “forma visible de comunión”, de “camino de fraternidad eclesial en el que todos los bautizados participan y contribuyen personalmente”.

El Papa avanza “sobre la base de una experiencia espiritual y de oración”, que comparte “en el diálogo, en la consulta, en la respuesta concreta a situaciones de vulnerabilidad, sufrimiento e injusticia”. De ello se deduce que “el compromiso y el criterio prioritario de toda acción social del Pueblo de Dios es escuchar el grito de los pobres y de la tierra y recordar los principios fundamentales de la doctrina social de la Iglesia”, entre ellos “la dignidad humana inalienable, el destino universal de los bienes, la primacía de la solidaridad, el diálogo orientado a la paz y el cuidado de la casa común (leer aquí artículo completo).

Información relacionada
Antecedentes en Buena Voz Noticias
Fuentes:

Vatican News / Religión Digital / La Civiltà Cattolica

 

Puntuación: 5 / Votos: 2

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Un pensamiento en “Asamblea Eclesial: “Que no sea una reunión de la élite separada del pueblo de Dios”

  • 4 febrero, 2021 al 9:37 pm
    Permalink

    Cómo nuestra Iglesia debe y puede recuperar la participación del Bautizado? En el 2007 Perú tuvo el Censo y una pregunta fue, si algo recuerdo, a que iglesia perteneces. En mi condición de encuestadora todos eran católicos. En mi condición de digitadora ya me preocupe cuando pasaron por mis manos algunos miles de fichas de encuestas a nivel nacional. Han pasado años. Pienso que las generaciones de los noventa y del dos mil son algunos millones de seres humanos que han nacido con otros predisponentes y desde luego una ansiada necesidad espiritual. Es urgente comprometerlos a vivir la vida de Iglesia en Iglesias mas receptivas, con sacerdotes mas pedagógicos y que se enseñe con ejemplos de vida. La oración viene a ser un resultado de lo que ellos aprendan y lo maduren. Soy adulta de la década de los cincuenta, siete hijos, nueve nietos y con interrogantes que fue lo que no hice bien por el bien de la sociedad y las familias. Trabaje mas de 11 años con un señor Arzobispo de quien aprendi a tener un enfoque muy vivencial y objetivo de la vida de los consagrados y aprendí a orar por ellos con mayor comprensión.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *