• En el párrafo de introducción, se sugiere emplear entre 3 a 5 puntos y seguidos. Cada punto y seguido separa una oración. Es recomendable que el tema o los temas (o la tesis, o las tesis) se escriban en una oración u oraciones separadas. En otras palabras, es preferible que sean visibles para el lector. Para ello, es importante aplicar el punto y seguido. En estos casos, debe evitarse el uso del punto y coma.
  • En el desarrollo, conviene separar cada párrafo de desarrollo con un punto y aparte, y dejar un espacio en blanco. La limpieza y la claridad de la organización facilita la lectura del texto. Al respecto, la redacción debe empezar desde la columna izquierda de la hoja hasta la columna derecha o final de margen. Por el contrario, cuando se suele mostrar espacios demasiado tabulados, el lector puede asumir que el escritor maneja poca información.
  • En el desarrollo, es altamente recomendable el empleo de conectores o marcadores textuales de orden, de adición, de explicación, de ejemplificación, e incluso de oposición. Estos guían las formas o lógicas de razonamiento plasmadas en la redacción, no solo al momento de informar, sino también al de argumentar. Dichos marcadores textuales requieren una determinada puntuación, cuando estos aparecen al inicio, en medio o final de una oración. Los conectores que aparecen al inicio de una oración, por lo general, exigen un punto a la izquierda y una coma a la derecha (. En primer lugar, / . Por ejemplo, / . Asimismo,). Aquellos conectores que aparecen al centro de una oración suelen registrar comas simples (, en primer lugar, / , por ejemplo, / , asimismo,). Finalmente, los marcadores textuales que aparecen al final de una oración pueden o no registrar alguna coma (, por ejemplo. / , respectivamente.).
  • En el desarrollo, se sugiere emplear entre 4 a 9 puntos y seguidos (en un nivel intermedio o avanzado es preferible el registro de hasta 11 puntos y seguidos). Cada punto y seguido separa una oración. Es recomendable que la primera oración contenga una idea principal y esta esté cerrada por un punto y seguido. Cuando se separa oraciones secundarias y terciarias, también es sugerible el empleo del punto y seguido. Sin embargo, a veces, puede aplicarse el uso del punto y coma. Cuando aparece conectores que separan oraciones, comúnmente los de oposición (; sin embargo, / ; no obstante, / ; por el contrario,), estos pueden contener un punto y seguido o un punto y coma a la izquierda, y una coma a la derecha. En otras palabras, los conectores tienen su propia puntuación y se guían mayormente de la sintaxis. En relación con ello, debe advertirse que los conectores de explicación que subordinan enunciados requieren usualmente una coma a su izquierda y ninguna a la derecha (, dado que / , puesto que / , porque / , por lo que), a no ser que aparezca a su lado derecho una frase explicativa (…, puesto que, según El Comercio, …).
  • En un texto académico, pueden aparecer cualquier uso de las comas: comas enumerativas, explicativas e hiperbáticas. Las que nunca se emplean en un texto académico son las comas de vocativo. Por su función, las comas deben facilitar la lectura de la información. Debe señalarse que no hay un número exacto para indicar cuántas comas tienen que emplearse en un texto. Por otra parte, a veces, una coma mal aplicada, como sucede en los casos de comas indebidas, o el abuso de su empleo, generalmente en enunciados cortos, pueden generar dificultades al lector. Por último, antes que rayas, es mejor emplear comas —las rayas se reservan más para textos de mayores párrafos, como las tesis académicas—.
  • Si emplea en el texto académico un etc., entonces procure emplearlo una única vez en un texto escrito de 4 o 5 párrafos. Su abuso puede implicar una lectura oscura o carencia de información. El etc. siempre lleva un punto a la derecha. Puede cerrar una oración o si este aparece dentro de una oración, es recomendable colocarle luego una coma (… , etc., …).
  • En el párrafo de cierre, se sugiere emplear entre 3 a 5 puntos y seguidos. Cada punto y seguido separa una oración. Los primeros puntos y seguidos deben hacer visible la síntesis o recapitulación de la información; los otros permitirán facilitar la lectura de los comentarios.
  • Cuando termine de escribir todo el texto académico, emplee una raya que demuestre que en determinada línea se ha finalizado con él. Este requerimiento es usualmente solicitado por los evaluadores de un examen de redacción.
Puntuación: 5 / Votos: 1