La contraargumentación en la redacción argumentativa es empleada para objetar un punto de vista. En la redacción, se recomienda escribir primero el argumento contrario, es decir, la idea que se va a rebatir. Posteriormente, se consigna la contraargumentación o el argumento propio, el que va a sostenerse. Una vez que se tienen estas ideas (que en conjunto conforman una idea principal) se prosigue con la redacción de los fundamentos (una estrategia usual para continuar con la redacción es la causalidad, pues presentar los motivos o razones del argumento propio es importante para guiar y convencer al lector del razonamiento que se opone al que se discute).

Entre la redacción del argumento contrario y el contraargumento es posible emplear un conector de oposición (sin embargo / no obstante / por el contrario) y un enunciado de opinión argumentativa (v.g. este argumento es absolutamente errado / esa afirmación es desacertada).

En la siguiente redacción, podemos observar el ensayo de un párrafo con la estrategia de la contraargumentación:


Ejemplo de redacción de un párrafo contraargumentativo

Algunas personas consideran que la publicidad peruana dirigida a niños no registra prácticas racistas, puesto que es considerada un medio para transmitir ideas o la venta de un producto sin la utilización de valoraciones sociales y raciales. Sin embargo, este argumento es absolutamente errado. Los medios publicitarios en nuestro país manifiestan mensajes de racialización oculta, pues buscan segmentar a la sociedad por su color de piel y su posición social. Al observar los catálogos de muñecas puede observarse que las protagonistas son niñas blancas y rubias, como si fueran las únicas que tendrían acceso al producto, porque se piensa que son princesas o niñas perfectas dignas para hacer uso del juguete. Para este tipo de publicidad aspiracional, son esa clase de “señoritas” que deben idealizar el mundo infantil, ya que ellas son el vehículo más atractivo para vender y ofertar; las demás, tengan algún color más o menos claro, no cuentan. Claramente, el mensaje que construyen, sostenemos que es intencional,  es el de la categorización racial o el de la exclusión social por color: “Tú no puedes consumir el artículo, dado que no ha sido creado para ti” o “Tú puedes adquirirlo, pero sabes que no estaba destinado para ti”. Con ello, las niñas suelen aprender a separar no solo los juguetes, sino también a las personas: ese mensaje de exclusividad se aprende e interioriza, y se convierte en un arma para rechazar o apartar. La publicidad para niños, entonces, es un espacio en el que la discriminación racial se comunica subrepticiamente y que dicha acción puede ser justifificada o mitigada irracionalmente.


Téngase en cuenta que la verdad en la argumentación es una verdad que se defiende o se construye; es decir, es una verdad argumentativa.


…………………………..
¿Cómo citar esta fuente?
LOVÓN CUEVA, Marco Antonio (2015). “El párrafo contraargumentativo”. Lenguaje y Redacción (blog). Lima: PUCP. <http://bit.ly/253igfW>.
…………………………..

Marco Lovón Cueva es lingüista y profesor universitario. Con este blog intenta contribuir con la educación peruana y la educación en español en general. Marco Lovón piensa que la escritura es un instrumento valioso para construir y cambiar al mundo. El autor los exhorta a escribir. Y sugiere citar su trabajo cuando se utilice en los diferentes materiales pedagógicos.

Puntuación: 4.5 / Votos: 38