Son grupos sociales las personas que conforman una familia, una iglesia, o una escuela. Dichos grupos se definen por una manera de organizarse, comportarse y comunicarse. En relación con ello, nosotros constituimos, también, un colectivo social, específicamente un grupo académico o profesional, con nuestro propio registro lingüístico, nuestra propia actuación, y nuestra propia forma de relacionarnos y presentarnos como tal. Formar parte de este grupo implica el uso de un código o de unas prácticas sociales de comunicación e interacción determinadas, en el que la lectura académica juega un rol importante.

En la universidad, la lectura académica es el input y el output para hablar y escribir. Dicha lectura facilita la comunicación entre el docente y el estudiante, o entre los mismos docentes, y los mismos estudiantes, acerca de un tema académico, profesional o empresarial. Permite el ingreso a la ciencia y a las diversas disciplinas, a sus metáforas, y a sus formas de caracterizar, conocer y construir la realidad. Y se presenta como una fuente de ideas para producir textos académicos: ensayos, monografías, tesis, artículos científicos. En otros términos, la lectura académica posibilita la interacción científica y la prosecución de los fines académicos, como el desarrollo de la capacidad inventiva.

Sobre la base de esta, se puede entender la ciencia, sus teorías, sus aplicaciones, y hablar, asimismo, de ellas. Con la lectura se puede escribir, exponer, argumentar, criticar. Es por ello que la lectura académica es esencial para nuestra convivencia; sin ella el grupo no puede relacionarse ni identificarse. Las distintas asignaturas universitarias le dan el valor que tiene por lo que esta representa y esta permite. Sin el uso de los textos académicos, el grupo se empobrece, se desdibuja o se pierde. No es extraño que grandes universidades en el mundo inviertan ingentes cantidades de dinero en su utilización y beneficios. La lectura académica, por tanto, nos permite presentarnos como un determinado grupo social: un grupo profesional o científico.

Gracias a la lectura, en la universidad hay algo que decir, y hay algo para decir, para sostener lo que decimos, para reafirmar o refutar, para deconstruir, reinventar y crear. La lectura no solo es un medio para comprender, sino también para producir, para interrelacionarnos e identificarnos. Es una fuente importante que nos da sentido de pertenencia, diferenciándonos de otros colectivos, que emplean sus propios códigos y prácticas. La lectura nos permite hacer cosas que otros grupos no hacen o no producen. Nosotros producimos, sobre la base de ella, determinados textos que, incluso, reproducen prácticas de interacción científica. Ser universitario o pertenecer al grupo social universitario implica la valoración adecuada de nuestras formas de interacción y comunicación: de aceptar la importancia que tiene, por ejemplo, la lectura académica en nuestra vida. Leemos, entonces, porque nos hace ser lo que somos.

…………………………..
¿Cómo citar esta fuente?
LOVÓN CUEVA, Marco Antonio (2014). “¿Por qué leemos?: La lectura académica y nosotros”. En: Letras. Boletín Nº 80, semana del 27 al 22 de marzo. La Libertad: Universidad Peruana del Norte. http://slidesha.re/1hImU3Z

Puntuación: 4.5 / Votos: 8