El Vaticano frena propuesta de intercomunión

8:00 a m| 8 jun 18 (RD/VN/VATN).- En una carta enviada al presidente de la Conferencia Episcopa alemana, Cardenal Reinhard Marx, el prefecto para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria -en nombre del papa Francisco-, le anunció que la propuesta de intercomunión “no está madura” para que se convierta en norma de la Iglesia universal, particularmente en el caso de la comunión de cónyuges no católicos, en matrimonios mixtos. Además, el documento explica que la cuestión tiene efectos en las relaciones ecuménicas con las otras iglesias y comunidades eclesiales “que no son de subestimar”.

—————————————————————————

La noticia la da el jesuita español Luis F. Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en una carta enviada al cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Múnich y presidente de la CEA. Ladaria, que será creado cardenal en el consistorio del 28 de junio, cuenta que ha hablado de esta cuestión con el Papa, que “reconoce y aprecia” los “múltiples esfuerzos ecuménicos” de episcopado germano, particularmente con la Iglesia evangélica. Jorge Mario Bergoglio considera que la intercomunión plantea una serie de problemas de “notable relevancia” que “tocan la fe” católica y tienen implicaciones para toda la “Iglesia universal”.

En la misiva, Ladaria explica que ya hay dicasterios de la Santa Sede trabajando en la clarificación de esta cuestión para ofrecer un juicio válido para toda la comunidad eclesiástica. En los casos en que exista una “grave necesidad inminente” de dar una respuesta, se apela a la decisión del obispo diocesano. El propio Francisco firma con su inicial y la fecha del pasado 25 de mayo el primero de los dos folios que ocupa la carta. El texto fue enviado en copia a varios prelados germanos.

Antecedentes en Buena Voz:

 

Marx, “sorprendido” por la carta de Ladaria

El cardenal Marx se ha declarado “sorprendido” tras la publicación de la carta del prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Luis Ladaria, en la que afirma que la propuesta de intercomunión “no está madura” para convertirse en norma de la Iglesia universal.

En un comunicado, el presidente del Episcopado alemán, recuerda que en la conversación mantenida en Roma en mayo pasado, “se dijo a los obispos participantes que ellos debían encontrar en lo posible, un resultado unánime, en espíritu de comunión eclesial”.

Así, se declara “sorprendido de que haya llegado de Roma esta carta, antes de haber encontrado esa solución concordante”, y sostiene “la necesidad de posteriores conversaciones en el seno de la Conferencia Episcopal Alemana, tanto en el Consejo permanente como en la Asamblea plenaria de otoño, así como también con los respectivos dicasterios romanos y con el mismo Santo Padre”.

 

Teólogo Pérez Prieto: “El veto a la intercomunión es poner puertas al viento”

La intercomunión se refiere a mucho más que a la comunión entre católicos y protestantes en matrimonios mixtos; es la participación de católicos en una eucaristía celebrada en una comunidad cristiana de confesión distinta a la propia, o en una eucaristía católica con participación de no católicos. La cuestión es vieja y desde hace años, tanto por parte evangélica como por parte católica, aumentan las voces que claman por una “hospitalidad eucarística”. Se trata de orar, hablar, servir y poder celebrar juntos todos los que nos confesamos cristianos, a pesar de nuestras diferencias.

Pero en esto se ha avanzado mucho más en el terreno de la praxis y la teología, que en el terreno de las normas eclesiásticas. La intercomunión lleva realizándose desde hace décadas, pero en el terreno teórico doctrinal queda todavía mucho por andar. Cuando uno ha participado en celebraciones eucarísticas con hermanos de una confesión diferente, ve que no hay ningún problema.

Recuerdo las misas en Taizé hace más de 30 años, en las que participé con otros presbíteros católicos y pastores protestantes. Y más recientemente la participación en la eucaristía en la catedral de Skära y en alguna pequeña iglesia rural con hermanos de la Iglesia Luterana sueca; sus celebraciones de la eucaristía son muy semejantes a la nuestra, incluida la consagración y la comunión. Comprendíamos que Jesús sacramentado estaba tan “presente” en esas eucaristías como en la que haría un sacerdote católico. Esto ya no se puede impedir; es ya una hermosa realidad ecuménica.

 

Fuentes:

Vatican News / Vida Nueva / Religión Digital

Puntuación: 4 / Votos: 1

Comentarios

  1. Francisco Javier Marcone Flores escribió:

    Hace unos días Buena Voz señalaba que el Papa había encargado a la conferencia episcopal alemana el ponerse de acuerdo en el tema. Dando a entender que el Vaticano veía con buenos ojos la propuesta mayoritaria pero que era necesario buscar consensos. Llama la atención esta carta que parece entrar en contradicción con lo dicho anteriormente por el Papa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *