La modalidad es la actitud del hablante que tiene sobre el contenido de su mensaje. Esta modalidad se manifiesta en valores como “aserción”, “interrogación”, “exclamación”, “deseo”, etc. Estos valores se reconocen por la curva de entonación, que fija también los límites del enunciado.

En el Epitafio de un muchacho muerto en abril de Juan Ramón Jiménez, encontramos tres tipos de modalidades:

Murió. ¡Mas no lloradlo!
¿No vuelve abril, cada año,
desnudo, en flor, cantando,
en su caballo blanco?

Modalidad asertivo: Murió.
Modalidad exclamativa: ¡Mas no lloradlo!
Modalidad interrogativa: ¿No vuelve abril, cada año, desnudo, en flor, cantando, en su caballo blanco?

En el poema Edad de Gamoneda, también encontramos estos tres tipos de modalidades:

Alguien ha gemido mientras la noche cae sobre la ciudad.
¿Quién ha gemido tras el cinturón de álamos, en las praderas
excavadas donde los hielos ciñen el pedernal?
¡Puertas clavadas ante mí, puertas de ocultación! Siento la
inmovilidad espesa como una sustancia

Modalidad asertiva: Alguien ha gemido mientras la noche cae sobre la ciudad. / Siento la inmovilidad espesa como una sustancia
Modalidad interrogativa: ¿Quién ha gemido tras el cinturón de álamos, en las praderas excavadas donde los hielos ciñen el pedernal?
Modalidad exclamativa: ¡Puertas clavadas ante mí, puertas de ocultación!

Puntuación: 3.28 / Votos: 7