¿Qué es el terrorismo?. Los medios de comunicación en la estrategia del terror.

[Visto: 305 veces]

Los terribles hechos ocurridos en las Vegas, que busca el ISIS les sea reivindicado tienen como objetivo poder hacerse de la “autoría” del miedo y desconcierto que han generado esta acción criminal, el objetivo del grupo terrorista es ganar la atención que ha perdido en el campo de batalla ante su inminente derrota en su remedo de Califato pegado con babas. El uso de los medios de comunicación en el reforzamiento de los patrones de conducta de los grupos criminales es básico si se busca crear un estado de miedo y amenaza permanente (Breckenridge, J.N. y Zimbardo, P.G., 2007). Para poder definir el terrorismo anexo los doce elementos de consenso que en la academia se tiene sobre lo que es terrorismo. Tomado, RESUMIDO y adaptado de Schmid, A.P. (2013):

1. El terrorismo se refiere, por una parte, a una doctrina sobre la presunta efectividad de una forma o táctica especial de violencia política coercitiva generadora de temor con efectos propagandísticos y psicológicos a diversas audiencias y partes en conflicto;

2. El terrorismo como táctica se emplea en tres contextos principales: (i) represión estatal ilegal, (ii) agitación propagandística por parte de actores no estatales en tiempos de paz o fuera de zonas de conflicto y (iii) como una táctica ilícita de guerra irregular empleados por actores estatales y no estatales.

3. La violencia física o la amenaza de la misma, empleada por los actores terroristas, consiste en actos de violencia letal de una sola fase (como bombardeos y agresiones armadas), incidentes de dos fases con amenaza a la vida (como secuestros y extorsión), así como secuencias de acciones de múltiples fases (como en las ‘desapariciones’ con secuestro, detención secreta, tortura y asesinato).

4. La victimización terrorista pública inicia procesos de comunicación basados en la amenaza por los cuales, por un lado, se hacen demandas condicionales a individuos, grupos, gobiernos, sociedades o secciones de los mismos y, por otro lado, los constituyentes (basados en lazos de origen étnico, religión, afiliación política y similares) son buscados para ser los perpetradores de las acciones terroristas.

5. En el origen del terrorismo se encuentra el terror que infunde temor, temor, pánico o mera ansiedad, que se difunde entre quienes identifican o comparten similitudes con las víctimas directas.

6. Las principales víctimas directas de los atentados terroristas no son en general las fuerzas armadas, sino civiles, no combatientes u otras personas inocentes e indefensas que no tienen responsabilidad directa por el conflicto que dio lugar a actos de terrorismo.

7. Las víctimas directas no son el objetivo final (como en un asesinato clásico en el que la víctima y el objetivo coinciden) sino que sirven como generadores de mensajes, más o menos involuntariamente ayudados por los valores noticiosos de los medios de comunicación, para llegar a diversas audiencias y partes en conflicto que se identifican con la situación de las víctimas o la causa profesada por los terroristas.

8. Las fuentes de violencia terrorista pueden ser perpetradores individuales, grupos pequeños, redes transnacionales, así como actores estatales o agentes clandestinos patrocinados por el Estado (tales como escuadrones de la muerte y paramilitares).

9. Si bien muestra similitudes con los métodos utilizados por la delincuencia organizada y los que se encuentran en los crímenes de guerra, la violencia terrorista es predominantemente política, por lo general en su motivación, pero casi siempre en sus repercusiones sociales.

10. La intención inmediata de los actos de terrorismo es aterrorizar, intimidar, antagonizar, desorientar, desestabilizar, coaccionar, obligar, desmoralizar o provocar a una población objetivo o partido de conflicto con la esperanza de lograr de la inseguridad resultante un resultado de poder favorable, para la obtención de publicidad, extorsión, dinero de rescate, sumisión a demandas terroristas y/o movilización o inmovilización de sectores del público;

11. Las motivaciones para participar en el terrorismo abarcan una amplia gama, incluyendo la reparación de los supuestos agravios, la venganza personal o comunitaria, el castigo colectivo, la revolución, la liberación nacional y la promoción de diversas causas y objetivos ideológicos, políticos, sociales, nacionales o religiosos.

12: Los actos de terrorismo rara vez son autónomos, pero forman parte de una campaña de violencia que, por el carácter serial de los actos de violencia y las amenazas de más venideros, puede crear un clima de temor generalizado que permite a los terroristas manipular el poder político.

Bibliografía

  1. Schmid, A.P. (2013) , “The Definition of Terrorism” , en The Routledge Handbook of Terrorism Research, (Editor)  Alex P. Schmid, Abingdon: Routledge. Disponible versión ORIGINAL en http://www.terrorismanalysts.com/pt/index.php/pot/article/viewFile/schmid-terrorism-definition/385
  2. Breckenridge, J.N. y Zimbardo, P.G. (2007),” The strategy of terrorism and the psychology of mass-mediated fear”, en Psychology of Terrorism, (Editores) Bruce Bongar, Lisa M. Brown, Larry E. Beutler, James N. Breckenridge, y Philip G. Zimbardo, New York: Oxford University Press.

 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *