Archivo por meses: abril 2014

Mitos sobre los terremotos y desastres

[Visto: 545 veces]

La Tierra tiembla porque hay terremotos.

Los terremotos y cualquier fenómeno geofísico, expresado en los sismos, tsunamis, heladas, erupción de volcanes, huaycos, etc. son expresión de la dinámica natural del planeta, el que a su vez pertenece al universo que también está en movimiento. En 1923, Hubble descubrió que muchas tenues manchas luminosas, llamadas nebulosas, eran en realidad galaxias a una distancia que debían de ser tan grandes que la luz procedente de ellas habrían tardado millones o incluso miles de millones de años en llegar a la Tierra, mediante el análisis de luz de otras galaxias, se puede determinar  si éstas se están acercando o alejando. Se determinó que casi todas las galaxias se están alejando de la Tierra (Hawking, 2003).

Los terremotos son destructores

Es gracias a las erupciones volcánicas y los terremotos que nueva tierra y minerales son eyectados a la superficie y contribuyen al ciclo natural de la vida terrestre. Los ríos que nos suministran el agua con el cual se riegan nuestros campos, y de la cual nos proveemos en su mayoría del agua potable, proviene del deshielo de las montañas que son formados del movimiento de las capas tectónicas.

Los peruanos no están preparados para un terremoto

Los peruanos no están preparados para muchas cosas; vivir sin prejuicios, sin el futbol, respetando las señales de tránsito, sin el machismo, siendo más tolerantes y menos racistas, pero algo que conocen es vivir con sismos, en caos y en crisis, es decir post terremotos. Moynihan (2009) describe el actuar del sistema norteamericano de respuesta ante desastres, frente al huracán Katrina; los esfuerzos no llegaron a satisfacer las necesidades generadas, una catástrofe de esta magnitud no se había previsto. Como dice el profesor Patrick Lagadec en La Recherche (2003); “…no se trata de prever lo impredecible, se trata estar entrenado a ser capaz enfrentarse a lo impredecible…”. Terminos como confianza, resiliencia, robustez, eficiencia, eficacia, agilidad, le-agilidad, pro-actividad, empatía y ética en la sociedad deben ser explorados para reducir la exposición al riesgo antes del evento disruptor.

El terremoto va causar muchas muertes

Nadie se muere a causa del terremoto. La gente se muere porque una pared le cayó encima, una manada de gente histérica le pasó por encima, no se conocía la puerta de salida (o no estaba señalizada) y no se tomó la vía de escape o peor aún se tomó un camino equivocado, ampliando la vulnerabilidad (exposición la derrumbe de la infraestructura) frente al riesgo (terremoto) al cual uno está expuesto. Para que un terremoto haya ocasionado una sola muerte, la victima debía haber estado en el rango de influencia de la falla tectónica, donde se originó las ondas telúricas y eso no es posible por razones obvias, vivimos en la superficie y no en el subsuelo donde se dan los epicentros.

En Perú no se sabe predecir un terremoto

Del planeta no se conoce sino el equivalente de lo que en una naranja sería su parte colorada, toda el resto incluso el espesor de la cascara de la fruta mencionada, es desconocida, y sobre ella solo se tiene teorías e hipótesis basadas en mediciones indirectas. Entonces como se va a poder predecir algo cuya naturaleza en su dinámica endógena y exógena es incierta. Esa ignorancia no es propia de la comunidad académica peruana.

Los terremotos son castigo de Dios

Esto presume la existencia del ser humano como el castigado, la presencia de la especie humana en la Tierra se estima en 2 millones de años, el universo y su dinámica se estima en 15 mil millones de años, es decir los terremotos sin duda han existido mucho antes que siquiera se le ocurriera al buen Dios crearnos.

Bibliografía.

Hawking S. (2003) El Universo en una Cáscara de Nuez, Planeta, Barcelona.

Moynihan D.P. (2009) Risk Governance Deficits: An analysis and illustration of the most common deficits in risk governance, IRGC report, Geneva.

La Recherche (2003) Faire face à l’imprévisible, La Recherche Hors-Série N° 13, octobre-décembre.

Sigue leyendo