Enfoque institucional del Proyecto de Ley de Control de Concentraciones Económicas

[Visto: 394 veces]

Uno de los temas que se viene comentando últimamente, con ocasión de la puesta en marcha para la entrada del Perú a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico – OCDE, es el famoso control de concentraciones económicas o llamado también control de fusiones. Este tema, que pareciera ser un tema nuevo, no lo es, toda vez que desde que se sancionó el Decreto legislativo N° 701, llamado por aquel entonces Ley contra las prácticas monopólicas, controlistas y restrictivas de la libre competencia del año 1991, ya se había puesto el tema en debate, y muy pocos autores tomaron la iniciativa de tratar el tema.

En el año 2005, Indecopi preparó un proyecto de ley de competencia,  en el cual se había establecido dos criterios para el control  concentraciones económicas, el primero; era cuando aquellas empresas que se unían o fusionan representaban un monto de inversión de más de 100 (cien) mil UIT y; el segundo, era cuando las empresas que se fusionaban representaban más del 75% del mercado; en ambos casos debían  notificar dicha operación a la autoridad, en este caso INDECOPI, quien podía autorizar la operación, desautorizarla  o establecer alguna restricción o condición.

Asimismo, en el año 2005 en  la Pontifica Universidad Católica del Perú, se llevó a cabo un gran debate académico internacional para tratar el tema,  con la presencia de varios especialistas en la materia, como Antonio Creus, que había sido Presidente de la Comisión de Libre Competencia en Europa y William Kovacic, quien fue asesor de la U.S. Federal Trade Commission. En el mencionado debate, se establecieron varias conclusiones donde se recomendaba llevar a cabo un sistema de control de concentraciones, que finalmente, nunca se pudo concretar.

En los siguientes gobiernos, tanto el de Alan García (2006-2001) y Ollanta Humala(2011-2016), hubo varios intentos mediante proyectos de ley, que en el Congreso de la Republica, no tuvieron mayor suerte, ya que nunca fueron debatidos y se quedaron en sus respectivas comisiones.

Hoy día el tema vuelve a ponerse en debate, con la entrada al Perú de la OCDE, este selecto grupo de las 34 economías más grandes del mundo. Hay quienes desde un primer momento, como es nuestro caso, han tomado posición al respecto, una posición principista, sistémica  y coherente con lo que debe ser un adecuado sistema de políticas de competencia de un país,  marcada y desarrollada a lo largo de estos años.

De esta manera, escribimos un primer artículo en la Revista Coyuntura, revista del Centro de Estudios Sociales, Económicos y Antropológicos- CISEPA, titulado “El Control de Fusiones como defensa de la Libre Competencia” (2006), donde marcábamos una posición  clara y firme sobre la necesidad de que el Perú tenga un Sistema de control de concentraciones para tener un sistema de Libre Competencia más sistémico, trasparente y eficiente. Posteriormente, escribí dos artículos en las revistas Derecho y Sociedad, y Vox Juris, respectivamente.

En la actualidad, se han sumado una serie de opiniones, algunas a favor,  otras en contra, lo importante era poder reflexionar sobre la necesidad de un sistema de control de concentraciones económicas, en esta medida, resulta importante contextualizar diversos momentos, para realizar una interpretación adecuada.

Hace muchos años, cuando el Perú en la década del 90, recién cambio las reglas de juego para la economía, se abrió el mercado, con  nuevas perspectivas de desarrollo y el Perú empieza a encaminar esa línea creciente que ha tenido hasta la actualidad, probablemente en los primeros años, nadie hablaba del tema o no se decidía por un sistema de control de concentraciones, porque recién teníamos una nueva Ley de Competencia, y había mucho temor  de que el mercado tenga un sistema como este,  ya que podría prestarse para interpretaciones y situaciones ineficientes de  control  e interferencias del Estado con las reglas del mercado para promover un mercado competitivo.

Pero hoy en día, estamos en otro contexto, en un mercado distinto, cada vez más creciente y extendido, hay nuevas empresas, nuevos actores económicos y es  otro contexto social, político y económico. En estos años de democracia, el Perú ha aprendido, sobre uno de los temas más importantes, como lo es el sistema económico.

Los indicadores económicos muestran al país como uno de los países más estables de la región y que probablemente vaya a seguir creciendo, lo cual es atractivo para varios inversionistas y que el mercado va a crecer, entonces la pregunta sería ¿vale la pena tener un sistema de control de concentraciones?

Mi reflexión final, es que no se trata de promulgar una ley de control de concertaciones, se trata de tener una política integral de competencia, y un sistema de control de concertaciones que tenga coherencia sistémica, toda vez que se relacionará con otros conceptos e instituciones como el mercado y la economía; precisión normativa, en cuanto la ley sea clara y; suficiencia conceptual, en la medida que se maneje con criterio técnico las diversas categorías conceptuales inmersas en el tema de concentraciones económicas, como son por ejemplo : mercado relevante, umbrales , nivel concentración del mercado , posicionamiento en el mercado, etc. , entonces hay que preparar el tema sobre la base de una visión sistémica institucional más que legal.

Lo importante es tener y desarrollar este sistema. Perú tiene la experiencia suficiente a través del Indecopi, y la masa crítica de profesionales, en el sector de economía, de alguna u otra manera podrían irse sumando para establecer con acierto y con suficiencia técnica y jurídica este sistema  y cumplir así con una de las exigencias de la OCDE para acceder a esa grupo de las 34 economías mas importantes del mundo

Puntuación: 5 / Votos: 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *