Archivo por meses: Marzo 2016

Los derechos del consumidor frente al discurso político en la campaña electoral… una reflexión que preocupa

En plena campaña electoral , donde las propuestas en torno al desarrollo del país se han escondido tras los escándalos políticos de los candidatos y la decidia de las autoridades electorales que han retrasado sus decisiones aplazando el debate de ideas , de propuestas y de líneas de pensamiento nuevas en torno al mercado , es necesario reflexionar en el DIA MUNDIAL DEL CONSUMIDOR  , sobre un tema que nos compete a todos como consumidores y como peruanos.

En efecto, reflexionemos y nos daremos cuenta que cuando se aprobó el Código de Protección y Defensa del Consumidor, el país ganó una norma con mucho contenido y propiedad  frente al sistema jurídico  de protección del consumidor, lo que es coherente con la política pública en esta materia, que optó por fortalecer los organismo tutelares del mercado frente a la presiones cada vez mas crecientes y extendidas de la dinámica mercantil, generada por el crecimiento de la economía y por ende del comercio . No obstante, no hemos escuchado en la plataforma de los partidos políticos una propuesta innovadora y sólida  en esta materia, no observamos un discurso político con suficiencia técnica, precisión normativa y  coherencia sistémica frente al mercado y al consumo, cada vez más creciente en el país, no se observa una línea política que ratifique  el  compromiso asumido por el Estado a través de sus órganos tutelares  con el fin de desplegar una actividad destinada a la protección y defensa de los derechos de los consumidores. Es necesario repensar y fortalecer las políticas publicas destinadas a promover un mercado creciente, competitivo, transparente y audaz para establecer un equilibrio entre los derechos de los proveedores y los derechos de los consumidores, en esa vinculación real del mercado  dinámica y biunívoca llamada relación de consumo.

En este contexto, la Sala Especializada en Protección del Consumidor del Tribunal del Indecopi, tiene una gran tarea en la estructura funcional de la institución, de cara al mercado, porque es la encargada de  conocer en segunda instancia las resoluciones de la “Comisión de Protección del Consumidor” y de las Comisiones descentralizadas de “Protección del Consumidor” así como la revisión de los órganos resolutivos de Procedimientos Sumarísimos de “Protección del Consumidor”, y su creación y reafirmación funcional le da un respaldo importante para que tenga la tranquilidad y  la solidez institucional para decidir sin apremios,  justicia de consumo, teniendo la difícil tarea de establecer nuevos criterios de interpretación jurídica sobre la base de las disposiciones del Código de Protección y Defensa del Consumidor, así como crear nuevos precedentes de observancia obligatoria, para la mejor aplicación de la ley  en aras de un procedimiento justo, célere, eficiente,  y principista.

Observamos que ni el discurso político de los candidatos a la Presidencia, ni en el discurso de los candidatos al Congreso existe un planeamiento real y sólido en relación    a corregir y sancionar malas conductas de los proveedores, el respeto a los derechos y prerrogativas de los consumidores, la promoción de una cultura de consumo responsable y ética, en todos los actores del mercado, de conformidad con el mandato constitucional y las políticas de competencia y consumidor del Estado. Es decir no hay una cosmovisión política y principista del mercado, del consumo y los consumidores, tema que aunque parezca baladí, es parte importante en la estructura de la llamada economía social de mercado, establecida en el artículo 58 de la Constitución, porque el consumidor es el eje central del sistema económico , en tanto que es hacia el que están dirigidas todas las políticas de mercadeo de las empresas proveedoras , así como también es hacia él  que apuntan las normas que regulan el mercado, porque el fin supremo de la sociedad y del Estado por mandato constitucional es la persona humana y el consumidor es en esencia persona humana, que acude al mercado a satisfacer su necesidades y necesita de la tutela efectiva del Estado para defender sus derechos y dar paso a un mercado mas competitivo para todos los peruanos.