INDUSTRIA TEXTIL. SOBRE EL DISEÑO, LAS MARCAS, LA EXPORTACIÓN E IMPORTACIÓN EN EL MERCADO PERUANO

 

Desde hace una década, el Perú ha tenido un crecimiento económico importante que se ha visto reflejado en el crecimiento de diversos sectores de la industria, tales como la construcción, la pesca, minería, entre otros. El campo de la industria textil no ha sido la excepción, sin embargo, no hemos visto un crecimiento verdaderamente importante para nuestros empresarios y productores textiles, las principales marcas peruanas de ropa no pueden competir con otras marcas internacionales y los diseños de exportación han calado más en mercados extranjeros que en el mismo mercado nacional, evidenciando que aún queda un camino por construir marcas fuertes y verdaderamente significativas que representen al Perú, y que puedan identificar a nuestros principales productos.

Hemos escuchado que la mejor calidad de tela se produce y vende a nivel nacional e internacional, de esta manera tenemos una gran variedad de materias primas, las cuales han sido utilizadas por nuestros empresarios textiles para poner la industria en la palestra del mundo; sin embargo, el fenómeno de “China”, su extensión, crecimiento, mano de obra barata, cantidad y producción, ha sido un rival durísimo, que los empresarios nacionales no han podido superar. La pregunta es: ¿cómo hacerlo? Quizá el enfoque no esté en competir por cantidades, precios o calidades de los productos, sino por el contrario, competir en un sector donde China no puede vencer: el prestigio de sus marcas y el diseño de modas.

El productor y empresario peruano tiene todo el potencial para crecer, no solo cuenta con los recursos y materias primas propias de nuestro país, sino también con un prestigio ganado en los mercados internacionales, que por ejemplo, aprecian muchísimo el algodón peruano o la tela proveniente del pelaje vicuña; a esto debemos sumarle que los diseños nacionales poco a poco se han ido colocando en los grandes murales de la moda, destacando por su variedad de colores, figuras geométricas y curvilíneas y aspectos ancestrales, que evidencian nuestra riqueza cultural; pero si algo falla, es la marca para todos estos productos. Hagamos un ejercicio rápido: pensemos que marca peruana es reconocida solo a nivel nacional y compite con otras grandes marcas internacionales, estoy seguro que nuestra respuesta no tendrá más de dos ejemplos. ¿A qué se debe?

En primer lugar, el peruano se ha acostumbrado a producir, pero no a posicionar sus productos. Existe una gran variedad de empresas textiles que realizan todo el trabajo y venden sus productos al extranjero, donde las grandes marcas internacionales les colocan la etiqueta de un “cocodrilo”, el nombre de una “mujer” o “palabras unidas” y el producto tiene un valor elevadísimo. Por supuesto, los mayores ingresos no se los llevan nuestros productores nacionales, sino aquellos capitales extranjeros.

En segundo lugar, debemos mencionar que recién estamos saliendo de una “cultura chicha”, el peruano está acostumbrado a copiar y a copiar bien, a “piratear” marcas y vender productos “bamba” que son idénticos a sus versiones originales, para esta producción hay un gran número de clientes y un mercado extendido. Lo que no se dan cuenta, es que el polo que te venden es el mismo que aquel original que cuenta con una marca de prestigio, de la misma calidad, con los mismos productos, incluso, muchos de ellos se hacen en nuestro país.

En tercer lugar, un alineamiento a lo extranjero impide que nuestros empresarios crezcan, posicionen y vendan sus propias marcas. Como siempre les digo a mis alumnos en clase: una marca “Pachacutec” suena fenomenal, pero en nuestro mercado peligraría sus ventas y su existencia. Hay una tendencia a comprar lo extranjero (quizá por muchas razones, entre ella la moda) que comprar lo nuestro.

En Cuarto lugar, una cultura de consumo aún en desarrollo. El consumidor peruano compra barato, más que calidad compra lo que esté al alcance de sus bolsillos, inclusive si es peligroso para su salud o seguridad, prefieren comprar más productos accesibles que pocos de mayor calidad y costo. Esto se debe a que nunca ha habido por parte del Estado una correcta promoción de una cultura de consumo que conduzca a nuestros ciudadanos a tomar decisiones de manera responsable, informada, leyendo etiquetas, siendo diligentes con lo que buscan y revisando antecedentes sobre a quién le compran.

En los últimos años, el INDECOPI en aplicación de la Política Nacional de protección al Consumidor, ha venido sosteniendo y promoviendo programas de educación e información al consumidor, a todos los niveles, desde la escuela hasta los adultos, que, sin duda alguna, han cumplido con reducir la brecha en educación que existe en los consumidores del país; sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer.

La tarea está en conjugar a nuestros consumidores con nuestros empresarios textiles, y creo que un punto de engranaje importante son los diseñadores, diseñadores de moda, de ropa, de marcas, ellos cumplirán un papel fundamental en trasladar las necesidades de un público cautivo – que cada vez compra más informado y lo que le gusta- con la producción de prendas nacionales; a su vez, las marcas deberán afianzarse en nuestro mercado, comenzando por la cuna: el emporio de Gamarra, donde con la próxima apertura de un gran Mall Plaza, nuestras marcas tendrán el gran reto de competir con marcas extranjeras en el mismo espacio geográfico y con el mismo público cliente. Tenemos que construir un proceso de exportación de marcas nacionales, sin descuidar nuestro mercado nacional, que debe ser el primer lugar donde posicionemos más marcas peruanas para toda clase de prendas de vestir.

Retomamos la pregunta ¿cómo competimos con los productos chinos, que son más baratos? A todos los factores expuestos en el párrafo anterior, tenemos que sumarle dos: a. aprovechar el tiempo de colocación de productos, toda vez que para que lotes de prendas de vestir de China ingresen al mercado peruano, el promedio de duración es de 05 meses desde el pedido, mientras que el productor nacional puede ingresar sus productos al mercado en 02 meses, tiempo más que suficiente para comenzar a sacar ventaja de las nuevas modas, diseños y tendencias; y, b. ganar en calidad, está comprobado que la calidad del producto peruano es superior a la del producto importado de China, los consumidores, pero no todos, la publicidad tiene que ir dirigida a enfatizar la calidad del producto peruano, tenemos que asegurarnos que todos lo sepan, y en su defecto, que todos prefieran calidad sobre precio.

Finalmente, los empresarios y productores tienen que crear imágenes y motivaciones nuevas para todos los consumidores, acostumbrarnos a lo nuestro, a trabajar, producir y vender sobre la base de nuestra sociedad, nuestra riqueza cultural y diversidad histórica; que el factor de innovación tenga un efecto inmediato en la mente de los clientes, ¿ por qué no enfatizar en marcas diseñadas a partir de las líneas de nazca – como por ejemplo la marca de PromPerú o la misma marca Perú – o, diseños alternativos con el fondo postal de Machu Picchu, un Lanzón monolítico o un Tumi estilizado? sin duda alguna, tendría mucha repercusión y originalidad, por lo que representan estas figuras para todos los peruanos. Estas marcas nos pondrían en la palestra de la moda, compitiendo con las mejores marcas extranjeras, pero también, reivindicando nuestra cultura ancestral, otorgándole una plusvalía muy reconocida en las grandes pasarelas de moda y diseño. Un punto a favor de los empresarios y productores. Un punto a favor de todos los consumidores. Un punto a favor para nuestro Perú.

 

TRÁNSITO RESTRINGIDO. UNA MIRADA CRÍTICA AL EXCESIVO USO DE REJAS EN LAS CALLES DEL PERÚ

Hace unos días me sorprendí al ver en el programa “Alerta al Consumidor” – que se transmite en el canal 7 de la señal abierta – donde se hacía una presentación sobre el peligro que significaban las conocidas rejas o verjas puestas en distintas urbanizaciones de Lima.

En este programa se exponía que deberían estar autorizadas, reguladas y registradas por las municipalidades, además de cumplir determinadas reglas sobre libre tránsito, acceso público, contar con una persona que pueda levantar la tranquera cada vez que pasen personas, que se puedan solicitar documentos cada vez que haya cierto riesgo, dejar libre la puerta peatonal, entre otros; a esto, a manera de ejemplo, se informaba que en La Molina había cerca de 200 rejas que no tenían autorización.

El análisis que yo hago es totalmente diferente. Las personas tenemos un derecho al libre tránsito, un derecho ambulatorio a poder caminar por las calles, en correlación con ello, el Estado tiene un deber de prestar seguridad a las personas, por algo contribuimos como ciudadanos con el pago de nuestros impuestos, en este sentido es un deber del Estado brindarnos seguridad y un derecho de los ciudadanos al libre tránsito, tan es así que actualmente se propone que la seguridad ciudadana es un derecho de cuarta generación, que corresponde a todos y todos debemos prestarle una debida atención, tan igual como los derechos del consumidor o el derecho a un medio ambiente, ambos de cuarta generación.

En este contexto, la pregunta que debemos hacer es: ¿so pretexto de la seguridad ciudadana, es adecuado que se terminen instalando rejas en cualquiera de las calles de Lima, impidiendo el libre tránsito?

Cuántas veces hemos querido pasar por una calle y nos encontramos con un vigilante y unas rejas que impiden poder acceder a determinadas calles; o cuantas veces el GPS nos ha llevado por diversas calles para cortar camino y la misma escena se aparece en frente de nosotros.

El análisis va mucho más allá, no se trata que este asunto se encuentre o no regulado, o que esté autorizada la colocación de rejas, sino, simplemente no deben colocarse rejas. Una ciudad no es más segura porque se aumenten las rejas como mecanismo de seguridad. Una ciudad es más segura cuando se pone en alerta la seguridad y se actúa de manera preventiva y diferente, con inteligencia para minimizar los riesgos que siempre van a existir.

Hay que difundir e internalizar una cultura de seguridad en las personas, y las municipalidades tienen en la actualidad una serie de tecnologías que pueden asumir o tomar para cuidar a las personas y ofrecerles seguridad, ejemplos concretos de lo expuesto son las cámaras, el patrullaje, los sistemas de alarmas, monitoreo de calles, entre otros.

Las rejas se han convertido en un fenómeno, cada día se instalan más en diversas calles, se trata del “mejor mecanismo de seguridad”, sin embargo, a veces es todo lo contrario, deberíamos preguntarnos, ¿qué pasa si una persona se enferma por la madrugada? ¿qué pasa cuando quiero salir a correr? ¿qué pasa cuando quiero salir por determinada calle y no puedo porqué está cerrada la reja?

Existe todo un bosque normativo que autorizan las rejas, sin tener en cuenta los derechos de las personas como ciudadanos, todos debemos recordar que el hecho de ser propietario de una casa no me da derecho a poner rejas en la calle de mi hogar, la calle es un bien público, como tal, es libre para todos los transeúntes.

Debemos actuar con más inteligencia, poniendo énfasis en las nuevas medidas y tecnologías para brindarle seguridad a las personas, la seguridad no puede utilizarse como pretexto para limitar el libre tránsito. Hay que ver más allá de lo evidente.

En el programa se hablaba de autorizaciones, pero yo no creo en autorizaciones, al menos no en todos los casos, habrá casos donde evidentemente habrá una justificación, tal es el caso de las urbanizaciones privadas que tienen seguridad permanente durante todo el día, podría justificarse en estos casos.

Finalmente, resaltamos que existe todo un contexto por el cual conducirnos para ofrecer seguridad a las personas, promover una cultura de consumo responsable, implica una forma distinta de ver las cosas, comprometámonos a hacer una ciudad diferente, promovamos una cultura de seguridad que tenga como base la prevención y así lograr respetar y prevalecer los derechos fundamentales de las personas, que son pilares de su desarrollo.

 

 

LA INCURSIÓN DE LAS MARCAS PREMIUM, DE ÉLITE Y DE RENOMBRE EN EL MERCADO NACIONAL. NOTAS Y PERSPECTIVAS DEL CONSUMO PARA EL 2018

Este año el consumo por marcas ha sido fluctuante, factores como el fenómeno del niño costero en la primera mitad y la crisis política en la segunda mitad, han sido óbice para que los consumidores tengan que realizar mayores cálculos al momento de elegir cuánto gastar y en qué gastar, es por ello que se muestra un consumo dirigido a marcas más económicas, reduciendo el consumo de marcas Premium, que en los últimos años venía en aumento.

De hecho, el próximo año el panorama podría variar rotundamente, toda vez que con mejores expectativas de crecimiento económico y el desempeño de sectores claves como la construcción, manufactura y comercio, se estaría generando un repunte en la economía y en los hogares, dirigido al consumo de marcas Premium y de costo promedio, en este sentido es importante desarrollar algunos alcances. [1]

El hecho que las marcas Premium entren al mercado peruano no solamente evidencia que la economía ha crecido de manera sostenible en los últimos años y que los consumidores tienen mayor capacidad adquisitiva para poder comprar marcas llamadas de “elite” o marcas “renombradas”, que son aquellas marcas vinculadas a un producto de un precio sobre el promedio, y que sin embargo, tienen acogida en un gran sector de la población peruana que poco a poco ha ido adaptándose y consumiendo estos productos.

Esto demuestra que una marca es el mejor vehículo de publicidad, y por sí sola vende, en tanto tenga respaldo de los consumidores, y estos observen que comprando esa marca están comprando calidad y status, porque la marca se posiciona en la mente de los consumidores como un producto de calidad- respecto a su función y utilización- pero también se posiciona en la mente de los consumidores haciendo que estos ganen un plus extrapatrimonial, vale decir, presencia, sentido de pertenecía y confort al usar o lucir determinadas marcas.

Las marcas tienen un alma, y esa alma es captada por el consumidor, tienen un power selling, es decir, el poder de venta de la marca; pero este va de la mano con el power attraction de la marca, es decir, el poder de atracción que le otorga al consumidor un plus, que está más allá de usar las zapatillas Nike, o un celular Apple, o conducir un auto Mercedes Benz; sino está en el sentirse bien, sentirse únicos.

La pregunta es ¿cómo nos sentimos y nos vemos usando esas marcas? Las marcas transmiten todo esto al consumidor, la razón de ser de todas las marcas está en incrementar el power attraction, es por eso que las marcas líderes se han ido posicionando en el mercado, escalando poco a poco; antes eran marcas que tenían una o dos tiendas, sin embargo, hoy en día, tienen diferentes sucursales, se han expandido a todos los niveles socioeconómicos, entre otros factores.

Las marcas en la medida que se posicionan también van demostrando el status económico de la gente. El Perú crece, se extiende nuestro mercado y una de las muestras es que marcas renombradas están entrando al mercado y se posicionan en él. Debemos de seguir alentando la entrada de nuevas marcas que cumplan con los estándares de calidad en sus productos o servicios, que indistintamente, fueren Premium o económicas, contribuyan al crecimiento de un mercado competitivo, transparente y eficiente, donde los principales beneficiarios sean los consumidores, de tal manera que podamos observar personas caminando por el centro de Lima usando la misma ropa y marca que personas caminando por el puente de Bir- Hakeim en París. Globalización a través de las marcas, amén por eso.

[1] Recientemente hemos publicado el artículo: “Perú económico en el 2017. Análisis de la economía peruana a diciembre de 2017.” donde explicamos y detallamos variables económicas de nuestra economía a diciembre del presente año y proyecciones para el 2018. Leer el artículo completo aquí: http://blog.pucp.edu.pe/blog/competenciayconsumidor/2017/12/26/peru-economico-en-el-2017-analisis-de-la-economia-peruana-a-diciembre-de-2017/

LANZAMIENTO DE NUESTRA PLATAFORMA “ LA CÁTEDRA DEL CONSUMIDOR”

Estimados lectores, agradezco a cada uno de ustedes por la gran acogida que ha tenido nuestras publicaciones a lo largo de más de diez años ininterrumpidos.

Desde luego, he visto como han compartido, comentado y debatido nuestros artículos en sus plataformas sociales.

En esta oportunidad, continuando con el desarrollo y promoción de una cultura de consumo para nuestro país, les presento nuestra plataforma digital ” La Cátedra del Consumidor”, ‎en la cual proponemos un espacio de reflexión académica y profesional sobre toda la temática relacionada con la protección del consumidor, competencia desleal y la libre competencia, de cara al protagonista del mercado, que es en esencia el consumidor.

Este portal es el único en su género en el país y uno de los pocos en Latinoamérica; el objetivo de la Cátedra del Consumidor es el intercambio de ideas, opiniones, artículos, entre otros, que sirvan de base para proponer una innovación en la regulación jurídica de la temática del consumidor, a través de nuevas líneas de pensamiento jurídico en la materia. En este sentido, invitamos a toda la comunidad académica, docentes, operadores del derecho, alumnos y público en general a publicar en nuestro portal.

Finalmente debo agradecer a cada uno de ustedes por seguir atentos a nuestro Blog, y renovar nuestro compromiso con los derechos del Consumidor en nuestro país, en esta oportunidad, a través de la Cátedra. Cátedra para aprender, Cátedra para crecer.

Link del portal: ‎http://www.lacatedradelconsumidor.com/index.html

 

PERÚ ECONÓMICO EN EL 2017. ANÁLISIS DE LA ECONOMÍA PERUANA A DICIEMBRE DE 2017

La economía responde a factores sociales y políticos, ante la coyuntura nacional, se pueden analizar y proyectar diferentes variables económicas dado el momento por el que atraviesa el Perú, es por ello en esta oportunidad presento las cifras del comportamiento económico de nuestro país en el mes de diciembre, contrastadas con el comportamiento de otros países a nivel regional y mundial.

Como siempre gracias a la gentil colaboración de nuestro dilecto amigo, el economista Javier Zúñiga, uno de los profesionales en la materia más reconocidos del país, quien con mucha maestría y estudio propio del análisis de un académico reconocido, nos muestra el comportamiento económico en el multinivel internacional.

Sin duda alguna un gran aporte en materia académica y para quienes son seguidores de nuestro blog.

Mediante esta palestra académica, le agradezco a Javier Zuñiga, la oportunidad de compartir su trabajo, un trabajo de filigrana hecho en variables económicas.

A continuación, un breve detalle de lo que expresa Javier, respecto de la economía del país a diciembre, ofreciéndonos un análisis holístico antes de empezar el año 2018.

Las cifras económicas al mes de diciembre del presente año, nos muestran variantes que tomaremos en consideración para este reflexivo análisis de las potencialidades y perspectivas que nos ofrece la economía del país durante todo el año 2018, dada las difíciles circunstancias políticas y económicas por las que atraviesa el Gobierno en la actualidad.

El Banco Mundial estimo un crecimiento del PBI para el Perú de 3.8 a inicios del 2017, sin embargo, dado los fenómenos naturales (como el niño costero) o políticos (caso de corrupción Lava Jato, crisis del ejecutivo, entre otros); las cifras en lo que van del año son más reducidas que las estimadas, tanto que al mes de diciembre cerramos el año con una cifra de 2.8%; a pesar de ello, se estima que la cifra pueda incrementar su valor porcentual el próximo año a 3.8%.

Los porcentajes proyectados para el Perú, se encuentran entre los más elevados de la región, en comparación con las cifras que actualmente tiene Brasil con 0.7%( se mantiene estable durante la mayor parte del año); Chile 1.6% (con un ligero crecimiento a meses anteriores); y, Colombia 1.7% (estable durante la mayor parte del año). Asimismo, es preciso señalar que todos estos países tienen una proyección mayor para el año 2018, de 1.8%, 2.8% y 3.0%, respectivamente.

Un caso particular es el de México, que cierra el año con un 2.4% de PBI anual (superior a otros meses), sin embargo, las proyecciones internacionales indican que se reducirá en el 2018 a 2.2%.

Respecto de la inflación, actualmente el Perú tiene un porcentaje de 1.40% de inflación. Superando las expectativas que proyectaba el Banco Central de Reserva del Perú (BCR) que desarrollaba y proponía un porcentaje de inflación al mes de diciembre de 2.3%; sin embargo, dado un análisis propio y nuestra proyección personal, creemos que comenzaremos el 2018 con un 2.0% de inflación.

Otros países de la Región se mantienen estables como Chile, Colombia, Bolivia y Brasil con cifras que no superan el 5%; México cuenta con un 5.85% y Venezuela representa un caso particular, teniendo a octubre del presente año una inflación de 1.100% y terminando el mismo con 2.000% de inflación.

El tipo de cambio en el país es de 3.27 a setiembre del presente año. La cifra tiene niveles similares desde el mes de febrero hasta nuestros días. Desde esta palestra en anteriores artículos se proyectó que el tipo de cambio terminaría en la cifra con la que cierra el año. Asimismo, se espera que el tipo de cambio sea 3.32 a comienzos del 2018.

En el año 2016, se mostró un crecimiento en las importaciones con 35.107 millones de soles; mientras que las exportaciones tuvieron 36.836 millones de soles. Se evidencia el incremento del volumen de las exportaciones, y también la reducción del volumen de las importancias, comparando las cantidades con el año 2015.

Los productos tradicionales finalizaron en S/.26.004 millones; mientras que las exportaciones no tradicionales ascendieron a S/.10.733 millones.

En el 2017, los sectores que más crecieron fueron Pesca con 4,3%; Minería 3,5%; y Construcción 3,5%. En el 2018 se espera un mayor aumento en Pesca con 22,5%; Construcción 8,9%; y Manufactura 5,0%.

Finalmente, presentamos las láminas interactivas donde se aprecian las estadísticas, datos y proyecciones expuestas en el presente artículo.

 

SEVERA SANCIÓN A LAS EMPRESAS DE GAS POR CONCERTACIÓN DE PRECIOS. UNA MIRADA AL IMPACTO NEGATIVO DE LAS CONDUCTAS ANTICOMPETITIVAS EN LAS FAMILIAS PERUANAS

 

En estos días la Comisión de Libre Competencia ha sancionado a varias empresas de gas por concertar el precio del gas licuado de petróleo (GLP). Es sin duda alguna, una decisión muy importante, porque desde hace buen tiempo se venía especulando en el mercado que las empresas pactaban el precio (2008-2011), concertaban el precio en perjuicio de los consumidores, y por ende de las grandes familias peruanas; sin embargo, hoy día esa especulación ha dejado de ser y es una realidad.

INDECOPI ha sancionado severamente a las empresas con una multa de s/. 73 millones 646,049.04 soles; toda vez que esta conducta, constituye una de las más reprochables conductas anticompetitivas previstas y sancionadas en el artículo 11 de la Ley de Represión de Conductas Anticompetitivas – D.leg. 1034.[1]Ver tabla:

Más allá de la multa, lo que hay que analizar es el impacto negativo que esta práctica ha traído para las familias, en primer lugar, porque el gas, es un producto de capital importancia en la economía de la familia, muchas personas cocinan a gas, además la matriz energética del gas, está presente en las cocinas, y en las termas y en una serie de productos necesarios para la vida en el hogar, de manera que pactar y concertar el precio de un producto elemental y básico para la vida de las personas, es sin duda, una irresponsabilidad de parte de estas empresas, porque lo que no pueden conseguir por su eficiencia empresarial u operativa, lo consiguen a través de una vedada práctica y la más reprochable, que es la concertación de precios, más aún, si estas empresas representan en conjunto el 73% del mercado, porcentaje que es relevante porque denota el posicionamiento que tienen en el sector.

Por otro lado, también han sido sancionados los ejecutivos de las empresas, lo cual, es sin duda alguna, una sanción ejemplificadora. Pocas veces INDECOPI ha sancionado a los ejecutivos que han participado o han promovido este tipo de conductas, es por ello que esta resolución es relevante, porque demuestra la firmeza de la autoridad y ofrece un mensaje claro y transparente del mercado, para que los ejecutivos desarrollen sus actividades empresariales dentro del marco de la legalidad e institucionalidad, demostrando no solamente, buenas prácticas corporativas, sino también, una visión de responsabilidad social empresarial. Por ello, saludamos la Resolución de INDECOPI, que marca sin duda una nueva dimensión en la sanción de conductas anticompetitivas en el país.

Cabe precisar que, si esta sanción se hubiera impuesto con la vigencia del D.leg 701 ( ley anterior) y de haberse constatado un daño ostensible en el mercado, INDECOPI incluso hubiera podido poner en conocimiento a la fiscalía, para que este inicie acciones legales por el delito de abuso de poder económico, pero como sabemos esto ya no es posible, porque el nuevo D.leg 1034, derogo dicha disposición.

La Resolución ha sido emitida por la Comisión, y hay quienes opinan que no debería difundirse la resolución, porque habría que esperar al pronunciamiento de la segunda instancia. Al respecto, esta postura se sustenta en que para publicarse y difundirse debe haber un pronunciamiento de la segunda instancia, sin embargo, hay un derecho al acceso a la información que tenemos todos los ciudadanos que necesitamos saber qué está pasando en nuestro mercado, con las empresas, con los proveedores.

Nosotros no vemos ningún inconveniente en que se publique la resolución de la primera instancia, porque total esto tiene que hacerse conocer porque es un pronunciamiento oficial, y después en apelación si se llega a confirmar en buena hora; pero nada quita que no pueda ser difundida una noticia en primera plana de esta naturaleza. La gente tiene el derecho a saber, opinar, conocer, informarse sobre lo que está pasando en el mercado y si estas empresas han sido sancionadas.

Esperemos que el mercado reaccione a este tipo de conductas. Nosotros los consumidores deberíamos estar atentos para denunciar cualquier tipo de abuso que se cometa en el mercado, y que afecte ostensiblemente los derechos como consumidores y por ende la canasta familiar de los peruanos.

Por ahora solo nos queda esperar a que las empresas apelen, tal como lo han manifestado, y también, al pronunciamiento de la Sala de Defensa de la Competencia. Estaremos atentos.

[1] Artículo 11.- Prácticas colusorias horizontales.-

11.1. Se entiende por prácticas colusorias horizontales los acuerdos, decisiones, recomendaciones o prácticas concertadas realizadas por agentes económicos competidores entre sí que tengan por objeto o efecto restringir, impedir o falsear la libre competencia, tales como:

(a) La fijación concertada, de forma directa o indirecta, de precios o de otras condiciones comerciales o de servicio

GAMAMODA PLAZA. UNA MODERNA REALIDAD PARA EL EMPORIO COMERCIAL DE GAMARRA

El emporio de Gamarra es una de las zonas económicas y comerciales más grandes de todo el Perú. Desde hace unos años un grupo de emprendedores y visionarios de la zona, decidieron planear un proyecto para la creación de un centro comercial denominado GAMA Gamarra Moda Plaza, sin duda alguna, una nueva cosmovisión empresarial para la zona, que el próximo año abrirá sus puertas a sus más fieles consumidores y clientes.

Como todos sabemos, Gamarra es un producto social propio de la cultura del comerciante nacional, y a su vez del mercado peruano, se ha constituido a lo largo de los años como el centro número uno en venta de ropa nacional y extranjera, dada su variantes, precios, ofertas, entre otros factores que influyen en que cada día sean miles de trabajadores y clientes los que converjan en ese mismo lugar.

La creación de un Centro Comercial al estilo “Mall” ; en el corazón de Gamarra, es un gran paso hacia su modernización en todos los sectores, el Mall no solo traerá consigo los servicios de cine, comida rápida, gimnasio, banco, supermercado, sino que también contará con más de 1,800 locales que responden a las galerías tradicional de Gamarra, de tal manera que la cultura empresarial y de consumo, propia de la zona se logrará amalgamar con la modernización propia de los Mall, dando como resultado un éxito asegurado.

La asunción de este nuevo centro comercial, traerá consigo una serie de retos y desafíos que deberán ser tomados en cuenta para asegurar un éxito y sostenibilidad del proyecto con miras a su permanencia y extensión en el mercado nacional; la formalización de los trabajadores y de las empresas será un gran reto que deberán asumir los micro y pequeños empresarios; asimismo en cuanto a las marcas, deberán comenzar a registrar las marcas de sus tiendas, toda vez que serán más visibles en el mercado y por lo tanto, podrían eventualmente verse afectadas por actos de mala fe de agentes inescrupulosos que quieren copiarse el signo marcario perjudicando su reputación.

Por otro lado, es imprescindible observar el tema de la atención a reclamos de los consumidores, celeridad en la solución de conflictos, calidad en la prestación de los servicios y productos; y finalmente, todo lo concerniente a defensa civil y la seguridad del consumidor que no puede verse afectado, ni por incidentes ocasionados por la gran masa de consumidores que acudirán a comprar a las tiendas, ni tampoco por robos, hurtos, agresiones que pongan en peligro la integridad y al vida de quien acuda al centro comercial.

Finalmente, alentamos, promovemos y difundimos la creación y expansión de las empresas, quienes tienen como gran desafío implantar prácticas de responsabilidad social y buen gobierno corporativo, que les permitan competir con las grandes empresas trasnacionales que ofertan los mismos productos y servicios. El momento es ahora, y todo Gamarra lo sabe.

DESAFÍOS DE LOS SERVICIOS EDUCATIVOS, MÁS ALLÁ DE LA ENSEÑANZA Y PENSANDO EN EL DERECHO DE LOS PADRES DE FAMILIA COMO CONSUMIDORES

La educación es un servicio público, como tal, es prestado por el Estado, sin embargo, también los particulares pueden prestar los servicios educativos como hemos observado a lo largo de los años; sin embargo esta servicio de los particulares tiene que responder a una serie de normas, reglamentos y leyes, que buscan supervisar y regular la actividad educativa por parte del Estado.

En este marco, el INDECOPI ha sancionado a seis reconocidos colegios privados de la capital por prohibir la entrega de libretas de notas a los padres y alumnos que no han pagado la pensión mensual, o en su defecto, los que tienen meses debiendo a los colegios. La sanción impuesta por la autoridad administrativa es de 112.6 UIT (unidades impositivas tributarias), equivalente a S/ 456 030 (cuatrocientos cincuenta y seis mil treinta soles).

Sin duda alguna, esta práctica se ha realizado por mucho tiempo en los colegios privados y solo, a raíz del desarrollo de los derechos del consumidor, así como el fomento de su práctica y una cultura de consumo, se han podido conocer ante la Comisión y Sala, sendos casos de abusos contra el derecho de educación de los menores, estructurado no solo a nivel de mercado, sino como derecho fundamental, en el marco de la política pública nacional.

Un punto que debemos rescatar es la violación a diversas normas, no solo las establecidas en el Código de Protección al Consumidor sino también en la Ley de Protección a la economía familiar y Ley de Colegios Privados, de tal manera que todas estas prácticas están ya sancionadas por la Ley, y los colegios siguen realizando este tipo de prácticas abusivas, llegando a conocerse casos donde se les prohibía a los alumnos el ingreso al colegio por adeudar pensiones.

Desde luego estas prácticas nos demuestran que la educación en el país aún tiene un largo camino por recorrer para que sea prestada de manera garantista, eficiente y que se le brinde a los alumnos una calidad educativa completa, tanto el aspecto cognitivo como metacoginitvo, y a su vez, se les pueda brindar a los padres la seguridad de que sus hijos se están formando adecuadamente y no van a sufrir restricciones o privaciones en el proceso formativo.

Recordemos que la educación es un valor que los padres reconocen, y como tal, depositan su confianza y el futuro de sus hijos en un determinado colegio, porque están seguros que recibirán la mejor educación; se presta a los hijos al colegio, para que en el colegio puedan alcanzar su máximo potencial, y en este punto, las expectativas de los padres, también son un derecho que debe protegerse y salvaguardarse.

El Estado no puede descuidar su función tutelar y de supervisión, tampoco los privados pueden contravenir normas de orden o carácter público, no por           que se busque que el Estado restrinja la libertad privada, sino porque existen valores superiores que se deben defender y reivindicar.

Es tarea del INDECOPI continuar con sus labores de inspección, no solo para detectar casos de pensiones, sino también para sancionar sobre prácticas concertadas de textos, abuso y violencia a los escolares, cláusulas abusivas en la contratación educativa, entre otros supuestos.

Debemos recordar que el 82% de las denuncias en materia de educación son aplicadas de oficio, mientras que un porcentaje menor provienen de los mismos padres, evidenciando no solo un desconocimiento en sus derechos como consumidores, sino peor aún, que estos derechos no se hacen valer ante la autoridad.

Desde nuestra palestra, alentamos a los colegios, tanto públicos como privados, a prestar atención a su verdadera función como educadores y formadores de futuros ciudadanos, proscribiendo toda práctica abusiva, humillante o discriminatoria hacia los alumnos, menores de edad que se encuentran en pleno proceso formativo, toda vez que lo único que resulta de accionar, es el incremento de la extensa brecha de desigualdad e injusticia social que existe en nuestro país. Esto jamás lo permitiremos. A continuar trabajando.

ENTONCES, ¿AHORA SÍ LLEGO SU MOMENTO? SOBRE LA REGULACIÓN DE LOS DECODIFICADORES. ESTADO DE LA PROBLEMÁTICA

 

El pasado 10 de octubre, publicamos el artículo: “¿Llego el momento de la regulación de los decodificadores?[1], en el cual nos habíamos adelantado a los hechos y mencionábamos que no debería existir el cobro adicional por el alquiler del decodificador, porque era parte funcional del servicio de cable y debe ser considerado dentro del servicio, además esto configuraba una práctica de abuso de posición de dominio explotativa porque no existe la posibilidad de no poder alquilarlo, de lo contrario no podríamos ver cable por televisión.

Asimismo, mencionábamos la obligación del Organismo regulador  – en este caso el OSIPTEL – que deberá fiscalizar el pago del servicio, para que se pueda mantener en tarifas justas y competitivas en el mercado y  evitar que se afecten a  los usuarios.

Al respecto se conoce que la idea del OSIPTEL, es lograr que el decodificador básico no tenga ningún cobro adicional, por considerarse parte del servicio. De esta manera, se incorpora a la oferta tarifaria, es decir, que la oferta del teleoperador respecto del plan que publicita al consumidor sea única y no aparezca con cobros adicionales por el alquiler del decodificador.

Es evidente que de concretarse esta medida, estaríamos ante un incremento en la tarifa del cable; creemos que lo fundamental es que ese incremento sea de acuerdo con nuestro mercado y justificado sobre la base del consumo, no podemos permitir incrementos exorbitantes, que terminen perjudicando a los consumidores, y tampoco podemos permitir que este monto – por el alquiler del decodificador – se adicione a otro rubro que es parte del servicio, porque de esta manera, se estaría trasladando los mismos costos a otros rubros, que no traerían beneficios al consumidor.

Lo importante es que el Organismo Regulador esté atento a las ofertas de los tele operadores, para regular las tarifas de manera idónea. No se busca desincentivar la inversión o la competencia, lo que se busca es generar un correcto equilibrio, para que sobre esta base, se pueda seguir creciendo y extendiendo nuestro mercado, sobretodo en el sector de las telecomunicaciones, donde hemos observado que cada día son más personas las que tienen portabilidad telefónica y se añaden a esta gran red.

Finalmente, no debemos olvidar que el mercado de los teleoperadores es altamente concentrado, y pese a que en los últimos años se ha observado una reducción en los porcentajes de concentración, la tarea aún está pendiente, y más que buscar la reducción absoluta, el Organismo Regulador debe buscar la eficiencia y adecuada prestación de los servicios, evitando cobros excesivos, publicidad engañosa, graves fallas en la prestación, falta de atención al consumidor, entre otros problemas.

Un gran reto, que si bien se va proyectando, aún estamos lejos de terminarlo.

[1] Leer el artículo completo aquí: http://blog.pucp.edu.pe/blog/competenciayconsumidor/2017/10/10/llego-el-momento-de-la-regulacion-de-los-decodificadores/