En Pekín celebran el Año de la evangelización de los laicos

20110623-pekin.jpg

10.00 a m| PEKÍN, 22 jun. 11 (FIDES/BV).- La diócesis de Pekín está celebrando un año especial dedicado a la promoción de la formación y el compromiso de los laicos en la evangelización. La iniciativa responde a la insistencia de Benedicto XVI, en que la evangelización es un deber y una misión de todos los bautizados, explicó el obispo de la diócesis, monseñor Joseph Lin Shan, en la apertura del Año de la Evangelización de los Laicos.

La misa, a la que estaban invitados, además de los laicos, todos los párrocos y los superiores de los seminarios y de los conventos, incluyó el rito de los 160 catecúmenos de las cinco parroquias de Pekín.

Un comunicado de prensa de la diócesis de Pekín precisa que “para promover una mayor participación de los laicos en la misión de la Iglesia, la diócesis de Pekín inicia la formación de catequistas en todas las parroquias y ha proclamado el Año de la evangelización de los laicos”.

Entre las iniciativas concretas que están surgiendo se encuentra un nuevo Centro de evangelización creado en la catedral de Pekín, que está dedicada al Santísimo Salvador (la llamada Bei Tang).

Se trata de una estructura de coordinación de la evangelización que comprende el grupo de catequesis pre-bautismal, el grupo de formación post-bautismal, el coro de jóvenes, la Asociación Católica juvenil y el grupo que comparte la Sagrada Escritura de los jóvenes. Todos ellos se reúnen el domingo por la tarde o el sábado por la noche, según lo permiten sus horarios de trabajo.

Además, cada componente del Centro tiene su propia página web o su blog, para ampliar la comunicación y para unir a los jóvenes utilizando su propio lenguaje.

El grupo que comparte la Sagrada Escritura de los jóvenes, fundado en abril de 2002, tiene un gran éxito en la evangelización de la juventud. Hoy es uno de los grupos de jóvenes más comprometidos de la parroquia de la catedral y existe “para que haya un mayor número de personas que conocen la Palabra de Dios, para que se promueva el crecimiento espiritual de los jóvenes católicos, para que el Evangelio sea más cercano a la vida de las personas y la vida de la gente este cada vez más evangelizada, de modo que todos sean siervos fieles del Señor”.

El obispo de Pekín también ha recomendado la oración y el servicio a los no cristianos y ha destacado la importancia de las clases de catecismo y de la función de los catequistas.

Imagen: (agencias) Celebración del año especial en Pekín

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *