Los católicos que no van a misa siguen en contacto

20100826-parroquia.jpg

4.00 p m| LONDON, 25 ago. 10 (THINKINGFAITH/BV).-¿Con la poca asistencia en las misas, qué medidas se pueden tomar a nivel parroquial para asegurarse de no distanciarse de la sensación de Iglesia agradable y confidente? Sheila Keefe, ha estado trabajando en los ministerios de los católicos non-churchgoing (católicos que no van a misa) por 15 años y describe cómo la iglesia puede alcanzar a quienes están afuera esperando un estímulo.

Se estima que por lo menos dos tercios de la comunidad católica en el Reino Unido, son católicos non-churchgoing, un hecho que está causando la creciente preocupación en las diócesis y parroquias. El KIT (permaneciendo en contacto) es un programa práctico que trata esta preocupación. Las ofertas del KIT a las parroquias, son la de alcanzar, recibir y permanecer en contacto con todos los católicos locales; independientemente de si ellos llegan a la parroquia. Y eso lo hacen a través de visitas al hogar u organizando pequeñas reuniones de grupo.

Escuchar las historias
En las reuniones de grupo, las personas cuentan sus historias y manifiestan entres otras cosas que nunca le dieron la bienvenida en una parroquia o que no se sentiían parte de ella. Las sensaciones de culpabilidad de muchos católicos también influyen en su presencia en las misas , porque temen que Dios no los perdone por sus pecados.

La presencia del grupo y el sentirse escuchado es reconfortante y los llena de alegría. Esta alegría se expresa con una insignia, diseñada especialmente por las personas que regresan y expresan su placer en volver a las misas.

Encuentro y distribución
Las pequeñas reuniones de grupo del KIT, inspiradas por el grupo americano, los aterrizajes, son especialmente valiosas en la ayuda del crecemiento en la fe. La reunión es absolutamente informal, lo que permite que todos los asistentes se sientan en casa.

Las partes fundamentales de la reunión son la distribución de una historia de fe por grupo, se lee y se vincula por parte de cualquier integrante a un aspecto de la vida misma o a las enseñanzas de la iglesia. Lo que sucede la mayoría de veces, es que los católicos non-churchgoing, sin la ayuda de los sacramentos o de una comunidad de fe, han personalizado sus creencias y fe, de una manera que no lo hacen los religiosos practicantes a menudo, y se puede aprender mucho de ellos.

La presencia de Dios
Sin duda lo más importante es la maravilla del misterio de la presencia de Dios entre nosotros. Cuando se hacen visitas intentan siempre decir una oración mientras se acercan a la casa que estan visitando de modo que todos tomen conciencia que Dios también llama a la puerta y está presente dentro de la conversación.

Los feligreses, saben de la existencia de este programa e implican a la parroquia entera en el programa, tienen como tarea la publicación mensual de las oraciones que se hacen, peticiones para la comunidad, especificando el nombre y la dirección de la persona e invitando a patrocinadores del KIT (permaneciendo en contacto) para que participen en la oraciones

Un ministerio de enriquecimiento y satisfacción
Uno de los desafíos más grandes fue encontrar voluntarios para ensamblar un equipo del KIT. Mucha gente es renuente a moverse de la comodidad de su zona, y hablar con extraños sobre su fe, sobre todo porque no se sabe como puede reaccionar la otra persona. (De hecho, la mayoría de la gente que se visita no está buscando respuestas; en lugar, tiene cierto recelo mientras escucha.) Es más probable que un voluntario se presente cuando es invitado por el sacerdote de la parroquia. El sistema con el que se ha trabajado es pasando un filtro a través de los expedientes de la parroquia, con el sacerdote y la secretaría e identificar a alrededor 20 personas que pueden estar dispuestas a pertenecer a KIT.

Los grupos del KIT ahora se están llevando en varias diversas partes del país y estamos adquiriendo lentamente mayor habilidad en las presentaciones, incursionando incluso en el uso del Skype.

Pero quizás lo más satisfactorío y enriquecedor es la experiencia que se tiene en el encuentro de compartir la fe y la vida con gente maravillosa de todas las edades y de todas las clases sociales. El dolor, las alegrías, la risa es parte de este viaje que implica a muchas personas y que permite tener al KIT un espacio sagrado, donde se comparte la experiencia de vida, y de Dios.

Puntuación: 5.00 / Votos: 2

Comentarios

  1. Elizabeth Urteaga escribió:

    Muy buena práctica. La idea de "comunidades de vida" debe fomentarse más entre los jóvenes que siempre andamos corriendo con tantas cosas e inventamos mil excusas para no ir a misa. Por experiencia puedo asegurar que las comunidades con alimento para el alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *