Archivo por meses: mayo 2009

LAS 10 VERDADES SOBRE EL MARKETING EN BUSCADORES

Este fue un texto que se publicó en otro medio, pero como siempre he considerado que el verdadero autor de algo es de quien lo escribe, y dado que los bits son libres, limitar su difusión al alcance de unos poquitos, pudiendo llegar a un público mayor,y al que pueda interesarle el tema ,por ejemplo,los alumnos de comunicacion, me hace trasladar lo allí publicado a estas blog. En realidad se trata de una adaptación de una conversación mantenida hace ya tiempo por tres expertos en SEO y SEM, que no buscaban más que exponer las situaciones con las que se pueden encontrar aquellos que no son muy expertos en la materia, y que se acercan a esta página para conocer.

Antes de entrar a analizar verdades sobre el marketing en buscadores, deberíamos situarnos fuera de Internet, y pensar en el posicionamiento de la marca. En concreto, en el lugar que ésta ocupa en la mente del consumidor. Después, en la diferenciación, en cómo destacar y lograr que ese mismo consumidor entienda qué da nuestra empresa y qué la diferencia de la competencia. En ambos casos, se lleva el gato al agua aquel a quien los consumidores perciben como el mejor.

Y ahora, intentemos trasladar este planteamiento a Internet, con Google, el marketing en buscadores y lo que debemos tener presente a la hora de introducirnos en el mundo del marketing online. A continuación vamos a plantear una serie de puntos a modo de reflexión.Ah disculpen mis lectores que me comentaron que prfrian los temas de marketing politico,pero estas herramientas son aplicables .

1. SEO y SEM son unos procesos en constante movimiento.

Es un tema al que se necesita prestar atención. La optimización de los resultados de búsquedas (SEO) y las acciones de marketing en los buscadores (SEM) es algo que debería estar integrado dentro de la propia estrategia de marketing de la empresa. Se trata más de procesos que de funciones. Internet es algo que está en constante cambio, donde todo puede llegar a ser indexado por los buscadores. Por eso se debe estar atento, tener presencia y articular las acciones que llevará a cabo el responsable del marketing online, bien con un proceso en el que se incentiven las visitas que reciba el website mediante un pago, bien creando, gestionando y planificando una campaña que acerque a los consumidores a la Web. Es en este punto donde hay que tener claro qué se debe optimizar la web, de tal forma que las búsquedas pagadas, junto al contenido y la campaña de marketing formen un único conjunto y no piezas separadas.

2. Ser el número 1 en los resultados no lo es todo, algunas veces incluso no es posible llevarlo a cabo.

Por raro que al principio pueda parecer, el que nuestro anuncio de pago aparezca primero en los resultados de búsqueda por un determinado término, pese a ser la creencia y donde más se fija el usuario, puede no ser lo ideal. Y es así, por un par de razones: puede terminar rápidamente con el presupuesto asignado para la campaña antes que haber podido evaluar si el termino de busqueda está dando una buena tasa de conversión (que el usuario termine pinchando en el enlace o clickthrough). Es decir, hay términos de búsqueda costosos, sobre todo para mantenerlos en las primeras posiciones, que posiblemente no convierten tan bien como otros más concretos de precios más bajos. Con lo cual, no es rentable pagar más por mantener un puesto alto para un termino que no nos dará un buen retorno de inversión.

Por ejemplo, si la empresa se dedica a la venta de viajes por crucero, a lo mejor la compra del término de búsqueda “crucero”, no da buenos resultados, al ser un termino tan amplio, general y caro y en cambio se saca más provecho a la campaña a través de otros terminos de búsqueda más concretos que consiguen una mejor conversión, sin necesidad de agotar el presupuesto asignado, obteniendo un retorno de la inversión positivo. Redirigimos así la inversión de palabras claves que estaban perdiendo dinero mes a mes, a otros más asequibles y eficaces. Pero no todo lo que reluce es oro. Por eso hay que analizar y determinar qué valor hay que asignar a las palabras claves y tener claro cuál es el retorno que darán a la inversión realizada.

El objetivo perseguido es conocer realmente cuáles son las palabras clave por las cuales estamos apareciendo en los primeros resultados de pago. La lista es extensa, habrá una docena que serán más eficientes que otras, incluidas las palabras clave compuestss de varios términos (frases). Dado que estas búsquedas son más específicas y que el 70% de los clicks se producen en la primera página de resultados, la idea principal consistiría en estar en esa primera página del buscador para términos de una buena relación calidad / precio. Por lo tanto, no todo se resume a ser el número 1. La posición número 2 ó 3 puede tener más sentido, al tener un coste menor y cubrir las necesidades planteadas.

3. La larga cola es tu amiga.

La teoría de la larga cola se refiere a los términos o a las palabras clave muy especificos que tienen menos competencia en los resultados de búsqueda y por lo tanto, por lo general, no son muy codiciadas a la hora de pujar por ellas. Al ser términos más especificos, tienen menos busquedas, pero si una tasa de clickthrough y conversión mas alta. La virtud que tienen es la de poder generar un tráfico más cualificado (más ajustado a lo que en realidad sería el negocio del anunciante), con menos competencia que puje por estos terminos, lo que implica un beneficio interesante. Por separado, cada una de estas palabras parece poca cosa al tener un volumen de busqueda muy bajo, pero si incluimos en la campaña muchas palabras de la larga cola , incrementaremos las oportunidades de tener mayor visibilidad y sobre todo mayores conversiones.

Tenemos que tomar varios pasos para conocer los términos, o palabras claves de la larga cola: hacer una búsqueda para conocer cuáles son las palabras claves que traen tráfico a la web, bajo los datos de clickthrough y analítica web que se hayan recopilado, como de las estadísticas de las visitas recibidas; crear una base de datos; y pujar desde el principio por ellos.

Los clientes / usuarios buscan algo, pero no suelen tener decidido exactamente lo que quieren. Siguiendo el ejemplo de los “cruceros”, lo mismo una consulta mejor filtrada como “cruceros de Navidad desde New York” sería más exitosa.

4. Tanto las campañas de Search Marketing (SEM) de pago como de Search Marketing normal (no pago) son cruciales

Lo importante es aparecer en el mayor número de resultados de búsqueda relevantes, bien por acciones directas realizadas por la empresa, o bien mediante acciones pagadas. El objetivo es encontrar un equilibrio.

La visibilidad es la clave, porque incrementa el conocimiento de la marca. La diferencia es que mientras con el SEM de pago controlas la publicidad, con los resultados de búsqueda natural, no tienes ningún control. El de pago nos permite crear y cambiar a nuestro criterio ofertas y promociones especiales que aparecen en los anuncios en cualquier momento. Incluso puedes saber y estudiar en qué páginas aterrizan los visitantes y cuáles tienen mayor tasa de conversión.

En resumen, hay que estar en los dos tipos de estrategias, porque así aumentamos la posibilidad de que el usuario termine haciendo click en el enlace. La razón viene motivada porque estamos ante dos tipos diferentes de clientes que buscan distintas cosas. 70% de usuarios suelen hacer clic sobre los resultados naturales, mientras 30% visitan los resultados de pago. Además, en muchos casos, los usuarios que entran mediante los anuncios de pago, son visitas que desconocen la marca y entran por primera vez; tienen un perfíl más comprador y más propensos a convertirse en clientes que los usuarios que entren mediante los resultados de búsqueda naturales.

5. Los clientes quieren oír su lenguaje, no el de tu empresa.

Supone cometer el error de acercarse al usuario en los términos de la empresa , en vez de darle a éste lo que de verdad quiere oír. Ellos no quieren hablar sólo de la marca. Por esa razón hay que pensar con la mentalidad de los usuarios, sobre lo que están buscando o sobre lo que quieren de verdad informarse. No tenerlo en cuenta, implica encontrarse de frente con la tasa de rebote (usuarios que entran en la web, pero que salen despavoridos al instante ante lo que ven).

Se suele tirar de estudios y análisis para entender dónde está el problema. El inconveniente es que no se pregunta qué es lo que pasa a quienes en verdad deberían responder: los visitantes. De ahí la idea de hablar su lenguaje. Por esa razón, se busca la manera de trasladar los términos y las búsquedas a un lenguaje sencillo, inteligible para los consumidores y los que entran por primera vez, más enfocada en el usuario, cuando encuentran la web a través de otras páginas.

Siguiendo el ejemplo de los cruceros, nos referiríamos a análisis de viajes en cruceros, porque antes de realizar la compra, el cliente buscará la manera de tener toda la información posible a su alcance, y tener claro qué es lo que van a comprar. Cuando el contenido les habla en su lenguaje, la tasa de rebote desciende y la de conversión aumenta, los dos objetivos que se buscan cuando se tiene la primera visita de alguien.

6. Las páginas webs no son los únicos activos que se necesitan optimizar

Las comunicaciones con los usuarios, la distribución de los contenidos, mediante el lanzamiento de un blog, notas de prensa y vídeos, son también activos dentro de la web que se deben optimizar. Se busca sacar ventaja de los contenidos publicados más allá de las páginas en las que aterricen los visitantes, como puede ser el vídeo. Optimizar vendría a ser etiquetar los vídeos, tener la seguridad de que el título del mismo está en línea con el mensaje que se da, y tanto para las búsquedas que incluyan la marca, como para las que no la tienen en cuenta, se debe pensar en términos sociales y en las herramientas a usar, por estar preparado y en el escaparate, por si alguien quiere hacer búsquedas por ahí, no vaya a ser que luego aparezcan las sorpresas inesperadas.

7. La integración es imprescindible.

Es realmente crítico compartir información para que se pueda beneficiar cualquier campaña de marketing que se vaya a llevar a cabo. Las acciones de Search Marketing deberían tambien comunicar en consonancia con las acciones de marketing general de la empresa.

La idea es que tanto el marketing offline como online debe estar integrado. Es decir, se puede dar el caso que el mensaje offline puede no llegar a la parte online, que es por donde le buscan a uno y se informan otros clientes. Hay datos que muestran que un 67% de personas decidieron consultar los buscadores por lo que habían escuchado en el mundo offline, con cerca del 40% de tasa de conversión de esos “buscadores” inesperados.

8. Las herramientas lo simplifican todo.

Sin ellas, en muchas casos, sería imposible sacar conclusiones. Tanto los desarrollos internos como externos sirven para analizar y aprender cuáles son las palabras claves de la larga cola, principalmente para saber dónde pujar de verdad. Según va creciendo el contenido de la web, aumenta el número de páginas a gestionar e indexar, con lo que si se realiza manualmente, la eficiencia y la eficacia son inexistentes. Por eso se debe saber dónde poner cada cosa, desarrollando plantillas que ayuden a generar de manera dinámica la optimización de etiquetas en la web, entre otros ejemplos. Lo cierto, sin embargo, es que por lo general, y a nivel interno, no se dispone de los recursos, ni del tiempo necesario para crear y desarrollar esas herramientas. Se puede mirar fuera para encontrar a alguien que nos ayude al desarrollo e implantación de las mismas.

Transformar la página web y optimizarla, desde lo que no se ve, hasta lo que ven los clientes, requiere que las herramientas logren que cualquier cambio sea transparente y accesible para aquellos usuarios que pueden llegar a hacernos la labor de evangelistas frente a terceros. Con esto podemos tener una manera de demostrar el valor del retorno de la inversión realizada, encontrando lo que es relevante y formando parte del proceso a la hora de compartir la información.

El presupuesto de marketing está cambiando en estos días. Lo que se trata ahora es de medir el gasto y el rentorno. Y el marketing en buscadores tiene la virtud de que es medible y por tanto se puede llegar a justificar, sabiendo, entre otras cosas, dónde se obtienen las recompensas.

9. No pujar únicamente por términos comerciales o marcas.

Se corre el riesgo de que la competencia se beneficie por cómo se realicen las búsquedas de la marca en cuestión. Esto significa, que conviene plantearse el realizar búsquedas de términos no comerciales o que no incluyan a la marca, por si la competencia ha comprado determinadas palabras clave.

Pujar por términos no evidentemente comerciales ayuda mucho (conviene pensar que la mitad de los ingresos o de los clientes convertidos pueden proceder de este tipo de términos de búsqueda). Por ejemplo, los fanáticos de los deportes buscan por el apodo de su jugador favorito, no por el nombre completo del mismo, por eso conviene tener en cuenta todas las palabras claves posibles.

En un estudio sobre el comercio minorista se indicaba que el 55% del tráfico procedía de palabras que no hacían referencia a la marca, que el 49% de los usuarios que terminaban haciendo una compra, pinchaban en los enlaces de las búsquedas que incluían palabras clave no comerciales, y que un 12% lo hacía en ambos casos.

10. Se deben establecer metas.

Hay que enfocarse primero en las metas a alcanzar, y luego en las tácticas para llegar a las metas. No sólo hay que ser creativo con las metas que se establezcan, se puede estar conforme en algunos de los puntos para alcanzar la conversión de todos aquellos clientes que visiten la web, pero también es necesario tener otras visiones, que incluyan las herramientas sociales (vídeos, blogs…) para saber que otros usuarios se acercan y se convierten en clientes cada mes. Incluso conociendo la experiencia que hayan tenido otras empresas, midiendo su éxito para ver si el crecimiento es regular.

Todo depende de las metas que finalmente uno se proponga.
Sigue leyendo

LA IMPORTANCIA DE LA ACTITUD EN EL EXITO

Hoy vamos a reflexionar con el siguiente articuulo sobre la importancia de la actitud para la obtencion de un objetivo,de cualquier tipo,esta actitud es la que debe existir en el consultor y en el cliente vamos pues a leer

Dime lo que piensas y te diré quién eres
David Fischman

Nuestra mente es como un río de pensamientos. Si por el río fluye agua contaminada; es decir, pensamientos negativos o angustiosos, ellos destruirán nuestros sembradíos y no nos permitirán cosechar un crecimiento personal y profesional.
Cuentan que un rey muy enfermo pidió a un gurú que lo curara. Éste le dijo que se salvaría cuando consiguiera ver todo azul. El rey inmediatamente mandó a pintar de azul casas y campos, a teñir las telas y exigió a todos sus súbditos vestirse de azul. Meses después regresó el gurú a ver al rey.
El guardia, viéndolo vestido de blanco, lo obligó a ponerse traje azul. Cuando éste preguntó por qué, le respondieron: “Hace algunos meses un gurú loco aconsejó al rey ver todo azul”. El sabio respondió: “Yo soy ese gurú, pero quien se ha vuelto loco es el rey”.
Al ver al rey le dijo: “Su Majestad, yo le pedí que viera todo azul, no que cambiase la creación de Dios. Lo que debió hacer fue ponerse lentes azules y así arreglar su problema”.Como en la historia, nosotros muchas veces pretendemos cambiar, sin éxito, a las personas y situaciones con quienes nos enfrentamos.
Sin embargo, lo que sí podemos cambiar es nuestra percepción sobre ellos. Podemos ponernos unos lentes que nos permitan ver lo positivo de la vida. Ante una situación difícil podemos llenarnos de angustia, dolor, rabia y preocupación.
O podemos cambiarnos los lentes y percibir el estímulo como una oportunidad para aprender y crecer en la vida. Los pensamientos son muy poderosos y afectan nuestro cuerpo. Numerosos estudios demuestran que pensar negativamente todo el día envía señales destructivas a nuestro cuerpo.
Si amontonamos basura en nuestra cocina, atraeremos ratas y cucarachas. De la misma manera, si llenamos nuestra mente de basura y negatividad, atraeremos personas y situaciones de energía negativa que complicarán más nuestra existencia. ¿Cómo evitarlo?
Tomando conciencia de que nosotros somos los responsables de lo que pensamos. ¿Qué porcentaje de su día lo pasa con pensamientos negativos, preocupación y angustia? ¿Qué participación del mercado de su mente tienen los pensamientos negativos? Nosotros tenemos la responsabilidad de cerrar la puerta de nuestra casa para que no entren los ladrones.
De la misma forma, en nuestra mente, nosotros tenemos la responsabilidad de cerrarle la puerta a los pensamientos negativos para que no roben nuestra paz y tranquilidad. Lo que tiene que hacer es poner un vigilante en su mente, que no permita que entren pensamientos destructivos.
Cuando China era gobernada por Mao, el músico Li Shi Cum participó en un concurso en Europa. A su regreso fue encarcelado por tocar música occidental.
Luego de cinco años de vivir en condiciones extremas y sin tocar ningún instrumento, llegó a Pekín una orquesta occidental. Mao mandó a liberarlo para que tocara con ellos como propaganda. Li Shi Cum tocó el mejor concierto de piano de su vida.
Cuando le preguntaron cómo logró tocar tan bien sin haber practicado durante su encarcelamiento, él respondió: “Estuve cinco años practicando este concierto en mi mente. Nunca paré de tocar”. Li Shi Cum, en una situación tan adversa como la prisión, pudo haberse sumergido en una profunda depresión y dejarse morir.
Pero fue responsable de sus pensamientos y decidió pensar en algo positivo y constructivo que le diera esperanzas para vivir. La próxima vez que se enfrente a una situación adversa, recuerde que sólo usted decide lo que piensa y como consecuencia lo que crea para su vida.

Sigue leyendo

Estrategias del Marketing Comercial

La dura competencia en todos los campos de la vida obligan al especialista en marketing a jugar con alternativas que comprometan al usuario con el exito del producto, aqui veremos un ejemplo del exito que se puede obtener al vender productos personalizados

Nike lleva ya dos años permitiendo a sus clientes diseñar los colores de las zapatillas en sus tiendas Nikeid Studio. Consiste en permitir a los compradores elegir la combinación de pinturas que quieren aplicar al modelo de zapatilla que se van a llevar aconsejados por un asesor de estilismo personal. La marca ha instalado centros de este tipo en Tokyo, Nueva York, Londres y París y en Madrid sólo por 25 días, hasta el 6 de junio.

Creo que es una buena idea para mercados desarrollados. Implicar al cliente en el producto que va a comprar, además de hacerle pasar un buen rato con la marca, crea un vínculo emocional con esta y despierta el interés. Este interés es aprovechado exponiendo al cliente a varios productos distintos con la excusa de elegir el modelo más adecuado para el diseño de su, en este caso, zapatilla única y personal.

La presencia de un asesor/vendedor de estilismo está también muy bien pensada. Este guiará al cliente por el catálogo de Nike a la vez que profundizará en el proceso de vinculación con la marca que el cliente lleva a cabo implicándose en el diseño. Un paso más, publicitario aunque un tanto evidente, se da cuando al cliente le es ofrecida la posibilidad de enviar su diseño por correo electrónico a sus amigos.

La idea sólo tiene un punto flaco potencial: la calidad de las zapatillas. Después de poner tanto amor, como imaginamos que el cliente hará, en diseñar su zapatilla, la decepción sería terrible si esta se rompe al segundo partido de fútbol callejero o pierden el color al primer líquido que le cae encima en el bar. Dudo que el cliente quisiera entonces vestir unas Nike de nuevo. Y sus amigos se enterarían también con rapidez.
Sigue leyendo

El Candidato Ideal

Un fuerte resfrio me alejo de mi pc, pero aqui estoy de nuevo esta vez para compartir el analisis de un libro hecho por un experto el Dr. Alfredo Iturrigaray, escritor y analista mexicano,autor del libro “Tlaltelolco”que nos servira para ampliar nuestros conocimientos en esta area,espero les agrade y por favor escriban y diganme que tipò de informacion les gustaria ler ,en que tema buscan asesoramiento
gracias
Gianna

Gonzalo Vigueras, El Cndidato Ideal

Alfredo Iturrigaray
fmbroadcast02@hotmail.com

Desde los comienzos de la civilización se ha reflexionado acerca de las virtudes de los buenos gobernantes y de los políticos en general, pero con la aparición del problema de seleccionar a los hombres para asumir el poder político mediante el voto de los ciudadanos comunes, surgieron los candidatos que, con su toga de color blanco, candidus, se esforzaban por simbolizar su pureza, la cual exponían al escrutinio público.
El candidato es el recurso más valioso para las campañas políticas; él es el que está al centro de la campaña; él es la raspón por la cual existe ésta y es el asunto principal a partir del cual el elector juzgará la campaña; un candidato inadecuado puede provocar la ineficacia de todas sus acciones y el desprestigio del partido por largo tiempo.
El objetivo del presente ensayo es analizar la figura del licenciado Gonzalo Vigueras, personaje de la obra narrativa de Enrique Berruga, El Martes del Silencio (1), como candidato a ocupar la gubernatura provincial de un Estado del norte del país. ¿Qué errores se cometieron al lanzarlo como candidato para ocupar un puesto estratégico e importante en la región? Indudablemente muchos, comenzando con la desesperanzadora dirección de la campaña electoral a cargo de Salvador Pizarro; sin embargo me limitaré a comentar únicamente los desaciertos en la elección en la figura de Vigueras por parte del partido oficial como candidato.
Hoy, en las sociedades democráticas modernas, el problema de evaluar las virtudes de los candidatos que garanticen el mejor desempeño posible de los puestos públicos, se ha vuelto tan complejo como las propias tareas del gobierno, de modo que ahora las virtudes de un buen candidato no son necesariamente las mismas de un buen gobernante, pues la capacidad de comunicación persuasiva , determinante para el éxito de una campaña, no es suficiente para el manejo competente del gobierno. Por eso, en países como Estados Unidos y recientemente en nuestro país, han aparecido voces de alerta de que, más que políticos y estadistas, el sistema electoral se está produciendo muy buenos “campañistas”.
Enrique Berrguga nos muestra a un Gonzalo Vigueras, sin esa capacidad de comunicación, ya no digamos persuasiva, sino de comunicación oral. Un candidato que se salta párrafos de un discurso preparado (seguramente de la autoría de algún asesor) sin conocer a los electores, un candidato que no sabe llamar la atención de su público, que no sabe qué decir al electorado; al fin y al cabo, un candidato que ni siquiera espera los aplausos al finalizar su discurso y que está consciente de su fracaso en cuanto a su capacidad comunicativa.
Diversos autores contemporáneos han vuelto a pensar acerca de las cualidades deseables en un candidato (2), a la luz de las exigencias de las campañas electorales modernas, las cuales se esfuerzan por presentar a los candidatos como poseedores de las mejores cualidades que el electorado considera importantes en sus representantes.
Para González Llaca (3), la teoría y la práctica se han encauzado hacia la búsqueda de los elementos públicos y privados del hombre político ideal, que garanticen la confianza y la popularidad; según Schwartzenberg (4), por ejemplo: 1) Edad, títulos, experiencia profesional. 2) Hijo del pueblo y self made man. 3)El knack. 4) La esposa. 5) El círculo familiar. 6) Vestimenta. 7) La patria chica. 8) Competencia. 9) Energía. 10) Innovador. 11) Abierto al diálogo. 12) Sencillez. 13) Rigor moral. 14) Su sentido del humor, su sonrisa, su alegría de vivir. 15) Su ocio.
Víctor Gordoa (5), asesor en imagen pública, ha diseñado la imagen del candidato ideal: debe representar un ser influyente, experimentado, pacífico, entrenado, honesto, seguro, activo, sano, informado, dulce, justo, calificado, franco, liberal; en contraposición, no debe representar el no tener influencia, no ser experimentado, ser querellador, carecer de entrenamiento, ser deshonesto, tímido, pasivo, enfermo, estar mal informado, ser agresivo, injusto, no tener calificación, ser hipócrita y conservador. Para Gabriela Vargas (6), el retrato ideal del candidato es: competente, honesto, abierto al diálogo y enérgico.
Con base en los autores contemporáneos mencionados y de acuerdo con sus planteamientos sobre el candidato ideal, procederé a hacer el análisis pertinente a Gonzalo Vigueras. El candidato estuvo muy lejos de asegurar la popularidad a la que se refiere González Llaca, en cuanto a que nadie tenía conciencia de su identidad ni de su carrera pública, a pesar de las biografías, ensayos, boletines y monografías difundidos por el partido. Era tal el desconocimiento de la figura política del candidato por parte de los electores, que incluso lo considerarían un ser mitológico por la lejanía que sentían ante el imponente rostro que aparecía en los carteles en cada esquina de los poblados.
No era hijo del pueblo, era descendiente de una estirpe de terratenientes y comerciantes de opulencia. El único contacto que tuvo con la masa popular, se limitó a la época en que carecía de automóvil y utilizaba cotidianamente el metro, relacionándose y sudando hombro con hombro con obreros y los trabajadores de la capital. Lo irónico es que el mismo partido que lanzaba su candidatura difundía estos hechos, haciendo ellos mismos, la llamada en el proceso electoral “campaña negativa”.
Vigueras acostumbraba a vestir “de blanco hasta las suelas de los zapatos (7)” en un intento por reflejar la pureza de su persona. Esta imagen más que reflejar la imagen de un hombre puro, refleja un hombre anticuado, conservador y con un gusto fatal en el vestir.
Según los boletines oficiales, abandonó el seno familiar para someterse a los rigores de los estudios. Percibo yo más que una ventaja en abandonar el seno familiar para dedicarse a los estudios, una desventaja, pues la sociedad latinoamericana es una sociedad tradicionalista por excelencia, donde lo familiar es algo “sagrado”. Aunado a lo anterior, Vigueras no se cuidaba de esconder una relación amorosa “ilegítima” con una mujer estadounidense, Linda Brown, que además de no ser formalmente su esposa era de origen extranjero.
De acuerdo con Francisco Barranco (8), experto en cuestiones de marketing político, las características del candidato ideal son: joven, 40 años. Físico atractivo, pero no determinante, más valorado por el sexo femenino e inversamente proporcional al nivel cultural del entrevistado. Máxima honradez y sinceridad en sus planteamientos. Gran simpatía. Respetuoso de la religión católico. Progresista, pero no revolucionario. Pasado democrático. Carácter fuerte, enérgico. Buen orador. Pragmático y abierto a pactos con partidos o grupos. Realista en su ideología. Dinámico y activo. Pacifista, pero dispuesto a defender la soberanía y la independencia. Ideología centro izquierda moderado. Capacidad de decisión. Formación universitaria, aunque no determinante. Experiencia política suficiente, también en la empresa. No representar poder fáctico distinto al democrático. Curiosamente, el estudio de Barranco además encontró una ligera preferencia por parte de la población mundial al sexo masculino, indiferencia hacia un apellido famoso y hacia la relación con la administración del Estado.
En cuanto a la imagen física de Gonzalo Vigueras, lo que se puede saber con la narración de Enrique Berruga, es que el candidato era un hombre delgado, esquelético (“sus piernas, verdaderos litigios del sedentarismo burocrático (9)”), descolorido y débil (sus guardaespaldas lo protegían de los embates del clima), características que distan mucho de un físico atractivo y que con seguridad no resultaban atractivas para el electorado femenino. A esto debemos agregar la mirada agresiva y el comportamiento autoritario que exhibía en las campañas.
Gonzalo Vigueras sí poseía la formación universitaria requerida, era egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y poseía estudios en la Uniersidad de Georgetown en Estados Unidos. Después de realizar estos estudios, Vigueras ingresó inmediatamente a las filas de la burocracia nacional; en cuanto a la experiencia empresarial mencionada por Barranca, Gonzalo Vigueras rechazó las ofertas de trabajo que le hicieron varias empresas trasnacionales. Su experiencia política estaba inmersa en el sistema político predominante, el repudiado por la mayoría por sus acciones antidemocráticas.
Enrique Berruga menciona que el partido “jamás contempló la utilidad que le podría haber reportado aliarse con líderes naturales (…) para asegurar el triunfo de las elecciones (10)” lo que demuestra la incapacidad de apertura hacia nuevos colaboradores o aspirantes al poder así como una inminente intolerancia por parte del grupo político.
Antes de la visita del candidato Vigueras a cualquier poblado, los ciudadanos eran obligados por las autoridades regionales a barrer las calles; limpiar los monumentos públicos; cubrir “las paredes de pintura partidista, de mensajes políticos y de llamados a repudiar la influencia nefasta de cualquier cosa que no se pareciera o no se identificara con el licenciado Vigueras (11)”; a construir un estrado para que el candidato le dirigiera a la población algunas palabras; y finalmente a asistir puntualmente al mitin político donde sonaría la música y se oirían los vítores hacia el candidato ensayados semanas antes de su llegada. A pesar de todos los preparativos y de la afluencia obligada de la población (harta de toda esa farsa política), Vigueras se daba el lujo de llegar tarde a las citas; de nada servirían las fiestas que el partido y las autoridades locales preparaban, pues para cuando llegaba el candidato la población se encontraba cansada, aturdida y desolada.
Para Cathy Allen (12), los atributos positivos de algunos candidatos son: buen sentido del humor, capacidad para delegar, para hablar en público y para responder a preguntas difíciles; buenas relaciones con la prensa; facilidad para solicitar contribuciones; orientación hacia el trabajo duro; físicamente en buena forma; capacidad para el estudio rápido y habilidad para hacer sentir cómoda a la gente. En contraste, los principales atributos negativos de los candidatos son la aversión a pedir dinero para su campaña, temperamento que responde fuertemente al más ligero estímulo, dificultad para delegar, ser reservado y abrupto, dificultad para enfocar problemas de drogadicción o alcoholismo, tendencia a pontificar, combatividad y dificultad para confiar en los demás.
Como se puede corroborar con lo anteriormente expuesto, Gonzalo Vigueras distaba mucho de ser un buen candidato, un buen campañista y ya no digamos un buen político; su “única virtud consistía en poseer una lealtad canina hacia las autoridades del partido y hacia la burocracia estatal (13)”. Este candidato inadecuado es lo que provocaría la ineficacia de todas sus acciones en el gobierno y el desprestigio total del partido en la región.
Probablemente este problema, que se generaría meses más tarde después de la elección en aquella provincia, no tuvo su origen en el candidato que pasaría a ser gobernador (no por ser electo democráticamente), sino en el hecho de que el partido haya optado por un candidato que carecía de todas las capacidades mínimas requeridas, tanto por los estudiosos del proceso electoral, como del ciudadano común: “sin capacidad de comunicación, sin prestigio y sin ascendencia entre la población (14)”; de esto último su compañero de generación, Lorenzo Arvizu, llegó hacer mofa de él en una tertulia que ofreció Salvador Pizarro a los egresados de la Facultad de Derecho: “los únicos que podían acordarse de él en su pueblo eran las enfermeras que asistieron en el parto y la nana que le suministraba sus papillas (15)”.
Sin embargo, todas las virtudes y defectos señalados para los candidatos, según los estudiosos, a mi modo de ver, son culturales y contingentes a un determinada situación; asimismo, las características positivas y negativas al concretarse en una persona determinada forman un conjunto en donde algunos rasgos se equilibran y otros sobresalen o nulifican a los demás, y es este conjunto el que forma la personalidad o imagen pública de un candidato, el que puede ser o no atractivo para el electorado. De ahí la necesidad de la investigación de los candidatos en cada elección, porque no existe un modelo ideal para todas partes, para todo tiempo y para todos los electores; pese a que algunas cualidades, las deseables en cualquier persona, parezcan repetirse en el pensamiento de la mayoría de los autores mencionados así como para el electorado en general.

Sigue leyendo

La naturaleza del poder

Apreciados lectores el siguiente material es gran utilidad para los marketeros politicos y forma parte del !Manual del Buen Politico”
Las manifestaciones del poder se encuentran en el reino animal. Es conocido que muchos animales orinan en ciertas áreas para demarcar su territorio y otros, como las ratas, que orinan sobre los cuerpos de sus parejas, posiblemente, como una señal que indique que es parte de su propiedad. Los procesos de sumisión se manifiestan por medio de convenciones hereditarias y, en la disputa por el poder, en muy raras ocasiones, se llega a la agresión real. A menudo – plantean Carl Sagan y Ann Druyan – podemos observar en el comportamiento del animal una ambivalencia, una tensión entre inhibición y desinhibición del mecanismo agresivo (Sagan y Druyan, 1993, p. 187-188). La agresividad, como una de las manifestaciones del poder en los humanos y en los animales, la naturaleza la utiliza como una estrategia de supervivencia:
En las acciones de la Naturaleza-dijo Marco Aurelio-, no se encuentra mal alguno.” Los animales no son agresivos porque sean salvajes, bestias o malvados –esas palabras explican muy poco-, sino porque ese comportamiento proporciona alimento y defensa contra los depredadores, porque espacia la población y evita el hacinamiento y porque tiene un valor de adaptación. La agresión es una estrategia de supervivencia que ha evolucionado para servir a la vida. Coexiste, especialmente en los primates, con la compasión, el altruismo, el heroísmo y el tierno y sacrificado amor hacia las crías. También éstas son estrategias de supervivencia. Eliminar la agresión sería una tontería, aparte de un objetivo inalcanzable: es un elemento demasiado profundo de nosotros mismos. El proceso evolutivo ha actuado para alcanzar el nivel de agresión correcto –ni demasiado, ni demasiado poco- con los inhibidores y desinhibidotes adecuados. Procedemos de una mezcla turbulenta de inclinaciones contradictorias. No debería sorprendernos que en nuestra sicología y nuestra política prevaleciera una tensión de elementos opuestos semejante (Sagan y Druyan, p. 196)
La geometría más observada de una jerarquía de dominación, tanto en los animales como en los humanos, es la lineal o en línea recta. Las jerarquía lineales son más visibles en las grandes corporaciones. En los animales, este tipo de jerarquía se puede observar con más facilidad entre las aves de corral y en algunos animales, como los mamíferos, es parte importante de la vida social masculina. En los grupos humanos y animales está presente este tipo re relación: el gerente delega en los gerentes medios, éstos en los jefes de divisiones y así sucesivamente. Igual sucede con los animales: hay unos que mandan, son los animales alfa y otros que obedecen, que están más abajo y que no tiene a quien mandar, son los omega. Es muy raro observar que un macho comience siendo un alfa, sino que debe ganarse el ascenso a través de la conducta de dominación, tiene que ganarse los galones. Los animales y los humanos que forman parte de una jerarquía lineal deben saber dominar a los que están abajo y someterse a los que están arriba. En ellos coexisten dos fuerzas opuestas: la tendencia a la dominación y la tendencia a la sumisión. En algunos animales, la hembra puede saber quién es el macho sin conocerlo de antemano:
Sin preguntar nada sobre su educación , familia, perspectivas financieras o sus buenas intenciones, todas las hembras desearon ansiosamente tener relaciones sexuales con el macho dominante. ¿Cómo pudieron enterarse las hembras? La respuesta, al parecer, es que podían oler la dominación. Existe literalmente una química entre los hámster: el olor del poder. Los machos dominantes emanan un cierto efluvio, una feromona que no tienen los machos subordinados…..El ex secretario de Estado de los Estado Unidos, Henry Kissinger, no famoso precisamente por su aspecto, explicaba la atracción que una bella actriz sentía por él diciendo: “El poder es el mayor afrodisíaco.” (Sagan y Druyan, p.207)
Para unos, el poder en sí mismo no es bueno ni malo, depende del uso que se haga de él. Para Nietzsche, por ejemplo, el poder es bueno en sí mismo:
¿Qué es bueno? Todo lo que aumenta en el hombre el sentimiento de poder, la voluntad de poder, el poder mismo.
¿Qué es malo? Todo aquello en lo que se origina la debilidad.
¿Qué es la felicidad? El sentimiento de que el poder crece, de que se vence una resistencia.
No sosiego, sino más poder; no paz por encima de todo, sino guerra; no virtud, sino habilidad (virtud al estilo del Renacimiento, virtú, virtud sin moralina).
Los débiles y fracasados deben perecer: primera tesis de nuestro amor a los hombres. Y además hay que ayudarles a ello ( Nietzsche, Friedrich, 1999, p. 21).
<> En términos similares se expresa Maquiavelo sobre el uso de la crueldad, como método de obtener el poder del estado y mantenerlo:
Creo que depende del bueno o malo uso que se hace de la crueldad. Llamaría bien empleada a las crueldades (si a lo malo se le puede llamar bueno) cuando se aplican de una sola vez por absoluta necesidad de asegurarse, y cuando no se insiste en ellas, sino, por el contrario, se trata de que las primeras se vuelvan todo lo beneficiosas posible para los súbditos. Mal empleadas son las que, aunque poco graves al principio, con el tiempo antes crecen que se extinguen (Maquiavelo, Nicolás, p.40, 1999)
<> Gorki, sin embargo, afirmaba que el poder es dañino para la persona. No hay peor veneno que el poder, decía. Albert Einstein odiaba el autoritarismo a tal grado que, a la edad de quince años, abandonó la escuela para reunirse con su familia en Italia, por considerarla autoritaria. Después que Einstein ganara el premio nobel de Física en 1921, dijo lo siguiente: Para castigar mi desdén por la autoridad, el destino me convirtió en una autoridad (citado por Thorpe, Scout, en Cómo pensar como Einstein, 2001, p. 17)
A pesar que muchos afirman que ha habido algunos avances en la eliminación de las relaciones asimétricas entre los individuos y entre las naciones, todavía se observa que la existencia del dominio del macho alfa y la sumisión de los omegas es un fenómeno muy presente en nuestras sociedades, con matices muy diferentes.
Traslademos, ahora, nuestra observación a los hombres y dejemos en paz a los animales, al menos por un momento. Digo por un momento, porque, cuando se establecen las diferencias entre los seres humanos y el reino animal, una diferencia que se supone que existe es la religión. Se piensa que sólo el hombre tiene religión. Un examen más profundo de las relaciones de dominio y sumisión entre los animales alfa y los omega puede conducirnos a pensar que, quizás, una predisposición religiosa generalizada sea una característica presente también en los animales.
Hemos visto que la autoridad no es una característica exclusiva de los humanos y que tiene condicionamientos y raíces biológicas que pertenecen tanto a los humanos como a los animales; es decir, instintos que pueden ser sociales, sexuales, agresivos, etc. Antes de continuar, recordemos algunos conceptos de poder.
Emile Littré (1863-1873) definía el poder como la capacidad de hacerse obedecer; así se le entiende, por lo general. En teoría así es; pero, ello supone identificar el estudio de la autoridad con el de la sicología del jefe y, en este sentido, tendríamos que entrar a estudiar la literatura sobre lo que es el jefe, situación que no contribuiría mucho a esclarecer las ideas sobre el poder, puesto que la literatura existente sobre la concepción del jefe frecuentemente lo describe no como es, sino más bien cómo el autor piensa que debe ser. Si aceptamos que el poder es una característica inherente al jefe, podríamos caer en engaños: para explicar el sueño producido por el opio hay que analizar la acción de los alcaloides sobre las células nerviosas y no invocar “la virtud somnífera” del opio, que es precisamente el problema y no su solución. (Marsal, Maurice, p. 13, 1971)
<> La autoridad de un individuo puede compararse a los conceptos de derecha e izquierda. ¿A qué lado del camino está situada la universidad, a la derecha o a la izquierda? Es imposible dar una respuesta de forma inmediata. Si uno camina del puente hacia el volcán, la universidad estará al lado izquierdo y si, por el contrario, camina del volcán hacia el puente, estará a la derecha. El poder es un concepto que adquiere sentido únicamente al indicar las condiciones en que se desarrollan las relaciones. Un estudio, entonces, de la naturaleza del poder resulta ser más significativo si se realiza, no basado en los atributos de un jefe, sino más bien en una relación que se establece entre él y otros individuos o entre individuos y él. Por otra parte, el poder supone, por lo menos, dos personas. La autoridad de A no existe sino hasta que aparece B, y algo más, que es muy importante: y precisamente porque se trata de B y no de otra persona, de C, por ejemplo.
Los conceptos poder y autoridad son empleados, en muchas ocasiones, como sinónimos. En Administración, se establecen diferencias entre ambos términos. Para Robbins (1987), la autoridad es un derecho cuya legitimidad se basa en la posición de figura de autoridad en la organización. La autoridad forma parte del puesto. El poder, por otra parte, se refiere a la capacidad de un individuo para influenciar decisiones (Robbins, Stephen P. p. 214). En este sentido, la autoridad es una dimensión del poder. Si bien es cierto que un individuo, haciendo uso de su autoridad en una organización que le confiere una posición legítima, puede ejercer influencia en las decisiones, no es necesario que posea autoridad para ejercer influencia. Muchas secretarias ejecutivas tienen bastante poder, a pesar de que tienen poca o ninguna autoridad. Para fines de este trabajo, no estableceremos diferencia entre autoridad y poder.
Sigue leyendo

Sociedades Secretas

.Hoy voy a compartir con uds. un interesante trabajo del Licenciado Antonio Bayona Diego ,mexicano y experto en Ciencias Politicas y Administracion Publica,tema de profundo contenido espero les guste

Danza de los Ñáñigos. No sé. No sé llorar. No sé. No sé reír. No sé. Las puertas se me cierran. No sé. No sé vivir. Un despertar sin sol es mi mañana. Si tú, si tú no estás

Tal vez sorprenda iniciar un artículo de esta naturaleza con la letra de una canción, sin embargo, la trascripción de este son del grupo Irakere, es porque hace alusión a una sociedad secreta, los ñáñigos, formada por negros cubanos en el siglo XIX, algunos la definen como la francmasonería africana, cuyas tradiciones se conservan en Cuba; con lo anterior, pretendo mostrar cómo las sociedades secretas, a veces sin advertirlo, forman parte de la vida de muchos pueblos.
En el caso de las comunidades primitivas, representan, en muchas ocasiones, el medio por el cual se realizan los rituales que convertirán a los varones jóvenes en hombres adultos.
Por su lado, en las sociedades más desarrolladas, son los espacios donde los individuos fortalecen su sentido de identidad, realizan acciones de muy diversa índole y con múltiples fines.
EL SECRETO
Un secreto es esa información, ese saber o ser (en el sentido de identidad) que se evita sea conocido, divulgado y/o compartido por otros. Es un concepto social. Una persona no puede tener un secreto, a menos que existan otras personas a quienes ocultárselo. Un secreto puede ser, a la vez, un instrumento de poder sobre otros y de cohesión dentro de un grupo (dos o más individuos), por ello es tan apreciado a lo largo de la historia y en todos los ámbitos.
MacKenzie afirma que el secreto es una condición para el desarrollo del sentido de autoafirmación del individuo. Si viviésemos en un medio sano y estable, las necesidades de ocultar algo serían mínimas. El secreto viene a ser un mecanismo de defensa. Así, se afirma que un individuo neurótico es una personalidad deformada por un conjunto de secretos reprimidos, de los que hace mucho tiempo que no es conciente, pero que condicionan su actuación exterior en la vida diaria, es decir, el secreto también puede caer dentro de las patologías que trata la ciencia médica.
En las ciencias sociales, el secreto, sin embargo, ha sido relativamente poco analizado. Hasta la fecha y a casi cien años de su publicación “La Sociología del Secreto y de las Sociedades Secretas” del filósofo y sociólogo alemán Georg Simmel, iniciador del relativismo formal en el campo sociológico, sigue siendo la principal fuente para la comprensión del tema. Para Simmel no basta estudiar la sociedad institucionalizada, es decir, cristalizada y fijada en unidades, sino que es preciso analizar también los procesos mínimos moleculares, la sociedad en estado naciente, los vínculos y lazos entre individuos que van y vienen constantemente, que se anudan, se desatan y tornan a anudarse en un ir y venir continuo . De ahí que Simmel realice estudios heterogéneos yuxtapuestos sobre diferentes problemas, la subordinación, la lucha, el pobre, el secreto.
El secreto ofrece la posibilidad de un segundo mundo colocado al costado del mundo evidente, nos afirma Simmel. En cierto sentido, es como una fantasía, hay una convergencia de verdad e ilusión. Cada relación entre dos o más individuos o grupos se caracterizará por el grado de secrecía que la envuelve.
Georg Simmel establece que la evolución de la sociedad en muchos sentidos está definida por el hecho de que lo que alguna vez fue público pasa a ser protegido por la secrecía y, a la inversa, lo que en un momento fue secreto deja de necesitar tal protección. Esto es análogo a la evolución de la mente, donde algunos movimientos que son ejecutados concientemente pasan a ser mecánicamente inconscientes y lo que una vez fue inconsciente e instintivo pasa a ser conciente.
El secreto es una forma sociológica universal que, como tal, no tiene relación con la valoración moral de sus contenidos: puede abrigar los más altos valores, la filantropía es un ejemplo; o, por lo contrario, tenemos que ciertas conductas sexuales criminales en sí mismas reciben el rechazo social y, por ello, son mantenidas en secreto, el secreto también puede ser la expresión sociológica de una moral maliciosa.
El hombre tiene la necesidad de ocultar algo de su vida, de su actividad, el secreto hace posible una enorme ampliación de la actividad vital, pues muchos proyectos quedarían sin realizarse en caso de hacerlos públicos. El nivel de conocimiento interpersonal está públicos. El nivel de conocimiento interpersonal está en relación directa con la función que cumple la relación. Con el paso de los años, las relaciones humanas son cada vez más diferenciadas. En nuestro trato diario, el acceso a la información sobre nosotros, lo que como individuos comunicamos varía en los círculos familiares, de amigos, ámbitos de trabajo, etc. Es decir, el grado de intimidad ha cambiado con el tiempo, producto de esta diferenciación podemos afirmar que el hombre moderno tiene mucho más que ocultar que antaño. El secreto se ha convertido en una mercancía altamente apreciada. La posesión de algo no sólo despierta satisfacción, sino también el saber que él o ella y no los otros tiene la posesión, es decir, están excluidos.
En las sociedades preagrícolas, el secreto es un concepto casi enteramente ligado a sus concepciones religiosas y, por ende, algunos estudiosos de las religiones identifican una dificultad muy importante: el análisis o estudio lo hacemos con modos o instrumentos de pensamiento que, al mismo tiempo, son los que están determinando su desaparición. Tratamos de valorar con conceptos que representan construcciones elaboradas con las piedras de las ruinas que dejamos atrás.
Además, hay otros dos elementos básicos que las distinguen: la pequeña escala de estas sociedades, son familias, bandas; el segundo elemento, su tamaño pequeño, no permite la existencia de especialidades de tiempo completo, por lo que cualquiera puede actuar como intermediario frente a las fuerzas sobrenaturales.
En las comunidades primitivas, es muy poco de lo concerniente a la vida privada de las personas que puede ocultarse a los demás, dada la proximidad con que se vive. Sin embargo, los asuntos comunes se tratan, en su mayor parte, en secreto: misterios religiosos, la iniciación a la vida adulta, la intermediación entre lo humano y lo divino, incluso se establece una categoría social para los involucrados, sean hechiceros, brujos, sacerdotes o cualquier otra denominación que se les dé.
Para el caso de las sociedades modernas, las premisas del secreto son diferentes, incluso opuestas. Decrece el secreto sobre los asuntos colectivos y se amplía el de la intimidad individual. Para Simmel, los individuos aprenden a ocultar sus emociones, sus creencias religiosas y sus opiniones políticas ante los demás. En cambio, se espera que todo aquello que afecta al conjunto de la sociedad sea del dominio público. Los modernos sacerdotes, es decir, los científicos nos revelan sus misterios para que esos conocimientos se integren al quehacer diario.
LAS SOCIEDADES SECRETAS, UNA DEFINICIÓN
Las asociaciones humanas, en forma muy resumida, para los fines de este trabajo, podemos caracterizarlas como:
Abiertas, es decir, cualquiera puede pertenecer. No tienen secretos.
Limitadas, seleccionan a sus miembros según reglas u objetivos, pero no les importa que extraños les conozcan.
Privadas, son más exclusivas que las limitadas, poseen una afiliación restringida. No hacen públicos sus asuntos, parte de sus actividades son un secreto.
Secretas, organizadas sobre los principios de exclusividad, clandestinidad, poco o nulo proselitismo, ocultamiento total de sus actividades.
Las sociedades secretas integran muy diversos elementos que forman parte de nuestro diario quehacer: exclusividad (membresía), simbología (rituales), objetivos (fines); no obstante, ya en la integración de los elementos que las caracterizan, podemos afirmar que son asociaciones humanas, organizadas sobre los principios de exclusividad y clandestinidad, hostiles hacia la gran organización de la comunidad, no se identifican necesariamente con los intereses de un país, ponen limitaciones muy estrictas a su proselitismo y dedican una buena parte de su energía a ocultar su existencia y sus actividades al resto de la comunidad.
Exclusividad y clandestinidad. Estos dos elementos van unidos. Esto es, no sólo se restringe la membresía, se selecciona con mucho cuidado y se mantiene oculta la identidad de sus integrantes, incluso entre ellos mismos y, por supuesto, de la comunidad donde actúan.1100, San Bernardo, perteneciente a la orden de los monjes cistercios en Francia, recibió la donación de un terreno, por parte de su tío el Conde de Champagne para edificar la abadía de Clairvaux, donde fundó la Orden de los Caballeros Pobres de Cristo y del Templo de Salomón cuyo fin fue retomar Tierra Santa del Islam.
Los templarios fueron la vanguardia militar de Europa; fue la organización más rica del continente, se puede afirmar que fue la primera corporación transnacional. La institución de la banca, como hoy la conocemos, fue su creación. Antes de los templarios, había individuos que asistían a las ferias comerciales y facilitaban el cambio de moneda, compraban y vendían acciones de empresas comerciales y prestaban dinero.
Estos primeros grupos bancarios eran principalmente familias italianas de Florencia, Venecia y Lombardía, pero sus actividades estaban muy restringidas por numerosas leyes.
En un mundo donde el papa y la iglesia católica formulaban las leyes, la usura estaba prohibida. Para los templarios había varias formas de darle la vuelta a esta prohibición. Una era cobrar una comisión por un préstamo; o recibir un “interés para las cruzadas” por otorgar préstamos. Muchos de sus clientes eran los nobles, con frecuencia los reyes de Inglaterra y Francia, los que necesitaban dinero para hacer sus guerras, y los templarios se lo proporcionaban, por una cuota. También cobraban por el cambio de moneda. Asimismo, como los templarios tenían fortificaciones en toda Europa, se convirtieron en receptores de depósitos bancarios y en lugares para resguardarlos y permitir su depósito en un lugar y retirarlo en otro,
Hostiles hacia la gran organización de la comunidad. Están sus miembros imbuidos de un espíritu mesiánico, donde se mezcla desde un abierto desprecio a las mayorías hasta una visión rescatadora que es selectiva.
No se identifican necesariamente con los intereses deun país. En el análisis histórico es frecuente encontrar que los miembros de una sociedad secreta están más identificados por una causa, un fin que trasciende las fronteras geopolíticas.
Limitaciones muy estrictas a su proselitismo. A diferencia de las asociaciones de otra índole y particularmente las religiosas, su labor de extender su membresía es severamente controlada, incluso, y muy importante precisarlo, su misma existencia es negada, de ahí que dediquen buena parte de sus acciones a evitar ser conocidos y sus actividades difundidas.
LAS SOCIEDADES SECRETAS EN LA HISTORIA
En la actualidad, ya sea por las obras de la literatura ficción, como El Código Da Vinci o por las que delatan conspiraciones Rule by Secrecy, El Yunque, el público de muchos países ha mostrado interés en el tema. Sin embargo, no es propósito de este artículo enumerar a las sociedades secretas pasadas y actuales, sino tratar de entender esta forma de organización.
En la antigüedad, casi todas las sociedades secretas eran de índole filosófica o religiosa. En la Edad Media, religiosas o políticas. En los tiempos modernos, especialmente en los países occidentales, la mayoría son políticas o fraternales, aunque algunas de ellas, como la masonería, sus principios filosóficos o místicos antiguos sobreviven.
Como se ha mencionado, están presentes por diversos motivos en gran parte del desarrollo de la sociedad humana y en muy diversas regiones del mundo; son, quizás, de las primeras entidades supraestatales de que se tiene conocimiento. Asimismo, se ha tratado de enfatizar el interés, incluso la fascinación que el secreto causa en el ser humano y, a la vez, la capacidad de manipulación que éste puede lograr. No hay inmunidad contra tales organizaciones. La comunidad humana tiende a lo místico, a lo prohibido, a lo absurdo, a lo secreto. Nuestra propia finitud nos hace vulnerables e inseguros.
Hace más de 25 años, un maestro de historia en una escuela secundaria en Estados Unidos, fue cuestionado por sus alumnos sobre la capacidad de manipulación de Hitler y el nazismo en la Alemania del siglo pasado. Al enfrentar el escepticismo de los estudiantes con sus explicaciones, decidió hacer un experimento con el grupo de escolares. Los sometió a una serie de normas de exclusivismo (todo esto sin comentarles su objetivo real), de acceso a información restringida a otros grupos de alumnos, de segregación de aquellos estudiantes que no se integraban a su experimento, etc., es decir, elementos que encontramos con regularidad en las sociedades secretas y que crean un sentido de identidad necesario para la protección y cumplimiento de sus fines. Al final, el maestro enfrentó a sus alumnos con la manipulación que había logrado con ellos y la sumisa participación, todo con el objetivo de cumplir con “fines superiores”. El sentido de pertenencia a determinadas organizaciones, la exclusividad, tal es el caso de las sociedades secretas, representan un imán difícil de resistir en ciertos individuos.
Por otro lado, la actuación de los seres humanos en losasuntos públicos no ha obedecido, obedece u obedecerá siempre a propósitos que permitan su claro escrutinio. La vida social está plagada de luchas, traiciones, conspiraciones.
Hay países donde la secrecía se ha asociado a su evolución en una forma muy sistemática. Tal es el caso de China, donde la clandestinidad es un elemento necesario para valorar su eficiencia en la resolución de sus conflictos. La existencia de sociedades secretas ha sido referida en la poesía, en las leyendas, la mayoría han sido patrióticas, pero también las criminales han sido numerosas, incluso el dios de la guerra Kwan-Ti es considerado como el patrón divino de lasa sociedades secretas. Han funcionado como movimientos de resistencia contra la Dinastía Ming en 1644 o de los Manchúes en 1911, como organizaciones de bienestar o como redes de espionaje. Su actuación más conocida es la “Rebelión de los Boxers” (1900).
Hoy en día se habla de que la célebre sociedad secreta de “Los Asesinos”, cuyo origen se remota a los ismaelitas en el año 1100, sobrevive en las montañas Pamir, situadas entre Rusia y China. Los “Assasseen” palabra árabe que se traduce como “guardián”, fue fundada por Hasan, hijo de Sabah, Sheik de Las Montañas y aterrorizó a los pobladores desde el Mar Caspio hasta Egipto. Se comenta que al Aga Khan, descendiente del Gran Maestro de Alamut, apoyó, el siglo pasado, con fuerzas de caballería a los ingleses en Afganistán.
Particular interés para este trabajo lo representan los templarios como un ejemplo de la importancia de las sociedades secretas hasta nuestros días. En el año 1100, San Bernardo, perteneciente a la orden de losmonjes cistercios en Francia, recibió la donación de un terreno, por parte de su tío el Conde de Champagne para edificar la abadía de Clairvaux, donde fundó la Orden de los Caballeros Pobres de Cristo y del Templo de Salomón cuyo fin fue retomar Tierra Santa del Islam.
Los templarios fueron la vanguardia militar de Europa; fue la organización más rica del continente, se puede afirmar que fue la primera corporación transnacional. La institución de la banca, como hoy la conocemos, fue su creación. Antes de los templarios, había individuos que asistían a las ferias comerciales y facilitaban el cambio de moneda, compraban y vendían acciones de empresas comerciales y prestaban dinero.
Estos primeros grupos bancarios eran principalmente familias italianas de Florencia, Venecia y Lombardía, pero sus actividades estaban muy restringidas por numerosas leyes.
En un mundo donde el papa y la iglesia católica formulaban las leyes, la usura estaba prohibida. Para los templarios había varias formas de darle la vuelta a esta prohibición. Una era cobrar una comisión por un préstamo; o recibir un “interés para las cruzadas” por otorgar préstamos. Muchos de sus clientes eran los nobles, con frecuencia los reyes de Inglaterra y Francia, los que necesitaban dinero para hacer sus guerras, y los templarios se lo proporcionaban, por una cuota. También cobraban por el cambio de moneda. Asimismo, como los templarios tenían fortificaciones en toda Europa, se convirtieron en receptores de depósitos bancarios y en lugares para resguardarlos y permitir su depósito en un lugar y retirarlo en otro, cobrando una cuota en cada etapa de la transacción, es decir, sus redes fortificadas de alojamientos fueron las predecesoras de las modernas sucursales bancarias. El detalle de las operaciones se registraba en el Diario de la Tesorería. El interés que cobraban iba del 15 al 100 % en el caso de los préstamos personales. A finales del siglo XII los templarios tenían la propiedad de grandes extensiones de tierra en Alemania, Hungría, Francia.
Otra fuente de ingresos fueron los regalos que se les entregaban como penitencia por los pecados. Uno de los más grandes regalos que recibieron los templarios fue el de Enrique II, rey de Inglaterra, por el asesinato de Tomás Becket, arzobispo de Canterbury; donó los suficientes fondos para equipar a 200 caballeros al año y a su muerte les heredó todavía más dinero.
Los templarios tenían una flota naval. Para el siglo XIII, cuando no usaban sus naves en el transporte de hombres, caballos y armas para las cruzadas, los utilizaban para el comercio, en particular esclavos. Otra actividad que desarrollaron extensamente y con eficacia fue la piratería, esto es, la captura de un barco en el mar; los templarios capturaban naves islámicas en un principio, por lo que no se consideraba piratería, ya que estaban en guerra con ellos, por lo tanto, no era piratería, era “privatización” y el capitán de la nave contaba con el permiso de los monarcas para hacerlo. Sin embargo, como orden religiosa sólo eran “responsables” ante el papa, por lo que las naves de otros reyes cristianos también fueron sujetas a la captura y privatización.A la caída de Jerusalén, la opinión pública se volteó en contra de los templarios y ahora su imagen era la de una organización de acreedores, terratenientes y saqueadores de botín ya que al principio del siglo XIV tenían acumulada más riqueza que los reyes europeos. Uno de sus mayores deudores era el rey Felipe IV de Francia; primero expulsó de Francia a los judíos, con el fin de quedarse con sus propiedades y restaurar su riqueza. Al darse cuenta que no eran tan prósperos los judíos como pensaba, decidió en 1307 apropiarse de las preceptorías de los templarios. El papa Clemente V, ex arzobispo de Burdeos, había establecido su papado en Avignon y no le era desconocido que los agentes del rey de Francia habían sido los responsables de la muerte de Bonifacio VIII y posiblemente Benedicto XI y era técnicamente el único con jurisdicción sobre los templarios, fue amenazado por las tropas francesas, por lo que apoyó las maniobras del rey.
Los templarios tenían muchos espías y advirtieron la acción, por lo cual el superior Jacques de Mollay requirió todos los libros de la Orden y los quemó; la riqueza que se guardaba en la tesorería de París desapareció y en 1314, el 18 de marzo, sin lograr que los líderes de la Orden informaran sobre la localización de la riqueza templaria fueron quemados en una isla del río Siena.
La orden de los templarios sobrevivió en España, Portugal, Alemania, Inglaterra, Suiza. En este país, tenía preceptores fortificados en varios cantones y constituyeron un ejército, caracterizado por su fiereza para defenderse del expansionismo alemán y la ambiciosa Francia, a tal grado que la reputación de los
caballeros suizos creció tanto que, la Guardia Suiza, como se le conoce, fue contratada por el Vaticano para su defensa. Suiza, con su neutralidad política, también logró convertirse en el banquero del mundo y se especula que gran parte de la riqueza templaria quedó depositada bajo la secrecía de los banqueros templarios suizos, incluso la bandera suiza guarda mucha similitud con el emblema de la cruz roja de los templarios.
Al ser sujetos a la persecución y destrucción, los templarios asumieron la forma de una sociedad secreta e importantes caballeros continuaron sus carreras como mercenarios y otros se dedicaron a la ingeniería, construyendo casas, puentes, castillos y catedrales, empleando palabras secretas para reconocerse y asistirse mutuamente; sus hijos continuaron con la tradición.
Al tiempo que la orden templaria se disolvió o más apropiadamente pasó a la clandestinidad, el término “freemason” entró en el vocabulario inglés, donde se considera una corrupción del término francés “frère”. En español pasó a ser francmasón, y la organización, para algunos estudiosos, se creó para la protección de aquellos cuyas vidas eran amenazadas por su asociación con los caballeros templarios.
Sin embargo, algunos de los extemplarios no compartían el interés por las tareas de la construcción y se dedicaron a asaltar en loa caminos y a la piratería en los mares. Es muy conocido el emblema usado por los piratas de un cráneo y unos huesos fémures cruzados. Dicho pendón tuvo un origen simbólico especial para los templarios que navegaron bajo su cobijo. La insignia representaba la resurrección, según se comenta en diversas fuentes bibliográficas. La iglesia católica sostenía que la resurrección del ser humano era una resurrección corporal, por lo tanto su cuerpo entero requería sepultura. Para los templarios, en contraposición, sólo el cráneo y dos huesos necesitaban ser enterrados para que una persona fuera admitida en el cielo. Así, el cráneo y los huesos cruzados se convirtieron en un símbolo templario en las fosas de los difuntos.
La piratería conducía sus actividades en los barcos de la misma forma que en las preceptorías templarias, un modelo de vida similar al que se tenía en las comunidades cistercias, ( muy al principio habían cambiado el color de sus hábitos al blanco, en vez del tradicional negro) este elemento común fue la democracia. Dentro de los confines del monasterio, preceptoría o barco pirata, los líderes eran electos por sus iguales y podían ser removidos por ellos mismos. Fue un concepto muy ajeno y contrapuesto al régimen feudal en que estaban inmersos. Los líderes debían actuar en función del interés del grupo.
Otro aspecto interesante es la posesión común de la riqueza. Naturalmente en base a la responsabilidad, la participación en el reparto del botín era mayor, pero todo era en función de sus méritos, si se fallaba en el liderazgo o se notaba una propensión a la codicia, su caída era inminente. Pero siempre con el voto de uno entre pares.
Consideré interesante estas anotaciones, aunque extensas, sobre los templarios, porque en ellos se ha ubicado el origen de muchos de los desarrollos humanos y de sociedades como los francmasones, los ideales de la revolución francesa y muchos elementos simbólicos y filosóficos del nacimiento de los Estados Unidos de América, de organizaciones como el KuKluxKlan y la propia “Skull and Bones” en la Universidad de Yale y muy relacionada al poder en esa nación.
No siempre las sociedades secretas son organizaciones tan complejas y con tanta trascendencia histórica.
Un caso interesante, toda proporción guardada con otras organizaciones que ya hemos mencionado, son los koshare. Representan a los payasos sagrados de los Indios Pueblo del estado de Nuevo México en Estados Unidos. Los koshare son hombres pintados con rayas amplias negras y blancas, en su cabeza llevan un gorro del cual salen dos olotes de maíz, figurando cuernos. Van vestidos con un taparrabo y bandas oscuras en sus brazos y piernas. Su cara está maquillada con polvo blanco, con unos círculos negros alrededor de los ojos y la boca.
Tal como los payasos existentes en el mundo desde los egipcios 3000 años antes de Cristo, hasta los juglares que, a la vez que ofrecen puro humor, también presentan lecciones sobre la moral y las flaquezas de los seres humanos, particularmente al representar las acciones ridículas de las figuras con autoridad.
Estos ejercicios de bufonería y pantomima no fueron apreciados por los europeos en su contacto con los Indios Pueblo e iniciaron su persecución; por ello, se refugiaron en la organización secreta y aun en la actualidad son un clan altamente apreciado entre los Pueblo, conservan una posición semi religiosa y son muy honrados por la comunidad,
pero siguen siendo figuras sobre las cuales pocos miembros de las tribus están dispuestos a hacer comentarios.
COMENTARIO FINAL
El tratamiento de las sociedades secretas con la presentación de sus rituales y la descripción de cada una de ellas rebasa en mucho los propósitos de este trabajo; sin embargo, mi interés en presentar las características que las diferencian de otro tipo de organizaciones, la trascendencia que tiene y ha tenido el secreto en nuestra sociedad y el apreciarlas como agrupaciones paralelas en nuestro quehacer diario, con sus aportaciones útiles y conductas en muchos casos criminales, nos permiten reconocer que las sociedades secretas no son estructuras ya superadas de organización social, sino una figura vigente de la expresión humana. Sigue leyendo

Porque es importante el Estudio del Mercado

Aqui comparto con Uds ,un resumen de uno de los capitulos de mi libro espero les sea util

La investigación de mercado tiene como objeto analizar lo que los ciudadanos necesitan, estudiando sus límites, necesidades, y consecuencias de sus acciones junto con el impacto de las tareas de gobierno.
Para poner en práctica el estudio de mercado existen diferentes procedimientos de investigación, los cuales son:

Observación directa. Se basa en contemplar y analizar
Hechos que ocurren sobre un determinado tema, como por ejemplo la opinión que se tiene sobre una obra o acción determinada que haya sido producida por el gobierno. Este tipo de investigación muestra datos objetivos y demuestra actitudes y motivaciones hacia un determinado partido político o grupo en el poder.

Encuesta por correo. Esta técnica consiste en someter a la persona elegida a un cuestionario que es enviado por medio del correo, el cual esta integrado por una carta de presentación donde se explica las causas o motivos por los que se solicita la colaboración de la ciudadanía, seguida por un cuestionario que es claro y generalmente de preguntas

Cerradas para facilitar la información requerida, por ultimo debe incorporarse a la encuesta un sobre para su envió.

Encuesta telefónica. Es un método rápido para obtener información sobre algún tema en específico.

Panel de ciudadanos. “Es un grupo de ciudadanos, cuidadosamente seleccionado, que integran una muestra representativa de la población, que se compromete a registrar por escrito ciertos datos y comunicarlos periódicamente” (Adaptado de Barranco, 1997: 38)

Entrevista personal. De esta forma de investigación se obtiene la información de un ciudadano. Al realizar una entrevista personal se toma en cuenta a todo tipo de personas y es adaptable al entorno social en donde se desarrolle, aparte de que obtiene un alto porcentaje de que la entrevista se conteste con sinceridad

Sigue leyendo

DIECIOCHO (18) TIPS PARA SER UN BUEN LÍDER

La autora de este aporte es Angélica Pereyra especialista en Comunicación organizacional y esta en comercio hispano.com

En los últimos tiempos, los niveles de complejidad de las operaciones de management han hecho olvidar -para los especialistas- ciertas verdades básicas que siguen teniendo plena vigencia para la labor de los líderes y los managers. Un breve repaso de un especialista norteamericano permite refrescar esos postulados.

Estas son 18 reglas breves para que el manager o líder merezca llamarse tal, y su gestión haga la diferencia para la compañía que lo cuenta en sus filas:

1. Solucione el problema, no la culpa. Es mucho más productivo y menos caro solucionar lo que está mal, que perder tiempo tratando de descubrir quién tuvo la culpa.

2. Dígale a la gente lo que usted quiere, no cómo se hace. Va a encontrar gente más dispuesta y menos defensiva si le da una guía de qué hacer en lugar de volcarle instrucciones para hacerlo. Si lo hace, verá que, con el paso del tiempo, tendrán más iniciativa y más deseos de innovar.

3. Maneje la función, no el papeleo del asunto. Recuerde que su trabajo es manejar una función específica dentro de la compañía, cualquiera que ésta sea. Generalmente, hay mucho papelerio relacionado con el trabajo, pero no deje que eso lo distraiga de su real responsabilidad.

4. No haga cualquier cosa. Su trabajo como manager es “planear, organizar, controlar y dirigir”. No desperdicie tiempo valioso retrocediendo a hacer lo que usted hacia antes de llegar a manager. Sabemos que a usted eso le gusta y lo disfruta, porque lo hace bien. Pero ahora necesita concentrar sus esfuerzos en conducir, no en “hacer”.

5. No se puede compensar un mal arranque. Si un proyecto o un trabajo arranca mal, generalmente es difícil recuperar el terreno. Planee bien el comienzo y nunca se arrepentirá. 6. Salga de su oficina. Lo que se denomina Management By Walking Around (MBWA) funciona muy bien. Curiosamente, usted se hace más accesible si está fuera de la oficina. Consigue información de primera mano. Y averigua lo que realmente está pasando.

7. Conduzca con el ejemplo. Si le tiene que pedirles a sus empleados que se queden después de hora, permanezca con ellos en ese momento. No viaje en primera clase sólo porque su compañía lo permite, si sus asociados viajen en categorías más económicas del mismo avión. Sea un líder, que es más duro que ser un manager, pero vale la pena.

8. Delegue las cosas sencillas. Lo que usted hace bien es lo que debe delegar. Conserve en sus manos lo que es dificultoso o presenta desafíos.

9. No caiga en la tentación de la apariencia. Trabaje con sus empleados con felicidad. No actúe “a lo grande”. No trate de imitar a la gente importante, disfrute de la compañía de sus compañeros de trabajo. Nunca crea que usted sabe todo. Nunca devuelva maldad con maldad. Actúe de forma tal que todos puedan notar su honestidad.

10. La calidad es ajustarse a los requerimientos. Fije sus estándares y pida que los demás ajusten a ellos. La calidad sobrevendrá de ese esfuerzo, y no de eslóganes, posters, ni menos de amenazas.

11. Aprenda de los errores de otros. Uno no vive lo suficiente como para cometerlos todos.

12. Entrene a sus supervisores. La clave de su éxito en los negocios es la productividad de sus empleados. La clave de la productividad de sus empleados es la percepción que tengan del supervisor inmediato. Por eso, invierta en entrenar a sus supervisores y managers. Verá los resultados.

13. Con la boca abierta no se escucha. Sus asociados, sus empleados, sus proveedores y sus clientes tienen todos algo de valor que decir. Escuche a la gente que lo rodea. Nunca aprenderá qué es lo que saben si usted los tapa con su propia conversación. Recuerde, la única cosa que puede salir de su boca es algo que usted ya sabe. Si se calla, aprenderá.

14. Ponga en práctica lo que proclama. Para conducir, hay que hacerlo con el ejemplo. No espere que su gente trabaje fuera de hora sin paga si usted se va temprano todos los días. No se aloje en un hotel de cuatro o cinco estrellas mientras espera que sus empleados lo hagan en uno de dos estrellas.

15. Los líderes crean el cambio. Si usted conduce, su gestión generará cambios. Esté preparado para ellos y para el impacto que va a tener en la gente que está dentro y fuera de su grupo. Si usted no está haciendo cambios, no está conduciendo.

16. No se ponga límites. La diferencia entre los líderes y los managers es que los primeros no se fijan límites a sí mismos. Hay bastante gente tratando de limitar lo que usted hace. No sea otro más en esa lista.

17. En aguas calmas, cualquier maneja el barco. Lo que lo diferenciará en su carrera es como se las arregla en momentos difíciles. No se vuelva complaciente ni se relaje sólo porque las cosas están yendo bien. Anticípese a las turbulencias.

18. Haga la diferencia.El grupo que usted conduce tiene que ser más efectivo y productivo con usted en su puesto que cuando usted no está. Si ellos fueran productivos sin su presencia, no tiene sentido para la compañía mantenerlo en la nómina de sus empleados

Sigue leyendo

EL CANDIDATO ES EL MENSAJE

Presten mucha atencion a este articulo de Mario Marinez Silva Investigador del Instituto de Estudios Politicos de Mexico

“Es el talante personal el que constituye el más firme medio de persuasión”. Aristóteles. La Retórica
Las elecciones son procesos de selección de personas para ocupar los puestos de representación popular. En ellas participan candidatos nominados por partidos políticos que tienen principios y programas distintos, pero también cada aspirante en sí mismo, encarna valores, intereses y posiciones políticas propias.
Cuando no existían partidos, los atributos personales de los candidatos que competían en una elección servían a los ciudadanos como referencia única para decidir su voto. Al organizarse los partidos, la gente podía identificarse con su ideología y votar por el partido de su preferencia casi sin reparar en los candidatos. Hoy, con el uso de la televisión en las campañas, nuevamente los atributos personales de los candidatos, proyectados estratégicamente en imágenes, son los únicos que pueden tomar en cuenta para votar la mayoría de los electores. Es decir, la persona, el candidato, fue y vuelve a ser el centro y la razón de ser de toda campaña electoral, antes porque no había partidos políticos y ahora porque la televisión les permite a los candidatos el contacto directo con los electores sin intermediación de los partidos.
El candidato es la fuente principal y constante, planeada o espontánea, intencional o involuntaria, de mensajes, imágenes y señales expresados en diversos lenguajes: oral, visual, corporal, icónico, etc., de los cuales infiere el elector cómo se desempeñará en el puesto al que aspira. Por eso, en él están todas las potencialidades y todas las limitaciones de una campaña. Lo que la gente opine de él, por ejemplo respecto a su honradez, es crucial para su éxito electoral. Ya Aristóteles señalaba en su Retórica, que a las personas honradas les creemos más y con mayor rapidez, especialmente si tenemos dudas o poco conocimiento de lo que se habla. Esto es, los candidatos que creemos probos, nos pueden convencer mejor porque nosotros, como electores, consideramos sus atributos físicos, reputación, capacidades, experiencia, amigos y hasta familiares para percibir, interpretar y aceptar su mensaje de campaña y si estos atributos nos parecen buenos, nos abrimos más a su llamado, estamos predispuestos a ser persuadidos. Dicho de otro modo, el mensajero importa tanto o más que el mensaje, y en las campañas electorales, el candidato es su mensaje principal. Se dice que Goebbels, el gran propagandista nazi, cuando le preguntaban cómo lograba enardecer y adormecer a las masas, respondía: “Mi mejor arma se llama Hitler”. Tan importa el mensajero que el mismo mensaje comunicado por distintos partidos y candidatos tiene diferente impacto en el electorado. Así, durante la campaña presidencial de 2000, en la que todos los partidos ofrecían el cambio, vimos como la credibilidad en el “nuevo PRI” se derrumbó cuando lanzaron como candidatos a los mismos viejos priístas de siempre. El mejor mensaje se anula si se manda con un mensajero que lo contradice. Por eso también, el primer recurso de la campaña negativa es desacreditar al mensajero para restar credibilidad a su mensaje.

Cándidos candidatos

La palabra candidato proviene del latín “candidatus”, que hace referencia a la toga blanca, “candidus”, que portaban en la antigua República de Roma quienes buscaban un cargo de elección popular. Se simbolizaba así la pureza de su vida y de sus intenciones, a la vez que se evitaba que su vestimenta influyera en la opinión que se formaban de ellos los ciudadanos. La Lex Julia sancionaba a los candidatos que se presentaban con trajes vistosos en lugares concurridos. Así se originó la costumbre de que los aspirantes a ser elegidos usaran la túnica blanca y de que se les llamara candidatos a los que la portaran.

El ideal democrático de la república romana era que fueran los ciudadanos comunes quienes ejercieran eventualmente las responsabilidades públicas y una vez cumplido su deber, regresaran a sus actividades privadas. No debía haber políticos profesionales. La fuerza de las circunstancias podía convertir a cualquier ciudadano en dirigente a solicitud de su comunidad. El mejor ejemplo del ciudadano que asume el poder convocado por la gente, fue el general romano Lucius Quintius Cincinnatus, quien siendo granjero fue designado dictador por el Senado cuando Roma estaba bajo la amenaza de una derrota militar. La leyenda cuenta que cuando un grupo de senadores le dio a conocer su nombramiento en su granja, Cincinnatus literalmente abandonó su arado en medio del campo para asumir el mando y en dieciséis días venció al enemigo, después de lo cual, se retiró a la vida privada, a continuar labrando su tierra. El ideal pervive y en las campañas, vemos que algunos candidatos se dicen “no políticos” para probar su desinterés personal y hacen gala de ser simplemente empresarios, ecologistas, jóvenes o ciudadanos miembros de la sociedad civil.

Pero ya desde la antigüedad era difícil desempeñar el papel de candidato. En Coriolano, Shakespeare presenta a un general romano que como candidato, se niega a pedir votos para ser elegido cónsul porque es algo que no puede representar “sin sonrojarse” y se pregunta: “¿Por qué estoy aquí, bajo esta vestidura de lana (la toga “cándida”) mendigando a todos los rústicos y a todos los charlatanes que vienen a dar sus sufragios sin valor?” Su incomprensión y rechazo a la demagogia y a la intriga, conducen a Coriolano a la muerte. En la actualidad, también las campañas pueden significar una dura prueba para los candidatos, quienes a veces arriesgan su patrimonio, su estabilidad emocional y hasta su vida en pos de un cargo. Como para un candidato, la campaña suele ser una caricia a su ego, es también una oportunidad para perder su contacto con la realidad. Se requieren muchas cualidades para desempeñar bien ese papel. No todos podríamos deambular pavoneándonos públicamente por las calles, ante los micrófonos de la radio o las cámaras de la televisión. Tampoco todos resistiríamos el escrutinio constante de la prensa y del público a que ahora se sujetan los candidatos. Menos aun soportaríamos la pérdida de privacidad y los ataques arteros de los opositores. Desgraciadamente, “en política hay dolor con cada ganancia”. Después de una campaña, triunfante o perdedora, ya nada volverá a ser igual para quien haya sido candidato. Si gana, su vida cambiará y si pierde, también.

Pero si ser candidato es tarea difícil, ser candidata exige mayores virtudes y fortalezas. Las candidatas tienen que vencer la creencia de que la política es cosa de hombres, a veces “masculinizándose” para exhibir liderazgo, como la “dama de Hierro” Margaret Thatcher, insensible ante las huelgas de hambre y capaz de comandar una guerra como el varón más bragado. Las candidatas necesitan probarnos que tienen conocimientos que consideramos ajenos al quehacer femenino, y que suponemos a priori que todos los candidatos varones los poseen, pues se nos hace natural que las candidatas sepan de cocina y que los candidatos conozcan de política, pero no al revés. Además, algunos reporteros aplican un doble estándar para juzgar a candidatos y candidatas: en ellas enfocan los asuntos más triviales o los hechos más insignificantes, como su arreglo personal o su vida sentimental. Aun las palabras mismas que se utilizan para describir a unos y a otras, pueden colocar a las mujeres implícitamente en situación de inferioridad respecto a sus opositores masculinos. En este sentido, las candidatas tienen la doble tarea de ganar votos y de luchar contra los prejuicios. A su favor, siempre podrán justificarse simplemente diciendo: “me critican por ser mujer”.

La virtud de los candidatos, la fortuna de la situación

Desde la antigüedad, diversos autores han reflexionado acerca de las características de un candidato triunfador, pero lo que se ha encontrado es que no existe un candidato ideal, pues todas las virtudes y defectos de los candidatos tienen un carácter cultural y corresponden a una situación. Como en las peleas de box, el mismo candidato gana o pierde según con quien compita, casi nadie gana a todos los que le pongan enfrente; pero aun así, su victoria dependerá de las circunstancias, por ejemplo, al mejor candidato le será muy difícil convencer a un electorado predispuesto contra el partido al que pertenece y que respalda ampliamente al gobernante de otro partido, como hoy le sucede al PRI en el D.F. Tampoco para situaciones distintas de auge o depresión, guerra o paz, por ejemplo, tendría éxito el mismo candidato: Churchill fue bueno para la guerra, pero al llegar la paz perdió las elecciones. El antecesor también puede ser relevante: al honrado Carter se le facilitó el triunfo después del corrupto Nixon. Esto es, la fuerza de las circunstancias es tal que tenemos que aceptar, como escribió Maquiavelo, que “la fortuna es árbitro de la mitad de nuestras acciones, pero también nos deja gobernar la otra mitad, poco más o menos, a nosotros.” Por eso es básica la investigación del electorado, de los candidatos y de la situación prevaleciente cada vez que hay una elección.

Así, dado que el valor de las virtudes de los candidatos depende de los problemas que arrostrará si es elegido, para muchos sólo su carácter constituye una cuestión esencial, porque esta cualidad es de las más invariables, la que presenta menos probabilidades de ser alterada por la experiencia del desempeño de un cargo. La experiencia política señala que “si bien los gobernantes pueden convertirse en mejores políticos y administradores, no es probable que se conviertan en mejores personas”. La fortaleza moral, la valentía, la integridad, el liderazgo y la confiabilidad no se improvisan ni se pueden pedir prestados. Son estos atributos que engloba el carácter los que deben captar la atención del elector, como expresó Michael Dukakis, al asumir su candidatura presidencial: “El próximo presidente de Estados Unidos afrontará retos que ninguna declaración de principios en la campaña tiene la posibilidad de prever. Pero lo que puede medirse por anticipado es el carácter de la persona que hará frente a estos retos”.

Fuerzas y debilidades en competencia

En los últimos cincuenta años, los métodos de investigación como las encuestas y los grupos de enfoque, así como las computadoras que los hacen posibles, además de los medios electrónicos de comunicación, como la radio, la televisión y la Internet, han revolucionado la manera de hacer campañas e incrementado su poder de persuasión. En esta revolución, la investigación, el análisis y la construcción de la imagen de los candidatos son prácticas de las actuales campañas electorales.

Los candidatos poseen una serie de características que determinan sus fuerzas y debilidades para competir exitosamente en una elección determinada, en consecuencia, se procede a investigarlas. Las características que constituyen su fortaleza pueden clasificarse en: personales (resistencia física, formación intelectual, carácter, madurez, etc.); profesionales (formación académica, logros en la vida pública, etc.); y políticas (posición, antecedentes, partido, grupo, alianzas, etc.). Entre las más importantes debilidades están los antecedentes oscuros, la edad, el género, la etnia, la inexperiencia, etc. También se tiene en cuenta el entorno social de los candidatos: cónyuge, hijos, familiares, amigos, asociados, colaboradores, etc. Asimismo, se investiga si pueden tener alguna ventaja comparativa para la campaña, como un alto rating de reconocimiento de su nombre (el grado en que la gente los identifica) y de favorabilidad (el grado en que la gente los apoya), recursos personales cuantiosos, excelente equipo de trabajo, disponibilidad de tiempo completo, etc.

Las fortalezas y debilidades de los candidatos se consideran siempre en forma comparativa entre los mismos porque la gente tendrá que escoger alguno entre ellos, salvo que quiera desperdiciar su voto. Para conocer la opinión de los electores respecto a cómo contarán esas fortalezas y debilidades para la elección en curso, se utilizan encuestas y grupos de enfoque. Conforme a los resultados obtenidos, se realiza un minucioso análisis y evaluación del candidato y de sus opositores para identificar las fortalezas y debilidades comparativas consideradas por los electores, así como las oportunidades y amenazas que ofrecerá la situación al momento de las elecciones. Enseguida, se define o “posiciona” al candidato respecto a sus opositores. El concepto del candidato es la proposición única que sintetiza las razones por las cuales merece el apoyo del electorado, el cual será el tema central para persuadir al elector. Finalmente, se desarrolla una estrategia que implica enfatizar, de algún modo, lo positivo del candidato y soslayar lo que tenga de negativo; en lo que se refiere a los opositores, la estrategia es al revés: enfatizar lo negativo y soslayar lo positivo.

Guerra de imágenes

En la película SimOne se plantea la posibilidad de crear digitalmente una estrella de cine que llega a ganar el Oscar. Al Pacino justifica su creación diciendo que ninguna luminaria existe en la realidad y no deja de tener razón, pues lo que existe es su imagen en la mente de sus admiradores, forjada por cómo las han visto en sus películas y por una promoción eficaz en los medios masivos. Hoy, la mayoría de los electores que apoyan a un candidato, al igual que aquellos admiradores, nunca lo han visto ni lo verán personalmente, sus opiniones son resultado del efecto en sus mentes de la propaganda, de la información y de las relaciones públicas y desde luego, de su experiencia personal, en una palabra, de la imagen que tengan de ese candidato. En las campañas electorales que hacen un amplio uso de la televisión, se enfrentan en la pantalla chica, no los candidatos, sino sus imágenes diseñadas para satisfacer lo que en ese momento la gente espera que sea y ofrezca un dirigente; luchan para asignarse a sí mismos el papel de héroe y atribuirle el de villano a su principal oponente.

En nuestra época de video política, en la que la televisión ejerce una fuerza política considerable, la construcción de la imagen del candidato es parte vital para toda campaña, pues servirá como una etiqueta para indicar sus características reales o supuestas y simbolizará su originalidad y valor, de modo que pueda ser fácilmente identificable y clasificable por el electorado. Esto es importante porque no son pocos los electores que simplemente recurren a una imagen básica o elemental de los mismos y votan a favor o en contra de esa imagen. La influencia de la imagen es mayor cuanto menor es el voto partidista o “duro”, ya que quienes apoyan a un partido tienden a evaluar positivamente a sus candidatos, cualesquiera que sean; en contraste, los electores no partidistas, son los que más usan las imágenes de los candidatos como una guía para decidir su voto sin reparar mucho en el partido al que pertenecen y en elecciones muy competidas estos electores pueden decidir la victoria.

La imagen se desarrolla a partir de la apariencia física, estilo de vida, porte, conducta y modales del candidato. Se trata de crear su representación simbólica positiva basada en la selección controlada de sus atributos, conforme a las impresiones que los electores tienen y lo que ellos creen que es verdadero o falso, deseable o indeseable acerca de los candidatos. Asimismo, la imagen debe marcar diferencias entre el candidato y sus oponentes, de modo que permita hacer comparaciones. Se pone así de relieve y se difunde, un rasgo o una serie de rasgos del candidato, con los cuales se pretende que los electores lo asocien y que supuestamente, motivará su apoyo. El fin es atraer a los electores, no reproducir la realidad.

La construcción de una imagen es más factible para candidatos poco conocidos porque carecen de ella, de modo que si se dispone de suficientes recursos tecnológicos y económicos, se puede hacer de perfectos desconocidos, candidatos muy populares, al menos mientras persisten los efectos de la campaña. El mejor ejemplo es el llamado fenómeno Berlusconi, referido a un rico italiano (más de 18,000 millones de dólares) dueño de un monopolio de medios de comunicación y del equipo de fútbol Milán, que en 1994 decidió entrar al “negocio de la política”, pues como empresario estaba apto “para ponerla en orden y hacerla rentable”. Candidato a primer ministro, Berlusconi, hombre de los medios masivos, calculó las necesidades del electorado como si se tratara de una audiencia, y dado su dominio de la televisión comercial, fue capaz de proveerse a sí mismo con la prensa favorable que sueñan muchos políticos. Para captar la atención popular lanzó una campaña que combinaba emoción y entretenimiento. Como candidato puso en práctica los principios que empleaba en sus propios programas de televisión: conservar la sencillez, personalizar los mensajes y sobre todo, ser entretenido. Así se movilizó una gran concentración de medios televisivos y de información para llevar al triunfo, no a una tendencia política o un bloque de intereses, sino directamente a su propietario. En menos de cincuenta días de campaña, triunfo con el 43% del voto popular. Pero también la fortuna, la situación, hizo su parte: Italia estaba lista para escuchar su mensaje tras el vacío político dejado por la quiebra de la Democracia Cristiana, del Partido Comunista y del Partido Socialista sumidos en la corrupción. En el 2001, Berlusconi repitió su triunfo y actualmente sigue como primer ministro.

¿Nuevos demagogos?

El problema del voto con base en los candidatos es que el elector escoge entre imágenes y estas imágenes están diseñadas cuidadosamente para persuadir a los electores menos informados e interesados en la política y habituados a usar la televisión como entretenimiento. Se trata de obtener de ellos una respuesta emocional, impulsiva, sentimental o circunstancial, no el voto racional, reflexivo, informado y comprometido al que deben aspirar la democracia y los partidos políticos. Reducir la política a una cuestión de personalidades, estilos y simpatías es trivializarla. A la larga, es fomentar la despolitización y el abstencionismo de las masas, que se cansan de que el espectáculo de las campañas no sea mejor que el fútbol o los reality shows, como sucedió en las elecciones locales de 2005 en el Estado de México, en las cuales el 58% de los electores se alejaron de las urnas .
Históricamente, los partidos populares trataron de hacer el uso más efectivo de su fortaleza numérica y así compensar su falta de recursos económicos, en tanto que los partidos controlados por las clases medias y superiores utilizaron tecnologías políticas costosas y descansaron más en los medios masivos. Hoy vemos que casi todos los partidos cada vez que hay elecciones, aspiran a emular a Berlusconi o toman prestados políticos ajenos o personajes de los negocios, del cine o del deporte cuya imagen creen que los hará ganar, en lugar de emprender la ardua tarea de formar sus propios cuadros, de preparar a sus propios candidatos y sobre todo, de concientizar, organizar y movilizar a sus propios seguidores de manera constante y sistemática; tampoco parecen darse cuenta que este “american style” de hacer campaña, basado en el uso intensivo de la televisión, resultará cada vez más caro para un país sumido en la pobreza y la desigualdad, y que alentará la obtención de recursos por cualquier medio, como lo muestran los casos de corrupción de los llamados “Amigos de Fox” en el PAN, el “Pemexgate” en el PRI y los “videoescándolos” en el PRD.

En este vacío de participación política activa y de gastos incontrolables de campaña, será cada vez más frecuente que los candidatos más acaudalados, capaces de adquirir poderosas tecnologías de persuasión y de comprar los espacios y tiempos adecuados en los medios masivos, ganen todas las elecciones, como sucede en Estados Unidos y comienza a pasar en México. Continuará así concentrándose el poder económico, político y de persuasión en unas cuantas manos o en una persona, como en el caso de Italia. ¿Será ésta la democracia que queremos los mexicanos? ¿Estaremos entrando a una nueva era, ahora de video demagogos?

Sigue leyendo

España 04: secretos del creador de ZP(Rodriguez Zapatero)

¿Conoces a Juan Campmany? La mayoria no lo conoce.
Este hombre es, desde el año 2001, el responsable de la estrategia publicitaria y de las campañas electorales del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Alguien a quien los analistas españoles le atribuyen gran relevancia en la elección de José Luis Rodríguez Zapatero(RZ) como Presidente de España,en las siguientes lineas el Dr. Eskibel nos detalla una entrevista en El Mundoque le fue hecha hace algun tiempo, a leer y aprender

El efecto ZP

Pues bien, Campmany se apresta a presentar en público un libro que se denomina ‘El efecto ZP’. El autor revela cómo se cambia la imagen de un partido, cómo se presenta electoralmente a un líder político y cómo reacciona la competencia frente a estas movidas.
El efecto ZPEl libro todavía no está en el mercado, ya que su fecha de lanzamiento es el 8 de febrero de 2005. Desde ya se puede recomendar, ya que el creador de ZP descubre allí sus secretos y cuenta cómo el joven socialista se convirtió en el primer candidato de la historia española que ganó las elecciones en la primera ocasión en la que se presentó.
El precio del libro será de aproximadamente 17 euros.

La campaña electoral española

José Luis Rodríguez Zapatero ya está instalado en La Moncloa. Es un buen momento para ver desde dentro cómo han sido las estrategias comunicacionales que le llevaron a ganar. Nadie mejor que el propio Campmany.

En estos días, la periodista Elena Pita, del diario español El Mundo, realizó una muy fermental entrevista a Juan Campmany.
Elegí algunos pasajes para compartirlos con los lectores. Seguramente que van a ser de muy alto interés para todos.

‘ P. Cuando José Blanco, hace cuatro años, le propuso como objetivo que Zapatero ganara las elecciones de 2004, usted le dijo: ?Aquí hacemos publicidad, no milagros?. ¿Quién ha operado el milagro?

R. Yo creo que ha sido su fe en nuestras propuestas, y que nosotros entendimos sus necesidades y supimos descodificarlas. Hemos formado un tándem de gran confianza que ha convencido a una parte muy pequeña del electorado: un 2 ó 3%.

P. ¿Tan poco mérito se da?

R. La gente es muy adulta en sus criterios políticos, la campaña sólo moviliza a los que de otro modo se abstendrían. Lo que pasa es que ese tanto por ciento es clave para ganar.

P. Y que además en este caso se sumó a los dos millones de votos que se habían perdido con González, ¿cierto?

R. Sí, que en total suma el 5% diferencial…Nuestra estrategia fue recuperar esos dos millones de votantes perdidos, que ni se habían muerto ni habían pasado de golpe a ser de derechas, y convencer a los jóvenes y a los abstencionistas. Y esto no es tan difícil.

P. ¿Su estrategia se ha dirigido a la imagen o también al ideario?, ¿publicista o ideólogo?

R. Yo he sido el estratega, el encargado de la comunicación: a mí me dieron los mimbres y yo decidí cómo se hacía el cesto, en función de qué queríamos meter en él. Dame tu programa, quiero conocer al líder, y a partir de ahí veremos qué estrategia debemos seguir. No quiero cambiar al candidato, sino que sea él mismo y que su percepción sea clara: que le llaman Bambi, pues más Bambi, pero de acero, el que aparece al final del cuento. No se puede desgastar uno en quitarse una etiqueta, ya la gente te la quitará si tú logras cambiar su convencimiento.

P. Cuando Blanco le hizo su encargo y usted le expuso sus reticencias, él le dijo: ?Tú no crees en nosotros…?.

R. Es que le estaba poniendo todas las pegas posibles.

P. Pero, ¿creía?

R. No, no es que no creyera en ellos, es que no creía que pudieran ganar.

P. ¿Y cuándo se lo creyó?

R. En octubre de 2003, después de la campaña de desgaste del PP…

P. Campmany, ¿ZP fue un invento suyo?

R. Fue producto de un brainstorming, una reunión interminable para decidir cómo presentar ‘Zapatero Presidente’. El director de arte hacía bocetos de vallas y yo le pedía que jugara con las letras z y p. De pronto alguien dijo zetapé, como hablando consigo mismo. Nos entusiasmó.

P. Fue a todas luces un acierto. ¿Hubiera gustado tanto a la izquierda de haber sabido que es un remedo de la publicidad electoral norteamericana?

R. Es que no es así. Después de crearlo, nos dimos cuenta de que el ZP era como el JFK for president. Como después de haber hecho el Merecemos una España mejor nos dimos cuenta de que la primera campaña de Blair ya decía Britain deserves better [merecemos una Gran Bretaña mejor]. Y esto es fácil que ocurra, porque estás trabajando para un partido político de la misma ideología, enfrentado a la derecha gobernante.

P. Estaba claro que aquello iba a sonar a guasa, y sonó, y sin embargo usted dice que la mofa que originó fue la clave de su éxito: ¿lo importante es que hablen de uno y no lo que digan?

R. Lo importante es que hablen de uno. Yo tenía claro que si el PP hacía chistes sobre ZP, el eslogan iba a calar, que era lo que queríamos: hacer al candidato más popular, más cercano y coloquial. A la mañana siguiente, Zaplana metió los dos pies en el cubo y empezó a hacer bromas: había calado.

P. ¿El humor es siempre importante en publicidad, es el mejor hilo conductor?

R. Es un hilo conductor en cualquier campaña, pero en política no se había utilizado nunca. Empezamos con el España iba bien, Los ministros trabajan, el Gobierno no miente y los niños vienen de París o Se adelanta por la izquierda. Todo esto son verdades en clave de humor, que no tratan de convencer pero que van haciendo mella en la gente. La publicidad no trata de convencer, pero da pistas para que uno reflexione y llegue a un convencimiento.

P. ¿La seriedad y el secretismo de Aznar jugaron muy a su favor?

R. Sí, sí, sí, claro, una de las grandes ayudas que tuvimos en la campaña fue Aznar. Y no lo digo en mal tono, se lo diría a él si tuviera oportunidad. Ayudó porque se distanció de la gente mientras nosotros utilizábamos el humor: el humor aproxima, y el PP no tiene humor. El PSOE tuvo la suerte de poder empezar de cero, con otra forma de ser y transmitir…

P. Los dirigentes socialistas rechazaron determinados eslóganes por considerarlos demasiado agresivos o dolorosos. ¿Por qué entonces aceptaron hacer campaña sobre los muertos en Irak?, ¿es legítimo utilizar el dolor ajeno en beneficio partidista?

R. Fue una campaña de radio donde nos permitimos ser un poco más agresivos o notorios, porque el grado de atención es menor que el del lector. Utilizamos el asunto de Irak como referente del lugar a donde nos estaba llevando la política de Aznar en contra de la opinión popular. No hablábamos de muertos, sino de la guerra. El lema era: Dime que no te importa la guerra de Irak. Aunque, evidentemente, guerra es muerte, indisolublemente, sí.

P. Las encuestas fueron aproximando las diferencias de los candidatos, pero, ¿por qué nos costó tanto a los ciudadanos creérnoslo?

R. Porque la gente tenía una dicotomía en la cabeza: vivo mejor que hace ocho años pero no me gusta cómo lo está haciendo el PP. Y nosotros tuvimos que hacer ver a la gente que no iba a vivir peor, que la política económica no iba a cambiar, pero que el PSOE se iba a ocupar de otros aspectos que se habían dejado de lado.

P. ¿Está convencido de que los resultados estaban cantados antes de la masacre?

R. Sí, sí, convencido. Empezamos con siete puntos de diferencia, y las líneas que miden la intención de voto se cruzaron el día 8 de marzo: empate, a partir de ahí podíamos ganar. Después del atentado todos nosotros creímos que perdíamos, porque esperábamos que el Gobierno reaccionase, fuese cual fuese la autoría. Pero el Gobierno actuó mal en la crisis. El PSOE ha hecho un estudio para saber en qué medida influyó el atentado en el voto. Del 5% más de votantes que acudieron a las urnas motivados por el 11-M, tres votaron PSOE y dos, PP. No hubo un cambio de voto o de opinión, lo que sí hubo fue una mayor movilización del electorado, sobre todo del electorado de izquierda.

P. ¿Fue usted mismo quien enseñó a José Blanco a hacer convocatorias a través de sms [mensajes de texto a celulares, una herramienta muy usada en EEUU para hacer promociones]?

R. No, y no me he atrevido a preguntar sobre esto, porque no estoy seguro de dónde salió. Es como la fidelidad matrimonial: a veces es mejor no preguntar a tu pareja si te ha sido infiel. A mí me llegaron los mensajes, claro, enviados por amigos.

P. ¿Su agencia tuvo algo que ver con las movilizaciones del 13-M?

R. No, no, no. Y eso sí lo he preguntado, y la respuesta fue que las manifestaciones habían sido espontáneas. Yo creo que fueron consecuencia del calentamiento de las manifestaciones de luto del día 12. Debió producirse algo así como: ?Mañana nos vemos donde el PP?.

P. Alfredo Urdaci ha publicado un libro donde asegura tener la prueba irrefutable de que ese día salieron de Ferraz 300.000 sms.

R. Yo creo que, de haber sido así, me hubieran pedido a mí que lo hiciera, al igual que les hice toda la campaña por Internet. Esto no quiere decir que no lo hicieran, ¡eh! Vuelvo al asunto de la fidelidad: yo, cuando no estoy seguro de la respuesta, prefiero no preguntar. Yo tampoco soy muy fiel: son cosas que a veces nos pasan a los hombres. Pero tampoco le pregunto a mi mujer si lo es: ¿voy a resolver algo sabiéndolo? No. Entonces, para qué.

P. Registraron su equipo de trabajo electoral como Bomberos SL y el partido les pidió que rectificaran. ¿Tiene la sensación de haber apagado muchos fuegos?

R. No, la sensación era de urgencia permanente: no paraban de pedirnos cosas para mañana mismo. Pero nos reíamos mucho mientras trabajábamos, porque el talento fluye con la risa; si estás agrio de carácter tiendes a censurar y limitar a la gente…

P. Uno de los lemas de la campaña fue la transparencia de cuentas. ¿Puede decirme cuánto cobró por su trabajo?, ¿cuánto dinero pagó el partido a Think Small?

R. El partido reponía fondos, para gastos, y en total la empresa cobró 100.000 euros por las municipales y 120.000 por las generales y europeas. Yo, personalmente, no les cobré absolutamente nada.

P. ¿Por qué?, ¿su trabajo es impagable?

R. Porque por primera vez no estaba trabajando para un negocio. Les dije: pagadme los gastos, os voy a ayudar. Y mis gastos fueron mínimos. No hubiera sido capaz de hacer algo así por dinero, sino porque representaba un reto: es la oportunidad más grande que se me haya presentado jamás, y nunca habrá otra igual. Partiendo de un partido en bancarrota, Zapatero es el primer candidato que gana unas elecciones en España en primera convocatoria. Además, esto me dio fuerza a la hora de defender mis propuestas: que nadie pensara que iba a hacer lo que ellos quisieran porque me pagaban, no.

P. ¿Estaría dispuesto a hacerle la próxima campaña al PP?

R. Sí, pero no puedo porque trabajo para el PSOE. Soy una persona querida en esa casa, tienen unos buenos resultados y no contemplo que prescindan de mí.

P. ¿Sería capaz de improvisarle un eslogan a Rajoy?

R. Difícil. Antes se lo haría a Rato, que tiene más personalidad política, es más líder y más franco, y tiene más posibilidades de llegar a la gente. Rajoy es más la persona transmisora del poder que el líder, y lo tiene difícil: antes tendría que salvar estas carencias. Pero Aznar no quiso dejar el protagonismo, y sabía que Rato no le dejaría seguir haciendo de presidente. ‘

Ha Sigue leyendo