El solitario final de Guy Williams, “El Zorro”, en la Argentina

El actor murió de un aneurisma en 1989 y fueron los vecinos quienes lo encontraron sin vida en su departamento de Recoleta varios días después.

Por Nancy Duré

Video: Oscars

Conoció la gloria y enamoró a millones de mujeres. Sin embargo, Guy Williams, famoso en el mundo entero por encarnar a El Zorro en la mítica serie de Disney, tuvo un triste y misterioso final.

El actor, nacido el 14 de enero de 1924 en Nueva York, murió el 30 de abril de 1989 en Buenos Aires, a los 65 años de edad, producto de un aneurisma cerebral. Estaba solo y, según dicen, llevaba años devastado por la falta de trabajo. Lo encontraron sus vecinos, quienes al notar su ausencia alertaron a la policía para que forzara la puerta de su departamento de Recoleta, seis días después de su fallecimiento.

“Murió acá, en Argentina, muy poca gente lo recuerda. Él vino al país, en la época de Goar Mestre en Canal 13 y yo conocí a la mujer (Janice Cooper) y a los hijos (Steven y Toni Catalano). Después se enamoró de una argentina y se quedó a vivir”, había recordado Mirtha Legrand en una emisión de La noche de Mirtha, en julio del año pasado.

Y así, sin pretenderlo, la diva había desatado una verdadera polémica al contar detalles sobre su solitaria despedida. “Era un hombre encantador. Yo fui al entierro. Éramos dos personas: Fernando Lúpiz y yo. Fuimos a Chacarita y me impresionó, porque sobre el ataúd le habían puesto la bandera de los Estados Unidos”, había relatado.

Imagen: https://www.infobae.com/2012/09/06/669070-el-zorro-me-tener-50-orgasmos-una-noche/

En ese momento, Araceli Lizaso, la actriz argentina por la que Williams había decidido radicarse en nuestro país, salió al cruce de los dichos de “Chiquita”.  “Quieren mostrarla como la historia del ‘Mono Gatica’, a quien adoro. Pero Guy no estaba pobre, no estaba solo… Su muerte fue un accidente en una época donde no había comunicación”, dijo la viuda del actor, quien desde hace años reside en Potrero de los Funes, San Luis.

La mujer, además, aprovechó para contar cómo fue que Williams se enamoró de ella en enero de 1978 y luego decidió mudarse a la Argentina para estar su lado. “Yo vivía en Italia y, cuando volví, fui a saludar a Fernando Lúpiz que estaba haciendo presentaciones con él. No era fanática de Guy, pero sabía quién era. Estaba vestido de El Zorro, tenía unos ojos verdes alucinantes. Nos vimos y nos quedamos con la mirada clavada. Fue de película. Después de eso, nunca más nos separamos”, rememoró Araceli.

Por entonces, él tenía 54 años y, ella, 24. Sin embargo, ambos formaron una pareja “de novela” en la que “reíamos todo el día”, según las palabras de Araceli, quien aseguró que Guy había sido quien había quedado deslumbrado con su casa puntana, lugar que luego eligieron para vivir juntos.

Pero lo cierto es que, al momento de su muerte, Williams llevaba tiempo separado de Araceli. Y, aunque hay quienes dicen que tenía intenciones de reconquistarla, la realidad es que por aquellos días vivía solo en su departamento, dónde es evidente que nadie lo visitó. (…)

Siga leyendo en: infobae

Patricia Portocarrero, la actriz que logró vencer la adversidad (2016)

La divertida María Elena de “Ven baila quinceañera” en entrevista con El Comercio revela pasajes desconocidos de su vida

Sonia del Águila
31.03.2016 / 03:36 pm

Humorista empedernida, madre por vocación. Patricia Portocarrero era adolescente cuando quiso estudiar actuación, pero su padre se opuso. Tenía 20 años cuando deseó ser madre, pero la naturaleza le dio la espalda. Sin embargo, la actriz que encarna a la dicharachera María Elena Moscoso de “Ven baila quinceañera” no renunció a sus sueños, solo los relegó. “Todo lo hice tarde, pero finalmente lo logré, de lo contrario sería una fracasada”, señala.

María Elena es uno de los personajes más divertidos de “Ven, baila, quinceañera”. ¿Le pusiste algo tuyo?

De hecho, le puse mi sazón, mi humor; pero ella es ‘chueca’, tiene muy pocos valores y yo no soy así. Cuando me dieron el personaje, no sabía por dónde llevarlo, hasta que un día, en el banco, escuché reír a una señora. Era esa risa en la que hablas mientras te ríes. La copié y a partir de ese momento, me fue más fácil construir todo.

A María Elena le noto cierto parecido con el personaje de Tatiana Astengo en “Al fondo hay sitio”. ¿También te inspiraste en ella?

Para nada. Mi reto siempre fue hacer algo diferente al súper personaje que construyó Tatiana con Reyna Pachas. Quería lograr que la gente encuentre empatía con María Elena y no la juzgue, pues no es mala. La vida la golpeó, su pareja la abandonó con sus dos hijos, cuando era muy joven. Por eso, para ella, lo gris no existe. Ha hecho de todo para salir adelante: limpió casas, vendió huevo de codorniz en Gamarra, lavó ropa ajena…. La pasó mal y ahora solo quiere que sus hijos no lleven la vida que ella tuvo. Construir a María Elena ha sido un reto, mi experiencia como madre soltera me ayudó bastante. Sobre todo en la escena final, cuando Viviana (Mayra Goñi) cae de la escalera, imaginé que realmente era Milan (su hijo de tres años de edad).

¿Le pusiste Milan por el hijo de Shakira?

El hijo de Shakira nació tres días después de que naciera mi hijo, y en ese momento todavía no se sabía cómo se iba a llamar. Así que ella se copió de mí. Qué pesada, ja,ja,ja. Elegí Milan porque me impactó cuando vi el nombre en un reportaje sobre la ciudad italiana.

¿Es verdad que para poder ser madre te enfrentaste a dolorosos tratamientos de fertilidad y otras duras pruebas?

Así es y no fue fácil. Sufrí mucho porque antes de Milan tuve una pérdida, había buscado ser mamá desde los 20 años, estaba ilusionada con eso y no pasaba nada. Lo intenté varias veces, hasta que, el día menos pensando, quedé embarazada. Tenía 39 años, casi 40, al principio pensé que estaba con menopausia prematura. Fue duro. Mi vida está marcada por dos momentos muy tristes: la muerte de mi padre, cuando tenía 21 años de edad, y la muerte de mi bebe.

¿Cómo te llevas con el padre de tu hijo?

Nos llevamos muy bien. Siempre le digo: “Hagas lo que hagas te voy a agradecer porque me has dado lo más hermoso de la vida”.

¿Estás con pareja actualmente? ¿El matrimonio está en tus planes?

No tengo pareja y estoy bien así. Ya he bailado, me he vacilado, he llorado, sufrido y peleado por amor. Hice todo lo que he querido. Admiro a las personas que pueden mantener un matrimonio, pero yo no puedo. Soy pesadamente independiente, conmigo no va eso de conciliar, ceder, resignarse, entender.

¿Por qué tu padre se opuso a que seas actriz?

Porque creía que era un mundo de drogas y perdición. Y como yo era rebelde, apenas terminé el colegio me fui a Canadá, donde vive mi hermano. Estuve nueve meses afuera. Poco tiempo después mi padre murió, entonces me matriculé en una escuela de danza y teatro. Recién a los 28 años de edad entré a Patacláun. Todo lo hice tarde, pero finalmente lo logré, de lo contrario sería una fracasada.

En Twitter comentaste que estabas preocupada por la salud de tu madre. ¿Cómo está ella?

Mi mamá empezó hace algunos años con un proceso de Alzheimer, fue muy duro para nosotros verla que poquito a poco se iba yendo. Recientemente tuvo una hemorragia cerebral, desde entonces ya no logramos conectarla. Ha sido terrible enfrentar la enfermedad de mi madre, sobre todo por el seguro social de nuestro país. Los gobernantes tienen que hacer algo porque ya colapsó.

Pronto te veremos en “Sueña, quinceañera”. ¿Es verdad que vas a ser jurado?

Así es, parece que mi hijito llegó con una panadería bajo el brazo, pues desde que nació, chamba no me ha faltado. Y si no pasa nada, me ‘recurseo’ como sea. Además del programa, estaré en dos nuevas películas: “El abuelo” y “El candidato” y pronto empiezo con un taller de impro para actores.

¿Qué te pareció el trabajo de Angie Arizaga y Nicola Porcella en “Ven, baila quinceañera” ¿Crees, como Jely, que parecían dos puertas que hablan?

Pararse en un escenario no es fácil y ellos algo saben. Evidentemente, les falta camino por recorrer; pero Angie, por ejemplo, tiene disciplina, llegaba a la escena a la hora que debía llegar, con la letra aprendida y con disposición para escuchar. Ese, creo yo, es el secreto para llegar lejos.

EL DATO

Patricia Portocarrero junto a Saskia Bernaola y Katya Palma inician desde este miércoles 6 de abril una nueva temporada de Las Bánda-las en el Teatro Escena 7. Venta de entradas en Teleticket y Atrapalo.

En: elcomercio