Tierra Redonda v. Tierra Plana

Son cientos de años de observación, experiencia y confirmación científica, la cual se caracteriza por ser objetiva y neutral, lo que nos ha demostrado que La Tierra es redonda, ovalada, esférica, que es parte de un sistema solar, que no es el centro de este y que es similar a otros planetas que también son esféricos a simple vista de telescopio. Ideas contrarias a estas realidades fueron refutadas a lo largo de la historia salvando a la humanidad del oscurantismo en la que estuvo sumida durante siglos (Edad Media). A pesar de ello, para los terraplanistas de hoy, los planetas y las estrellas son una enorme conspiración: Un inmenso domo con luces en el cielo “colocadas por alguien muy inteligente y con mucho poder”; o que argumentan contra la esfericidad de La Tierra indicando que lo mas lógico es que el trayecto de los vuelos comerciales deben ser lineas rectas y no oblicuas, o que un muro de hielo que rodea los bordes del planeta es la razón por la cual el agua de los mares nunca se cae por sus bordes, etc. Esto es realmente preocupante porque parece que estuviéramos regresando a la época oscura del pasado, aquella que denostaba cualquier explicación objetiva, lógica o racional sobre cualquier fenómeno en el mundo que nos rodea.

La mayoría de los seguidores de este tipo de teorías son personas con escasa formación educativa o que basan su posición en un sistema de creencias de corte divino, gente con perspectivas o enfoques amalgamados o muy dispares sobre un mismo fenómeno, a saber, conspiracionistas (al estilo de InfoWars), personas que creen que el hombre nunca llegó a la luna, los que creen en los “chemtrails” (que a la guisa es simple condensación de aire), ávidos lectores de la Biblia quienes fundamentan todo lo que existe solamente en esta, los que creen en los reptilianos, los que buscan anunakis, los Anti-Vacs, ufólogos, aquellos que creen que vivimos dentro de La Matrix (obviando el punto central de la película), los creyentes del proyecto HAARP, etc.

Asimismo, si bien existen profesionales con estudios superiores dentro de este tipo de grupos, es interesante notar que ellos no son expertos o cuentan con una especialización o post-grado en el campo de la geografía, física, geología, astronomía, aeronáutica, historia, ciencias espaciales u oceánicas; sino que son abogados, contadores, filósofos, economistas, y hasta instructores certificados de Yoga, coaches, healers, etc. es decir, con profesiones poco relacionadas con las carreras especializadas previamente mencionadas.

Es bueno tener en cuenta que para analizar y criticar un tema o fenómeno, es necesario revisar y estudiar previamente todo lo desarrollado por otros investigadores a lo largo de los años, sea a través de estudios universitarios o como autodidacto. Luego, con todo lo investigado y aprendido (conclusiones) se podrá opinar con base, autoridad y críticamente sobre cierto fenómeno. La falta de investigación seria y responsable es un peligro, la “investigación” basada solo en videos de Youtube, memes, voladas en redes sociales, rumores, “alternative facts” (Kellyanne Conway), conspiraciones, etc. crea un sector de la población peligrosamente susceptible a este tipo de ideas básicas, desinformadas y retrógradas.

Aun mas, el peligro de este tipo de posiciones es su acendrado anti-cientificismo, el cual puede ser utilizado como base política en futuros contextos electorales, incluso este tipo de movimientos ha hecho ganar una presidencia en el país mas poderoso del mundo. En efecto, reunir a un gran grupo de personas con creencias similares basadas mas en la fe que en lo evidente y probado, es un peligro real para la investigación científica. Gobiernos patrocinados y apoyados por este tipo de movimientos tienden a descalificar la ciencia en pos de validar la posición de la creación divina de todo lo que nos rodea, en buena cuenta, la posición de la religión. Y como sucede esto? Pues muy fácil: Restando o eliminando financiamiento publico a las principales agencias o entidades publicas encargadas del desarrollo científico en determinado país. Y por qué? Porque probando científicamente algo, se abre la puerta a la validación de otros fenómenos que son considerados un tema tabu o que por su complejidad son atribuidos a un origen divino (he ahi la ferrea oposicion al aborto, personas LGBTQ, clonacion humana, etc. aunque existen normas eticas aplicables a su desarrollo). Recordemos que el ser humano tiende a deificar todo aquello que no pude explicar o resolver. En fin.

Es por eso que muchos consideran hoy que la religión es el opio del pueblo, que cualquier cosa que contradijera lo indicado por la Biblia era herejía y pues no merecía ser escuchada sino castigada. Esto es lógico porque ideas de esta naturaleza sacuden la base de un sistema de creencias que tiene en sus lideres a personas que reclaman ser los intermediarios de Dios (el universo, lo infinito, lo incognoscible) en la tierra. Lo cierto para mi es que se trata de un peligro latente para un complejo sistema de Poder que ha sido efectivo a los largo de cientos de años. Se trata de una posición completamente valida en el debate sobre temas tabu o complejos, con su propia lógica, pero no necesariamente es la Verdad.

Sin embargo, el tema aquí es tratar de estar abiertos ante cualquier posición, incluso aquella que sea la mas ridícula para ti o hasta la que te catalogue de “borrego” por no ser tan “observador” y “despierto” como ellos. La manera de refutar tales posiciones es a través de mas investigación. La ciencia es importante, la ciencia es valiosa. Muchas cosas que gozamos hoy y que son parte del mundo moderno han sido posibles gracias a la ciencia y obviamente, como toda realidad, tendrá su lado bueno y su lado malo (o lo que en la religión podría compararse a la caridad, el amor, la ayuda al prójimo como aspectos positivos, pero también el extremismo, el integrismo, o la guerra como sus aspectos negativos). La apreciación de la realidad depende de nuestros filtros personales, a saber: La cultura, creencias, pasiones, educación, expectativas, sentimientos y, por supuesto, fe. Es a partir de ellas conjuntamente con un esfuerzo real por acercarnos a la verdad lo mas que sea posible lo que nos ayudara a desarrollar el entendimiento de los fenómenos que aun no podemos explicar. Personalmente, basar lo que no se puede explicar simplemente en la religión es puro conformismo, pero esa es mi opinión personal.

La próxima vez que converses con un terraplanista, ya sabes, solo refútalo con simple lógica, no te cierres tampoco, puede existir una mínima posibilidad de que lo que este diciendo pueda ser posible, házcelo saber también.

Video: National Geographic

Video: La gata de Schrödinger

Video: Hubert Heller

Puntuación: 5 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *