La previa rumbo al Sínodo sobre la Sinodalidad

8:00 p.m. | 10 set 21 (TT/VN).- La Santa Sede difundió el Documento Preparatorio y un manual (Vademécum) para la próxima Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que iniciará el 9 y 10 de octubre en Roma y el 17 de octubre en cada iglesia local. El primer texto explica su estructura, fases y metodología, y el segundo es una guía para animar la etapa de escucha al Pueblo de Dios en las diócesis del mundo. Recordamos que esta edición se describe como inédita, al priorizar la convocatoria y participación de todos los fieles -antes que la jerarquía acostumbrada- más aún aquellos que usualmente quedan al margen o que están distanciados de la Iglesia.

——————————————————————————————–

El mes que viene, se iniciará en Roma un sínodo mundial que marcará el inicio de lo que algunos teólogos han descrito como el proyecto más ambicioso de renovación de la Iglesia desde el Concilio Vaticano II. Se espera que el próximo “Sínodo sobre la Sinodalidad” ofrezca una hoja de ruta para el futuro de la Iglesia al pedir a cada diócesis que celebre, de manera local, su propio sínodo, algo que no había ocurrido antes.

El Documento preparatorio y el Vademécum marcan las líneas maestras que servirán de guía a las comunidades católicas en el proceso. Se explica que es un camino para todos los fieles, en el que cada iglesia local tiene un papel integral que desempeñar. Tradicionalmente, las asambleas sinodales reúnen a obispos de todo el mundo en una cumbre de tres semanas en Roma. En cambio, esta próxima edición comenzará a nivel local en octubre de este año y culminará con una reunión de obispos en octubre de 2023.

El éxito del dependerá de la fase de consulta

“Un Sínodo no es un parlamento. Este proceso no es un juego de partidos en el que quien tiene más fuerza condiciona y somete al otro”. El cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo, aclara enseguida la perspectiva con la que se debe mirar el camino sinodal. “Su éxito dependerá del éxito de la consulta”, dijo Grech a Vatican News al margen de la conferencia en la Oficina de Prensa del Vaticano para la presentación del Documento Preparatorio y el Vademécum. “Mi llamamiento es a los obispos y a las Iglesias particulares para que organicen todo bien y den espacio para escuchar a todos. Quizá ayude a la Iglesia a entenderse mejor como Iglesia sinodal”.

Pero, sobre todo, “el Sínodo tendrá éxito o fracasará en la medida en que confiemos en el Espíritu Santo, a quien encomendamos nuestras opciones y nuestros procesos”, dijo el cardenal Grech en la rueda de prensa, recordando la dimensión espiritual que, se espera, impregne todo el proceso. “Sin el Espíritu, incluso esta primera fase de consulta acabaría reduciéndose a una encuesta de opinión, forzando el sensus fidei en los mecanismos de la opinión pública”. Es desde esta perspectiva, añadió el cardenal, que hay que mirar los temas que, ya en sínodos anteriores e incluso ahora, generan discusión como el derecho de las mujeres a votar en las asambleas.

De momento, esta discusión no se refiere a la fase de consulta que se iniciará el próximo mes, sino a la asamblea general que se celebrará en el Vaticano y que “es una expresión del Sínodo, pero no la única”, según aclaró monseñor Luis Marín de San Martín, subsecretario del Sínodo de los Obispos. “Esta focalización en el voto -respondió el cardenal Grech- no me deja tranquilo porque no es el voto lo que cuenta, sino que es un proceso que involucra a todo el pueblo de Dios, que debe converger en un consenso, discerniendo juntos para llegar, si es posible, a esta armonía. El Espíritu Santo es armonía y puede ayudarnos a llegar a este consenso. Quizá algún día lleguemos a una solución y podamos prescindir de la votación”.

Con respecto a la convocatoria de “todos” a participar, eso incluye también a los que actualmente están excluidos o en los márgenes. Estas personas deben encontrar en este proceso la oportunidad de expresarse, como reitera varias veces el Documento Preparatorio. “La Iglesia no es sólo los que vienen a la iglesia, que llenan los primeros lugares”, explicó Grech a nuestros micrófonos, “la Iglesia, como una madre, incluye a todos, incluso a los que no practican, incluso a los que han dejado la ‘institución’. Este es un llamado… Es una invitación a reunirnos y tratar de escuchar lo que el Espíritu Santo está diciendo. Y el Espíritu Santo no hace distinciones, puede comunicarse con todos”.

Para Monseñor Marín se trata de lograr una “unidad pluriforme”, expresión que desbarata cualquier lógica de “uniformismo” y dinámica de mayorías y minorías, sino que recuerda la variedad de carismas, voces, pensamientos. “El Sínodo demuestra la vitalidad y el dinamismo de una Iglesia inclusiva, participativa y orientada a la evangelización”.

El documento que guiará el camino del Sínodo

El Documento Preparatorio establece el propósito del sínodo, por lo que se enfoca en la primera fase de escucha y consulta del Pueblo de Dios, subrayando que está diseñado para asegurar que la toma de decisiones de la Iglesia esté guiada por el Espíritu Santo y esté en la capacidad de incluir las voces de todos los fieles católicos. Por lo tanto, en ambas publicaciones subyace una cuestión fundamental: “¿Cómo se realiza hoy en los distintos niveles (desde el local hasta el universal) ese ‘caminar juntos’ que permite a la Iglesia anunciar el Evangelio, de acuerdo con la misión que se le ha confiado; y qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer como Iglesia sinodal?”.

Para responder a esta pregunta, se indican pasos concretos. En primer lugar, vivir “un proceso eclesial participativo e inclusivo”, que ofrezca a todos -especialmente a los marginados- “la oportunidad de expresarse y ser escuchados”; después, “reconocer y apreciar la riqueza y variedad de dones y carismas” y “examinar cómo se viven la responsabilidad y el poder en la Iglesia, y las estructuras a través de las cuales se gestionan”, sacando a la luz “prejuicios y prácticas distorsionadas que no están enraizadas en el Evangelio”.

También se hace hincapié en la importancia de escuchar sin dejarse arrastrar por los conflictos ni sembrar la división, y que el proceso de renovación puede ayudar a la Iglesia a convertirse en un socio “confiable” de las sociedades a las que sirve. Esto incluye, explica el documento, encontrar “caminos de diálogo social, sanación, reconciliación, inclusión y participación, reconstrucción de la democracia, promoción de la fraternidad y de la amistad social”. La sinodalidad se considera una fuerza contracultural frente a la tendencia a la polarización alimentada por las redes sociales, algo que amenaza los procesos democráticos. En lugar de caer en bandos enfrentados, un sínodo está diseñado para garantizar que la mayor parte de la comunidad pueda expresarse, y para que se escuche la diversidad de opiniones. También pide “regenerar las relaciones” entre los cristianos, con los representantes de otras confesiones, con las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos populares.

ENLACE. ¿Por qué se celebra el Sínodo sobre la Sinodalidad? Estos son sus 8 objetivos

Preguntas para las Iglesias particulares

Por otro lado, en el Vademécum, la Secretaría General del Sínodo de los Obispos ofrece pistas para la consulta al Pueblo de Dios. Por ejemplo, para responder a la pregunta que guía el Documento Preparatorio, invitan a, en primer lugar, “preguntarse sobre las experiencias en la propia Iglesia particular que hacen referencia a la pregunta fundamental”. Asimismo, en segundo lugar, piden “releer más profundamente estas experiencias: ¿qué alegrías han provocado? ¿qué dificultades y obstáculos se han encontrado? ¿qué heridas han provocado? ¿qué intuiciones han suscitado?”. Y, en tercer lugar, “recoger los frutos para compartir: ¿dónde resuena la voz del Espíritu en estas experiencias? ¿qué nos está pidiendo esa voz? ¿cuáles son los puntos que han de ser confirmados, las perspectivas de cambio y los pasos que hay que cumplir? ¿dónde podemos establecer un consenso? ¿qué caminos se abren para nuestra Iglesia particular?”.

ENLACES. Documento Preparatorio (completo) / Vademécum (completo) / Web del Sínodo

Antecedentes en Buena Voz Noticias
Fuentes

The Tablet / Vatican News / Vida Nueva / Foto: Johanna Kattan

Puntuación: 5 / Votos: 1

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *