Propuestas para la “conversión sinodal” de la Iglesia

4:00 p.m. | 11 dic 19 (RD).- Algunas críticas acerca de la gestión de Francisco apuntan a que al Papa le encantan los gestos, pero es parco en la toma de decisiones. Sin embargo, a Francisco se debe que la comunidad católica haya dado, estos últimos tiempos, más pasos en la sinodalidad que durante los cincuenta años que han transcurrido desde la finalización del Concilio Vaticano II.

Esta sinodalidad se plantea como un caminar juntos y una escucha mutua que involucra a todo el pueblo de Dios, en oposición al clericalismo, que nos ha llevado, entre otros, al agujero negro de la pederastia y de su encubrimiento sistemático. La Constitución “Episcopalis communio”, promulgada por Francisco, es la propuesta oficial para esta “conversión sinodal” de la Iglesia. Análisis publicado en Religión Digital.


—————————————————————————

La posibilidad de una forma de gobierno sinodal real (Texto de Jesús Martínez Gordo)

Francisco dejó bien claro que en su pontificado los pobres iban a ser los primeros, colocando un peldaño más bajo el ecumenismo, el diálogo interreligioso y lo que, en su día llamó la “conversión del papado”; un objetivo -éste último- que entendió estrechamente vinculado con la reforma de la curia vaticana y con el impulso de un gobierno corresponsable y colegial sobre la base de una Iglesia, ante todo y, sobre todo, sinodal, es decir, decidida a caminar junta y de manera armónica.

Al papa Bergoglio se debe que la comunidad católica haya dado, a lo largo de estos últimos tiempos, más pasos en esta dirección que durante los cincuenta años que han transcurrido desde la finalización del concilio Vaticano II.

Lo hizo, primero, consultando al pueblo de Dios antes de la celebración de los dos Sínodos, uno ordinario (2014) y otro extraordinario (2015), dedicados a la pastoral familiar y a la moral sexual. Como resultado de tales consultas, algunas Conferencias Episcopales, además de subir a sus respectivas páginas webs los balances que arrojaban dichas exploraciones, las presentaron y defendieron, posteriormente, en el aula sinodal. Era una primera señal, de que -a diferencia de lo que venía siendo habitual en los decenios anteriores- algo se estaba moviendo en el gobierno de la Iglesia y en la manera de elaborar magisterio.

Y lo volvió a hacer promulgando la Constitución “Episcopalis communio” (septiembre 2018) sobre lo que se podría denominar la “conversión sinodal” del papado y de la Iglesia; un texto que, por cierto, pasó con más pena que gloria ante los medios de comunicación social e, incluso, ante instancias que tradicionalmente han venido reivindicando el mayor protagonismo de todos los bautizados en la marcha de la comunidad católica.

Es incuestionable que la catástrofe moral de la pederastia eclesial, el histórico acuerdo firmado con China para el nombramiento pactado de obispos y la estrategia desestabilizadora del actual papado impulsada por la ultraderecha católica (y mediáticamente liderada, entre otros, por el ex – nuncio C. M. Viganò), eclipsó durante 2018 el alcance e importancia de esta Constitución Apostólica, sin duda, el documento magisterial más relevante, hasta el presente, de Francisco.

No en vano lo denomina “Constitución”. Que se tipifique de esta manera, quiere decir que no estamos ante un texto menor o de importancia relativa, sino ante un instrumento legal de enorme calado: por ser “constitucional”, está llamado a ser referencial en todas las áreas y ámbitos del gobierno eclesial, en la comprensión del papado y, es de esperar, que en la presidencia de las diferentes iglesias diocesanas y comunidades católicas. Lo que parece estar en juego no suena a baladí o de escasa entidad.

El informe de la Comisión Teológica Internacional

Conviene no olvidar que esta “Constitución” estuvo precedida por un informe de la Comisión Teológica Internacional sobre “la sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia” (marzo, 2018). Si bien es cierto que el texto desarrolla, magníficamente y en fidelidad a lo propuesto por el papa Bergoglio, que la sinodalidad es el reto que tenemos para el tercer milenio porque es “dimensión constitutiva de la Iglesia”, también es cierto que no alcanza, como hubiera sido deseable, el otro objetivo fijado: “examinar” lo que actualmente “está previsto por el ordenamiento canónico para poner en evidencia el significado y las potencialidades y darles nuevo impulso”.

Las sugerencias de la Comisión Teológica Internacional son muy exiguas en este sentido, limitándose a recoger la praxis existente y aportando algunos consejos de menor y escaso relieve operativo. Diríase que ha andado muy corta de coraje y creatividad, por poner algunos ejemplos, en lo referente a la composición (y cese) del colegio cardenalicio; en el modo de elegir, nombrar y finalizar los mandatos de los obispos (incluidos los de los sucesores de Pedro) y, por extensión, de todos los ministros ordenados; en la manera de proponer diferentes modalidades de acceder al sacerdocio o en el cuidado de los procedimientos que garantizan una intervención real del Pueblo de Dios en el gobierno de la Iglesia y en la elaboración del magisterio eclesial.

En la concreción de estos asuntos se juega, más que en el discurso propiamente teológico, la sinodalidad en cuanto tal. De poco vale ofrecer una magnifica disertación sobre la corresponsabilidad bautismal, la sinodalidad eclesial o la colegialidad episcopal si, luego, a la hora de la elección de quienes presiden la comunidad o cuando toca abordar la manera de gobernarla (y también su evaluación correspondiente), queda intacto el formato verticalista y monárquico de proceder que secularmente se ha venido desplegando.

Los críticos del documento de la Comisión Teológica Internacional tienen razón en este punto. Y también la tendrían en su valoración del actual papado, en el caso -fallido en esta ocasión- de que Francisco no hubiera hecho una apuesta firme al respecto.

Francisco mueve ficha

Afortunadamente, el Papa Bergoglio ha tomado una decisión muy concreta: la de los sínodos de obispos en relación con el ejercicio de la responsabilidad papal. Y lo ha hecho, en continuidad con la intervención que tuvo el 7 de octubre de 2015, a los cincuenta años de la institución del Sínodo de los obispos: el Papa, sostuvo en aquella ocasión, no está “por sí mismo por encima de la Iglesia, sino dentro de ella como bautizado entre los bautizados y dentro del colegio episcopal como obispo entre los obispos, llamado, a la vez, como sucesor del apóstol Pedro, a guiar a la Iglesia de Roma que preside en el amor a todas las Iglesias”.

Fue una sorprendente (y muy aplaudida) intervención porque, además de superar una concepción absolutista y autocrática del papado, apuntaba al corazón de una de las aportaciones más relevantes del Vaticano II: el Pueblo de Dios -no se cansará de repetir- es infalible “in credendo”. Por tanto, no se puede presidir y gobernar la comunidad cristiana sin contar con su parecer y recepción.

La incuestionable centralidad de esta tesis conciliar (silenciada, como he adelantado, en los dos últimos pontificados y añorada por los críticos del actual papado) funda y explica que, a partir de ahora, los Sínodos de obispos cuenten preceptivamente con una primera fase en la que el Pueblo de Dios sea consultado sobre la cuestión que se aborde. Y una tercera etapa, posterior a la propiamente celebrativa, en la que participe “recibiendo” (o no) lo sinodalmente acordado.

A la luz de estas determinaciones papales tendría que ser una rutina que, por ejemplo, la Conferencia Episcopal Española, siguiendo el de otras europeas, diera a conocer los resultados de las consultas previas, así como que las intervenciones de sus obispos en el aula sinodal se hicieran cargo fundadamente de ellas o que, en su defecto, aportaran las razones teológicas y dogmáticas de su eventual disenso. Y, por supuesto, que evaluaran y comunicaran la recepción habida o pendiente, antes del siguiente Sínodo episcopal.

Pero no solo eso. Hay más. A partir de ahora, puede ser normal que los acuerdos alcanzados en el aula sinodal sean aprobados o ratificados y publicados por el obispo de Roma como magisterio suyo, sin necesidad de redactar un texto propio o diferente al acordado por los padres sinodales.

Y por si eso pareciera poco, el Sínodo podrá ser deliberativo. Cuando el sucesor de Pedro así lo determine, lo aprobado por los padres sinodales será firmado por el mismo papa y por cada uno de los participantes, siendo de obligado cumplimiento para todos los católicos.

Es evidente que Francisco quiere poner en pie una Iglesia sinodal, en las antípodas de la clericalista que nos ha llevado, entre otros, al agujero negro de la pederastia y de su encubrimiento sistemático.

Propuesta sobre la raíz teológica del clericalismo

El último de los concilios canaliza una asombrosa ambigüedad sobre el papel del laicado en la Iglesia que se ha prestado a lecturas marcadamente clericalistas: si, por un lado, se sostiene en LG 10, que el sacerdocio común de los fieles no es una participación del sacerdocio ministerial, sino del sacerdocio de Cristo, por otro lado, se defiende su presencia en el gobierno eclesial como una ayuda o “participación” en la cura pastoral, sorprendentemente reservada en exclusiva a los presbíteros (LG 36. 37).

He aquí un dato de la potente comprensión -partitiva, jerárquica y subordinante- de los bautizados al clero que hay que superar cuanto antes; además, por supuesto, de ensayar otras modalidades de acceder al presbiterado: no solo promoviendo el de la mujer o los llamados “viri probati” o casados curas, sino también favoreciendo el sacerdocio “ad tempus” y “ad casum” (los llamados “sacerdotes de la comunidad”, diferentes de los célibes e itinerantes) con el fin de garantizar la celebración sacramental de todas las comunidades y evitar, de esta manera, su más que previsible extinción. Sobran (y casi todos conocemos bastantes ejemplos) de lo que está sucediendo, también entre nosotros, por la irresolución de esta urgencia.

Propuestas de recepción diocesana

Queda por ver, en qué medida la apuesta conciliar por la sinodalidad que ha activado Francisco se articula, ya en niveles diocesanos, con la corresponsabilidad bautismal, algo que tendría que concretarse en la celebración de Sínodos con cierta periodicidad (quizá cada cuatro o cinco años), bien sean para tomar el pulso evangelizador a la comunidad cristiana o para abordar alguna cuestión específica como la conveniencia de promover un modelo altamente profesionalizado de Cáritas o de impulsar otro alternativo que, fundado en la promoción del ministerio específico de la caridad y de la justicia (pendiente de estreno en muchas diócesis), contara con el asesoramiento y apoyo de algunos profesionales en las diferentes áreas de intervención.

Además, estos posibles sínodos diocesanos podrían estar acompañados de otros sectoriales y específicos (por ejemplo, de presbíteros) en los que se abordaran cuestiones tales como la necesidad de impulsar nuevas modalidades ministeriales o en los que se repensara su identidad y espiritualidad sobre el polo referencial de la misión evangelizadora y de la comunión eclesial, recolocando, por tanto, el de la presidencia litúrgica -incuestionablemente capital desde el concilio de Trento- en relación de dependencia a dichas misión evangelizadora y comunión eclesial.

Un Sínodo (diocesano o supradiocesano) de este calado permitiría superar la repetida referencia a la “presidencia” de la comunidad eclesial como el corazón del presbiterado; tan reivindicada por teologías y espiritualidades marcadamente preconciliares (y recuperadas por algunos obispos para sus respectivos seminarios), como evangelizadoramente irrelevantes. Puede que no esté de más recordar la encomienda de Jesús a los apóstoles de ir al mundo; la referencia primera y fundamental de cualquier ministerio en torno a la cual han de vivirse y comprenderse las restantes.

Y, con ellos, otros posibles sínodos dedicados a la identidad y espiritualidad laical y a la articulación entre presencia en el mundo y corresponsabilidad ministerial o sobre los modos de compromiso cristiano y su posible organización.

Ser resto o residuo

Más allá de la razón o sinrazón que pueda asistir a los críticos de Francisco, entiendo que la desatención de estos y otros puntos no solo no desactivará la metástasis eclesial del clericalismo, sino que llevará a la Iglesia a ser un residuo marginal; para nada, el resto evangélico al que está convocada. Todavía queda tiempo, pero cada jornada que pasa, menos.

Y, en todo caso, la puesta en marcha de no pocas de estas propuestas solo depende de nosotros y, particularmente, de la pasión sinodal y evangelizadora de los obispos que están al frente de nuestras respectivas diócesis. He aquí un criterio fundamental para evaluar su gestión y la de todos los responsables pastorales, sean sacerdotes o laicos.

ENLACE: Documento “La sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia” de la Comisión Teológica Internacional

ENLACE: Constitución Apostólica “Episcopalis Communio” sobre el Sínodo de los obispos

Antecedentes en Buena Voz:
Enlaces relacionados:
Fuente:

Texto de Jesús Martínez Gordo publicado en Religión Digital

Puntuación: 0 / Votos: 0

Buena Voz

Buena Voz es un Servicio de Información y Documentación religiosa y de la Iglesia que llega a personas interesadas de nuestra comunidad universitaria. Este servicio ayuda a afianzar nuestra identidad como católicos, y es un punto de partida para conversar sobre los temas tratados en las informaciones o documentos enviados. No se trata de un vocero oficial, ni un organismo formal, sino la iniciativa libre y espontánea de un grupo de interesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *