Consejo de cardenales: Menos clérigos y más jóvenes en la Curia

4:00 p m| 29 set 17 (RD/VI/BV).- El Consejo de nueve cardenales, conocido como C9, que el papa Francisco creó para que le ayudara en su pontificado, ha reflexionado sobre una Curia menos clerical y más internacional, con un incremento de jóvenes y de mujeres.

Desde la Oficina de Prensa vaticana también se explicó que las reuniones han servido para continuar el debate de los textos del Papa relativos a la reforma de la Curia, como el discurso de Francisco a los miembros de la jerarquía romana en Navidad, en los consistorios de febrero y octubre de 2015 y el 50 aniversario del Sínodo de Obispos en 2015.

—————————————————————————

El Consejo que apoya al Papa en la reforma de la Curia romana y en el gobierno de la Iglesia universal, afrontó en su última reunión (entre el pasado lunes 11 y el miércoles 13 de septiembre), temas como “la Curia como instrumento de evangelización y de servicio para el Papa y para las Iglesias locales”, la “descentralización”, la “selección y competencia del personal, menos clerical y más internacional, con un incremento de jóvenes y mujeres”. Por la tarde Francisco recibirá al cardenal Sean O’Malley, miembro del C9 y presidente de la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores, órgano que está por concluir los tres años de su mandato.

El papa Francisco “se unió al grupo a partir del segundo día por la mañana”, refirió el director de la Sala de prensa vaticana, Greg Burke. No pudieron participar en las reuniones el cardenal africano Laurent Monsengwo Pasinya ni el cardenal australiano George Pell, que se encuentra en Australia para responder ante el tribunal sobre las acusaciones de abusos sexuales de menores.

Durante las reuniones de estos días hubo “una reflexión sobre los textos del Papa relativos a la reforma de la Curia, guiada por el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga”, refirió Burke, quien también subrayó que los textos son principalmente los del tradicional encuentro navideño con la Curia romana, los de los Consistorios y el conocido discurso sobre la “saludable descentralización” que pronunció el Papa en ocasión de los 50 años del Sínodo de los Obispos.

Además, dijo Burke, los siete cardenales reflexionaron sobre el Motu proprio Magnum Principium, publicado recientemente, sobre la traducción de los textos litúrgicos, que el Papa deja a los Episcopados nacionales, para agilizar “las tareas de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos”.

Las reuniones han estado dedicadas “a un estudio sobre el estatus y las propuestas entregadas por el Consejo al Santo Padre para la reforma de la Curia”, explicó Burke. El secretario del “C9”, el obispo de Albano Marcello Semeraro, explicó en una entrevista hace unos días a la Radio Vaticana, que en relación con “el proceso de reforma de la Curia romana, el proceso ya está más allá de los tres cuartos; está a punto de completarse”.

“Yo creo que dentro de algunos meses esta revisión estará más o menos completa, después el Papa tendrá a disposición las propuestas sobre todos los Dicasterios y será él quien decida cómo y cuándo ponerlas en práctica; por ahora, el Papa ha preferido una puesta en marcha gradual, como haciendo ajustes. De cualquier manera, el Papa ya ha intervenido para hacer correcciones, porque en el paso de la teoría a la práctica han sido necesario hacer correcciones”. Durante las reuniones de estos días, los cardenales llevaron a cabo “una relectura” de los estatutos del nuevo dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. La próxima reunión de los cardenales será del 11 al 13 de diciembre de 2017.

 

Cardenal Gracias: “Para junio quizás estemos viendo el fin del túnel de la reforma de la Curia romana”

“Un cambio gradual, un cambio de mentalidad, un cambio de enfoque, reestructurando un poco los departamentos para que se adapten mejor a las necesidades de hoy”. Así es la reforma de la Curia romana que está llevando a cabo el C9, el consejo de asesores cardenales del Papa Francisco, según ha revelado el cardenal Oswald Gracias.

Después de que se diera por terminada la 21 reunión del grupo de purpurados que ayudan al pontífice en el gobierno de la Iglesia universal, el cardenal Gracias -arzobispo de Bombay y presidente de Conferencia Episcopal asiática- se sentó con CNA para dar cuenta de los progresos que ha alcanzado el grupo en estos cuatro años de vida.

Respecto al principal encargo del grupo -la revisión de la Constitución Apostólica Pastor bonus de Juan Pablo II sobre la organización de la Curia romana- Gracias ha desvelado que esta revisión trata sobre todo “de dar respuesta a la visión del Vaticano II”.

Si bien la burocracia del Vaticano “no sufrirá cambios muy grandes”, según Gracias, el C9 ha intentado lograr que tome una forma que reconozca “la importancia de los laicos, la sinodalidad [y] la colegialidad”, que “involucre más a las mujeres” y que “otorgue importancia a las Iglesias locales”.

Todas estas cuestiones “están en varias etapas de desarrollo”, ha reconocido el purpurado indio, pero lo importante es que “espero que pronto lleguemos a un fin” en todas las reformas. “Hará falta dos o tres reuniones más, al menos hasta febrero, junio… para junio quizás estemos viendo el fin del túnel”.

ENLACE: Maradiaga: “La reforma del Papa va hacia adelante”

Y si para junio se ha logrado esta anhelada revisión de Pastor Bonus, el cardenal Gracias no tiene ninguna duda acerca de a quién se deberán las gracias. El papa Francisco, ha dicho, no ha tenido “ninguna indecisión” durante todo el proceso. Una muestra, para el purpurado, de que el pontífice es un “buen líder” con una “visión clara”. El pontífice “participa y escucha a la discusión”, ha afirmado el purpurado indio, “y de vez en cuando levanta la mano cuando quiere hablar”. “Ciertamente no habla tanto”, matiza Gracias, “porque creo que nos sentiríamos inhibidos y querríamos ir en el sentido que él señale”. Y eso cuando, más bien, “sabemos que el Santo Padre quiere que digamos lo que pensemos”.

Tanto, de hecho, que el pontífice “toma muy en serio al grupo” hasta el punto en el que Gracias ya considera que el C9 modela “un nuevo sistema” que Francisco quiere implementar en la Iglesia entera. Un modelo de gobierno “en el que la retroalimentación viene de abajo arriba”, o en el caso de la reforma de la Curia “del mundo entero”.

Pero el Papa no solo es un buen líder, según uno de los nueve cardenales que le ha acompañado de cerca durante todos los altibajos que implican cuatro años de reforma: también es un “hombre de una fe profunda”. Incluso cuando el propio Gracias tenía sus dudas sobre el proceso, Francisco no se dejó angustiar nunca. “Sabe lo que quiere. Es un buen jesuita, y los jesuitas saben exactamente lo que quieren”, bromea el indio al respecto.

Y aún cuando la reforma de la Curia romana del C9 esté lista en los próximos meses, todavía hará falta una reforma de la mentalidad del resto de la Iglesia. El cardenal Gracias no tiene mucha ilusión en este sentido, y reconoce abiertamente que el cambio de chip de obispos, sacerdotes, religiosos y fieles quizás cueste más. “Pero esperamos que se filtre hacia abajo”, ha afirmado el indio. “Estamos bastante convencidos de que esto pasará porque el Papa está emprendiendo un liderazgo muy efectivo”. Y así es como Francisco cumplirá con la promesa que se hizo a sí mismo y al resto del colegio cardenalicio en el cónclave de marzo 2013, de reparar una Iglesia que se hundía.

“No pasará de la noche a la mañana”, declara Gracias, “pero en algún momento nos daremos cuenta de que las cosas han cambiado”. Francisco “sabe lo que quiere” con la reforma, “y está contento”.

 

Briefing del Director de la Oficina de Prensa

El Consejo de Cardenales se ha reunido durante tres días: lunes 11, martes 12 y miércoles 13 de septiembre. Estaban presentes todos los miembros del Consejo menos Su Eminencia el cardenal George Pell y Su Eminencia el cardenal Laurent Monsengwo Pasinya. El Santo Padre se unió al grupo sólo desde el martes por la mañana, después del viaje apostólico a Colombia, y estuvo ausente esta mañana durante la Audiencia General.

Las sesiones de trabajo se celebraron por la mañana de 9.00 a 12.30 horas y por la tarde de 16.30 a 19.00 horas y se dedicaron a un estudio sobre el estado de las propuestas presentadas por el Consejo al Santo Padre para la reforma de la Curia.

También ha habido una reflexión sobre los textos del Papa relativos a la reforma de la Curia, dirigida por el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga. Los textos son especialmente los del tradicional encuentro de Navidad con la Curia Romana, pero también de los dos consistorios- febrero y octubre 2015 – y el del 50 aniversario del Sínodo de los Obispos. Algunos temas de la discusión: la Curia como instrumento de evangelización y servicio para el Papa y para las iglesias locales; la descentralización; el papel de las nunciaturas apostólicas; la selección y competencia del personal, menos clerical y más internacional, con aumento de jóvenes y mujeres.

Entre otras cosas, los cardenales han reflexionado sobre el reciente Motu proprio “Magnum Principium” en relación con las tareas de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. También fue escuchado S.E. Mons. Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, sobre el trabajo de su dicasterio. Esta tarde, intervendrá en los trabajos del Consejo S.E. el cardenal Fernando Filoni, Prefecto de “Propaganda Fide”.

Los cardenales han llevado a cabo la relectura del Estatuto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, nacido el 1 de septiembre de 2016. Su Eminencia el cardenal Sean Patrick O’Malley actualizó a los otros miembros del Consejo acerca de la labor de la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores.

 

Reuniones del C9 en el 2017

Es la cuarta reunión del C9 este 2017. En febrero, diez días después de la aparición de una inédita pegatina de afiches anti-Francisco y luego de ataques en blogs y sitios ultraconservadores, el denominado C-9 -el consejo de nueve cardenales de todos los continentes que ayuda a Jorge Bergoglio en la reforma de la curia y el gobierno universal de la Iglesia-, le dio hoy un explícito espaldarazo al Papa.

“En relación a episodios recientes, el Consejo de Cardenales expresa su pleno apoyo a la obra del Papa, asegurando al mismo tiempo adhesión y sostén plenos a Su persona y a Su magisterio”, declararon los purpurados, en un comunicado difundido por la Sala de Prensa de la Santa Sede.

ENLACE: El C9, el consejo de nueve cardenales de todos los continentes, expresó su pleno respaldo al papa Francisco

Luego, en abril se reunieron por segunda vez este año, y se profundizó en la necesidad de introducir cambios en la “selección y formación” del personal que trabaja en las dependencias vaticanas, tanto “laicos” como “clérigos”.

ENLACE: El C9 profundiza en la descentralización del poder en la Curia

Por último, en junio, fue la tercera reunión de este año -la vigésima desde el 2013- y resaltó el diálogo sobre los modos en los que la Curia romana puede servir mejor a las Iglesias locales. “Por ejemplo, una consulta más amplia, constituida también por miembros de la vida consagrada y por laicos, para los candidatos propuestos para la designación de obispos”, detalló el portavoz vaticano sobre uno de los ejes que plantearon a Jorge Bergoglio sus nueve asesores.

ENLACE: El C9 plantea consultar a laicos y religiosos en la elección de obispos

 

Fuentes:

Religión Digital / Vatican Insider / La Vanguardia / Oficina Prensa del Vaticano

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *