El Papa aprueba la beatificación de tres sacerdotes asesinados en Perú

Mártires en Perú

8.00 p m| 3 feb 15 (AGENCIAS/BV).- Francisco aprobó hoy los decretos para la beatificación del sacerdote italiano Alessandro Dordi y de los polacos Zbigniew Strzalkowski y Michel Tomaszek, asesinados por el grupo terrorista “Sendero Luminoso”. En agosto de 1991, senderistas asesinaron a balazos a los sacerdotes Strzalkowski y Tomaszek, en el poblado de Pariacoto, Áncash. Dos semanas después la víctima fue Dordi, al que le dispararon cuando regresaba a su casa después de oficiar misa en la localidad de Santa, también ubicada en el departamento de Áncash.

—————————————————————————
Michel y Zbigniew, hermanos Menores Conventuales de la provincia de Cracovia, Polonia, estaban en Perú como parte del primer grupo misionero de la Orden. Nacidos en 1960 y 1958, respectivamente, eran prácticamente coetáneos y, durante el periodo de su formación religiosa inicial, Michel iba un curso detrás de Zbigniew; dada su capacidad de testimonio religioso desde el seminario, ambos fueron enviados en misión a Pariacoto, diócesis de Chimbote, tras una breve experiencia de vida pastoral en su patria.

Pronto fueron punto de mira de los guerrilleros de Sendero Luminoso a causa de su trabajo pastoral entre los habitantes de la cordillera Andina, a los que visitaban en las numerosas aldeas de la parroquia, así como por su asistencia a los más necesitados, según la práctica pastoral de la diócesis de Chimbote, en una zona cada vez más controlada por los guerrilleros.

Alejandro, sacerdote diocesano fidei donum de la diócesis de Bérgamo, nacido en 1931, tenía una mayor experiencia; era miembro de la comunidad misionera Paradiso: de 1954 a 1965 en la zona de aluvión del Polesine (norte de Italia) y, de 1966 a 1979, en Locle, con los emigrados italianos a Suiza, entre los que vivió como cura trabajador. En 1980 llegó a la parroquia de Santa, en el confín septentrional de la diócesis de Chimbote, a lo largo del río Santa, que da el nombre al valle y a la ciudad surgida en su desembocadura. Cada vez más integrado en las comunidades de campesinos, con los que había realizado proyectos de desarrollo, se le objetaba precisamente esta forma de proceder con los nativos, conforme a su programa de acción desde que llegó a Perú.

En agosto de 1991, los guerrilleros incrementaron la violencia contra la Iglesia católica, como reacción al testimonio de solidaridad de ésta hacia los más desheredados, y amenazaron públicamente con matar cada semana a un sacerdote de la diócesis de Chimbote. Tras escapar el primer sacerdote de una ejecución instantánea, el 9 de agosto les llegó el turno a los dos hermanos conventuales polacos Michel y Zbigniew, los cuales fueron sacados del templo al final de la celebración eucarística de la tarde y, tras un sumario breve, fueron asesinados cerca del cementerio, fuera del pueblo, junto con el alcalde.

El 25 de agosto le llegó el turno a Alejandro -“Don Sandro”-, al que se le tendió una emboscada a la vuelta de la celebración eucarística en una capilla lejana y, antes de la última celebración de aquel día, fue asesinado apenas bajó del vehículo.

El sacrificio de los tres misioneros contribuyó a que la población tomara conciencia de la importancia de un testimonio cristiano hasta la muerte; los funerales demostraros el afecto que los fieles tenían por ellos y ayudó a todos a seguir el camino de solidaridad y reconciliación emprendido.

Desde el primer momento monseñor Luis Armando Bambarén Gastelumendi, obispo emérito de Chimbote y expresidente de la Conferencia episcopal peruana, se movilizó para iniciar la causa de beatificación de las víctimas y solicitó incluir también al sacerdote italiano. El padre Angelo Paleri, postulador de la Orden de los Frailes Menores (Ofm), admite que en un principio la recepción fue muy tibia. Existía la sospecha, como en muchos casos similares, de que se hubiera verificado una anterior convivencia de los sacerdotes asesinados con la guerrilla de Sendero Luminoso.

A primera vista resultaba una empresa demasiado difícil demostrar con argumentos sólidos que los dos frailes realmente hubieran muerto mártires, cuando era más sencillo pensar que simplemente la guerrilla los había eliminado porque ya no resultaban útiles para sus intereses. El padre Paleri explica que “en toda esa zona, Sendero Luminoso había creado una especie de gobierno paralelo: la difusión capilar en el territorio era posible gracias a la integración de las autoridades existentes en su red. Operaban siempre en esta dirección, ya que consideraban vital mantener el orden sin destituir los poderes preconstituidos”. Y también es cierto que, si fracasaban esos “intentos de negociación”, pasaban en último término a la eliminación física de los adversarios.

La investigación diocesana sobre los tres mártires asesinados in odium fidei concluyó en 2003. Sin embargo, los consultores teólogos consideraban que era necesario aclarar muchos aspectos y solicitaron el material elaborado por la Comisión de la Verdad y Reconciliación sobre las víctimas en el país (se calcula que hay cerca de 70000 en Perú) pero también sobre los “movimientos antagonistas” que habían combatido el poder oficial.

El Informe final de la Comisión, publicado el 23 de agosto y que se integra a la documentación del proceso, reconstruye los acontecimientos de ese período: en el tercer capítulo se detalla la red de relaciones entre Sendero Luminoso, la Iglesia Católica y las Iglesias evangélicas, que también estaban muy difundidas en Perú. “Un discreto número de páginas”, confiesa sonriendo el padre Ángelo: “En un primer momento Sendero Luminoso no se había preocupado mucho por la Iglesia. Algunos relatores de la Comisión notaron que los guerrilleros ordenaron ataques en ciertas zonas, pero no tocaron a los sacerdotes”.

En el horizonte de los senderistas, la Iglesia siempre fue considerada “opio de los pueblos”. Por otra parte, aceptaron de buen grado las inocuas formas de religiosidad popular, ya que la gente seguía respetando sus tradiciones y realizando sus procesiones sin tomar en cuenta los cambios políticos que se estaban produciendo. Cuando la Iglesia empezó a hablar de justicia, de verdad y de perdón, la organización guerrillera acusó a los misioneros de estar al servicio del imperialismo porque distribuian las ayudas que les enviaba Cáritas. Y mientras la Iglesia reforzaba sus lazos con los pobres en el ejercicio de la caridad, la guerrilla veía que se frenaba en el pueblo el impacto de sus esfuerzos para desencadenar una sublevación violenta.

El padre Ángelo Paleri no deja de destacar cuánto insistió monseñor Bambarén en el hecho de que estos tres hombres serán los primeros mártires de la historia del Perú, una nación que ya es rica en ejemplos de santidad. Baste pensar que entre 1500 y 1600 vivieron cinco santos en Lima -santa Rosa de Lima y San Martín de Porres, peruanos de nacimiento; el arzobispo Toribio de Mongrovejo, John Macías y Francisco Solano, españoles-, que fueron canonizados por sus virtudes heroicas.


Fuentes:

Religión Digital / Vatican Insider

Puntuación: 5.00 / Votos: 1

Comentarios

  1. ´Hermana María Eusebia Escudero Wenzel escribió:

    Como Hermana de Jesús Pobre, siento una gran una satisfacción humana y espiritual que el Papa Francisco haya declarado dignos de subir a los altares de nuestra Iglesia a estos Tres Sacerdotes que sirvieron desinteresadamente, solo por el amor a Jesús y a los más pobres y como Peruana agradezco la Vida de los tres y de tantos que vienen a servir los lugares más lejanos y abandonados de mi país sin temor a nada.
    Que el Señor nos dé la coherencia para seguirle dignamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *