Archivo por días: 15 julio, 2010

15/07/10: UN REPTIL DENTRO DEL CEREBRO DEL VOTANTE

[Visto: 821 veces]

El siguiente articulo es uno de los mas interesantes del Dr. Daniel Eskibel, Consultor Politico Uruguayo de gran acierto en sus campañas al que llamo mi mentor ,lo reproduzco por el interes que puede despertar en mis lectores y en la parte final del mismo va la direccion de su pagina

Gianna Tassara

Imagina un reptil. Tal vez un cocodrilo. Su cuerpo alargado, su
piel dura, su enorme boca muy abierta, sus dientes. Imagina su
actitud, su conducta, su modo de vida.

Piensa en un reptil. Tal vez una serpiente, una víbora. Se desliza
húmeda y escurridiza, buscando su alimento.

Un reptil.
En la jungla. En el río. En el pantano.
En la naturaleza salvaje.
En el cerebro del votante.

¿Cómo? ¿En el cerebro del votante?
No, que no. Imposible.
Un reptil en el cerebro del votante. Faltaba más. Que no.
¿O sí?

El cerebro humano no es simplemente humano
——————————————
Es más que humano. Porque el cerebro del ser humano no es uno,
único, solito. No. En realidad el ser humano tiene dentro suyo 3
cerebros interconectados pero relativamente independientes.
Un cerebro propiamente humano, más avanzado evolutivamente.
Más un cerebro de mamífero.
Más un cerebro de reptil.

Son 3 máquinas biológicas las que integran lo que denominamos
cerebro.
Tres. 3. Three.
3 estructuras operando con lógicas distintas.
Una de ellas con la lógica del reptil.

El cerebro de reptil
——————–
Primitivo. Salvaje. Bestial. Simple.
Así es el cerebro de reptil dentro del cerebro humano.

Sus impulsos son elementales. Atacar y huir. Alimentarse.
Reproducirse. Defender su territorio. Respetar las jerarquías.
Respetar al más poderoso. Sobrevivir a como dé lugar. Del modo que
sea, pero sobrevivir.

Está localizado en la zona del tronco cerebral y el cerebelo.
Actúa rápida y mecánicamente. Con conductas automatizadas y
rituales que perviven a lo largo de los siglos, casi inmunes a los
cambios.

Impulsado por el cerebro de reptil, el ser humano busca unas pocas
cosas:
Oxígeno. Alimentos. Sexo. Seguridad. Territorio propio. Jerarquías
definidas. Rituales.

Lo básico, y a lograrlo del modo que sea. Un modo que generalmente
es rápido, ciego, violento e inmediato. Ya dije que es primitivo,
¿no?

El voto del reptil
——————
Llevamos dentro un antiquísimo reptil. Que sigue vivo y operativo,
por otra parte. Que sigue produciendo hechos en nuestra vida.

Tal vez así se explican tantas cosas que ocurren…y que de otro
modo parecerían inexplicables.

Y bien: ese reptil que llevamos dentro (todos, todos) nos acompaña
en todo momento y lugar. Inclusive en el tan civilizado acto de
votar.

Allí estamos, mirando la publicidad electoral en televisión.
Escuchando a los candidatos. Tomando nuestra decisión de voto.
Entrando al cuarto secreto. Introduciendo una hoja de votación en
la urna. Allí estamos, tan humanos y civilizados.

Pero con nuestro cerebro de reptil activado en nuestro interior.

Repasa nuevamente lo dicho.
Supervivencia. Oxígeno. Alimentos. Sexo. Seguridad. Territorio
propio. Jerarquías rígidas. Rituales. Resistencia al cambio.
Impulsos primitivos. Violencia. Ataque y fuga.

¿Acaso no has visto este cuadro en política alguna vez?
Porque este reptil vota.
Sí. El reptil también vota.
No todo es reptil en el cerebro humano, claro.
Pero lo dicho: el reptil también vota.

Cuidado.


Daniel Eskibel – Psicociudad
El cerebro del votante es un oscuro laberinto. La psicología
política lo ilumina.
Descubre el lado secreto de las campañas electorales en
http://www.psicociudad.com

Leer más »